ANTERIOR
LAS PURGAS ESTALINISTAS
SIGUIENTE

A pesar de que el gobierno republicano la había dado por perdida, Madrid seguía resistiendo la presión de las fuerzas nacionales. Los comunistas habían popularizado el lema ¡No pasarán!, que se había hecho famoso en Verdún durante la Primera Guerra Mundial. En España existía desde hacía décadas la tradición de celebrar el año nuevo comiendo doce uvas al son de las campanadas del reloj, y los madrileños solían reunirse para ello en la plaza de la Puerta del Sol. El 1 de enero de 1937, los nacionales le dieron un aire macabro a esta tradición lanzando doce obuses sobre la Puerta del Sol desde un cerro de la Casa de Campo.

Alemanes e italianos reprochaban a Franco sus escasos progresos, y cada vez presionaban más para asumir el control de las operaciones militares. En una ocasión, Franco le replicó a un alto oficial italiano:

Al fin y al cabo, se han enviado aquí tropas italianas sin pedir mi autorización. Primero me dijeron que venían compañías de voluntarios para incorporarse a los batallones españoles. Luego me pidieron que formaran por su cuenta batallones independientes y consentí. Después llegaron oficiales de alta graduación y generales para mandarlos, y por fin empezaron a llegar unidades ya constituidas. Ahora usted quiere obligarme a permitir que luchen juntas a las órdenes de del general Roatta, cuando mis planes eran muy diferentes.

Franco se oponía a las prisas de sus aliados: En una guerra civil, es preferible una ocupación sistemática del territorio, acompañada por una limpieza necesaria, a una rápida derrota de los ejércitos enemigos que deje al país infectado de adversarios.

Unos meses atrás la armada del gobierno vasco había capturado el mercante alemán Palos en lo que Alemania consideraba que eran aguas internacionales (internacionalmente el límite de las aguas nacionales se establecía en tres millas, pero España insistía en que el límite de sus aguas era de cinco millas). Como España no se lo devolvía, ese día un acorazado alemán secuestró el vapor español Aragón a la altura de Almería.

Después de haber "ganado" unas elecciones por 107.201 votos contra 100, Anastasio Somoza tomó posesión como presidente de Nicaragua. Paulatinamente fue instalando a familiares suyos en puestos relevantes de la administración y del ejército. No prohibió los partidos políticos, pero el suyo, el Partido Liberal Nacionalista, terminó siendo el único relevante.

El 3 de enero los nacionales iniciaron un nuevo intento de rodear Madrid tomando Las Rozas y Villafranca del Castillo. La mayor resistencia la encontraron ante varios batallones de las Brigadas Internacionales.

Otro barco de guerra alemán capturó un mercante español y, como el gobierno republicano seguía sin devolver el mercante apresado el año anterior, éste y el Aragón fueron entregados al bando nacional después de haber liberado a las tripulaciones.

Hitler había organizado un concurso entre las empresas alemanas para adjudicar un proyecto de fabricación de un coche sencillo de calidad que pudiera estar al alcance de la mayoría de los alemanes, aunque fuera mediante un plan de ahorro viable, un automóvil que sería conocido como Volkswagen (el coche del pueblo). La propuesta ganadora fue la de un ingeniero austriaco que trabajaba para la Mercedes y que se llamaba Ferdinand Porsche. Aunque la idea inicial era delegar la producción en alguna compañía privada ya existente, finalmente se decidió crear una nueva compañía con financiación pública para producir el diseño de Porsche. Así, el 4 de enero se constituyó la compalía Volkswagen.

Los nacionales, continuando su avance envolvente sobre Madrid, tomaron Villanueva del Pardillo, donde las Brigadas Internacionales retrocedieron desordenadamente. Luego ocuparon Majadahonda.

Ese día Bilbao sufrió un intenso bombardeo que provocó tres muertos y varios heridos, además de grandes destrozos. La aviación republicana logró derribar cuatro aviones enemigos. Uno de los pilotos alemanes cayó en manos de una multitud que lo linchó y lo arrastró por las calles. Como represalia, un batallón de milicianos socialistas amotinados asesinó a 224 presos políticos en Bilbao. Pero, a diferencia de lo que sucedía en otros lugares, el gobierno vasco reaccionó debidamente el ejército intervino y logró salvar la vida a más de un centenar de presos, 61 personas fueron detenidas por su responsabilidad en los asesinatos, de las cuales seis fueron condenadas a muerte. Ocho batallones fueron retirados del frente para reforzar la seguridad en Bilbao. Aunque las sentencias de muerte no llegaron a ser ejecutadas, a los socialistas y comunistas vascos se les quitaron las ganas de cometer en Bilbao las atrocidades que los caracterizaban en el resto del país.

El 5 de enero una brigada republicana en fase de instrucción trató de recuperar Las Rozas con la ayuda de tanques soviéticos, pero no logró su objetivo.

El 6 de enero, tras un intenso bombardeo, Luis Orgaz, apoyado con tanques, logró avanzar por el perímetro madrileño hasta tomar la carretera de La Coruña en su km 13. Con ello los nacionales completaban su avance hacia el norte y a partir de ese momento podían girar hacia el este.

El 7 de enero, Manuel de Irujo, ministro sin cartera del Partido Nacionalista Vasco en el gobierno republicano, presentó un informe ante el consejo de ministros en el que se leía que en el "territorio leal",

todas las iglesias se han cerrado al culto, el cual ha quedado total y absolutamente suspendido [...] en las iglesias han sido instalados depósitos de todas clases, mercados, garajes, cuadras, cuarteles, refugios [...] una gan parte de los templos en Cataluña, con carácter de normalidad, se incendiaron, [...] los altares, imágenes y objetos de culto, salvo muy contadas excepciones, han sido destruidos, los más con vilipendio. [...] todos los conventos han sido desalojados y suspendida la vida religiosa en los mismos [...] sus edificios, objetos de culto y bienes de todas clases fueron incendiados, saqueados, ocupados o derruidos. [...] Sacerdotes y religiosos han sido detenidos, sometidos a prisión y fusilados sin formación de causa por miles, hechos que, si bien amenguados, continúan aún, no tan sólo en la población rural, donde se les ha dado caza y muerte de modo salvaje, sino en las poblaciones. Madrid y Barcelona y las restantes grandes ciudades suman por cientos los presos en sus cárceles sin otra causa conocida que su carácter de sacerdote o religioso.

Irujo pidió al resto de los miembros del gobierno de Largo Caballero que aprobaran el restablecimiento de la libertad de conciencia y de la libertad de cultos reconocidas en la constitución, pero su propuesta fue rechazada por unanimidad porque la opinión pública lo desaprobaría, dado el alineamiento de la Iglesia Católica con el bando nacional.

León Trostki fue deportado de Noruega y se instaló en México con su esposa, gracias a las gestiones realizadas por el pintor Diego Rivera ante el presidente Lázaro Cárdenas. El 9 de enero fue recibido en el puerto de Tampico por la esposa de Rivera, la pintora y poetisa Frida Kahlo, y desde allí viajó a la Ciudad de México en el tren presidencial. Acogiendo a Trotski en su casa, Rivera tuvo ocasión de poner en práctica su ideología comunista, no sólo conscientemente al asilar en su casa al bolchevique sanguinario caído en desgracia, sino también inconscientemente, pues pronto su mujer pasó a engañarlo con su huésped.

A costa de grandes esfuerzos, las tropas de Orgaz habían tomado diez kilómetros de la carretera de La Coruña, hasta la misma entrada de Madrid. La ciudad pasaba por uno de sus momentos más críticos.

Un par de intentos por parte de orgaz de penetrar en Madrid habían sido rechazados, hasta que el 11 de enero, en medio de una densa niebla, los republicanos iniciaron un contraataque reforzados por las Brigadas Internacionales y por los tanques soviéticos dirigidos por el general Dimitri Pávlov.

Cruceros nacionales iniciaron una serie de bombardeos sobre el puerto de Málaga.

Diez miembros de la Guardia de Hierro rumana habían marchado a España a participar en la guerra civil. Su intención era regresar como héroes de la lucha contra el comunismo, para potenciar su partido, pero el 13 de enero dos de ellos, Ion Moţa y Vasile Marin, murieron luchando en Majadahonda, apenas quince días después de haber entrado en combate. Poco después toda la expedición volvió a Rumanía con los dos cadáveres.

El 14 de enero el mismísimo Queipo de Llano subió a uno de los cruceros que bombardeaban Málaga, para destacar la cooperación entre el Ejército y la Marina.

Los combates en Madrid continuaron hasta el 15 de enero, cuando ambos bandos empezaron a fortificar sus posiciones.

El 17 de enero Queipo de Llano inició una ofensiva terrestre contra la provincia de Málaga con la colaboración del CTV (Corpo di Truppe Volontarie) italiano. El avance concluyó ese día con la toma de Marbella.

Unos días atrás, Solidaridad Obrera, el periódico del sindicato anarquista CNT, había denunciado la "descabellada idea de enviar las reservas de oro al extranjero", y el 20 de enero el gobierno republicano publicó una nota oficiosa en la que afirmaba que la reserva de oro continuaba en España.

Ese día se inició el segundo mandato de Franklin D. Roosevelt como presidente de los Estados Unidos.

Desde el inicio de la guerra civil, las Patrullas de Control de los anarquistas catalanes habían iniciado un proceso de expansión por los territorios rurales forzando la colectivización de las tierras. En la localidad tarraconense de La Fatarella, esta colectivizació no había encontrado oposición mientras que realizó sobre las tierras expropiadas a los grandes terratenientes, pero los anarquistas querían que los pequeños propietarios entregaran también sus tierras, y ahí se toparon con la misma oposición que los bolcheviques se habían encontraro en Rusia. El 22 de enero representantes de diversas organizaciones socialistas y campesinas se reunieron para enfrentarse a los anarquistas, y acordaron no ir a trabajar al campo durante dos días.

El 23 de enero se inició un segundo juicio en Moscú contra 17 altos cargos comunistas, que fueron acusados de sabotaje industrial y espionaje bajo la dirección de Trotski. Todos los acusados, previamente torturados y drogados, se habían declarado culpables de las acusaciones formuladas contra ellos, y sus declaraciones en el juicio estaban acordadas de antemano. Trece de ellos fueron condenados a muerte, y los otros cuatro a trabajos forzados. Entre los que se salvaron de la muerte rápida estaba Karl Radek, que había proporcionado una de las confesiones más sustanciosas. Radek era escritor y periodista, y es probable que a los pocos días de entrar en el gulag se planteara algunas posibles modificaciones para un ensayo que había escrito seis años atrás, titulado "Esclavitud capitalista vs. la organización socialista del trabajo".

El 24 de enero dos miembros del sindicato anarquista FAI se presentaron en el ayuntamiento de La Fatarella para forzar a que uno de ellos fuera reconocido como alcalde. Sin embargo, los campesinos se concentraron en la plaza, se abalanzaron sobre los anarquistas y los desarmaron. Por la tarde unos representantes de la FAI acudieron al pueblo para negociar la liberación de los anarquistas, y lograron llevárselos consigo.

Al amanecer del 25 de enero un centenar de miembros de la FAI se presentaron a las afueras de La Fatarella y enviaron un aviso para que ancianos, mujeres y niños salieran del pueblo, y que se entregaran todas las armas que hubiera en el pueblo. No hubo resistencia, los anarquistas tomaron el control del pueblo y todos los campesinos que fueron considerados fascistas (es decir, no anarquistas) fueron fusilados, 34 en total.

El 29 de enero se estrenó Sólo se vive una vez, dirigida por Fritz Lang y protagonizada por Henry Fonda. Se la considera una de las primeras películas de cine negro, de la que hubo que suprimir unos 15 minutos por su inusitada violencia. Fonda estrenó otras dos películas ese año.

Las tropas rebeldes que habían secuestrado en Xi'an a Chiang Kai-shek seguían a la expectativa de lo que sucediera en Nankin, donde Chiang había hecho arrestar a Zhang Xueliang. El 2 de febrero hubo un intento de revuelta en Xi'an de los oficiales más izquierdistas, que trataron de forzar un conflicto con Nankin, pero los comunistas no lo apoyaron y, por el contrario, Zhang estaba cooperando con el gobierno nacionalista para poner fin a la crisis. Su única exigencia era que terminara la guerra civil para que todos los chinos pudieran enfrentarse a la invasión japonesa. En estas condiciones, Chiang se vio moralmente obligado a aceptar.

El primer ministro japonés Kōki Hirota presentó su dimisión por disensiones con su ministro de la Guerra, y fue sucedido por el comandante Senjūrō Hayashi.

El avance de Queipo de Llano hacia Málaga había hecho afluir a la ciudad un gran número de refugiados, que fueron alojados en la catedral. El 3 de febrero se inició el avance sobre la capital. Mientras tanto la marina republicana atacaba un acorazado británico frente a la costa de Gibraltar al que había confundido con un crucero nacional.

El 5 de febrero los tanques italianos empezaron a marchar hacia Málaga desde el norte. En la ciudad cundió el pánico y, sin apenas recursos, los milicianos empezaron a evacuar a la población hacia el este siguiendo la costa.

Terminado el recuento definitivo, ese día las autoridades soviéticas firmaron el acta definitiva de recepción del oro español.

Después de quince años preparando cuidadonsamente el terreno para ello, Turquía incluyó finalmente en su constitución el principio de laicidad.

El 6 de febrero los nacionales iniciaron una nueva acometida contra Madrid, con la División Reforzada de Madrid, compuesta por uno 19.000 hombres bajo el mando del general Orgaz. Se inició así la Batalla del Jarama, conocida con este nombre porque los republicanos establecieron su línea defensiva a lo largo del río Jarama. Al principio los defensores no contaban con más de 3.000 hombres, y en las primeras 48 horas sufrieron unas 1.800 bajas.

Los italianos ocuparon Vélez-Málaga,  y el 7 de febrero llegaban a los suburbios de Málaga. Las Brigadas Internacionales fueron enviadas al frente del Jarama, a pesar de no estar todavía prepadadas.

El 8 de febrero los nacionales entraron en Málaga. La ciudad estaba destrozada, en parte por los bombardeos previos de los nacionales, en parte porque los anarquistas habían arrasado el barrio de la alta burguesía. Decenas de miles de malagueños habían emprendido la huida hacia Almería por una carretera costera que los nacionales no habían bloqueado, pero que estaba completamente a su merced. Pronto se inició un bombardeo por mar y por aire en la que murieron entre 3.000 y 5.000 civiles. La represión entre los que se habían quedado en la ciudad no fue menos drástica. Se calcula que hubo unos 4.000 fusilados.

Franco se estaba haciendo cada día más beato. En Málaga los nacionales se apoderaron del "brazo incorrupto de Santa Teresa", que permanecería al lado del general durante el resto de su vida.

Ese día las primeras tropas del gobierno nacionalista chino entraron en Xi'an, con lo que se puso fin definitivamente a la rebelión que se había producido en la ciudad.

El 12 de febrero los nacionales tomaron dos puentes sobre el río Jarama que los republicanos habían mantenido intactos con la intención de emplearlos en un ataque, frustrado por la acometida enemiga. Habían colocado cargas explosivas para hacerlos estallar en caso de emergencia, pero fallaron y apenas produjeron daños al estallar.

A partir del 13 de febrero fue el general soviético Dimitri Pávlov el que se hizo cargo de la defensa de Madrid.

En Bucarest fueron enterrados con todos los honores Ion Moţa y Vasile Marin,  con la asistencia de los embajadores de Alemania, España, Italia, Japón y Portugal. La popularidad de la Guardia de Hierro iba en aumento, y el rey Carlos II trató de negociar con Codreanu y le propuso nombrarlo primer ministro a cambio de que le cediera el mando en la Guardia de Hierro. Codreanu se negó y, por el contrario, aumentó sus ataques al monarca, especialmente por su relación con Magda Lupescu.

Barcelona fue bombardeada por mar por primera vez, por un barco italiano que provocó 18 muertes. Cuatro personas que presuntamente habían hecho señales desde un edificio para orientar el bombardeo fueron detenidas y fusiladas. El 14 de febrero otro buque italiano bombardeó Valencia, la capital republicana. Se produjeron 25 muertos y numerosos heridos.

Para conmemorar la victoria electoral del Frente Popular, el 16 de febrero la Falange Española celebró una quema de urnas en Córdoba y en Sevilla.

La empresa francesa Dupont patentó en los Estados Unidos una nueva fibra sintética que podía sustituir a la seda y era mucho más barata. Fue denominada nylon.

El 20 de febrero llegó a Salamanca Ramón Serrano Suñer, un brillante jurista, dirigente de la CEDA y, sobre todo, cuñado de Francisco Franco (estaba casado con una hermana de su esposa). Paulatinamente, sin ocupar ningún cargo en particular, Serrano Suñer fue convirtiéndose en la máxima autoridad del gobierno civil franquista, al que encontró, según sus propias declaraciones, en un estado lamentable. Su ascenso se produjo en detrimento de Nicolás Franco, que dejó de ser el principal asesor político del dictador.

El 21 de febrero los seguidores del mariscal Edward Rydz-Śmigły fundaron en Polonia un partido político con el nombre de Campo de Unidad Nacional, cuyos representantes llevaban siempre consigo retratos de Rydz-Śmigły y de Piłsudski.

El 23 de febrero fue hallado un cuerpo femenino sin cabeza ni brazos en una playa en la costa del lago Erie. La cabeza nunca fue encontrada. El crimen había sido cometido unos pocos días antes.

Si Hitler y Mussolini no estaban muy contentos con la forma en que Franco conducía la guerra, es fácil imaginar qué opinaba Stalin sobre la torpeza, la descoordinación y la indisciplina que imperaban en las filas republicanas y que hacían imposible cualquier estrategia global contra el enemigo. El 24 de febrero prohibió el envío a España de más voluntarios soviéticos, aunque mantuvo a sus representantes políticos. Evidentemente, con el oro español en Moscú, lo que le interesaba a Stalin es que los republicanos tuvieran la máxima necesidad de gastarlo comprando a los soviéticos material de guerra y otros suministros, para lo cual era bueno que les fuera mal en la guerra, y además no había necesidad de verter sangre soviética inútilmente.

En Etiopía, el Ras Desta Damtew había sufrido una grave derrota en la batalla de Gogetti, donde perdió a prácticamente todos sus seguidores. Aunque durante unos días logró eludir la persecución italiana, finalmente fue capturado y ejecutado.

Tras detener el avance nacional, los republicanos habían intentado una contraofensiva en el frente del Jarama, pero el 27 de febrero el frente se había estabilizado y habían cesado los combates. Ambos bandos hicieron obras de fortificación para consolidar sus posiciones. Los republicanos habían perdido terreno, pero habían frustrado la maniobra envolvente de los nacionales. Se calcula que en la batalla del Jarama habían muerto más de 6.000 nacionales y más de 9.000 republicanos, de entre los cuales unos 2.500 pertenecían a las brigadas internacionales.

El gobierno republicano prohibió el periódico anarquista Nosotros, que era especialmente crítico. El 28 de febrero se prohibió a los policías pertenecer a partidos políticos o sindicatos. Eran las primeras medidas encaminadas a restablecer su autoridad, desacatada por un gran número de organizaciones políticas y sindicales que actuaban con total independencia.

El 1 de marzo Kyösti Kallio tomó posesión como presidente de Finlandia. El cargo de primer ministro pasó a ocuparlo Aimo Cajander.

El 2 de marzo se estrenó Horizontes perdidos, dirigida por Frank Capra, en la que unos viajeros occidentales encuentran una utópica ciudad perdida en el Himalaya cuyos habitantes no conocen la violencia.

El 4 de marzo la Generalidad de Cataluña creaba el Cuerpo de Seguridad Interior a la vez que ordenaba la disolución de las Patrullas de Control anarquistas, las cuales no atendieron la orden y continuaron aplicando su política de terror bajo la dirección de Josep Asens Giol. Los milicianos realizaban detenciones arbitrarias, que a menudo terminaban con el asesinato de los detenidos, así como "expropiaciones privadas", que eran simplemente robos.

Ese día tuvo lugar la gala de entrega de los premios de la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas. El premio a la mejor película fue para El gran Ziegfeld, el premio al mejor director lo recibió Frank Capra por El secreto de vivir,  el premio al mejor actor fue para Paul Muni por La historia de Louis Pasteur, y el premio a la mejor actriz fue para Luise Rainer, por El gran Ziegfeld.

Ese año Muni obtendría también un gran éxito con otra película biográfica: La vida de Emile Zola. Poco antes había estrenado junto a Luise Ranier La buena tierra, basada en la novela del mismo título de la escritora estadounidense Pearl Comfort Sydenstricker Buck. Era su segunda novela, publicada hacía ya seis años y está ambientada en China, como la mayoría de sus obras. Formaba parte de una trilogía (la Trilogía de la familia Wang) junto con Hijos y Un hogar dividido. Su último libro era una autobiografía titulada El ángel luchador, publicada el año anterior.

El 5 de marzo el buque nacional Canarias atacó frente a las costas de Vizcaya a un convoy formado por destructor José Luis Díez y tres barcos pesqueros armados con cañones que protegían a un mercante cargado con moneda acuñada en Bayona. El Canarias avistó primero a uno de los pesqueros, al que disparó y le provocó un incendio, cinco muertos y doce heridos. Después de perseguirlo un trecho, el Canarias se volvió contra el mercante, abrió fuego, lo que causó cuatro muertos civiles (una mujer y tres niños) tras lo cual el mercante izó la bandera blanca. Luego el Canarias se enfrentó al resto de la escolta: uno de los pesqueros huyó y el otro presentó batalla y resultó hundido. El destructor republicano no participó en la batalla porque su comandante dijo que se había producido una avería y se retiró a Burdeos. El lendakari José Luis Aguirre se quejó al gobierno republicano de la "vergonzosa huida" del José Luiz Díez (que desde hacía tiempo era conocido en Bilbao como "Pepe, el del Puerto", por lo poco que se hacía a la mar. Los 20 supervivientes del pesquero hundido fueron condenados a muerte, pero el comandante del Canarias intercedió por ellos ante Franco y logró que fueran puestos en libertad por el valor mostrado en el combate. No sucedió lo mismo con los pasajeros y los tripulantes del mercante, que fueron encarcelados y algunos fusilados.

Tras el éxito de la toma de Málaga, Franco había ordenado a Queipo de Llano que no continuara su avance hacia Almería, y que en su lugar atacara el norte de Córdoba con el fin de rescatar a los sitiados en el Santuario de Nuestra Señora de la Cabeza. El 6 de marzo se iniciaron las primeras operaciones en Los Pedroches.

Un judío fue abatido por un terrorista árabe mientras rezaba ante el muro de las lamentaciones. Unas horas más tarde el Irgón disparó contra un árabe.

Mussolini había publicitado en grande los éxitos del Corpo di Truppe Volontarie en Málaga, y los oficiales italianos habían presentado a Franco un plan de ataque en Guadalajara, con el fin de atacar Madrid por un nuevo frente, desde el noreste. La operación se inició el 8 de marzo con un bombardeo sobre el frente republicano. La niebla y la lluvia dificultaron el avance planeado y así, aunque los nacionales rompieron las líneas defensivas republicanas, sólo pudieron avanzar 12 km.

Ese día el Canarias capturó al Mar Cantábrico, un mercante que había sido enviado a Nueva York por el gobierno republicano para adquirir material de guerra: once aviones, alimentos, ropa y otros suministros. Es probable que la empresa que vendió el material fuera una empresa fantasma soviética. Poco después de que el Mar Cantábrico hubiera salido de los Estados Unidos entró en vigor una ley que prohibía, entre otras cosas, el suministro de armas a España. El Mar Cantábrico trató de hacerse pasar por un mercante británico, y cuando fue atacado por el Canarias envió un mensaje de socorro manteniendo esa falsa identidad. Acudieron varios destructores británicos que se pusieron en contacto por radio con el buque, pero cuando oyeron el inglés que hablaba la tripulación, se retiraron y dejaron que el Canarias se llevara su presa al puerto de El Ferrol.

Ese día se publicó El camino a Wigan Pier, una novela autobiográfica de George Orwell en la que cuenta sus experiencias durante un viaje por el norte de Inglaterra, que se centra en las condiciones de vida de la clase obrera y defiende las tesis políticas del socialismo democrático. Por aquel entonces Orwell seguía en España. Había sido ascendido a cabo y destinado al relativamente tranquilo frente de Aragón, donde se sorprendió de la continua escasez de municiones, comida y leña.

El 9 de marzo tres batallones de las Brigadas Internacionales frenaron el avance de los italianos en Guadalajara, que se vieron obligados a detenerse en Brihuega.

En Córdoba, las tropas de Queipo de Llano llegaron a Villanueva del Duque y el 10 de marzo entraron en Alcaracejos.

El 11 de marzo los italianos lograron el retroceso de las Brigadas Internacionales en Guadalajara, pero seguía habiendo niebla y lluvias intensas que dificultaban enormemente el avance, así como el uso de los tanques. El apoyo aéreo era también imposible en esas condiciones.

El 12 de marzo las Brigadas Internacionales lanzaron una contraofensiva contra las tropas italianas, prácticamente atascadas por el fango en Guadalajara. La aviación destruyó un puente que cortó la línea de avituallamiento enemiga.

La Generalidad de Cataluña, que había imitado el decreto del gobierno republicano que prohibía la afiliación política de los policías, aprobaba ahora una orden en la que exigía la entrega de armas largas y explosivos a los grupos que no estuvieran bajo autoridad militar.

Ese día se estrenó Un asunto de familia, una comedia de bajo presupuesto protagonizada por Lyonel Barrymore que resultó un éxito inesperado, especialmente por Andy Hardy, un personaje secundario interpretado por Mickey Rooney. Esto le valió el papel protagonista en El hijo del héroe.

El 13 de marzo los italianos, desmoralizados, se vieron obligados a retroceder, mientras la aviación republicana destruía sus tanques y camiones.

Serguéi Eisenstein había estado trabajando en una película titulada El prado de Bezhin, que trataba sobre un joven agricultor que trata de oponerse a su propio padre, porque éste trataba de sabotear la cosecha anual. Sin embargo, tras varios incidentes con las autoridades comunistas, el 17 de marzo Borís Shumyatsky, a la sazón al frente de la Dirección General de Cine, ordenó la paralización definitiva del proyecto y, en un artículo en Pravda, explicó su decisión aduciendo que era una difamación contra el campo soviético y un ejemplo de "formalismo" que debía ser eliminado, así como que el director estaba desperdiciando el dinero y los recursos del Estado.

El 18 de marzo los italianos tuvieron que abandonar Brihuega ante la posibilidad de ser rodeados. Para entonces ya habían perdido la mayor parte de su material de guerra.

El 19 de marzo el papa Pío XI publicó su encíclica Divini Redemptoris, en la que condena el comunismo. Al margen de los argumentos doctrinales, el papa denuncia así la situación en España:

También en las regiones en que, como en nuestra queridísima España, el azote comunista no ha tenido tiempo todavía para hacer sentir todos los efectos de sus teorías, se ha desencadenado, sin embargo, como para desquitarse, con una violencia más furibunda. No se ha limitado a derribar alguna que otra iglesia, algún que otro convento, sino que, cuando le ha sido posible, ha destruido todas las iglesias, todos los conventos e incluso todo vestigio de la religión cristiana, sin reparar en el valor artístico y científico de los monumentos religiosos. El furor comunista no se ha limitado a matar a obispos y millares de sacerdotes, de religiosos y religiosas, buscando de un modo particular a aquellos y a aquellas que precisamente trabajan con mayor celo con los pobres y los obreros, sino que, además, ha matado a un gran número de seglares de toda clase y condición, asesinados aún hoy día en masa, por el mero hecho de ser cristianos o al menos contrarios al ateísmo comunista. Y esta destrucción tan espantosa es realizada con un odio, una barbarie y una ferocidad que jamás se hubieran creído posibles en nuestro siglo. Ningún individuo que tenga buen juicio, ningún hombre de Estado consciente de su responsabilidad pública, puede dejar de temblar si piensa que lo que hoy sucede en España tal vez podrá repetirse mañana en otras naciones civilizadas.

Y así la situación en Rusia:

Es cierto que en Rusia ha contribuido no poco a sacudir a los hombres y a las instituciones de una larga y secular inercia y que ha logrado con el uso de toda clase de medios, frecuentemente inmorales, algunos éxitos materiales; pero no es menos cierto, tenemos de ello testimonios cualificados y recentísimos, que de hecho ni siquiera en el campo económico ha logrado los fines que había prometido, sin contar, por supuesto, la esclavitud que el terrorismo ha impuesto a millones de hombres. Hay que repetirlo: también en el campo económico es necesaria una moral, un sentimiento moral de la responsabilidad, los cuales, ciertamente, no tienen cabida en un sistema cerradamente materialista como el comunismo. Para sustituir este sentimiento moral no queda otro sustitutivo que el terrorismo que presenciamos en Rusia, donde los antiguos camaradas de conjuración y de lucha se eliminan mutuamente; terrorismo que, por otra parte, no consigue contener, no ya la corrupción de la moral, pero ni siquiera la disolución del organismo social.

La región de Dersim, en Turquía, habitada por varias tribus kurdas, era una de las que se había mostrado más reticente a las reformas administrativas y sociales impulsadas por el gobierno. Los actos de desobediencia eran frecuentes, en especial en lo tocante al pago de impuestos. Ello había dado lugar a diversas acciones por parte del gobierno, incluyendo una ley de reforma administrativa que cambió el nombre de la provincia al de Tunceli, y que estableció planes de reasentamiento forzoso para dispersar a los más reticentes a lo largo del país. A primeros de año el gobernador local había recibido una carta de protesta contra la ley, pero, según fuentes kurdas, los emisarios que le llevaron la carta fueron arrestados y ejecutados. La noche del 20 de marzo un grupo de kurdos dirigidos por Seyid Riza destruyó un puente, dando inicio así a una revuelta. En una carta dirigida a los británicos, atribuida al propio Riza, aunque esto es dudoso, se explica así los motivos de la rebelión:

El gobierno ha tratado de asimilar al pueblo kurdo durante años, oprimiéndolos, prohibiendo las publicaciones en kurdo, persiguiendo a los que hablan kurdo, deportando forzosamente a la gente de regiones fértiles del Kurdistán a zonas no cultivadas de Anatolia, donde muchos han muerto. Las cárceles están llenas de no combatientes, intelectuales son fusilados, ahorcados o exiliados a lugares remotos. Tres millones de kurdos piden vivir en libertad y en paz en su propio país.

El gobierno republicano español había organizado, en colaboración con la Cruz Roja, la evacuación de niños para que no tuvieran que sufrir de cerca la guerra. Durante todo el periodo bélico se terminarían enviando unos 20.000 niños a Francia, unos 5.000 a Bélgica, unos 4.000 a Gran Bretaña, unos 800 a Suiza, unos 455 a México y unos 100 a Dinamarca. El 21 de marzo salieron de Valencia los primeros 72 del total de 2.895 niños que tuvieron un destino más inquietante: la Unión Soviética. Teóricamente debían tener entre cinco y doce años, pero en algunos casos se falsearon las edades.

Para ese día (domingo de ramos) los Cadetes de la República puertorriqueños habían organizado en Ponce una manifestación pacífica, en teoría para conmemorar la abolición de la esclavitud, pero también para protestar por el encarcelamiento de Pedro Albizu Campos y otros de sus dirigentes. Los cadetes habían obtenido del alcalde de Ponce todos los permisos requeridos, pero cuando el gobernador estadounidense de la isla, el general Blanton C. Winship, se enteró de la convocatoria, ordenó la suspensión de los permisos, y esto sucedió apenas antes del inicio de la manifestación, sin que los convocantes recibieran notificación alguna. Apenas se hubo iniciado, mientras una banda de música tocaba el himno nacional, la policía abrió fuego indistintamente contra manifestantes y viandantes, matando hombres, mujeres y niños. En total hubo al menos 17 muertos y más de 200 heridos. Aunque la matanza fue denunciada incluso en el Congreso de los Estados Unidos, la investigación subsiguiente no tuvo ninguna consecuencia.

En las cerca de 11.000 iglesias católicas alemanas se leyó la encíclica Mit brennender Sorge, escrita en alemán por el papa Pío XI y distribuida en secreto para evitar que el gobierno nazi pudiera impedir su difusión. Su contenido se centraba principalmente en la represión del catolicismo en alemania, pero en ella se condenaba la doctrina nazi, aunque de forma moderada. Por ejemplo, sobre el racismo dice:

Si la raza o el pueblo, si el Estado o una forma determinada del mismo, si los representantes del poder estatal u otros elementos fundamentales de la sociedad humana tienen en el orden natural un puesto esencial y digno de respeto, con todo, quien los arranca de esta escala de valores terrenales elevándolos a suprema norma de todo, aun de los valores religiosos, y, divinizándolos con culto idolátrico, pervierte y falsifica el orden creado e impuesto por Dios, está lejos de la verdadera fe y de una concepción de la vida conforme a esta.

Hitler se puso furioso cuando fue informado. Doce imprentas fueron confiscadas, cientos de personas fueron encarceladas o enviadas a campos de concentración. La prensa alemana no mencionó la encíclica, el 22 de marzo la Gestapo registró cada iglesia y se apoderó de todas las copias que pudo hallar. Sin embargo, el gobierno nazi no emprendió ninguna acción a gran escala contra la Iglesia Católica, en parte para no enturbiar sus relaciones con Austria ni con la España franquista. Pese a todo, se dio gran publicidad a unos juicios por inmoralidad contra 37 franciscanos, y luego otros 170 fueron arrestados y juzgados en secreto por la vieja acusación de "corromper a la juventud". Nada de esto tuvo un gran efecto propagandístico, pues en total hubo 74 religiosos condenados, sobre un total de más de cien mil que había en el país, luego nada apuntaba hacia la pretendida corrupción moral del clero que el Estado quería señalar.

Ante los repetidos fracasos en los intentos de tomar Madrid, Franco expuso a sus generales una nueva estrategia, según la cual el frente de Madrid pasaría a ser defensivo, mientras que los esfuerzos principales se realizarían en el frente Norte bajo la dirección del general Mola.

El 23 de marzo los italianos habían vuelto a sus posiciones iniciales anteriores a la ofensiva en Guadalajara. Mussolini destituyó a la mayoría de los oficiales italianos, pero aumentó su empeño en España con el fin de lograr alguna victoria que eclipsara una derrota tan humillante. Franco había contribuido en parte a la derrota italiana evitando cualquier apoyo de sus tropas, y así ahora pudo ordenar que en lo sucesivo el Corpo di Truppe Volontarie sólo intervendría cuando lo requiriera el Estado Mayor (nacional), sin darles ocasión de volver a tomar la iniciativa. Los alemanes, por su parte, analizaron minuciosamente las causas de la derrota italiana para aprender de ella.

La derrota de los nacionales en Guadalajara suponía la primera victoria destacada de los republicanos, y contribuyó a elevar la moral de sus combatientes. La prensa internacional de izquierdas habló de "la primera victoria contra el fascismo", pero en realidad no fue nada decisivo. Los republicanos no habían ganado territorio, y las pérdidas materiales y humanas de los nacionales eran pequeñas con respecto al total de sus efectivos.

Harold Lloyd vendió el terreno de su estudio, la Harold Lloyd Motion Picture Company, a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, que pretendían continuar la tradición de ficción cómica que había iniciado Lloyd con la construcción de un nuevo templo mormón. A sus 44 años, Lloyd retenía los derechos de autor de casi todas sus películas, lo cual le generaba unos enormes ingresos. Su trabajo como actor se había convertido en una actividad secundaria para él. Ahora se dedicaba a criar perros, jugar al balonmano, a viajar, y a otras curiosidades, como la fotografía en color y en tres dimensiones. Buster Keaton produjo tres cortos ese año.

El 26 de marzo Robert Goddard logró que uno de sus modelos de cohete alcanzara la máxima altitud de má de 2.500 metros.

Ese día William Henry Hastie se convirtió en el primer negro que ocupó un puesto de juez federal en los Estados Unidos, en el distrito de las Islas Vírgenes.

Ante la resistencia republicana, Queipo de Llano había ordenado la retirada paulatina de sus fuerzas en la campaña de Córdoba. Finalmente, el 27 de marzo los republicanos lanzaron a su vez una ofensiva que les permitió recuperar Valsequillo, La Granjuela y Los Blázquez.

Ante los esfuerzos de la Generalidad de Cataluña por controlar los sindicados anarquistas y las Patrullas de Control, ese día los consejeros anarquistas presentaron su dimisión (aunque unas semanas más tarde se reincorporarían al gobierno).

Nikolái Yezhov acusó a Guénrij Yagoda, su predecesor al frente de la policía secreta soviética, de haber permitido que las huestes de conspiradores que se ocultaban debajo de cada piedra del país se infiltraran en la NKVD, así que el 29 de marzo Yagoda fue arrestado. A lo largo del mes siguiente fueron arrestados sus colaboradores principales.

El 31 de marzo se inició la Campaña del Norte, siguiendo las nuevas directrices establecidas por Franco. Las tropas de Mola iniciaron su avance hacia el oeste desde Gipúzcoa y Álava, con el apoyo de la Armada. Al amanecer, cuatro bombarderos y nueve cazas italianos aparecieron en Durango, donde lanzaron 80 bombas y seguidamente los cazas ametrallaron a la población. Por la tarde, mientras se estaban llevando a cabo labores de rescate y de identificación de cadáveres, reaparecieron ocho bombarderos y quince cazas que repitieron la operación, esta vez lanzando más de 70 bombas. En Durango no había ningún objetivo militar, por lo que el bombardeo no tuvo más finalidad que aterrorizar a la población civil. En total murieron más de 250 personas, muchas de las cuales estaban asistiendo a misa a primera hora de la mañana. Ese mismo día también fue bombardeada Elorrio. El lendakari Aguirre pidió al gobierno de Valencia que le enviaran cuatro destructores, tres submarinos y aviación.

Mientras la aviación italiana actuaba en el norte, la legión Cóndor alemana bombardeó Jaén el 1 de abril. También era una ciudad sin valor estratégico. El ataque causó más de 150 muertos y unos 250 heridos. Como represalia, durante los días siguientes milicianos del Frente Popular empezaron a sacar presos de las cárceles para fusilarlos en las tapias del cementerio, sin ninguna clase de juicio o autorización. En total asesinaron a más de 120 presos.

El 2 de abril Durango fue bombardeada de nuevo, esta vez en presencia de una comisión internacional compuesta por británicos y franceses que evaluaba los daños producidos durante el bombardeo anterior. El cónsul británico en Bilbao afirmó que el ataque superaba con mucho, por su saña y encono, a los bombardeos que él había visto durante la Gran Guerra.

Mahmut Muhiti era uno de los generales de Sheng Shicai, el gobernador de la provincia china de Xinjiang. Descontento con la cada vez mayor influencia soviética en la provincia, terminó huyendo de Kashgar con unos pocos hombres a la India. Su huida dio lugar al alzamiento en las ciudades de Yengi Hissar, Yarkand y Artush, donde todos los oficiales y consejeros prosoviéticos fueron asesinados. Se formó entonces un gobierno turco rebelde encabezado por Kichik Akhund Sijiang y Abdul Niyaz Sijiang. Sheng Shicai estaba llevando a cabo su propia purga de comunistas asesorado por la NKVD soviética, y la rebelión la intensificó. Entre los 435 conspiradores trotskistas que fueron arrestados se encontraba Hoja-Niyaz. Poco después se le pierde el rastro. No se sabe si fue ejecutado por los comunistas al año siguiente o unos años más tarde por Chiang Kai-sheck.

El 4 de abril la aviación italiana bombardeó de nuevo Durango, mientras la armada republicana bombardeaba Ceuta.

El rey Alfonso XIII de España había donado un millón de pesetas a la causa franquista, y había escrito a Franco lamentando la poca prioridad que se daba a la restauración de la monarquía, pero Franco le respondió diciendo que el rey difícilmente llegaría a desempeñar un papel en el futuro, en vista de sus errores pasados.

El 5 de abril se estrenó El niño y el elefante, una película británica basada en un relato de Rudyard Kipling en la que causó sensación su joven protagonista, un niño indio de trece años llamado Selar Shaik Sabu, y que fue conocido simplemente como Sabu.

La flota nacional trató de bloquear los puertos republicanos del Cantábrico, pero Gran Bretaña y Francia no reconocieron el bloqueo. Así, el 6 de abril, cuando un mercante británico que se dirigía a Bilbao fue interceptado por un buque de guerra nacional, tres destructores británicos acudieron al lugar y los nacionales comprendieron rápidamente lo justo y necesario que era permitir el paso del mercante.

El 10 de abril se estrenó La mujer marcada, oficialmente una historia de ficción sin ningún parecido intencional con ningún hecho real, pero que en realidad se basaba en el proceso que había llevado a la cárcel a Lucky Luciano. Estaba protagonizada por Bette Davis y Humphrey Bogart, y fue una de las películas que lanzó a la fama al actor. Ese año había participado en siete películas con papeles en general bastante discretos.

Mussolini había recomendado a Franco crear un partido único, a imitación del partido fascista italiano, pero los intentos de Nicolás Franco en ese sentido no habían prosperado. El 11 de abril Franco encomendó el proyecto a Serrano Suñer.

Como consecuencia de la revuelta en Xinjiang, el cónsul general soviético, Garegin Apresoff, fue llamado a Moscú, donde fue fusilado el 12 de abril por su participación en el típico complot fascista-trotskista contra Stalin y por haber intentado derrocar a Sheng Shicai.

La aviación republicana trató de atacar la Academia de Caballería de Valladolid, pero la mayor parte de las bombas cayó en los edificios cercanos, entre ellos una escuela. Hubo 30 muertos y un centenar de heridos.

El 13 de abril el gobierno vasco inició un contraataque ante la ofensiva de los nacionales y logró recuperar algunas posiciones. Para entonces el frente de Córdoba se había estabilizado, lo que acabó con toda posibilidad de rescatar el Santuario de Nuestra Señora de la Cabeza.

Manuel Hedilla, el líder de la Falange Española, se oponía a los intentos de creación de un partido único, pues esto suponía la unificación de la Falange con el otro partido de peso en el movimiento franquista, el partido carlista. Sin embargo, había dirigentes falangistas partidarios de dicha unión, los cuales habían designado unilateralmente en Salamanca una nueva dirección del partido encabezada por el general Sancho Dávila, Agustín Aznar y José Moreno. La noche del 16 de abril Hedilla les envió pelotones armados que fueron recibidos a balazos. Murieron un guardaespaldas de Hedilla y otro de uno de los disidentes.

Ese día se estrenó el largometraje Laurel y Hardy en el Oeste.

El 17 de abril Hedilla convocó el Consejo Nacional de la Falange donde se votó el cargo de Jefe Nacional provisional (hasta que pudiera ser ocupado de nuevo por José Antonio Primo de Rivera, cuya muerte seguía mantenida en secreto por las autoridades franquistas).

Ese día se estrenó La caza del pato de Porky, un episodio de las Looney Tunes protagonizado por el cerdito Porky en el que apareció por primera vez un personaje que lo igualaría en fama: el pato Lucas.

El 18 de abril la Legión Cóndor bombardeó Bilbao, y en pocos minutos murieron 67 personas, entre ellas varias mujeres y niños. Uno de los aviones fue derribado por cazas republicanos.

El 19 de abril se celebró Consejo Nacional de la Falange y Manuel Hedilla fue el candidato a Jefe Nacional más votado, con 10 votos de 24. Esa misma noche Franco anunció por radio el decreto de unificación de la Falange Española de las JONS con la Comunión Tradicionalista (el partido carlista), para formar la Falange Española Tradicionalista y de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista, cuyo nombre reflejaba fielmente lo heterogéneo y artificial de la unificación y estaba pidiendo a gritos un nombre más compacto, que resultó ser el de Movimiento Nacional. Hedilla estuvo presente durante el comunicado de Franco y no mostró en principio oposición alguna, consciente de lo que ello le hubiera supuesto. Incluso informó en la sede de Falange que la unificación respetaba esencialmente el programa falangista con cambios mínimos.

El Parlamento británico había ratificado su negativa a reconocer el bloqueo que los nacionales querían imponer a los puertos españoles del Cantábrico, pero a pesar de ello el gobierno británico había recomendado a cinco mercantes que terminaran su viaje en la costa francesa y se abstuvieran de entrar en aguas españolas. Por su parte, el lendakari vasco José Luis Aguirre había asegurado que los mercantes serían protegidos si decidían llegar hasta Bilbao y la mañana del 20 de abril uno de ellos entraba en Bilbao sin problemas entre aclamaciones de la multitud, transportando 3.600 toneladas de alimentos.

Ese día entró en vigor un acuerdo de Gran Bretaña, Francia, Alemania e Italia, que se asignaron distintas zonas de la costa española para supervisar el tráfico mercante e impedir el suministro de material bélico, de acuerdo con el Tratado de No Intervención. En realidad, los controles no fueron nada efectivos, en parte porque Italia y Alemania no iban a poner obstáculos a la entrada de su propio material bélico, y en parte porque los controles sólo afectaban a los países firmantes del pacto, y bastaba usar barcos con bandera de otros países para burlar todos los controles.

Mola inició un nuevo avance sobre la parte occidental de Guipúzcoa, que todavía estaba en manos de los republicanos. Los defensores terminaron huyendo desordenadamente y el frente se hundió. Los nacionales tomaron Elgueta y el 21 de abril ocuparon el monte Tellamendi.

El 22 de abril Valencia la aviación italiana bombardeó Valencia y Mahón.

Desde la proclamación del Eje Roma-Berlín Mussolini había dejado de prometer ayuda militar a Austria frente al expansionismo alemán, y ahora hablaba de mera protección política, aunque apenas un mes más tarde el ministro de asuntos exteriores italiano ya admitía abiertamente la posibilidad de que Austria acabara integrándose en Alemania.

En Hungría fue ilegalizado el Partido de la Voluntad Nacional, y su líder, Ferenc Szálasi, trató de revivir una antigua alianza de partidos de extrema derecha llamada Partido Nacionalsocialista Húngaro, pero fue condenado a tres años de cárcel.

El decreto de unificación había cogido por sorpresa tanto a los falangistas como a los carlistas, pero poco a poco iban surgiendo disidencias. El pretendiente carlista, Javier I, lo rechazó de plano, así como el principal dirigente del partido carlista, Manuel Fal Conde, que estaba exiliado en Portugal. Manuel Hedilla terminó manifestando su oposición y se negó a aceptar el cargo de Consejero Nacional que le ofreció Franco, por lo cual fue detenido el 25 de abril acusado de incitación al desorde y rebelión. Poco después fue condenado a muerte por un tribunal militar, pero la pena le fue conmutada por la de prisión. Pese a todo, la oposición que hubo a la unificación puede considerarse de orden menor, y se calmó con 1.521 detenciones seguidas de 288 condenas de distinta magnitud. Franco designó a Raimundo Fernández-Cuesta como sucesor de Hedilla al frente de la Falange. No obstante, quien detentó el poder real fue Ramón Serrano Suñer. No es arriesgado conjeturar que José Antonio Primo de Rivera no habría aprobado la unificación, que suponía el principio del fin del ideario fascista (medidas como la redistribución de la tierra o la nacionalización de la Banca pasaron al olvido), pero quien sí que la aceptó alegremente fue su hermana, Pilar Primo de Rivera, que siguió al frente de la Sección Femenina de la Falange.

Entre los principales intercesores en favor de Hedilla y otros falangistas detenidos estuvo el general Yagüe, que en un discurso en Burgos dijo:

Para darle a la unificación calor humano, para que ésta sea sentida y bendecida en todos los lugares, hay que perdonar. Perdonar, sobre todo. En las cárceles hay, camaradas, miles y miles de hombres que sufren prisión. Y, ¿por qué? Por haber pertenecido a algún partido o a algún sindicato. Entre esos hombres hay muchos honrados y trabajadores, a los que con muy poco esfuerzo, con un poco de cariño, se les incorporaría al Movimiento. Hay que ser generosos, camaradas. Hay que tener el alma grande y saber perdonar. Nosotros somos fuertes y nos podemos permitir ese lujo. Yo pido a las autoridades que revisen expedientes y revisen penas. Que lean antecedentes y que vayan poniendo en libertad a esos hombres para que devuelvan a sus hogares el bienestar y la tranquilidad, para que podamos empezar a desterrar el odio, para que cuando venimos a predicar estas cosas grandes de nuestro credo no veamos ante el público sonrisas de escepticismo y acaso miradas de odio, porque tened en cuenta que en el hogar donde hay un preso sin que haya habido delito tiene que anidar el odio.

Estas palabras no gustaron nada a Franco, y Yagüe fue retirado temporalmente del mando.

Mientras tanto fuerzas de la Generalidad de Cataluña arrebataban a las patrullas obreras anarquistas el control de las aduanas de la frontera con Francia, mientras la Guardia Civil y la Guardia de Asalto fueron enviadas a diversas localidades para quitar a las organizaciones obreras el control de la policía. En Barcelona la Guardia de Asalto procedió a desarmar obreros en las calles. Se temía que en cualquier momento estallara la guerra entre el gobierno catalán y los comunistas, y a su vez, los comunistas se llevaban cada vez peor con los anarquistas, e incluso dentro de los comunistas estaba la división entre el Partido Comunista de España, devoto de Stalin, y el Partido Obrero de Unificación Marxista, que censuraba la dictadura de Stalin y era a su vez acusado de Trotskista. Cada parte recelaba de las demás y todas se dedicaban a acumular armas en secreto y fortificar sus sedes.

El 26 de abril los nacionales tomaron Éibar, en Guipúzcoa, ya en la frontera con Vizcaya. Mientras tanto se producía el bombardeo que más repercusión tendría de entre todos los sucedidos durante la Guerra Civil Española. Un bombardero alemán y tres italianos aparecieron sobre la ciudad de Guernica, en Vizcaya, y causaron unos pocos destrozos. Después intervinieron otros bombarderos alemanes escoltados por cazas, pero la oleada más intensa tuvo lugar a las seis de la tarde, a cargo de 19 bombarderos alemanes que lanzaron tanto bombas explosivas como incendiarias. Los cazas realizaban vuelos rasantes para ametrallar a los que huían. La humareda de los incendios hizo que los últimos bombarderos tuvieran que lanzar sus cargas a ciegas. La escuadra de la Legión Cóndor estaba bajo el mando de Wolfram von Richthofen, primo del famoso piloto Manfred von Richthofen (el Barón Rojo).

La presencia en Bilbao de varios periodistas internacionales permitió al gobierno republicano usar el bombardeo de Guernica como denuncia de los excesos del fascismo. Se dijo que el número de víctimas fue de 1.645 muertos y 889 heridos, si bien estimaciones más modernas rebajan los muertos a menos de 300, que en cualquier caso supone un 5% de la población. Hitler consideró positiva la propaganda que se dio al bombardeo de Guernica, pues tenía interés en que los demás países se sintieran intimidados por el poderío militar alemán, mientras que Franco se vio en una situación incómoda y trató de culpar a los propios republicanos de la destrucción de Guernica (negando incluso la presencia de aviones alemanes en España). El hecho de que los nacionales trataran de ocultar su responsabilidad hace que no se sepa a ciencia cierta quién ordeno el bombardeo y con qué finalidad. Se discute si fue ordenada por Franco, por Mola, si fue iniciativa de los alemanes o si los alemanes se extralimitaron cumpliendo órdenes.

Entre los anarquistas más feroces que operaban en Cataluña estaba Antonio Martín Escudero, conocido por su cojera como "El Cojo de Málaga" (que era el nombre de un cantante de flamenco de la época con el que no debe ser confundido). Se había hecho con la alcaldía del pueblo pirenaico de Puigcerdá, y mientras forzaba la colectivización, mantenía su ganado privado. Después de que se le arrebatara el control de las aduanas, trató de tomar al asalto el pueblo de Bellver de Cerdana, donde murió en un enfrentamiento el 27 de abril.

Los nacionales combatían ya a las puertas de Durango. Los defensores terminaron retirándose hacia Bilbao tratando de formar una línea defensiva dentro de la localidad, que fue ocupada por los carlistas el 28 de abril.

Ese día Mussolini inauguró en Roma los estudios cinematográficos Cinecittà, en los que ese mismo año se rodaron 19 películas, entre ellas Escipión el Africano y El feroz Saladino.

El 30 de abril los nacionales toman Bermeo, en Vizcaya.

El acorazado España, perteneciente a la flota nacional, entró en un campo minado por los propios nacionales cerca de Santander, chocó con una mina que mató a cinco hombres y empezó a hundirse. La tripulación fue rescatada por el destructor Velasco, que tuvo que abandonar un carguero que acababa de capturar para adentrarse en el campo minado y socorrer a los marineros en medio de un ataque de la aviación republicana.

Los sindicatos UGT y CNT acordaron suspender las celebraciones del 1 de mayo en Barcelona, para evitar los que de otro modo habrían sido inevitables incidentes entre anarquistas y facciones comunistas que podrían haber desencadenado una guerra civil particular.

Ese día una brigada de unos 2.200 hombres bajo el mando de Pedro Martínez Cantón, tras un bombardeo, logró entrar en el santuario de Nuestra Señora de la Cabeza en un asalto en el que el capitán Cortés resultó herido y a consecuencia de lo cual murió el 2 de mayo. Los guardias civiles y otros combatientes fueron llevados presos a Valencia, mientras que sus familiares fueron alojados en diversas casas de la comarca.

Ese día Indalecio Prieto, a la sazón ministro de Marina y Aire, telefoneó a la Generalidad de Cataluña desde Valencia, y el telefonista que recibió la llamada en Barcelona (un anarquista) le replicó que en Barcelona no había gobierno, sino sólo un comité de Defensa. Ese mismo día Manuel Azaña telefoneó a Lluís Companys, el presidente de la Generalidad, y la conversación fue interrumpida por otro telefonista, que les indicó que las líneas debían usarse con fines más importantes que una mera charla entre ambos presidentes. Quedaba claro que los anarquistas catalanes estaban al corriente de todas las conversaciones telefónicas que mantenía el gobierno (y eran tan estúpidos como para hacerlo notar). La Generalidad decidió intervenir, y el 3 de mayo unos 200 policías dirigidos por el consejero de Orden Público, el socialista Eusebio Rodríguez Salas, ocuparon el edificio de la Compañía Telefónica. Los anarquistas dispararon contra los policías, Rodríguez Salas pidió refuerzos y acudieron dos jefes de las Patrullas de Control, uno de los cuales era el propio Josep Asens, que convenció a los defensores de que entregaran sus armas, lo cual hicieron después de vaciar sus cargadores disparando por las ventanas.

El tiroteo provocó una oleada de rumores y falsas informaciones que se difundieron por la ciudad, y el resultado fue que cada uno de los grupos de poder sacó sus armas ocultas y empezó a formar barricadas y combatir a los demás sin saber por qué exactamente. El Partido Socialista Unificado de Cataluña y el Gobierno controlaban una zona de la ciudad, los anarquistas otra, pero el mayor avispero era el centro, donde las sedes de los distintos partidos estaban relativamente próximas. En el edificio de la Compañía Telefónica la policía controlaba la primera planta y los anarquistas las plantas superiores, pero acordaron una tregua para que las comunicaciones (vitales para la guerra) no fueran interrumpidas.

El 4 de mayo la guerra en Barcelona se había organizado en dos bandos, que esencialmente reunía por un lado a los anarquistas que pretendían imponer la revolución social al mismo tiempo que se combatía "a los fascistas" y, por otro lado, el gobierno de la Generalidad, que se oponía a la revolución social y consideraba que había que centrar todos los esfuerzos en ganar la guerra. Los socialistas, que eran la izquierda más moderada, apoyaban al gobierno, el Partido Comunista de España también apoyaba al gobierno, pero no por una cuestión de moderación, sino porque seguía las directrices de Stalin, que consideraba prioritario ganar la guerra, para lo cual lo mejor era aparentar lealtad a las instituciones democráticas, para posteriormente imponer la dictadura comunista. En cambio, el Partido Obrero de Unificación Marxista, que también era comunista, tras unos momentos de indecisión terminó apoyando a los anarquistas. No obstante, hay que señalar que los dirigentes anarquistas (algunos de los cuales formaban parte del gobierno de la Generalidad) habían perdido todo el control sobre sus bases, y se esforzaban por convencer a los insurrectos de que depusieran las armas. Algunas de las columnas anarquistas que combatían en Aragón se plantearon marchar a Barcelona, y otras a Madrid (para combatir allí a los comunistas), pero fueron disuadidas en parte por mediante mensajes por radio de los dirigentes anarquistas, en parte porque el jefe de la aviación republicana amenazó con bombardearlos si marchaban a alguna parte. Hacia las cinco de la tarde la policía abatió a varios anarquistas en las calles de Barcelona. Fue entonces cuando el POUM empezó a manifestarse a favor de los anarquistas.

El 5 de mayo Lluís Companys y el resto del gobierno de la Generalidad trató de negociar con los insurrectos. Las calles seguían repletas de trincheras. La policía detuvo a los escritores anarquistas italianos Camillo Berneri y Francesco Barbieri, los cuales no sobrevivieron al interrogatorio. La revuelta se contagió a otras localidades catalanas. En Tortosa hubo unos 30 anarquistas muertos. Por la noche Companys aceptó en una conversación telefónica con Largo Caballero el envío de fuerzas desde Valencia para restaurar el orden.

El lendakari Aguirre tomó el mando de todas las operaciones militares vascas. Ordenó movilizar a todos los hombres capaces de combatir o de construir fortificaciones, y así llegó a disponer de 70.000 soldados, pero no tenía armas para todos.

El 6 de mayo los anarquistas catalanes se hicieron con una pieza de artillería con la que mataron a varios miembros de la Guardia Nacional Republicana. Mientras tanto el gobierno de la República organizó una fuerza de unos 5.000 hombres que partieron de Madrid y de Valencia hacia Barcelona. Por la noche dos destructores y un acorazado llegaron al puerto cargados de hombres armados.

La aviación alemana bombardea el monte Sollube, donde se concentra el grueso de la resistencia vasca al avance nacional.

Ese día el dirigible Hindenburg se disponía a aterrizar en Nueva Jersey después de haber cruzado el Atlántico y tras varias horas a la espera de que amainara una tormenta que impedía la maniobra. Cuando estaba apunto de completar el aterrizaje se observaron en la cola chispas de fuego de San Telmo, tras las cuales se declaró un incendio en la popa que no tardó en transmitirse a todo el aparato. Los pasajeros tuvieron que saltar desde una altura de 15 metros. Para lo espectacular del accidente, las víctimas fueron relativamente pocas: 36 pasajeros de 61 y 13 tripulantes de 22. Muchos se salvaron gracias a la rotura de los depósitos de agua que les libró de las llamas. En un principio el Hindenburg se diseñó para ser llenado con helio, pero a causa de los embargos comerciales que aún sufría Alemania fue modificado para emplear hidrógeno, que, al contrario que el helio, es altamente inflamable. No obstante, los ingenieros alemanes tenían gran experiencia en el manejo seguro del hidrógeno, con el que nunca había tenido ningún accidente, hasta el punto de que habían incluido en el Hindenburg una sala de fumadores (con las debidas precauciones). Tras la investigación posterior, Hitler ordenó terminar con la flota de dirigibles comerciales.

El 7 de mayo llegaron a Barcelona los Guardias de Asalto enviados por el gobierno, después de haber puesto orden en Tarragona y en Reus. Por el camino habían tenido que hacer frente a varios grupos locales de anarquistas, que volaban puentes, carreteras y ferrocarriles para impedir su avance.

Fred Astaire y Ginger Rogers estrenaron ¿Bailamos?, con música de George Gershwin. La película tuvo el mayor presupuesto con el que la pareja había contado hasta entonces y, aunque obtuvo beneficios, no fueron tantos como los de las películas precedentes. Con todo, las películas Astaire-Rogers eran una de las mayores fuentes de ingresos de la RKO.

Para el 8 de mayo la revuelta anarquista ya estaba sofocada. Las tropas gubernamentales habían desarmado y detenido a numerosos miembros de los sindicatos CNT, FAI y del POUM. A partir de ese momento, los comunistas del PCE, en colaboración con los agentes soviéticos presentes en España, se propusieron eliminar por completo al POUM.

Los nacionales tomaron el monte Sollube, desde donde se encuentran en posición ventajosa para atacar las defensas de Bilbao. Ese día llegaron a Bilbao 45 cazas enviados por el gobierno republicano, pero la falta de aeropuertos bien defendidos y la poca experiencia de los pilotos hizo que casi todos fueran destruidos.

Unos 400 estudiantes turcos que se habían trasladado de Xinjian a la universidad de Taskent, en la Unión Soviética, fueron arrestados una noche por la NKVD y fusilados sin juicio.

Ese día se estrenó El príncipe y el mendigo, protagonizada por Errol Flynn, una de sus típicas películas de acción. No obstante, el actor había pedido a la Warner que le permitieran interpretar papeles de otro tipo, y poco antes había estrenado con éxito el drama La luz verde y poco después estrenaría también el melodrama Otra aurora y la comedia El ejemplar perfecto.

El 11 de mayo se estrenó con gran éxito Capitanes intrépidos, basada en la novela de Rudyard Kipling y dirigida por Victor Fleming, en la que Freddie Bartholomew consiguió otro de sus papeles más destacados después de David Copperfield. El reparto lo completaban Spencer Tracy y Lionel Barrimore, y también intervenía Mickey Rooney.

Bilbao era bombardeada casi a diario. El 12 de mayo la aviación alemana incendió varios depósitos de combustible. Los vascos hicieron un esfuerzo por recuperar el monte Sollube, pero fue en vano.

Ese día fue coronado el rey Jorge VI de Gran Bretaña. Su madre, la reina María, fue la primera reina viuda británica que asistió a una coronación.

El 13 de mayo los ministros comunistas del gobierno republicano, Jesús Hernández y Vicente Uribe, amenazaron con dimitir si Largo Caballero, que además de Presidente del Consejo de Ministros era ministro de la Guerra, no dejaba este último cargo (desde la caída de Málaga los comunistas lo hacían responsable de las continuas derrotas republicanas) y no disolvía el POUM. Este ataque contra Largo Caballero contó con el apoyo del también socialista Indalecio Prieto.

Ese día un barco británico fue alcanzado por una mina en aguas internacionales al sur de Almería. La explosión provocó ocho muertos y nueve heridos. El barco quedó inmovilizado, y los heridos tuvieron que ser transportados por un acorazado republicano. El Almirantazgo británico protestó ante el general Franco y pidió una indemnización, pero Franco respondió que la mina era republicana. No obstante, los nacionales abandonaron inmediatamente las labores de minado.

El 15 de mayo tres aviones italianos sometieron a Valencia a un intenso bombardeo que causó 33 muertos.

Incapaz de encontrar apoyos suficientes, Largo Caballero presentó su dimisión como Presidente del Consejo de Ministros del gobierno republicano, y el 17 de mayo Manuel Azaña nombró en su lugar a Juan Negrín, perteneciente al sector prietista del partido socialista. Formó un gobierno en el que conservaba la cartera de Hacienda que había ocupado hasta entonces, y nombró a Indalecio Prieto ministro de la Guerra. Además había un tercer ministro socialista, dos comunistas, uno del Partido Nacionalista Vasco y otro de Esquerra Republicana de Catalunya. El ministro vasco era Manuel de Irujo, que ocupó la cartera de Justicia y consiguió terminar con las persecuciones a los católicos. La mayoría de los sacerdotes encarcelados fue puesta en libertad.

Entre los simpatizantes del POUM que de repente habían descubierto que eran fascistas sin saberlo se encontraba George Orwell, que un mes atrás había regresado a Barcelona desde el frente de Aragón para tratar de que lo enviaran a Madrid con las Brigadas Internacionales. Testigo de las mentiras que la prensa comunista estaba lanzando contra el POUM, desistió de unirse a las Brigadas y volvió al frente aragonés, donde el 20 de mayo una bala le atravesó la garganta sin perforarle la carótida por milímetros, así que tuvo que ser transportado a Lérida y unos días más tarde de nuevo a Barcelona.

El gobierno vasco había recibido el destructor y los dos submarinos que le había prometido el gobierno republicano, pero el lendakari Aguirre no estaba nada satisfecho con ellos. Ya había manifestado en un telegrama al gobierno que los oficiales del barco parecían "fácilmente sobornables por facciosos", con lo que podría repetirse lo sucedido con el José Luis Díez, que había huido a Francia en lugar de presentar combate. El 25 de mayo comunicó a Indalecio Prieto que el comandante del barco era adicto a la cocaína y frecuentaba cabarets, mientras en el buque reinaba la indisciplina. El nuevo comandante de José Luis Díez no era más de fiar. En cuanto a los submarinos, uno se había quedado en Santander y no se había movido de allí en las últimas semanas. El segundo estaba comandado por un militar ruso, que había tenido que desembarcar a nueve miembros de la tripulación por indisciplina.

El gobierno de Negrín empezó a cumplir con sus compromisos con los comunistas, y ese día ilegalizó al sindicato anarquista FAI.

Ese día se inauguró la Exposición Universal de París. A ambos lados de la torre Eiffel se alzaban los dos pabellones más espectaculares, el de Alemania y el de la Unión Soviética. El pabellón español estuvo a cargo del gobierno republicano.

El 26 de mayo aviones soviéticos bombardearon el puerto de Palma de Mallorca, y alcanzaron a un mercante armado italiano provocando la muerte de seis oficiales. En el puerto había también un barco alemán que, aunque no fue alcanzado, sirvió de pretexto para que Alemania se sumara a las protestas que el gobierno italiano presentó ante el gobierno republicano español, el cual se vio obligado a reconocer una zona de seguridad en el puerto de Mallorca que no sería bombardeada.

Ese día Egipto ingresó en la Sociedad de Naciones.

Ya eran muchos los países que disponían de una tecnología de radiodetección más o menos avanzada. Los resultados eran tan impresionantes que los investigadores no tenían dificultades en obtener cuantiosas subvenciones por parte de sus respectivos gobiernos. Esa noche se hizo una demostración ante el Secretario de Guerra de los Estados Unidos: un bombardero fue detectado en la oscuridad e inmediatamente fue iluminado por un foco.

El 28 de mayo el periódico del Partido Obrero de Unificación Marxista, La Batalla, fue prohibido. Valencia sufrió ese día otro intenso bombardeo que causó 20 muertos.

En México estalló una huelga de trabajadores petroleros, después de que los empresarios (en su mayoría extranjeros) se hubiesen negado a aceptar las condiciones que pedían los sindicatos, principalmente la firma de un convenio colectivo, semana de 40 horas y el pago de salarios completos en caso de enfermedad.

Una vez resuelta la crisis monárquica, Stanley Baldwin decidió retirarse de la política y fue sucedido por el conservador Neville Chamberlain, que a sus 68 años era el segundo político británico que ocupó con más años el cargo de primer ministro en el siglo XX. No era muy conocido para el público. La última medida que tomó Baldwin antes de dejar su cargo fue subir el sueldo a los parlamentarios y conceder un sueldo al jefe de la oposición. El sueldo de los parlamentarios no había cambiado desde hacía 26 años.

El 29 de mayo dos cazas republicanos pilotados por aviadores soviéticos bombardearon en el puerto de Palma de Mallorca al acorazado alemán Deutschland, creyendo que estaban atacando al crucero republicano Canarias. El gobierno español, para encubrir a la Unión Soviética, que no quería bajo ningún concepto entrar en guerra con Alemania, emitió una comunicación en la que afirmaba que los pilotos eran españoles y que atacaron al acorazado en respuesta a un ataque. Hitler se puso furioso cuando conoció la noticia, y propuso bombardear Valencia, pero sus asesores lo convencieron para que eligiera un puerto de menor envergadura. Su ministro de Asuntos Exteriores necesitó seis horas para calmarlo.

Barcelona sufrió ese día el primer bombardeo aéreo de gravedad, que causó 64 muertos y 88 heridos.

La caída de Bilbao parecía sólo cuestión de tiempo, y el gobierno republicano hizo un esfuerzo por aliviar la presión que los nacionales estaban ejerciendo sobre el norte mediante una ofensiva en Segovia, donde el frente estaba estabilizado sobre la sierra de Guadarrama desde los primeros días de la guerra civil. Al amanecer del 30 de mayo, tras un bombardeo aéreo, la infantería republicana atacó Cabeza Grande y La Cruz de la Gallega. El avance republicano fue muy lento, y los nacionales lo resistieron bien, sobre todo tras recibir refuerzos desde Madrid. El general Varela se trasladó a Segovia para dirigir la defensa.

Mientras tanto Alemania e Italia comunicaban al Comité de No Intervención que dejaban de colaborar en la vigilancia de las costas españolas mientras no se dieran garantías de que no se repetirían sucesos como el ataque al Deutschland.

Kichik Akhund tomó la ciudad de Kashgar al frente de 1.500 milicianos musulmanes.

El 31 de mayo un acorazado y cuatro destructores alemanes aparecieron ante las costas de Almería y efectuaron 275 disparos durante una hora, sin que las baterías costeras pudieran hacer nada, pues no tenían alcance suficiente. En cambio, la ciudad de Almería sí que sufrió graves daños. El ataque causó 19 muertos y 55 heridos, así como la destrucción de 35 edificios. Se trataba de la respuesta alemana al incidente del Deutschland. Al contrario de lo que sucedió, por ejemplo, en el ataque aéreo a Guernica, los barcos alemanes actuaron bajo bandera alemana, sin pretender que el ataque pasara por un ataque del bando nacional. Indalecio Prieto propuso bombardear como respuesta a la flota alemana en el Mediterráneo, lo que supondría la guerra con Alemania, lo cual podría tal vez arrastrar a otras potencias europeas. Sin embargo, terminó imponiéndose la postura opuesta, defendida por Juan Negrín y por el presidente Azaña, que no consideraban oportuno internacionalizar la guerra. De hecho, no descartaban que en tal caso Gran Bretaña y Francia hubieran continuado con su política de apaciguamiento hacia Alemania y hubieran permanecido neutrales. Los comunistas también se oponían, pues no creían que la Unión Soviética se dejara arrastrar a la guerra. Así pues, las protestas españolas ante el ataque se cursaron únicamente por vía diplomática, y no tuvieron ningún efecto.

Los republicanos lograron tomar Cabeza Grande, mientras que Varela mantuvo las posiciones nacionales en La Granja.

El 1 de junio los republicanos trataron de tomar el cerro de Matabueyes, pero los nacionales recibieron más refuerzos y se hicieron con el control del aire, de modo que al final recuperaron Cabeza Grande y siguieron conservando La Granja.

La indisciplina de las tripulaciones de los destructores republicanos Císcar y José Luis Díez era cada vez más notoria, hasta que el 2 de junio el lendakari Aguirre las hizo arrestar y sus integrantes fueron empleados en labores de fortificación. Sin embargo, los problemas de indisciplina continuaron con las nuevas tripulaciones.

Los republicanos lanzaron una nueva acometida sobre Cabeza Grande y Matabueyes con infantería, tanques y artillería, pero fueron rechazados.

El general Mola se había alarmado por el ataque republicano en Segovia, ante la posibilidad de que pudiera obstaculizar su avance sobre Bilbao (y ésa era su intención). El 3 de junio insistió en volar desde Pamplona hasta Valladolid para supervisar las operaciones a pesar de que el tiempo era poco propicio. Su avión se estrelló en Alcocero (Burgos) en medio de una tormenta. Su muerte beneficiaba obviamente a Franco, pues, desaparecidos Sanjurjo y Mola, ya nadie podía disputarle el liderazgo del bando nacional. El mando del Ejército del Norte pasó al presidente de la Junta Técnica del Estado, el general Fidel Dávila, al frente de la cual fue sustituido por el general Francisco Gómez-Jordana.

El rey Eduardo VIII de Gran Bretaña (ahora duque de Windsor) se casó en Francia con Wallis Simpson. El rey Jorge VI había prohibido a los miembros de la familia real que asistieran a la ceremonia. Jorge VI había establecido que su hermano mantuviera el tratamiento de "Su alteza real", cosa que éste no había pedido, pero también estableció explícitamente que esto no era extensivo a su esposa ni a su eventual descendencia. Eduardo VIII llamaba continuamente por teléfono a su hermano para pedirle que le concediera a su esposa el mismo tratamiento y, ya de paso, para pedir dinero, hasta que finalmente Jorge VI ordenó que no le pasaran las llamadas. Eduardo VIII pretendía regresar a Gran Bretaña tras haber pasado un par de años en Francia, pero Jorge VI, con el apoyo de su madre, le amenazó con retirarle toda subvención en caso de que regresara sin permiso.

El 4 de junio el gobierno republicano publicó una orden por la que se disolvían las patrullas de control (anarquistas), que debían entregar todo su armamento y sus placas de identificación. Muchos de sus miembros pasaron a la clandestinidad o marcharon al frente.

Para entonces los republicanos ya habían regresado a sus posiciones iniciales antes de la ofensiva de Segovia y el frente quedó estabilizado de nuevo.

Senjuro Hayashi fue sucedido por Fumimaro Konoe al frente del gobierno japonés, quien intentó en vano someter a los militares, que cada vez actuaban con mayor independencia. Para ello se mostró más belicista contra China que muchos militares.

El 6 de junio se encontró otro cadaver decapitado en Cleveland. Fue la única víctima negra del asesino de los torsos de Cleveland, y había sido asesinada un año antes. La cabeza fue encontrada y se la pudo identificar como Rose Wallace.

El 7 de junio murió a los 26 años la actriz Jean Harlow, debido a una insuficiencia renal. Dejó sin acabar el rodaje de Saratoga, junto a Clark Gable, que tuvo que ser completada rodando algunas escenas con una doble que aparecía de espaldas. La película se estrenó unas semanas más tarde y la avalancha de admiradores que quisieron ver su último trabajo la convirtieron en una de las más taquilleras del año.

El 8 de junio Raimundo Díaz Pacheco, uno de los cabecillas de los Cadetes de la República puertorriqueños, intentó atentar contra el juez Robert Archer Cooper, al que consideraba responsable de la condena de Albizu Campos y otros nacionalistas. El intento falló y Díaz Pacheco fue arrestado junto con otros nueve colaboradores. Todos ellos fueron condenados a penas de cárcel.

El gobierno republicano promulgó un decreto por el que se ilegalizaban las colectividades rurales que habían organizado los anarquistas.

Ese día se estrenaron en Frankfurt los Carmina Burana, una colección de 24 poemas medievales de un manuscrito encontrado en el monasterio de Benediktbeuern a los que puso música el compositor Carl Orff. Las autoridades nazis vacilaron a la hora de aprobar su música, pero el éxito que cosechó ayudó a que se decantaran por apoyarla y presentar a Orff como uno de los grandes compositores alemanes contemporáneos. Se ha discutido mucho sobre si Orff sentía mayor o menor simpatía por los nazis, si colaboró con ellos o simplemente les sobrevivió.

La huelga de los trabajadores petroleros mexicanos estaba afectando seriamente a la economía nacional. El combustible escaseaba y el gobierno pidió a los sindicatos que levantaran la huelga y llevaran sus reclamaciones ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje. Los sindicatos accedieron y el 9 de junio terminó la huelga.

El 11 de junio los hermanos Marx estrenaron Un día en las carreras, su segunda película con la Metro Goldwyn Mayer, dirigida también por Sam Wood, y que tuvo el mismo éxito que la anterior, Una noche en la ópera. En ella intervenía también Maureen O'Sullivan.

El general Dávila reanudó la ofensiva contra Bilbao que había iniciado Mola. Empezó con un intenso bombardeo por parte de la artillería, acompañada de ataques aéreos de la Legión Cóndor y la Aviación Legionaria italiana. Los defensores vascos terminaron retirándose para replegarse en el llamado Cinturón de Hierro, un sistema de defensas cuya construcción se había iniciado hacía seis meses a imitación de la Línea Maginot francesa. En ella habían trabajado trece arquitectos, doce ingenieros industriales, dos ingenieros de minas, un ingeniero agrónomo, tres aparejadores, dieciséis contratistas y unos 8.500 trabajadores, todos bajo la dirección del capitán de ingenieros Alejandro Goicoechea, que hacía cuatro meses había huido al bando enemigo, de modo que los nacionales contaban ahora con toda la información sobre la estructura y debilidades del Cinturón de Hierro. Al anochecer estaban ya ante él, y conocían un sector que todavía se encontraba prácticamente desprotegido. Los defensores, por el contrario, crédulos ante la información que difundía el gobierno republicano, estaban convencidos de que el Cinturón era prácticamente inexpugnable. Los bombardeos se prolongaron durante toda la noche.

El gobierno republicano preparó una ofensiva de distracción en un intento de frenar el ataque sobre Bilbao y dar tiempo a los vascos de reforzar sus defensas. Se trataba de atacar la ciudad de Huesca, y para tal fin se había trasladado desde Madrid una de las brigadas internacionales, bajo el mando del escritor húngaro Béla Frankl, que había participado en la guerra civil rusa. En la Unión Soviética era conocido como Máté Zalka, mientras que en España se hacía llamar Paul Lukács. Ese día, mientras inspeccionaba el frente, le alcanzó un obús que lo mató en el acto. Fue reemplazado por el general Kléber.

Pero España no era el lugar donde más peligraba la vida de los militares soviéticos. Ese día se celebró en Moscú un juicio secreto contra ocho altos militares soviéticos, entre ellos el mariscal Mijaíl Tujahevski, más un noveno que se suicidó antes de que empezaran las investigaciones. Los cargos eran principalmente de complicidad con Alemania. Una de las virtudes más envidiables de la Unión Soviética era la rapidez de su justicia. No hacía un mes que Tujachevski había sido arrestado, el juicio se celebró en un día y poco después de la medianoche, ya el 12 de junio, todos los acusados estaban ya condenados y debidamente fusilados. La persecución de los familiares de los acusados —para evitar que pudieran hacer declaraciones molestas— llevó un poco más de tiempo, en ese punto la justicia soviética todavía tenía que perfeccionarse. También se celebró un juicio a puerta cerrada en Ufá contra antiguos socialrevolucionarios, pues a finales del año anterior Yezhov había "descubierto" que se habían organizado de nuevo para llevar a cabo una gran insurrección. Unas seiscientas personas habían sido detenidas en los últimos meses.

Entre los miltares ejecutados estuvo el jefe de las Fuerzas Soviéticas de Defensa Aérea, y el físico Pavel Kondratyevich Oshchepkov, que estaba al frente de las investigaciones sobre radiodetección, fue condenado a 10 años de trabajos forzados en un gulag. No obstante, aunque las purgas paralizaron temporalmente las investigaciones sobre radiodetección en la Unión Soviética, a medio plazo las beneficiaron, pues la mayor parte de quienes consideraban que la radiodetección no tenía futuro y que obtaculizaban los avances estuvieron entre los purgados.

Un segundo ataque nacional rompió el Cinturón de Hierro. Los defensores se retiraron y los nacionales lo atravesaron. Al difundirse la noticia, los defensores atrincherados en el resto de la línea fortificada se retiraron también. La inexpugnabilidad del Cinturón había durado menos de dos días.

Mientras tanto se iniciaba el ataque republicano sobre Huesca con una intervención moderada de la artillería. La artillería y las ametralladoras de los nacionales rechazaron el avance republicano tanto en Huesca como en Chimillas.

Ese día Francisco Gómez-Jordana firmó un documento con el embajador alemán por el que el gobierno franquista se comprometía a suscribir con Alemania un convenio comercial, informarle de los contactos económicos con otros Estados y darle el trato de nación más favorecida.

El 13 de junio las desmoralizadas tropas vascas que quedaban fuera del perímetro del Cinturón de Hierro fueron trasladadas al interior de Bilbao. El gobierno vasco se retiró a la aldea de Trucíos, mientras en la capital vasca se formaba una Junta de Defensa de Bilbao.

El 14 de junio se enfrentaron en Huesca las aviaciones nacional y republicana, con alrededor de un centenar de aviones entre ambos bandos.

El coronel Antonio Ortega Gutiérrez, direcgtor general de Seguridad de la Generalidad del gobierno republicano, comunicó a Jesús Hernández, el ministro de Educación y Sanidad (comunista), que el agente soviético Aleksándr Orlov le había indicado que debía detenerse a todos los dirigentes del POUM. Hernández se fue a hablar directamente con Orlov, quien le aseguró que existían pruebas de que los "trotskistas" estaban suministrando información al enemigo. Además, el gobierno no debía ser informado porque el ministro de Gobernación era amigo de algunos líderes del POUM.

Mientras tanto, en la Generalidad de Cataluña se formaba un nuevo gobierno del que se había expulsado a los anarquistas.

El 15 de junio el ejército vasco logró abrir una vía por la que evacuar a la población civil de Bilbao hacia Santander.

Mientras tanto el gobierno republicano ilegalizaba al POUM. El 16 de junio se clausuró su sede y sus dirigentes fueron arrestados. El principal de ellos, Andrés Nin, fue separado del resto y no se volvió a saber de él. Se sospecha que fue conducido a Alcalá de Henares, donde los soviéticos tenían una cárcel particular. Entre los que se sintieron amenazados por la persecución contra el POUM estaba George Orwell, que temiendo por su vida abandonó España. Más adelante escribiría:

La guerra de España y otros acontecimientos ocurridos en 1936-1937 cambiaron las cosas, y desde entonces supe dónde me encontraba. Cada línea en serio que he escrito desde 1936 ha sido escrita, directa o indirectamente, contra el totalitarismo y a favor del socialismo democrático como yo lo entiendo.

El lendakari Aguirre nunca había llegado a reconocer el mando del general Francisco Llano de la Encomienda, y a primeros de més el gobierno republicano le había enviado un sustituto, el general Mariano Gamir, libre de toda sospecha de ser comunista o anarquista, y así Aguirre aceptó ponerlo al frente de los 40.000 hombres con que contaba el ejército vasco. Sin embargo, recibió información según la cual Gamir tenía órdenes de destruir la industria bilbaína si no podía defenderla. Dados los precedentes de Irún y San Sebastián, Aguirre encargó a algunas divisiones leales que impidieran cualquier clase de sabotaje por parte de Gamir, así como que escoltaran hasta el frente a unos 2.000 presos políticos, para que pudieran pasar al bando enemigo con seguridad.

El ejército republicano lanzó un nuevo ataque en Huesca sobre los pueblos de Alerre y Chimillas, pero fue rechazado con energía.

El 17 de junio cayeron unas 20.000 bombas sobre Bilbao mientras continuaba la evacuación. Los nacionales entraron en la ciudad y pronto controlaron toda la orilla derecha del río Nevión, que no tardaron en cruzar.

La armada republicana perdió su único acorazado, el Jaime I, a causa de una explosión interna mientras estaba siendo reparado en Cartagena. Hubo 300 muertos y más de 200 heridos.

El 19 de junio los nacionales entraron en una Bilbao desierta. La república perdía así uno de sus centros mineros e industriales más importantes. El gobierno vasco se trasladó a Santander y posteriormente a Barcelona. A partir de ese momento el interés de los vascos por la guerra se redujo drásticamente. De los 20.000 soldados que fueron evacuados de Bilbao, al cabo de unos meses sólo quedaban 6.000. No está claro si los demás abandonaron el combate o se unieron a los nacionales.

Gran Bretaña y Francia habían convencido a Alemania y a Italia para que se reintegraran al Comité de No Intervención y volvieran a patrullar las zonas que les habían sido asignadas en la costa española. Para ello les reconocieron el derecho de una potencia a tomar represalias en caso de sufrir un ataque como el que había sufrido el Deutschland (lo que legitimaba el bombardeo de Almería por parte de la flota alemana), aunque la potencia afectada debía consultar antes con las otras tres. Ese día Alemania denunció que uno de sus cruceros había sido atacado a la altura de Orán por torpedos que no habían dado en el blanco. No obstante, ni Gran Bretaña ni Francia dieron crédito a las afirmaciones alemanas, y esto provocó la suspensión de las reuniones del Comité.

Ese día fue ejecutado en una cárcel de Moscú el filósofo Jan Sten, que había sido arrestado unos meses antes por orden directa de Stalin, acusado de "idealista menchevizante". En términos más claros, el crimen de Sten era haber dado clases semanales a Stalin sobre filosofía de Hegel hacía ya una década y no haber conseguido que Stalin entendiera nada. Mejor dicho, parece ser que Stalin sí que tuvo la inteligencia necesaria para comprender que si no le encontraba sentido a la filosofía de Hegel era porque la filosofía de Hegel es un sinsentido, y probablemente fusiló a Sten por habérselo ocultado.

Tras la caída de Bilbao se ordenó al cese de la ofensiva de Huesca. El 20 de junio el frente volvió a la posición inicial. En dos semanas los republicanos habían sufrido alrededor de un millar de bajas.

El gobierno del Frente Popular en Francia había provocado una fuga de capitales que había hecho disminuir sensiblemente las reservas de oro del país. El año anterior el gobierno de Léon Blum había tenido que devaluar el franco y las subidas de precios habían provocado nuevas huelgas. A partir de ese momento la preocupación de la derecha se convirtió en una oposición abierta al gobierno, que enfatizó el fracaso de sus medidas económicas. Hacía unos meses que Blum había paralizado su programa de reformas y finalmente dimitió el 22 de junio. Fue sucedido por el hasta entonces ministro de Estado, Camille Chautemps, que reanudó las reformas, aunque a un ritmo más lento.

En España los nacionales avanzaron sin apenas resistencia sobre la parte occidental de la provincia de Vizcaya y tomaron Baracaldo, Sestao, Portugalete y Santurce.

La anarquista Federica Montseny había dejado su ministerio con la formación del gobierno de Negrín. Ahora inició una campaña con la pregunta ¿Dónde está Nin?, que corrió de boca en boca, ante el paradero desconocido del comunista Andrés Nin. Negrín defendió públicamente la versión según la cual Nin había sido liberado de su arresto por "sus amigos de la Gestapo", y la réplica de los comunistas estalinistas a "¿Dónde está Nin?" fue "En Salamanca o en Berlín" (es decir, en la capital franquista o en la alemana). Sin embargo, lo absurdo de esta explicación apunta a que Negrín sabía qué había sucedido realmente. Se conjetura que Nin murió ese día en Alcalá de Henares: después de haber sido torturado, fue desollado vivo por orden de Orlov. La base de esta conjetura son declaraciones posteriores de Orlov en las que trató de responsabilizar a un cierto agente soviético de cuya existencia no hay constancia alguna. De lo que existen pocas dudas es de que la muerte de Nin fue ordenada desde Moscú. El gobierno republicano prefirió mirar hacia otro lado para no incomodar a sus aliados soviéticos.

En la Unión Soviética se estaba realizando una depuración en masa del propio PCUS. En lo que llevaba de año habían sido expulsados unos 20.500 afiliados, algunos de los cuales empezaban a ser arrestados. Para echar más leña al fuego, en el pleno del comité central inaugurado el 23 de junio Yezhov anunció la existencia de una gran conspiración contra la dirección del partido de trotskistas, zinovistas y derechistas que pretendían restaurar el capitalismo. La NKVD presentó a los centros regionales un sistema de cuotas de traidores que debían ser identificados y represaliados.

El 25 de junio los nacionales realizaron un nuevo avance sobre Vizcaya, tomando Las Encartaciones, Galdames, Güeñes y Gordejuela.

Ese día se estrenó Wee Willie Winkie, una nueva película protagonizada por Shirley Temple y dirigida por John Ford, basada en un relato de Rudyard Kipling. A Ford no le hacía ninguna gracia trabajar con niños, pero su opinión sobre Temple cambió durante el rodaje, pues quedó impresionado por las dotes interpretativas de la joven actriz. Terminaron siendo buenos amigos.

El 29 de junio una banda de árabes atacó un autobús entre Jerusalén y Tel Aviv y mató a un judío. El 30 de junio otros dos judíos fueron asesinados cerca de Karkur. Unas horas más tarde el Irgún tomó represalias.

El 1 de julio, con la toma de Carranza, Trucíos y Lanestosa, los nacionales completaron la ocupación de Vizcaya.

La lucha del régimen nazi contra las Iglesias protestantes estaba arreciando. Ese día fue arrestado el pastor Martin Niemöller, uno de los fundadores de la Iglesia Confesante, que fue prohibida y pasó a la clandestinidad, mientras varias facultades de teología eran cerradas.

Los irlandeses aprobaron por un estrecho margen (56.5% de los votos) una nueva constitución, a la que se oponían los unionistas (partidarios de mantener los vínculos con Gran Bretaña en el seno de la Commonwealth), los democratacristianos y los laboristas. Sus partidarios, encabezados por Éamon de Valera, eran los nacionalistas del Fianna Fáil y los republicanos. El texto reconocía una "posición especial" a la Iglesia Católica, aunque sin otorgar al catolicismo el status de religión del Estado, y "protegía a la familia" con medidas como la prohibición del divorcio. Dos años atrás había entrado en vigor una ley que prohibía los anticonceptivos.

La aviación republicana había bombardeado en los últimos días Sevilla, Ávila, Talavera y Salamanca y, como represalia, el 5 de julio Franco ordenó bombardear Valencia.

Los republicanos pusieron en marcha una ofensiva con la intención de aislar a las tropas nacionales que amenazaban Madrid. Empezaron con un ataque de distracción en el frente aragonés, cerca de Albarracín, donde, por sorpresa, rompieron el frente y se dirigieron hacia la ciudad. Esa misma noche se inició un ataque contra Brunete, cerca de Madrid. Aprovechando la oscuridad de la noche, numerosas fuerzas republicanas traspasaron el frente. Al amanecer del 6 de julio la aviación y la artillería bombardearon diversas posiciones nacionales, entre ellas el cuartel general de Navalcarnero. Luego un avance permitió rodear la ciudad de Brunete, cuya guarnición se rindió hacia el mediodía. Los republicanos hicieron 250 prisioneros. Los nacionales habían sido cogidos por sorpresa, pero pronto reaccionaron. El general Varela se hizo cargo personalmente del mando y trajo efectivos del frente norte. El avance republicano se vio frenado.

En Cleveland se encontró otro cadáver decapitado pocos días antes. La cabeza nunca fue encontrada ni la víctima (un varón) pudo ser identificada.

El 7 de julio los republicanos tomaron Albarracín, salvo dos reductos donde se atrincheraron simpatizantes de los nacionales: el cuartel de la Guardia Civil y la Catedral. En Madrid ocuparon Villanueva de la Cañada, pero fueron rechazados en Villanueva del Pardillo y en Villafranca del Castillo. Franco ordenó detener la ofensiva en el Norte (donde el plan era atacar Santander) para concentrarse en Madrid.

La comisión encabezada por Lord Peel creada para investigar las causas de la inestabilidad en Palestina emitió un informe en el que concluía que la situación era insostenible. Explicaba que el proyecto del mandato de la Sociedad de Naciones en Palestina no había podido precedir el incremento masivo de la inmigración judía, debida entre otras cosas a las restricciones a la inmigración en los Estados Unidos junto con la llegada del gobierno Nacional Socialista en Alemania y las presiones económicas que estaban sufriendo los judíos polacos. Añadía que "el impacto continuado de una raza altamente inteligente y emprendedora, respaldada por grandes recursos económicos, sobre una comunidad indígena comparativamente pobre, a un nivel cultural diferente, puede producir con el tiempo reacciones graves". No obstante, el informe refutaba la tesis árabe de que los judíos habían adquirido las mejores tierras de la zona, pues la mayor parte de la tierra que ahora alberga naranjos era de dunas de arena o pantanos y carecía de cultivos cuando fue comprada. Por el contrario, concluía que la escasez de tierras se debía principalmente al crecimiento de la población árabe. Como conclusión establecía un esbozo detallado de partición de Palestina en dos Estados, uno árabe y otro judío. El estado judío abarcaría el 20% del territorio palestino bajo la administración británica.

Esa noche se produjo un tiroteo por causas desconocidas durante unas maniobras de la guarnición japonesa en Běipíng. Un soldado japonés se dio por desaparecido y, aunque apareció poco después, el coronel japonés Matsui, que al parecer no fue informado del regreso del soldado, pidió permiso al alcalde de Běipíng para entrar a buscarlo en la ciudad amurallada de Wanping. Éste se negó y propuso formar una comisión mixta para investigar lo sucedido, pero mientras tanto, ya el 8 de julio, los japoneses intentaron entrar en Wanping por la fuerza, aunque fueron rechazados. A las dos de la madrugada, el alcalde de Wanping, Wang Lengzhai, se trasladó solo al campamento japonés para negociar, y los japoneses insistieron en que se les tenía que permitir entrar en la ciudad para investigar. Mientras tanto acudían a la zona tropas de ambos bandos. Poco después de que Wang regresara a Wanping, cuando aún no eran las cinco de la mañana, los japoneses atacaron el puente de Marco Polo (llamado así por los occidentales porque lo había descrito Marco Polo), pero los chinos lograron mantener sus posiciones.

Los combates en Madrid continuaron indecisos, con sucesivos avances y retiradas de ambos bandos. El 9 de julio los nacionales consiguieron organizar sus fuerzas en el frente de Albarracín. Los nacionales asediados en la ciudad resistían sin agua ni víveres.

La diplomacia china y japonesa se puso en acción para resolver el conflicto que había surgido en el puente de Marco Polo, y llegaron al acuerdo de que el ejército japonés debía presentar disculpas, pero el general al mando de la guarnición japonesa en Běipíng, Masakazu Kawabe, se negó a aceptar las órdenes de sus superiores y ordenó bombardear Wanping.

El 10 de julio las Brigadaas Internacionales ocuparon Villanueva del Pardillo, donde tomaron 500 prisioneros, a la vez que se hicieron con abundante material bélico.

El 11 de julio los republicanos tomaron Villafranca del Castillo. Mientras tanto los nacionales recibían refuerzos. Para entonces llegaba el grueso de la Legión Cóndor, así como más escuadras italianas, con los cazas y bombarderos más modernos.

El compositor George Gershwin había empezado a sufrir ese año dolores de cabeza, mareos y desmayos, hasta que entró en coma y se le diagnosticó un tumor cerebral. La casa blanca envió dos destructores para que lo llevaran desde su yate hasta donde pudiera atenderle un reputado neurólogo, pero antes de que pudiera ser transportado, los médicos locales consideraron que era imprescindible operarlo de inmediato, y murió poco después, sin haber salido del coma, el 11 de julio, a los 38 años.

A principios de año, el pintor Pablo Ruiz Picasso, había recibido en su domicilio en París a una delegación del gobierno republicano español que le propuso pintar un gran mural para el pabellón español en la Exposición Universal que iba a celebrarse en la capital francesa. Durante varios meses, el pintor no realizó ningún progreso sobre dicho encargo, y sólo después de que le llegaran noticias del bombardeo de Guernica encontró en ella la inspiración para el proyecto. Aunque la obra estava terminada hacía ya un mes, el Guernica fue expuesto al público por primera vez el 12 de julio. Se trata de un óleo sobre lienzo de 3.50 metros de alto por 7.80 de largo, y está pintado en una escala de grises, sin otros colores y que se ha convertido en un icono del arte del siglo XX.

Ese día se estrenó en Moscú el Concierto para Piano de Aram Jachaturián.

George Orwell había tenido que huir de España ante la amenaza de que los comunistas lo condenaran por fascista. De hecho lo hicieron, aunque en su ausencia, pues el 13 de julio se presentaron cargos en Valencia contra distintos miembros y simpatizantes del POUM y entre los acusados de "trotskistas rabiosos" estaba Orwell. Unos meses más tarde, en referencia al juicio que lo condenó a él y a otros marxistas de los que eran nazis sin saberlo (un cartel de propaganda comunista mostraba una cabeza de un miembro del POUM que se quitaba una máscara y se le veía una esvástica pintada en la cara), declaró que no era sino una consecuencia de los juicios trostkistas soviéticos, basados en toda clase de mentiras que desde el principio habían circulado en la prensa comunista. En Gran Bretaña se encontró con dificultades para publicar trabajos en los que relataba su experiencia en España. Recibió ataques de la prensa comunista británica, que pudo frenar amenazando con querellarse.

El general boliviano Germán Busch Becerra, que había derrocado a José Luis Tejada, forzó la dimisión de David Toro y asumió personalmente la presidencia.

El 14 de julio los nacionales reconquistaron Albarracín.

Ese día los japoneses volvieron a bombardear Wanping, lo que constituyó una de las muchas violaciones de la tregua que se había establecido mientras continuaban las negociaciones.

El 15 de julio el general Miaja ordenó el fin de la ofensiva en Madrid. A partir de ese momento, las fuerzas republicanas debían pasar a defender las posiciones ocupadas.

Ese día el gobierno de Franco firmó una declaración conjunta con Alemania en la que ambas naciones se comprometían a ayudarse mutuamente mediante el intercambio de materias primas, alimentos y manufacturas. El 16 de julio España se comprometió además a pagar la deuda de guerra en marcos a un 4% de interés. Para esas fechas los nacionales habían ocupado todas las posiciones perdidas en Albarracín, pero aprovecharon el impulso de su avance para atacar posiciones que los republicanos controlaban desde antes de la ofensiva.

Cary Grant había protagonizado dos películas no muy destacadas, una con Columbia Pictures (Cuando estás enamorado) y otra con la RKO (El brindis de Nueva York). Ambas productoras habían aceptado que el actor rodara una tercera película para el productor Hal Roach, que fue distribuida por la Metro Goldwyn Mayer con el título de Topper, una comedia que resultó un gran éxito de taquilla.

El 17 de julio Yezhov y más de un centenar de sus colaboradores en el NKVD recibieron la orden de Lenin por su "éxito sobresaliente desde la dirección de los órganos del NKVD en el cumplimiento de los encargos gubernamentales".

El 18 de julio los nacionales iniciaron su contraataque en Madrid. La Legión Cóndor abatió 21 aviones republicanos y se hizo con el control del espacio aéreo. No obstante, pese al gran despliegue de medios, el resultado sólo fue una pequeña ganancia de terreno. Los republicanos resistieron con energía.

Con motivo del aniversario del alzamiento, Alejandro Lerroux envió a Franco desde su exilio en Portugal un mensaje de adhesión.

El 19 de julio Tarragona fue bombardeada por tres aviones italianos, que causaron 51 muertos y 104 heridos.

Ese día se inauguró en Munich la "Exhibición de Arte Degenerado", en la que se mostraban 650 obras de artistas alemanes confiscadas por los nazis en diversos museos del país. El día anterior Hitler había pronunciado un discurso en el que declaraba una guerra inexorable a la desintegración cultural. El arte degenerado se definía como el de las obras que insultan el sentimiento alemán o destruyen o confunden las formas naturales o simplemente revelan la ausencia de una capacidad manual y artística adecuada. Las obras aparecían junto a rótulos como "La locura convertida en método", "La Naturaleza vista por mentes enfermas", etc. Un millón de personas visitó la exposición en las primeras seis semanas. Un crítico estadounidense dijo: "Probablemente hay muchas personas en Boston —amantes del arte— que apoyarían a Hitler en esta purga en particular".

El 20 de julio Yezhov presentó una orden de actuación contra la población de etnia alemana que residía en la Unión Soviética, que, como no podía ser de otro modo, estaba colaborando con la Gestapo con fines de sabotaje y espionaje.

Ese día murió el inventor italiano Guglielmo Marconi.

Los combates en Madrid continuaban sin grandes resultados, bajo un calor que afixiaba a los combatientes. Los nacionales habían logrado concentrar más de 60 baterías al sur de Brunete y con su apoyo el 24 de julio lograron romper definitivamente el frente en esa zona. Un contraataque republicano apoyado por tanques soviéticos no logró frenar su avance. Al atardecer los nacionales retomaban Brunete.

El 25 de julio, Barcelona contó 22 muertos a consecuencia de un bombardeo.

Junto a Langfang (entre Běipíng y Tianjin) se produjo un nuevo choque entre tropas chinas y japonesas.

La fotógrafa alemana Gerta Pohorylle se había distanciado de su pareja, Endre Friedman, y había empezado a usar su propio pseudónimo, Gerda Taro, mientras que Friedman se había quedado con el de Robert Capa. En plena retirada republicana en Brunete, mientras viajaba en el estribo del coche de un convoy perseguido por aviones enemigos que volaban a baja altura, cayó al suelo y fue atropellada por un tanque. Murió el 26 de julio, a pocos días de cumplir los 27 años. Para entonces el frente madrileño se había estabilizado de nuevo. La batalla de Brunete fue una de las más sangrientas de toda la guerra. Los republicanos habían contado unos 20.000 muertos, y los nacionales un total de 17.000 muertos y heridos. Las pérdidas republicanas no compensaban en absoluto la pequeña franja de terreno adicional que terminaron dominando. Las Brigadas Internacionales habían sufrido también un gran desgaste. Los dos batallones estadounidenses tuvieron que fundirse en uno solo, y algunas brigadas se amotinaron.

Aviones japoneses bombardearon Langfang, al tiempo que una brigada japonesa trataba de entrar en Běipíng para "proteger a los ciudadanos japoneses".

A lo largo de ese mes se dictaron las sentencias contra los "chicos de Scottsboro", cuyos juicios habían tenido que repetirse. Algunos fueron declarados inocentes, mientras que otros fueron condenados por violación a penas entre 20 y 105 años de cárcel. Sólo uno fue condenado a muerte, pero el gobernador de Alabama le conmutó la pena por la de cadena perpetua.

Vladímir Miliutin era el último miembro del primer gobierno que había formado Lenin que seguía vivo y en libertad en la Unión Soviética, aparte de Stalin, pero eso cambió el 27 de julio, cuando fue arrestado acusado de "desviacionismo de derecha".

Unos 800 soldados chinos bajo el mando del general Sung Che-yuan rodearon Tungzhou, la capital del projaponés Consejo Autónomo de Hebei Oriental. El comandante japonés les ordenó deponer las armas y, ante su negativa, los japoneses salieron al ataque y no tardaron en acorralar a los chinos contra los muros de la ciudad. Sin embargo, los chinos se negaron a rendirse, y esto impresionó a los soldados, también chinos, aunque entrenados por los japoneses, de Hebei Occidental. Éstos se negaron a atacar a sus compatriotas y, como represalia, el 28 de julio los japoneses bombardearon sus barracones.

Aunque en ningún momento se había declarado una guerra, las hostilidades entre China y Japón se habían convertido ya en lo que se conoce como la Segunda Guerra Sino-japonesa. Ese día tres brigadas japonesas atacaban Běipíng, pero fueron rechazadas.

La Asamblea Nacional de Estonia aprobó una nueva constitución basada en un borrador de Konstantin Päts, la cual establecía un Parlamento bicameral que a su vez elegía al presidente. La nueva constitución entraría en vigor al año siguiente, y entre tanto Päts ejercería de Presidente-Regente.

El 29 de julio unos 5.000 soldados chinos se rebelaran contra los japoneses y asesinaron no sólo a un gran número de militares, sino también a unos 260 civiles japoneses que residían en Tungzhou, incluyendo mujeres y niños.

El 30 de julio los chinos se retiraron de Tianjin, que fue ocupada por los japoneses.

Yezhov presentó ante el politburó la orden sobre la operación dirigida a la represión de los antiguos kulaks, criminales y otros elementos antisoviéticos. A primeros de mes Stalin había presentado un escrito al politburó en el que acusaba de crímenes contra el Estado a los antiguos kulaks (pequeños terratenientes) que habían sido liberados tras haber cumplido sus condenas, así que se planeó que fueran arrestados de nuevo. También se fijaron cuotas regionales de cuántos había que detener para ser ejecutados y cuántos para ser llevados de nuevo a campos de trabajo. Algunos centros regionales excedieron las cuotas para agradar a las autoridades centrales.

Vito Genovese, temiendo ser arrestado por el asesinato de Ferdinand Boccia, huyó a Italia y Lucky Luciano, desde la cárcel, lo sustituyó por Frank Costello. La mafia prosperaba con máquinas de juego, apuestas ilegales, etc. Al contrario de Genovese, Costello no quiso implicarse en el tráfico de drogas.

Freya Madeleine Stark, hija de un británico y una italiana, de 44 años, llevaba diez años explorando Arabia y el Oriente Medio. Había publicado tres libros en los que describía sus experiencias: Esbozos de Bagdad, El valle de los asesinos y Las puertas meridionales de Arabia. Ahora estaba en Kuwait, sobre el que escribiría:

La pobreza se ha instalado en Kuwait más duramente desde mi última visita, hace cinco años, tanto en el mar, donde el comercio de perlas continúa en declive, como en tierra, donde el bloqueo impuesto por Arabia Saudí está dañando a los comerciantes.

Ahora una compañía británica descubría petróleo en el país.

Finalmente, los monjes tibetanos encontraron la reencarnación del Dalái Lama, un niño de dos años llamado Lhamo Dondhup, en la provincia de Amdo. La región estaba controlada por el señor de la guerra Ma Bufang, en nombre del gobierno de Chiang Kai-shek. Cuando la noticia llegó a sus oídos, hizo que el niño fuera trasladado con su familia a Xining. Ma pidió al regente Jamphel Yeshe Gyaltsen que le confirmara que se trataba del nuevo Dalái Lama, pero éste le dijo que todavía tenía que llevarlo a Lhasa para hacerle algunas pruebas junto a otros candidatos. El regente sabía que si reconocía al niño como Dalái Lama, el gobierno chino insistiría en escoltarlo hasta Lhasa con tropas, y eso sería un problema. Por su parte, Ma Bufang se negaba a dejar que el niño partiera si no era confirmado como el legítimo Dalái Lama. Tras algunas negociaciones, Ma aceptó que el niño partiera a cambio de un rescate. El regente logró reunir la suma exigida, pero Ma sólo permitió que el niño fuera trasladado hasta Kumbum. Para dejarlo ir a Lhasa le pidió otra suma adicional de la que los monjes no disponían.

La guerra civil española
Índice La segunda guerra sinojaponesa