ANTERIOR
LA ANEXIÓN DE AUSTRIA
SIGUIENTE

El ejército republicano Español tenía ya la ciudad de Teruel bajo control. El 1 de enero habían muerto ya todos los nacionales que defendían uno de los principales reductos, el Convento de Santa Clara, pero aún quedaban otros.

Chiang Kai-shek delegó su cargo de primer ministro en su ministro de finanzas, Kung Hsiang-hsi, un descendiente de Confucio que el año anterior había tenido cierto éxito diplomático en una entrevista con Hitler —o eso creyó él— en cuanto que logró convencerlo de que "Japón quería dominar el mundo", y que debía pensárselo dos veces antes de estrechar sus relaciones con Japón. También había visitado a Roosevelt y a Mussolini.

El 3 de enero cayó uno de los principales reductos de los nacionales en Teruel, la Comandancia militar. Ya sólo quedaba un núcleo de resistencia, un seminario católico, donde se encontraba Anselmo Polanco, el obispo de Teruel, protegido por el coronel Rey d'Harcourt. Los defensores se habían quedado sin agua y sin medicamentos, pero todavía resistían entre escombros.

El 6 de enero el gobierno republicano prohibió toda nueva emisión de billetes y monedas por parte de ayuntamientos, corporaciones, etc. y daba un plazo para retirar de la circulación del dinero "inventado" que existía en el momento. También empezó a tomar medidas para anular la colectivización de tierras que muchos ayuntamientos habían emprendido en los años anteriores.

Un productor independiente se había hecho con los derechos cinematográficos sobre el personaje de Tarzán y produjo una película titulada La venganza de Tazán, protagonizada por el atleta Glenn Morris, ya que Weissmuller tenía un contrato con la Metro y ésta no estuvo dispuesta a cederlo. El público no aceptó al "falso Tarzán" y la película fue un fracaso.

El 8 de enero se rendía Rey d'Harcourt en Teruel, con lo que la ciudad se convertía en la primera capital conquistada por los republicanos en toda la guerra. Junto con la insospechada resistencia de Madrid, se convirtió en el principal recurso de la propaganda republicana, tanto dentro como fuera de las fronteras españolas. En la España nacional, la noticia se recibió con inquietud. No obstante, ya hacía tiempo que los nacionales preparaban una contraofensiva, hasta entonces ralentizada por el mal tiempo. Pese a la nieve, el general Fidel Dávila inició una campaña en los alrededores de la ciudad con 100.000 hombres bajo su mando. La nieve no permitió de momento otra cosa más que reanudar los ataques de la artillería. Por otra parte, desde el comienzo del año la aviación nacional atacaba regularmente la ciudad de Barcelona.

Boris Shumyatsky, el máximo responsable de la Dirección General de Cine soviética y que había atacado ferozmente a Eisenstein el año anterior, fue arrestado acusado de sabotaje al cine soviético. Al mismo tiempo Pravda publicaba un artículo en el que censuraba su labor al frente de la institución. Un estudiante estadounidense que había trabajado con Eisenstein afirmó que ese día todos los productores de cine soviéticos celebraron su detención.

El primer ministro japonés, Fumimaro Konoe, estaba planteando exigencias inaceptables para una posible finalización de la guerra contra China. Esencialmente, quería reducir a China a un Estado satélite como Corea o el Estado de Manchuria. Concretamente, pedía que China reconociera el Estado de Manchuria, que firmara el pacto Antikomitern, que el ejército chino fuera dirigido por oficiales japoneses, que las tropas japonesas permanecieran indefinidamente en las zonas ocupadas y que China pagara los costes de la guerra. El 16 de enero dio un discurso en el que manifestó su propósito de imponer estas condiciones a China y, dado que Chiang Kai-shek las había rechazado, se marcaba como objetivo adicional destruir su gobierno.

El 17 de enero los generales Aranda y Varela atacaron las colinas que rodean la ciudad de Teruel. La artillería italiana despejó el camino y tras una hora de combate terrestre y aéreo se rompieron las líneas republicanas. Esta contraofensiva llevó a los mandos republicanos a suspender el permiso que se había concedido a la 84ª brigada mixta, que había participado en la toma de Teruel y que en el momento estaba descansando en Mora de Rubielos. Dos de los batallones se negaron a regresar al frente y se amotinaron.

Mijaíl Kalinin había salido indemne de las purgas estalinistas, así que continuó ejerciendo de jefe de Estado de la Unión Soviética, ahora como primer presidente Presidium del Sóviet Supremo, de acuerdo con la nueva constitución.

El 18 de enero Konoe pronunció otro discurso en el que ratificó su intención de lograr una victoria total sobre China. Esto incomodó a muchos militares japoneses, que sabían que el ejército japonés no estaba en condiciones de adentrarse excesivamente en China, por lo que el objetivo del primer ministro era inalcanzable y, lo que era aún peor, hacía que cualquier otra salida de la guerra iba a parecer una derrota japonesa.

El 19 de enero las Brigadas Internacionales, bajo el mando del general Walter, se incorporaron a la defensa de Teruel. Barcelona sufrió el bombardeo más duro del año. La aviación italiana atacó a mediodía el centro de la ciudad y causó más de 170 muertos y graves destrozos.

En la madrugada del 20 de enero tres sargentos y 50 soldados republicanos fueron fusilados en Mora de Rubielos por rebeldía.

El 21 de enero la aviación republicana bombardeó Salamanca como represalia por los bombardeos de Barcelona. El balance fue de ocho muertos y siete heridos graves.

Ese día murió Georges Méliès, a los 76 años, en un hogar de jublilados de Orly fundado por el sindicato francés de productores cinematográficos.

El primer ministro rumano, Octavian Goga, estaba introduciendo legislación antisemita en el país: se retiró a los judíos las licencias para vender alcohol y tabaco, se les prohibió ejercer la abogacía en Bucarest (donde había 1.450 abogados judíos), se cerraron varios periódicos cuyos dueños eran judíos, se expulsó a los empleados públicos judíos, etc. El 22 de enero se promulgó el Decreto sobre la Revisión de la Ciudadanía, que obligaba a los judíos a presentar en 40 días la documentación por la qu ehabían obtenido la nacionalidad, algo casi imposible por la lentitud de la burocracia, lo que hizo que más de 200.000 judíos perdieran la ciudadanía.

Para entonces en España los nacionales dominaban ya el margen derecho del río Turia, dejando bajo asedio a los defensores de Teruel.

El 23 de enero la aviación republicana bombardeó Sevilla, donde causó 11 muertos y 23 heridos.

Hacía unos días se había casado el ministro de la guerra alemán, Werner von Blomberg. El jefe de la Luftwaffe, Hermann Göring, había sido el padrino y el propio Hitler había actuado como testigo. Blomberg era viudo y estaba a punto de cumplir 60 años, mientras que su nueva esposa, Margarethe Gruhn, tenía 36. Blomberg se la había presentado a Hitler como una humilde mecanógrafa, y le había expresado su preocupación por si sería aceptada entre el cuerpo de oficiales. En contra de sus recelos, Hitler lo había animado entusiastamente a establecer un matrimonio que "rechazara el esnobismo de otra época". Sin embargo, en la madrugada del 24 de enero, Hellmuth Müller, el jefe del servicio central de identificacion de la policía criminal de Berlín, recibió una carta anónima acompañada de varias fotos en las que aparecía una joven desnuda en el reverso de las cuales figuraba el nombre de Luise Margarethe Gruhn. Al investigar el asunto Müller concluyó que la mujer era a la vez una antigua prostituta y también la nueva esposa del ministro de guerra. Consciente de la importancia de la información, se la comunicó a su superior y se inició así una cadena que el 25 de enero acabó en el propio Führer. Hitler quedó conmocionado. Para colmo, se supo que las fotos las había tomado un judío con el que Gruhn había convivido durante un tiempo. Se dice que dijo: Si un mariscal aleman se casa con una puta, entonces todo es posible. Esto recordó a Hitler un asunto que había ordenado archivar hacía dos años, el de el comandante en jefe de la Wehrmacht, Werner von Fritsch, que había sido acusado de homosexualidad. Ese mismo día volvía a tener el informe del caso en su mesa.

El general Hernández Saravia lanzó una ofensiva al norte de Teruel para tratar de aliviar la presión de los nacionales. Su objetivo inmediato era ocupar Singra, pero se encontró con una enérgica oposición que prolongó el combate varios días.

Ese día unos 15 aviones soviéticos bombardearon Valladolid causando 14 muertos y 70 heridos. Hasta entonces el gobierno republicano había seguido la política de no bombardear la retaguardia. El cambio de estrategia fue explicado en una declaración que afirmaba que "mientras nuestra aviaci`ón ha venido consagrándose exclusivamente a las operaciones militares de Teruel y en otras zonas a mantener servicios de vigilancia y protección, los facciosos han dedicado buena parte de sus aviones rápidos de bombardeo a agresiones que desde semanas constituyen un sistema ininterrumpido, pues no pasa día en que no se produzcan víctimas". Ese mismo día la aviación nacional provocaba 50 muertos en Barcelona.

El general Vladimir Gorev había sido llamado a Moscú después de su fracaso en el frente del Norte de la guerra civil española. Al poco de su llegada a la Unión Soviética,  25 de enero, fue arrestado por el NKVD.

El 26 de enero Göring comunicó a Blomberg la orden de Hitler de que anulara su matrimonio, pero éste, para sorpresa de Hitler, se negó.

Ese mismo día Hitler se reunía con Werner von Fritsch en presencia de Göring y Himler, y también de Otto Schmidt, un ladrón y prostituto que en el pasado había extorsionado a un centenar de homosexuales, algunos de los cuales eran altas personalidades del régimen nazi. Schmidt, al que acababan de sacar de un campo de concentración para que prestara declaración, afirmó haber visto a Fritsch mantener relaciones homosexuales con cierto individuo, y que había recibido de él una cierta suma de dinero a cambio de su silencio. Fritsch lo negó rotundamente.

Valencia sufrió uno de los más graves bombardeos de ese año, que incidió sobre todo en el centro de la ciudad, causando 125 muertos y 226 heridos.

El 27 de enero se produjo un nuevo careo entre von Fritsch y Schmidt, en el cual éste incurrió en varias contradicciones que, no obstante, no disiparon las dudas de Hitler. Por su parte, Blomberg renunció a todos sus cargos y marchó al exilio con su esposa a la isla de Capri. Hitler le mantuvo la pensión correspondiente a un mariscal retirado.

Alrededor de Teruel se estaban librando violentos combates con tanques y apoyo aéreo, pero también con ataques a bayoneta calada, en los que ambos bandos sufrieron muchas bajas.

El 30 de enero Francisco Franco aprobó la Ley de la Administración Central del Estado, por la que se disolvían la Junta Técnica del Estado y la Secretaría General del Jefe del Estado, que eran sustituidas por un gobierno propiamente dicho, con el propio Franco como presidente y con Francisco Gómez-Jordana (hasta entonces presidente de la Junta Técnica del Estado) como vicepresidente. Fidel Dávila fue puesto al frente del Ministerio de Defensa y Ramón Serrano Súñer (al que ya se conocía como el cuñadísimo, por ser cuñado del generalísimo) ocupó el ministerio de Gobernación. En general, Franco repartió los ministerios con gran habilidad: puso militares al frente de los ministerios de Defensa y de Orden Público, falangistas en los ministerios relacionados con cuestiones sociales y sindicales, católicos y carlistas en los ministerios de Educación y Justicia, y técnicos (ingenieros, juristas, etc.) en los ministerios relacionados con la economía. Aunque los falangistas y carlistas tenían poco peso en el conjunto del gobierno, eran muchos, sobre todo falangistas, los que ocupaban posiciones de segundo rango en el aparato gubernamental.

Barcelona sufrió un nuevo bombardeo en el que fue alcanzada la iglesia de San Felipe Neri, bajo la cual se encontraba un refugio. Muchos de los que estaban allí murieron. En total hubo más de 200 muertos.

El 31 de enero el submarino nacional Sanjurjo hundió un mercante británico, que llevaba a bordo un observador del Comité de No Intervención. Murieron 12 miembros de la tripulación. Las protestas británicas no se hicieron esperar.

Rafael Leónidas Trujillo firmó un acuerdo con el gobierno haitiano por el que se comprometía a pagar una indemnización de 750.000 dólares por la matanza producida el año anterior. Al final sólo pagó 550.000.

El 2 de febrero fue ejecutado el sinólogo Julian Shchutsky. Para el NKVD "sinólogo" era sinónimo de "espía japonés".

El 3 de febrero Fritsch presentó su dimisión ante Hitler, que oficialmente fue por motivos de salud.

El gobierno alemán no había podido evitar que el asunto Blomberg-Fritsch trascendiera a la opinión pública, y la tensión política había llegado hasta el punto de que Hitler había anulado su tradicional discurso por el aniversario de su llegada al poder (que tendría que haber pronunciado cuatro días atrás). Además estaba el espinoso asunto de quién sucedería a Blomberg como ministro de la Guerra. Hermann Göring y Heinrich Himmler se disputaban el cargo, pero Hitler los tenía por incompetentes, y el otro candidato era Walter von Reichenau, demasiado afín al partido nazi para que el ejército lo considerara aceptable. Fue Joseph Goebbels quien le sugirió que fuera él mismo (Hitler) quien se pusiera al frente del ministerio de la Guerra, y la idea le pareció buena. El 4 de febrero Hitler difundió un comunicado por radio en el que anunciaba esta decisión junto con otros cambios sustanciales en la jerarquía de la Wehrmacht. Doce generales y 51 oficiales de alto rango fueron relevados. También hubo cambios en el gobierno y en los principales puestos diplomáticos. Uno de los más sorprendentes fue que, el mismo día que Hitler aceptaba la dimisión de Fritsch por una acusación de homosexualidad no probada, nombraba ministro de Economía a Walter Funk, cuya homosexualidad era de dominio público. De este modo, Hitler logró convertir el "asunto Blomberg-Fritsch" en una excusa para situar a personas de su confianza en las altas jerarquías militares, gubernamentales y diplomáticas, que afianzaron aún más su control sobre el ejército y el país.

Un hidroavión alemán hundió otro mercante británico frente a las costas de Barcelona. También iba a bordo un miembro del Comité de No Intervención. En el parlamento británico tuvo lugar un intenso debate similar al que se había producido unos días antes por el ataque del Sanjurjo. Sin embargo, el primer ministro Chamberlain no veía qué clase de represalias podían tomarse contra España si no era declararle la guerra a Franco, lo que probablemente llevaría a una guerra con Alemania, que era justo lo que Chamberlain estaba tratando de evitar a toda costa.

Ese día se estrenó Todos cantan, una comedia musical protagonizada por Judy Garland. La película fue promocionada con una gira por varias ciudades estadounidenses en las que la actriz cantó ante multitudes de admiradores. A sus 16 años se estaba convirtiendo en una de las actrices más populares de Hollywood. Sin embargo, era extremadamente insegura y el frenético ritmo de trabajo la llevó a hacerse adicta a anfetaminas y barbitúricos. Otros actores jóvenes, como Mickey Rooney también tomaban anfetaminas con frecuencia.

El 5 de febrero los nacionales lanzaron una ofensiva en la cuenca del río Alfambra, a unos 25 km al norte de Teruel, y no tardaron en romper las líneas republicanas por tres puntos. El general José Monasterio dirigió una efectiva carga de caballería de las que ya estaban quedándose anticuadas y los generales Aranda y Yagüe avanzaron rápidamente con el respaldo de la aviación.

El 6 de febrero se inició la campaña electoral para unas elecciones parlamentarias en Rumanía, y los enfrentamientos entre los Lăncieri (la rama paramilitar del Partido Nacional Cristiano del primer ministro Goga) y la Guardia de Hierro de Corneliu Zelea Codreanu fueron tan violentos que los dos líderes llegaron a un acuerdo a espaldas del rey Carlos II para evitar los altercados.

El 7 de febrero los nacionales ya controlaban toda la cuenca del Alfambra. Habían ganado unos 800 km2, mientras unos 7.000 republicanos habían sido capturados y otros 15.000 resultaron muertos o heridos. Además habían perdido mucho material bélico. El flanco norte de Teruel quedaba así totalmente expuesto.

El 9 de febrero Ioannis Metaxás aprobó una ley de emergencia por el que se convertía en la única autoridad del país, por encima del propio rey, Jorge II. La ley permitía la detención de los sospechosos de "oposición", y sirvió para afianzar en el poder al fascismo griego. Metaxas, convertido ahora en primer ministro vitalicio, hablaba de la Tercera Civilización Helénica (la primera había sido la de la Grecia Clásica y la segunda la del Imperio Bizantino) en claro paralelismo con el Tercer Reich alemán. La raza griega era la raza elegida por los dioses. Además se estaba creando un culto a la personalidad en torno a Metaxás, que era conocido como El Primer Trabajador, el Primer Campesino, el Primer Granjero y el Padre Nacional. Su gobierno había introducido en el país la jornada laboral de ocho horas, junto con otras medidas de carácter social que, no obstante, no le granjearon un apoyo masivo equiparable al que Hitler o Mussolini habían conseguido en sus países. En particular, la Organización de la Juventud Nacional, a pesar de dilapidar en todo tipo de actos una buena parte del presupuesto nacional, no resultó ser nada efectiva en sus intentos de implantar el pensamiento fascista entre los jóvenes.

El rey Carlos II de Rumanía había puesto a Octavian Goga al frente del gobierno con la intención de manipularlo fácilmente, pero su alianza con Codreanu lo había inquietado, así que el 10 de febrero aprovechó que, durante la campaña electora, Goga dedicó los típicos insultos a Magda Lupescu, la amante del rey, para destituirlo, proclamar la ley marcial, cancelar las elecciones e instaurar una dictadura real, para evitar, según dijo, el estallido de una guerra civil. Como primer ministro nombró a Miron Cristea, el patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rumana.

El 12 de febrero el canciller austriaco Kurt Schuschnigg se entrevistó con Hitler en la residencia que éste tenía en Berchtesgaden. Desde que Italia había anunciado que no apoyaría a Austria frente a un eventual ataque alemán, la posición del gobierno austriaco se había vuelto muy delicada. Schuschnigg pensaba que podría llegar a alguna clase de acuerdo, pero lo que recibió fue un ultimátum. Hitler le exigía admitir a los nacionalsocialistas austriacos en su partido político, el Frente Patriótico, el reconocimiento del nacionalsocialismo como ideología compatible con el Estado Austriaco, la liberación de presos nacionalsocialistas, mayor cooperación militar y la inclusión en el gobierno de dos ministros nazis, entre ellos Arthur Seyss-Inquart, que era el principal valedor de Hitler en Austria.

El 15 de febrero el gobierno austriaco aceptó las condiciones que Hitler le había exigido tres días antes. Seyss-Inquart fue nombrado ministro de Interior y Seguridad, aunque Schuschnigg lo rodeó de secretarios de Estado de su confianza, que redujeran su influencia.

William Faulkner publicó Los Invictos, una novela fomada por siete pequeñas historias publicadas previamente por entregas.

Graham Greene publicó una novela policiaca titulada Brighton rock.

El 16 de febrero se estrenó La fiera de mi niña, una comedia de enredo dirigida por Howard Hawks y protagonizada por Katharine Hepburn y Cary Grant. La crítica la elogió, y actualmente se considera una obra maestra, pero su éxito entre el público fue bastante modesto. Grant dudaba sobre cómo enfocar su papel, y Hawks le sugirió que pensara en Harold Lloyd. El rodaje se retrasó debido a las continuas repeticiones de escenas que se estropeaban por las risas de los actores. Tampoco facilitó las cosas el tener que rodar con dos animales, el perro Skippy y, sobre todo, el leopardo Nissa. Hepburn estaba cómoda con la fiera, pero Grant le tenía miedo. En una ocasión Hepburn le lanzó a Grant un muñeco con forma de leopardo por el techo de su camerino.

El 17 de febrero Yagüe inició un avance desde el Alfambra hacia el norte de Teruel. El 18 de febrero Aranda atacó también Teruel desde el sur.

Ese día fue ejecutado el geólogo Dmitry Mushketov.

Ese día el gobierno japonés declaró "pacificada" Nankín. El empresario alemán John Rabe había logrado que los japoneses respetaran una zona de seguridad en la ciudad de unos 4 km2, en gran parte gracias a su condición de miembro del partido nazi. Así logró acoger y salvar la vida a unos 250.000 chinos. Ahora los japoneses forzaban a los refugiados a regresar a sus casas, si bien ciertamente la oleada de matanzas y violaciones había remitido. Rabe escribió a Hitler para pedirle que instara a los japoneses a poner fin a las atrocidades, y le aportó mucha documentación al respecto. El resultado fue que la Gestapo lo detuvo durante un tiempo y destruyó las fotografías que había presentado. Mientras tanto los japoneses iniciaban una serie de bombardeos sobre Chongqing, la nueva capital china.

El 20 de febrero el rey Carlos II de Rumanía abolió todos los partidos políticos, a la vez que presentaba una nueva constitución que ponía en sus manos todo el poder político.

En Argentina se celebraron elecciones para que las ganara Roberto Marcelino Ortiz, el cual, no obstante, inició algunos movimientos para tratar de restablecer una auténtica democracia en el país.

En España los nacionales llegaban a las afueras de Teruel, que el 21 de febrero quedaba completamente rodeada. El 22 de febrero los nacionales entraron en la ciudad sin encontrar apenas resistencia. En realidad Teruel no tenía gran interés estratégico, pero sí psicolótico. Franco había considerado prioritario anular la que había sido la única victoria republicana relevante en el transcurso de la guerra. Más aún, la contraofensiva nacional había puesto de manifiesto la debilidad del ejército republicano, hasta el punto de que Franco abandonó su proyecto de cargar sobre Madrid una vez eliminado el frente del norte y, en su lugar, se planteó seguir avanzando hacia el este.

El 27 de febrero la nueva constitución rumana fue aprobada con el 99.87% de los votos favorables. Es probable que el sistema de votación influyera en el éxito tan rotundo de la consulta, pues consistió en que los votantes estaban obligados a comparecer ante las oficinas electorales y decir sí o no a la constitución (de viva voz), donde el silencio se interpretaba como un sí.

El 1 de marzo murió el poeta y político italiano Gabriele D'Annunzio.

El Tribunal Supremo mexicano ratificó el dictámen de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje contra las petroleras mexicanas y les dio una semana para acatar la resolución. Para presionar sobre el gobierno mexicano, los Estados Unidos había revisado a primeros de año un convenio sobre la compra de plata, amenazando con suspenderlo, y también los diplomáticos británicos urgían a que se llegara a un acuerdo satisfactorio para todas las partes. El presidente Cárdenas mantuvo varias reuniones en los días siguientes con varios empresarios, y se encontró con que su mayor reticencia para acatar las condiciones no eran tanto las condiciones en sí como el hecho de que sentarían un precedente.

El 2 de marzo se inició un tercer juicio en Moscú contra los que hasta hacía poco habían sido destacados bolcheviques. Esta vez había 21 acusados, muchos de los cuales habían sido implicados por la confesión de Radek en el juicio anterior, como Nikolái Bujarin, antiguo colaborador de Stalin y ex presidente de la Internacional Comunista. Un acusado adicional estaba ya muerto: era Mijaíl Tomski, que había estado al frente de los sindicatos soviéticos y se había suicidado antes de ser arrestado por la policía secreta. Entre los acusados vivos también estaba Guénrij Yagoda, el que fuera jefe de la policía secreta hasta su caída en desgracia, y Alexéi Rýkov, que había sucedido a Lenin al frente del Soviet de Comisarios del Pueblo. Yagoda confiaba firmemente en que Stalin acabaría perdonándolo. En una ocasión se levantó del banquillo y, dirigiéndose al segundo piso de la galería, como si estuviera allí Stalin, dijo "¡A usted recurro! ¡Dos grandes canales he construido para usted!" (aquí había que entender que había hecho arrestar mano de obra esclava suficiente para construir dos grandes canales). Entre otras cosas, Yagoda fue acusado del asesinato del escritor Máximo Gorki (que murió de neumonía) y de su hijo. En general, los cargos a los que se enfrentaban los acusados eran de lo más variopinto: desde los típicos intentos de asesinar a Lenin y a Stalin o de restaurar el capitalismo en la Unión Soviética, hasta sabotaje, espionaje, etc. Como era habitual, todos los acusados habían confesado sus crímenes previamente al inicio del juicio.

En Alemania, el pastor protestante Martin Niemöller fue condenado a siete meses de cárcel y al pago de una multa. Como ya había permanecido preventivamente en la cárcel más del tiempo de la condena, fue puesto en libertad, pero inmediatamente lo detuvo la Gestapo y fue enviado a un campo de concentración.

El canciller austriaco Kurt Schuschnigg trataba de conseguir de Gran Bretaña la protección frente a Alemania que le había negado Italia, pero el 3 de marzo el embajador británico le dejó claro que no podía contar con ella.

A finales de enero había sido arrestado Lazar Kogan, el que estuviera unos años al frente de la GULAG. Aunque escribió varias cartas de arrepentimiento a Nicolái Yezhov, ese día fue juzgado, condenado a muerte y fusilado.

Después de que compañías petroleras británicas hubieran encontrado petróleo en Iraq y en otros países de Oriente Medio, una compañía estadounidense había redoblado sus esfuerzos de prospección en la península arábiga, y finalmente ese día uno de los pozos que estaban siendo escavados se convirtió en un surtidor. En los días siguientes se encontraron más yacimientos, y los geólogos no tardaron en convencerse de que las reservas de la región eran enormes. Para el rey Ibn Saud el descubrimiento fue fundamental, pues a partir de ese momento dejó de depender de los impuestos a los peregrinos que visitaban la Meca.

La armada republicana había sido informada de que el grueso de la flota nacional se encontraba en la base de Palma de Mallorca, por lo que elaboró rápidamente un plan de ataque por sorpresa con dos cruceros ligeros y cinco destructores. En las primeras horas del 6 de marzo, la flota republicana encontró inesperadamente frente al cabo de Palos a dos cruceros pesados y un crucero ligero de la flota nacional que habían salido de Mallorca el día anterior. Los nacionales trataron de evitar el combate considerando que después del amanecer estarían en situación más ventajosa, pero los republicanos los persiguieron y forzaron el combate. Uno de los cruceros pesados nacionales, el Baleares, fue alcanzado por dos torpedos, uno de los cuales dio en el depósito de municiones y provocó una explosión que mató a todos los oficiales que se hallaban en el puente de mando, incluyendo al capitán. El resto de la flota nacional huyó, y los republicanos no iniciaron una persecución, sino que se retiraron dejando al Baleares en proceso de hundimiento. Pronto acudieron a la zona dos destructores británicos que rescataron a 469 hombres. Otros 786 fueron dados por desaparecidos. Durante las maniobras de rescate, la aviación republicana atacó a los barcos británicos provocando un muerto y cuatro heridos.

La victoria naval del cabo de Palos levantó la moral republicana, pero por muy poco tiempo, ya que al amanecer del 7 de marzo los nacionales iniciaron su ofensiva hacia el este en el frente de Aragón. Tras un bombardeo previo, consiguieron romper el frente por varios puntos, las tropas marroquíes avanzaron por el margen derecho del Ebro con el apoyo de la aviación. La localidad de Alcañiz, en la provincia de Teruel sufrió un bombardeo completado con ráfagas de ametralladora que causó más de 200 muertos, entre ellos varios niños de una escuela y su maestra.

El 9 de marzo el gobierno nacional promulgó el Fuero del Trabajo, redactado por los falangistas, que recogía los derechos fundamentales de los trabajadores, entre ellos la limitación de la jornada laboral, el descanso dominical, las vacaciones pagadas, seguridad social, jubilación, etc. Estaba inspirado en un documento análogo promulgado por el gobierno fascista italiano. Merece la pena leerlo, sobre todo a los lectores que aún piensan que el fascismo es una ideología de extrema derecha en lugar de una ideología ecléctica entre el liberalismo y el intervencionismo estatal en la economía.

Ante la falta de apoyos exteriores frente a las presiones de Alemania, el canciller Schuschnigg trató de reforzar su posición convocando un plebiscito por sorpresa para cuatro días más tarde, en el que se preguntaría abiertamente a los austriacos si querían que Austria se anexionara a Alemania, como los nazis pretendían. Todo el planteamiento del plebiscito, incluyendo la falta de tiempo para hacer campaña, estaba diseñado para garantizar la negativa a la anexión.

El 10 de marzo Hitler movilizó las tropas alemanas de la frontera Austriaca y ordenó a Seyss-Inquart que exigiera a Schuschnigg que retrasara el plebiscito, así como que modificara su planteamiento. Los nazis austriacos se manifestaron en las calles de Viena, Linz, Graz y Klagenfurt. Los socialistas apoyaron al canciller, mientras que Mussolini condenó el proyecto de plebiscito.

En España, las tropas nacionales entraban en Belchite, que tanto esfuerzo les había costado tomar a los republicanos el año anterior.

Ese día se estrenó Jezabel, protagonizada por Bette Davis y Henry Fonda, bajo la dirección de William Wyler, que en los últimos años había pasado de dirigir películas del oeste en la Universal a dirigir e incluso producir películas de gran calidad en una productora independiente de Samuel Goldwyn Jr. (hijo del Samuel Goldwyn de la MGM). No obstante, Jezabel fue distribuida por la Warner Bros. Wyler tenía fama de meticuloso, de rodar una misma escena una y otra vez hasta darla por perfecta, hasta sacar el máximo partido de los actores. Ciertamente, Davis quedó encantada con el rodaje. Fonda estrenó ese año otras cuatro películas.

Ese día tuvo lugar la gala de entrega de los premios de la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas. El premio a la mejor película fue para La vida de Emile Zola, el premio al mejor director lo recibió Leo McCarey por La terrible verdad,  el premio al mejor actor fue para Spencer Tracy por Capitanes intrépidos, y el premio a la mejor actriz fue para Luise Rainer por La buena tierra.

La mañana del 11 de marzo fue el propio Hitler el que planteó un ultimátum al canciller austriaco, cuyo plazo terminaba al mediodía. No obstante, Seyss-Inquart decidió prorrogarlo hasta las dos de la tarde. Los nazis austriacos, por su parte, incomodados por la idea de que la capitulación fuera vista como una imposición extranjera, plantearon a modo de iniciativa propia un ultimátum con las mismas exigencias.

Schuschnigg hizo un último intento de lograr el apoyo de Mussolini, pero al no conseguirlo cedió y canceló el plebiscito. Sin embargo, Göring fue informado por Seyss-Inquart de que la claudicación se había producido a las 2:45, es decir, tres cuartos de hora más tarde del plazo establecido. Basándose en ello, replicó que las exigencias anteriores ya no bastaban, sino que ahora Schuschnigg debía dimitir para dar paso a un nuevo gabinete presidido por él mismo. En caso contrario, Alemania invadiría Austria al día siguiente. Mientras tanto nazis austriacos invadían la cancillería y "convencieron" a  Schuschnigg para que presentara su dimisión. No obstante, el presidente Miklas se negó a nombrar canciller a Seyss-Inquart. Hitler respondió a través de su embajador en Viena que invadiría Austria al día siguiente a menos que se cumplieran cinco condiciones: 1) la dimisión de Schuschnigg, 2) el nombramiento de Seyss-Inquart como nuevo canciller, 3) la formación de un nuevo gabinete con dos tercios de las carteras asignadas a nazis, 4) que se garantizara la libertad de acción del partido nazi austriaco y 5) la readmisión de los nazis austriacos que habían sido exiliados.

Justas Lukoševičius, un guardia fronterizo lituano, mató de un disparo a Stanisław Serafin, un soldado polaco. No se sabe exactamente cómo ocurrió, porque el incidente fue presentado como una provocación por parte de Lituania, como la respuesta a una provocación por parte de Polonia y también como un accidente. En realidad no era nada nuevo. En los últimos diez años se habían producido 78 incidentes fronterizos en los que habían muerto siete guardas lituanos. Normalmente estos conflictos se habían resuelto a nivel local, pero esta vez la radio y la prensa polaca difundieron la noticia y promovieron sentiminetos antilituanos. El Campo de Unidad Nacional estuvo detrás de la organización de protestas multitudinarias en seis ciudades polacas, incluyendo Varsovia y Vilna, la capital histórica lituana, a la sazón en poder de Polonia.

Tras recibir la confirmación por parte de Mussolini de que Italia no intervendría, Hitler dio orden de invadir Austria al amanecer del día siguiente. Miklas capituló también a medianoche y, ya el 12 de marzo, nombró canciller a Seyss-Inquart. Éste telefoneó a Berlin para confirmar su nombramiento y advertir que ya no era necesario que las tropas alemanas entraran en Austria, pero dos horas antes los nazis austriacos habían enviado un telegrama falso en nombre de Seyss-Inquart asegurando que ya había sido nombrado canciller y solicitando la la entrada de las tropas para garantizar un plebiscito en condiciones de imparcialidad.

Al amanecer el ejército alemán cruzó la frontera austriaca sin encontrar ninguna resistencia. Al contrario, el ejército austriaco recibió a los alemanes con aclamaciones, saludos y banderas nazis e incluso con flores. A las 3:50 de la tarde Hitler cruzaba también la frontera, protegido por 4.000 guardaespaldas. Por la noche llegó a Linz, donde fue recibido calurosamente. Esto sorprendió a los nazis tanto o más que a los contrarios a ellos, pues se creía que la mayoría de la población austriaca era contraria a la anexión a Alemania.

Nikolái Krestinski, uno de los acusados del llamado "juicio de los 21" y que, como todos los demás, ya había confesado previamente sus crímenes, prestó una insólita declaración:

No reconozco ser culpable. No soy un trotskista. Nunca fui miembro del “ala derecha y el bloque trotskista”, que no sabía que existían. Tampoco he cometido ninguno de los crímenes que se me imputan; y en particular no soy culpable de haber mantenido relaciones con los servicios secretos alemanes.

Sin embargo, al día siguiente , el 13 de marzo, "algo" le hizo cambiar de idea y declaró:

Ayer, bajo la influencia de un sentimiento momentáneo penetrante de vergüenza falsa, evocado por la atmósfera de la impresión dolorosa creada por la lectura de público de la acusación, que fue agravado por mi pobre salud, no fui capaz de decir la verdad, no fui capaz de atreverme a decir que era culpable. Y en lugar de decir, “Sí, soy culpable”, casi mecánicamente respondí, “No, no soy culpable”.

Los demás acusados, tal vez porque sabían qué había sido ese "algo", no dudaron en confirmar sus declaraciones previas. Bujarin aceptó su responsabilidad "incluso por aquellos crímenes de los que no sabía nada o sobre los que no tenía la menor idea". (Probablemente el "algo" eran amenazas de tomar represalias contra sus familiares.) Ese día se dictó la sentencia, que consistió en la pena de muerte para todos los acusados excepto tres de ellos: Dimitri Pletniov, Christian Rakovski y Serguéi Bessónov, que fueron condenados a 25, 20 y 15 años de cárcel respectivamente.

Aunque el plan de Hitler tras la invasión de Austria era convertirka en un Estado títere presidido por Seyss-Inquart, la efusión con la que había sido recibido lo llevó a plantearse la celebración del plebiscito que hasta entonces había pretendido evitar. Eso sí, a su manera: Seyss-Inquart anunciaba la anexión de Austria a Alemania, y ya más adelante los austriacos tendrían ocasión de decidir si estaban de acuerdo. Ese mismo día el ya ex canciller se afilió al Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán. El presidente Wilhelm Miklas y Kurt Schuschnigg fueron puestos bajo arresto domiciliario. La reacción internacional a la anexión de Austria fue moderada. The Times arguyó que 300 años atrás Escocia se había unido a Gran Bretaña, y que la anexión de Austria no era algo muy distinto.

El general Aranda tuvo que librar duros combates para apoderarse de Montalbán, en la provincia de Teruel, pero a partir de ahí los republicanos se retiraron en desbandada. Mientras tanto los comandantes republicanos del Partido Comunista no dejaban de atribuirse mutuamente la culpa de todos los fracasos, y el espectáculo que daban con sus enfrentamientos contribuyó a bajar la moral de los soldados. André Marty continuaba con su técnica de ejecutar oficiales de manera arbitraria, a veces incluso delante de sus propios hombres.

El primer ministro francés, Camille Chautemps, había tratado de continuar con las reformas que propugnaba el Frente Popular. Entre las medidas más destacadas que adoptó fue la nacionalización de los ferrocarriles franceses, pero el déficit presupuestario se agravó y finalmente tuvo que dimitir. Léon Blum volvió a presidir el gobierno.

El 14 de marzo los italianos tomaron Alcañiz, en Teruel, donde hicieron muchos prisioneros y acabaron prácticamente con toda la resistencia republicana.

Lituania había roto sus relaciones diplomáticas con Polonia desde que ésta se apropiara de Vilna, pero ahora el gobierno polaco, aprovechando la tensión que había provocado la muerte del soldado polaco en la frontera, exigió a Lituania que nombrara un embajador para tratar el asunto, pero de tal modo que ello supusiera la renuncia de Lituania a sus reivindicaciones sobre Vilna. El presidente lituano Antanas Smetona, estuvo a punto de ceder a las presiones polacas, pero en el último minuto cambió de idea y esa noche, a través del embajador francés en Varsovia, propuso una comisión que investigara lo sucedido en la frontera y propusiera medidas para evitar que incidentes similares se repitieran en el futuro.

El 15 de marzo Hitler entraba triunfalmente en Viena como culminación de un viaje por distintas localidades austriacas. Unos 200.000 vieneses se reunieron para aclamarlo y, Hitler pronunció un discurso ante ellos, en el que dijo que "Como Führer y Canciller de la nación alemana y del Reich, hoy anuncio a la historia alemana la entrada de mi patria en el Reich alemán. Seyss-Inquart fue nombrado jefe de gobierno de la Ostmark (es decir, de Austria) bajo el título de Gobernador del Reich. En la afectuosa acogida que los austriacos dispensaron a Hitler pudo influir que en los últimos tres días las SS alemanas habían arrestado a unas 70.000 personas, que habían sido confinadas en campos de concentración.

Ese día se ejecutaron las sentencias del "juicio de los 21" y todos los condenados a muerte fueron fusilados. Bujarin pidió ser envenenado en vez de fusilado, y el resultado fue que se le hizo contemplar el fusilamiento del resto para después ser fusilado él también.

Cualquiera con un mínimo discernimiento podía comprender que los "juicios de Moscú" habían sido una pantomima grotesca. En las palabras de un editorial del New York Times publicado un par de semanas antes, "Es como si veinte años después de Yorktown alguien en el poder en Washington hubiera considerado necesario para la seguridad del Estado enviar al patíbulo a Thomas Jefferson, Madison, John Adams, Hamilton, Jay y muchos de sus colaboradores. El cargo contra ellos sería que conspiraban para entregar los Estados Unidos a Jorge III". Muchos comunistas de renombre abjuraron del comunismo al conocer la ejecución de Bujarin. Sin embargo, fueron más los que —estando aparentemente en buen uso de sus facultades mentales— siguieron considerando a la Unión Soviética como el paraíso terrenal. Es importante señalar que los procesados en los juicios de Moscú fueron sólo lo más alto del escalafón comunista, pero la cifra total de ejecutados durante la "Gran Purga" es objeto de discusión entre los historiadores, que la sitúan entre el medio millón y el millón y medio de víctimas. Por ejemplo, las autoridades soviéticas habían decidido que el estudio de las manchas solares era contrario al marxismo, por lo que en los últimos tres años habían desaparecido 27 astrónomos. Esto en lo referente a víctimas políticas, porque sólo en los dos últimos años habían sido asesinados casi 400.000 kulaks (antiguos pequeños terratenientes), y también hubo persecuciones contra habitantes de etnia no rusa. Sólo la operación contra los polacos acabó con la vida de más de 100.000, también en los últimos dos años. Se ejecutaba a los varones. Las viudas eran llevadas a campos de trabajo entre 5 y 10 años, y los niños a orfanatos. Sus posesiones eran confiscadas.

En Mongolia el comunismo se cebaba especialmente con los monjes budistas. El principal monasterio del país fue cerrado ese año, y la mayor estatua de Buda desapareció. Al parecer fue desmantelada y llevada a la Unión Soviética para ser fundida. En los dos últimos años se había asesinado a más de 16.000 monjes.

Los continuos reveses que estaban sufriendo los republicanos hacían evidente que la República Española no estaba en condiciones de ganar la guerra. Así pensaba el presidente Manuel Azaña, secundado por los republicanos, los nacionalistas catalanes y vascos, así como un sector del PSOE, encabezado por Indalecio Prieto, que proponían negociar la paz. Sin embargo, el también socialista Juan Negrín, y presidente del Consejo de Ministros, secundado por los comunistas, eran partidario de continuar la guerra. Los comunistas consideraban que era inminente la guerra en Europa y que, si lograban resistir hasta que estallara, Francia y Gran Bretaña se verían obligadas a intervenir en favor de la República. Negrín había viajado en secreto a París en busca de ayuda, y al día siguiente de su regreso, el 16 de marzo, los comunistas celebraron una manifestación en Barcelona a favor de la guerra, con la consigna "resistir es vencer". De este modo, la República estaba dividida en dos bandos: el partido de la resistencia, o negrinismo, y el partido de la paz, o antinegrinismo.

Como fruto de la entrevista que había mantenido con Negrín, el primer ministro francés, Léon Blum, propuso al Comité Permanente de Defensa Nacional dar un ultimátum a Franco para que renunciara al apoyo de las fuerzas alemanas e italianas. Negrín también le había pedido la intervención de tropas francesas en Cataluña, e incluso la prensa francesa lo presentó como un proyecto del gobierno, pero Blum tuvo que resignarse a acatar la política de no intervención. Pese a ello, logró que las autoridades francesas miraran hacia otro lado mientras Francia vendía armas a la República Española.

Mientras tanto, la aviación italiana, siguiendo órdenes de Mussolini, sin haber consultado a Franco, empezó a bombardear Barcelona siguiendo una nueva estrategia que, el Duce plasmó en la expresión martellamento diluito nel tempo: desde esa noche y durante día y medio, la ciudad fue sometida a 30 incursiones sucesivas. La gente ya no sabía si las sirenas indicaban el final de un bombardeo o el comienzo de otro. El 17 de marzo millares de barceloneses abandonaban la ciudad para refugiarse en el campo. Una bomba impactó sobre un camión militar que transportaba dinamita y los 23 soldados que viajaban en él murieron en el acto, al igual que numerosos viandantes. Al principio se creyó que la gigantesca explosión se debía a una "superbomba". En total, se estimó que el bombardeo produjo alrededor de 1.000 muertos y más de 1500 heridos.

Tras dos días de combates, los nacionales capturaron Caspe, en la provincia de Zaragoza. Tras haber avanzado 110 km hacia el este en poco tiempo, la ofensiva nacional se detuvo por unos días.

El gobierno polaco presentó un ultimátum a Lituania, en el que rechazaba la propuesta de nombrar una comisión de investigación considerando que la única forma de resolver los conflictos fronterizos era a través de unas relaciones diplomáticas normales. Por ello, daba un plazo de 48 horas al gobierno lituano para que aceptara el intercambio de embajadores entre Varsovia y Kaunas, el cual tendría que producirse antes de fin de mes. El texto terminaba afirmando que, en caso de negativa o falta de respuesta, "el gobierno polaco garantizará los justos intereses del Estado por los medios adecuados".

Ese día se celebró en Washington un congreso de física teórica dedicado al problema de cómo se genera la energía en las estrellas. Uno de los invitados era el físico alemán Hans Albrecht Bethe, uno de los físicos más prestigiosos del momento, que había tenido que abandonar Alemania porque su madre era judía (aunque él era protestante, como su padre). Al principio había rechazado la invitación, porque el tema no le interesaba particularmente, pero finalmente se dejó convencer, y allí asistió a una conferencia en la que el danés Bengt Strömgren expuso la teoría más reciente sobre la generación de energía en las estrellas, propuesta el año anterior por el soviético George Gamow (huido de la Unión Soviética hacía cuatro años) y el alemán Carl Friedrich von Weizsäcker. Esta teoría, la cadena protón-protón, consistía básicamente en que dos protones (núcleos de átomos de hidróteno) pueden unirse para generar un núcleo de deuterio (formado por un protón y un neutrón), liberando un electrón y un neutrino. En la reacción, parte de la masa de los protones se transforma en energía, una posibilidad predicha por la teoría de la relatividad. No obstante, Strömgren explicó que, aunque el proceso es físicamente viable, no explica la relativa abundancia de otros elementos químicos en las estrellas, especialmente en las más masivas.

Cuando terminó la converencia, Bethe, en colaboración con un estudiante que le habían presentado recientemente, Charles Critchfield, desarrolló una teoría más completa que, no obstante, todavía no era la correcta. Pero poco después de regresar a Cornell (era profesor de la Universidad de Cornell), abordó el problema más a fondo y descubrió lo que se conoce como el ciclo Carbono-Nitrógeno-Oxígeno, que es un proceso alternativo de fusión por el que las estrellas pueden convertir hidrógeno en helio. Con el proceso de Bethe como complemento, la teoría de la fusión nuclear como origen de la energía de las estrellas resultaba ya totalmente satisfactoria.

El ejército alemán había abierto por su cuenta una investigación sobre el asunto Fritsch, nombrando un tribunal militar presidido por Hermann Göring. Las investigaciones llevaron a la conclusión de que el hombre al que Otto Schmidt había sorprendido manteniendo relaciones homosexuales y al que luego había extorsionado no era Werner von Fritsch, sino un oficial apellidado Frisch, que fue localizado y reconoció los hechos ante un juez de instrucción y el abogado de Fritsch. La Gestapo lo arrestó y le golpeó para que retirara su declaración, pero la mantuvo ante el tribunal militar y Schmidt retiró sus acusaciones contra Fritsch. Göring, furioso con Schmidt, lo envió de nuevo a un campo de concentración, y el 18 de marzo Fritsch fue declarado inocente. Hitler le concedió un nombramiento honorífico, pero no lo restableció en su antiguo cargo. Los historiadores sospechan que, así como el escándalo de Blomberg fue un imprevisto, el caso de Fritsch fue un montaje urdido por el propio Göring y por Himmler.

Ese día el gobierno alemán comunicó oficialmente a la Sociedad de Naciones la anexión de Austria. El cardenal Theodor Initzer emitió un comunicado con las firmas de varios obispos en el que decía que los católicos vieneses debían dar gracias a Dios por que este gran cambio político se había producido sin derramamiento de sangre, y debían rezar por el gran futuro de Austria. A ello añadía, que, por supuesto, todos debían acatar el mandato de las nuevas instituciones. Por el contrario Radio Vaticano condenó la anexión y el cardenal Eugenio Pacelli, a la sazón Secretario de Estado del Vaticano, ordenó a Initzer que se presentara en Roma.

Juan Negrín se había encargado de que la opinión pública internacional conociera y condenara el prolongado bombardeo que estaba sufriendo Barcelona, así que Franco ordenó su cese, aunque en realidad los italianos habían dado por concluida la operación unas horas antes de que llegara la orden de Franco. El caudillo mostró su indignación por una operación que había sido llevada a cabo sin su autorización, aunque esto era más bien una representación para apaciguar la condena internacional.

El presidente mexicano Lázaro Cárdenas había enviado a las distintas embajadas un memorándum en el que advertía de la posibilidad de resolver el conflicto con las petroleras nacionalizando toda el sector. Ante esta tesitura, los empresarios empezaron a plantear propuestas más flexibles, pero la decisión ya estaba tomada y esa noche Cárdenas firmó el decreto de expropiación, que preveía que el gobierno compensaría a las compañías en un plazo de diez años. En un discurso radiado, Cárdenas explicó a la nación los motivos de su decisión y pidió el respaldo popular.

La Unión Soviética apoyó a Lituania en su conflicto con Polonia, aunque afirmó que no estaba dispuesta a entrar en guerra, y trató de que Francia (aliada de Polonia) intercediera ante el gobierno polaco para que suavizara el ultimátum. Francia y Gran Bretaña presionaron a Lituania para que normalizara sus relaciones diplomáticas con Polonia. Hitler, por su parte, hacía tiempo que ambicionaba ocupar el puerto lituano de Klaipėda, uno de los pocos puertos libres de hielo en el norte de Europa, y que además estaba junto a la desembocadura del Niemen, el límite oriental de Alemania según la primera estrofa de la Deutschlandlied, así que el embajador alemán en Polonia informó al gobierno polaco de que, en caso de que estallara una guerra, tropas alemanas ocuparían la región de Klaipėda, y los polacos aceptaron respetar los intereses alemanes en Klaipėda si se daba el caso. Estonia y Letonia, que mantenían una alianza no militar con Lituania, consideraron que el conflicto quedaba fuera de los términos de dicho tratado, e incluso Letonia trató de convencer a Estonia para que presionaran conjuntamente a Lituania para que aceptara el ultimátum. El presidente lituano Smetona se reunió esa noche con el primer ministro Tübelis y otros miembros de su gabinete, y finalmente acordaron aceptar las condiciones impuestas por Polonia, a pesar de que la opinión pública se oponía enérgicamente a ello. La decisión se tomó sobre todo tras la declaración del jefe del ejército lituano, según el cual Lituania no estaba en condiciones de ganar una guerra a Polonia. La respuesta fue comunicada el 19 de marzo, fuera del plazo establecido inicialmente, pero que Polonia había extendido en 12 horas como muestra de "buena voluntad".

El 22 de marzo la ofensiva nacional se reanudó con gran energía: mediante varios ataques en un frente de 130 km, en un solo día cayeron todas las fortificaciones que los republicanos mantenían entre Zaragoza y Huesca. La ciudad de Huesca, que se hallaba bajo asedio, fue liberada. Además, los nacionales conquistaron las localidades oscenses de Tardienta y Alcubierre.

El 23 de marzo Yagüe cruzó el Ebro y conquistó Pina de Ebro, en la provincia de Zaragoza. Pronto cayeron también Barbastro, Bujaraloz y Sariñena.

En la Ciudad de México se reunieron espontáneamente unas cien mil personas en apoyo al presidente Cárdenas y al decreto de nacionalización de la industria petrolera. Pronto se iniciaron colectas para financiar la indemnización que debía pagarse, que recaudaron una cantidad insignificante en la práctica, pero que plasmó el apoyo popular que tuvo la medida. Hasta la Iglesia Católica, normalmente opuesta al gobierno, le dio su apoyo en esta ocasión. Los técnicos extranjeros abandonaron sus puestos de trabajo y el gobierno mexicano creó la compañía Petróleos Mexicanos (Pemex) para gestionar los bienes nacionalizados, que incluían también empresas navieras.

Las empresas estadounidenses iniciaron un boicot, y también la prensa del país, que publicó toda clase de exageraciones, como que México vertía al mar el petróleo que no podía vender, o que estaba llegando a acuerdos sustanciales con los fascistas italianos, o con los japoneses. El gobierno se mostró dividido: el presidente Roosevelt pronunció un discurso en el que reconoció el derecho de México a nacionalizar la industria a cambio del pago a las empresas del valor de las propiedades incautadas (tal y como el gobierno mexicano pensaba hacer), mientras que el secretario de Estado, Cordell Hull, apoyó a los empresarios y exigió que, en todo caso, la indemnización incluyera el valor del petróleo presente en el subsuelo (mientras que el decreto de expropiación lo consideraba propiedad del pueblo mexicano y no contemplaba pagar ninguna indemnización por él). En la práctica el gobierno estadounidense también colaboró en el boicot suspendiendo la compra de plata y sustituyendo a México por Venezuela para la importación de petróleo (se aumentaron los impuestos al petróleo mexicano y se rebajaron para el venezolano).

Gran Bretaña suspendió sus relaciones diplomáticas con México y, al igual que los Países Bajos, se negó a reconocer la validez del decreto de expropiación. Dado que Francia se negó a comprar petróleo a México por no enemistarse con Gran Bretaña, al final los principales compradores fueron Alemania e Italia (aunque el petróleo que vendió México a estos países fue insignificante en comparación con el que les vendían los Estados Unidos).

Ese día se estrenó La octava esposa de Barbazul, una comedia dirigida por Ernst Lubitch y protagonizada por Claudette Colbert y Gary Cooper. No tuvo mucho éxito en los Estados Unidos, aunque sí en Europa.

El 24 de marzo, L'Osservatore Romano, el diario oficioso del Vaticano, publicaba en portada una nota en la que la Santa Sede deploraba la crueldad de los bombardeos que había sufrido Barcelona, y anunciaba que el Papa había dado instrucciones a su delegado en Burgos que instara a Franco a atenuar en lo posible las víctimas de la guerra.

Como consecuencia de la crisis provocada por el ultimátum polaco, el primer ministro lituano, Juozas Tūbelis, presentó su dimisión tras nueve años de gobierno ininterrumpido en tres mandatos sucesivos. Fue sucedido por Vladas Mironas, pertenenciente a la Unión Nacionalista Lituana, al igual que sus antecesores, pero partidario de restablecer relaciones con Polonia. En Lituania se temía que Polonia fuera a hacer con Lituania como Alemania con Austria, recordando la antigua Confederación Polaco-lituana, y que al reciente ultimátum le seguirían muchos otros. Polonia, por su parte, declaró que no tenía intención de anexionarse ningún territorio lituano, pero habló también de crear un "bloque neutral" que comprendería a Polonia, Estonia, Letonia, Lituania y Rumanía para contrarrestar tanto el fascismo como el comunismo.

El 24 de marzo Chiang Kai-shek visitó las defensas chinas en Tauerzhuang, que estaba siendo duramente atacada por los japoneses, los cuales estaban sufriendo el sabotaje de los campesinos de la zona, que les cortaban las líneas de comunicaciones y los privaban de suministros.

El 25 de marzo Yagüe tomó Fraga, en el extremo oriental de Huesca, y desde allí sus tropas entraron en Cataluña. Su objetivo inmediato era Lérida, pero el avance nacional fue detenido durante unos días por Valentín González, "El Campesino", que dirigía una división del Ejército Rojo.

Lituania restableció sus relaciones diplomáticas con Polonia y ese mismo día se iniciaron conversaciones en la ciudad polaca de Augustów sobre asuntos diversos como líneas ferroviarias, el servicio postal, navegación fluvial, etc. No obstante, Lituania siguió reivindicando a Vilna como su capital.

El 27 de marzo, cuando las tropas nacionales estaban a apenas 30 km de Lérida, la ciudad sufrió un duro bombardeo por espacio de dos horas.

Hacía cinco años que Konrad Henlein había fundado el Partido Alemán de los Sudetes, que propugnaba la anexión a Alemania de la región checoslovaca de los Sudetes, en la que la mayoría de la población era de etnia alemana. Tres años atrás se habían celebrado elecciones parlamentarias en Checoslovaquia y el partido de Henlein, con financiación alemana, había conseguido los dos tercios de los votos de la región. En principio se había limitado a pedir mayor autonomía al gobierno checo, pero tras la anexión de Austria, Henlein comprendió que podía aspirar a más. El 28 de marzo se reunió en secreto con Hitler en Berlín, y éste le recomendó empezar planteando exigencias que fueran inaceptables para el gobierno. El año anterior, Hitler, en una conversación con su ministro de Asuntos Exteriores, ya había dejado caer su intención de absorber a Austria y a Bohemia, y añadió algo sobre la necesidad de expulsar a dos millones de checos.

El ex presidente austriaco Wilhelm Miklas había recibido un buen trato en los días que estuvo retenido en su domicilio, y finalmente fue liberado, se retiró de la política y no fue molestado por los nazis. En cambio, el ex canciller Kurt Schuschnigg no corrió la misma suerte. En las dos semanas que estuvo bajo arresto domiciliario la Gestapo se encargó de evitar que durmiese. Ahora era trasladado al cuartel general de la Gestapo en Viena, situado en el hotel Metropole. Allí permaneció varios meses en una habitación del quinto piso sometido a toda clase de humillaciones, como limpiar las letrinas con su toalla personal.

El 29 de marzo unos pocos soldados japoneses trataron de entrar en Taierzhuang cavando un túnel, pero fueron capturados y ejecutados.

El 30 de marzo Mussolini se encargó de que el rey Víctor Manuel III y él mismo recibieran el título de Primer Mariscal del Imperio, creado por el Duce, de modo que así ambos se convertían a la par en las máximas autoridades militares y políticas del país (mientras que hasta entonces el rey había sido la máxima autoridad).

El presidente mexicano Lázaro Cárdenas transformó el Partido Nacional Revolucionario que había fundado Plutarco Elías Calles en el que llamó Partido de la Revolución Mexicana, con la intención de convertirlo en un partido único al estilo fascista, es decir, corporativista, en el que se integraran los distintos "sectores" de la economía para resolver negociadamente sus conflictos de intereses. No obstante, los demás partidos políticos no fueron prohibidos.

Aunque con fecha de junio, en abril salió a la venta el priemer número de Action Comics, un libro de comics que incluía una recopilación de nueve historias sobre personajes diversos, más una primera historia sobre un personaje inédito. Sus creadores eran Jerry Siegel y Joe Shuster. Ambos eran aficionados al cine, y así habían mezclado los nombres de los actores Clark Gable y Kent Taylor para formar a Clark Kent, un periodista tímido de aspecto similar a Harold Lloyd que vivía en la ciudad estadounidense de Metrópolis (como la que da título a la película de Fritz Lang), pero que cuando era necesario se quitaba las gafas, se vestía con un circense traje azul con capa roja y una gran S en el pecho y entonces se parecía a Douglas Fairbanks, pero con poderes sobrehumanos que le permitían frustrar los planes de todos los malvados de los alrededores. Había nacido Superman. En realidad Siegel y Shuster llevaban casi seis años buscando una editorial que quisiera publicar las historias de Superman, y su publicación definitiva se debió básicamente a una urgencia por parte de la editorial, que era una más de las que había rechazado el personaje el año anterior. Sin embargo, a partir de ese momento su éxito fue imparable y un año después ya se publicaba una colección titulada Superman.

El 1 de abril se estrenó Revuelta en la India, la segunda película protagonizada por Sabu. Fue bien recibida en Gran Bretaña, pero en su estreno en Bombay se produjeron protestas, porque se la acusó de ser propaganda británica.

El 3 de abril las tropas de Yagüe tomaban Lérida. Más al sur, las tropas nacionales que avanzaban desde Zaragoza desalojaban a las Brigadas Internacionales de Gandesa, en la provincia de Tarragona. Unos 140 soldados estadounidenses y británicos fueron hechos prisioneros. Los chinos usaron un batallón de suicidas que atacaron al enemigo con espadas envueltos en chalecos cubiertos de granadas de mano. Otros se lanzaban contra los tanques también forrados de explosivos. Esta victoria levantó la moral de la sociedad china.

El 5 de abril Franco derogó el Estatuto de Autonomía de Cataluña.

Y hacía tiempo que Juan Negrín quería sacar a Indalecio Prieto del ministerio de la Guerra, ya que era de los que consideraba que la República no podía ganar la guerra y había que buscar una salida negociada con la ayuda de las potencias internacionales. Cuando consideró que estaba probado que una salida negociada era inviable, de modo que su política de resistencia salía fortalecida, cesó a Prieto y remodeló su gobierno asumiendo él mismo el ministerio de la Guerra.

El 6 de abril L'Osservatore Romano publicó una nota en la que el cardenal Innitzer se retractaba del apoyo que había mostrado a la anexión de Austria.

Después de varias semanas de pequelos combates alrededor de Taierzhuang, los japoneses lanzaron un gran ataque frontal y, para su sorpresa, fueron rodeados por los chinos, lo que los obligó a retirarse dejando 719 prisioneros y numerosos suministros, entre ellos 31 cañones, 11 tanques, 1.000 ametralladoras y 10.000 rifles.

El 7 de abril se estrenó Las aventuras de Marco Polo, dirigida por John Ford y protagonizada por Gary Cooper. Fue un fracaso en la taquilla, aunque las críticas fueron en general positivas, si bien no entusiastas.

Nikilái Yezhov había dirigido con eficiencia la represión política estalinista, y probablemente esto le convirtió en alguien que sabía demasiado. El 8 de abril Stalin, sin destituirlo de su puesto al frente del NKVD, lo nombró también comisario de Transporte Fluvial y Marítimo, campo en el que no había necesidad de matar a nadie, por lo que Yezhov carecía de cualquier experiencia en él. La necesidad de prestar un buen servicio lo obligó a descuidar el NKVD y delegar en su lugarteniente.

Los nacionales ocuparon Camarasa y Tremp, en la provincia de Lérida, con lo que se hicieron con las centrales hidroeléctricas que abastecían a Barcelona. A partir de ese momento el suministro eléctrico en la capital catalana fue precario. Los republicanos lograron detener el avance nacional en el río Ebro y el Segre, uno de sus afluentes.

Ese día se encontró una pierna en el río Cuyanoga, que pasa por Cleveland. Durante el mes siguiente se encontraron otras partes del cuerpo al que pertenecía, pero no la cabeza. La víctima debía de haber muerto hacía unos días.

El 9 de abril el gobierno de Franco promulgó una Ley de Prensa que sometía a los periódicos a censura y atribuía al gobierno el nombramiento de los directores de periódicos.

El 10 de abril se celebró el plebiscito en Austria por el que los austriacos podían ratificar o invalidar la anexión a Alemania. A unas 400.000 personas (casi el 10% del censo) se les denegó el derecho de voto, principalmente comunistas y judíos. A los judíos se les obligó a limpiar las pintadas en favor de la independencia que habían aparecido en las calles de Viena días antes del plebiscito que finalmente había anulado Schuschnigg. Ni que decir tiene que el resultado del plebiscito apenas se desvió en tres décimas del previsto, es decir, la anexión fue aprobada por el 99.7% de los votantes. Resulta curioso que, por ejemplo, en la localidad de Innervillgraten se había celebrado finalmente el plebiscito convocado por Schuschnigg, y el resultado había sido de un 95% de votos a favor de la independencia de Austria. Sin embargo ahora, menos de un mes más tarde, el 73.3% de los votos habían sido a favor de la anexión, y aun así había sido el municipio con la menor tasa de partidarios.

Sigmund Freud (que era de origen judío) se había resistido a abandonar Viena, pero después de que la Gestapo arrestara durante un día a su hija, cambió de idea y se trasladó a Londres.

Al igual que su antecesor, Léon Blum había tratado de obtener plenos poderes para luchar contra la crisis económica, pero ante la negativa del senado, presentó su dimisión y fue sucedido por el radical Édouard Daladier, que consideró necesario deshacer algunas de las reformas que había propugnado el Frente Popular. En particular, decretó la vuelta a las 48 horas semanales laborables (con el domingo como único día de descanso, en lugar de las 40 horas con dos días de descanso), lo que dio lugar a una serie de huelgas y manifestaciones, contestadas con despidos masivos y arrestos. Los comunistas dieron por disuelto el Frente Popular.

Las amenazas de represión por parte de las autoridades británicas habían hecho disminuir las actividades terroristas del Irgún en Palestina, pero la situación iba a cambiar de nuevo. Uno de los detonantes se produjo cuando un grupo de árabes dispararon contra un taxi que viajaba de Acre a Safed. El conductor resultó herido y sus seis ocupantes descendieron del vehículo para tratar de ponerse a salvo. Sin embargo, fueron capturados por los árabes, que castraron a los pasajeros, los degollaron y los descuartizaron. A la única mujer del grupo la torturaron, luego la violaron, la degollaron y jugaron con sus restos. Unos días más tarde, el 12 de abril, el Irgún puso una bomba en un tren en Haifa que mató a dos árabes y a dos policías británicos.

Mientras las fuerzas nacionales avanzaban rápidamente por Cataluña, en los Pirineos aragoneses resistía un foco republicano alrededor de Bielsa. La localidad había sido objeto de varios bombardeos, pero unos 7.000 milicianos republicanos seguían resistiendo bajo el mando de Antonio Beltrán. El 14 de abril quedaron aislados, de modo que su única posibilidad de retirada era cruzar los Pirineos para pasar a Francia. No obstante, no tenían intención de huir.

El 15 de abril las tropas nacionales entraron en Vinaroz, un pueblo de la costa mediterránea. Con ello Cataluña quedaba separada del resto del territorio de la España republicana. Mientras tanto la aviación italiana bombardeaba Tortosa para destruir los puentes del río Ebro y cortar la retirada del ejército republicano que trataba de replegarse en Cataluña.

Ese día se estrenó Piloto de prueba, la segunda película más taquillera del año, dirigida por Victor Fleming y protagonizada por Clark Gable, Myrna Loy y Spencer Tracy.

El 16 de abril comenzó la "operación Neptuno", por la que la aviación alemana atacó sistemáticamente los puertos de Cartagena y Almería, por donde entraban los suministros que la república española obtenía de la Unión Soviética.

Gran Bretaña e Italia firmaron en Roma los llamados "acuerdos de Pascua", por el que ambos se comprometían a "preservar el orden mundial existente". En particular se garantizaba la libre navegación por el canal de Suez e Italia se comprometía a retirar sus tropas de España. La principal aspiración británica era que esos pactos impidieran una plena alianza entre Alemania e Italia.

El 17 de abril Corneliu Zelea Codreanu fue detenido junto con la mayor parte de la cúpula de la Guardia de Hierro y condenado a seis meses de cárcel.

El Irgún hizo estallar otra bomba en un café de Haifa, que provocó la muerte de un árabe.

El 21 de abril Juan Negrín manifestó al agregado militar de la embajada francesa su voluntad de resistir hasta el final. Toda una declaración de fanatismo:

Yo estoy tan seguro de mi causa, de mí, que las derrotas militares no las creo nunca decisivas. Yo me batiré en Barcelona, me batiré en Figueras. En tanto que yo luche, no seré vencido. [...] Frente a Hitler, frente a Mussolini, no tengo nada. Un mal ejército. Pero digo "NO". Se me dice que estoy vencido: digo "NO"... Ya hace cerca de dos años que nosotros somos siempre vencidos: estas derrotas, a menudo son vergonzosas, usted lo sabe... Pero la victoria es un asunto de voluntad. [...] Seremos todavía vencidos: habrá huidas, hundimientos. En tanto yo esté aquí con mis camaradas nosotros nos mantendremos.

El escritor soviético Boris Pilnyak, que llevaba más de un año arrestado, fue juzgado en apenas 15 minutos, condenado a muerte y ejecutado ese mismo día.

Tres jóvenes judíos, Shlomo Ben-Yosef, Abraham Shein y Shalom Djuravin, trataron de tender una emboscada a un autobús. Su plan era hacerlo volcar en una curva para matar a todos los parajeros, pero la granada con que contaban no estalló y el plan fracasó. Aunque dispararon algunos tiros, no causaron víctivas. Los pasajeros, aterrados, denunciaron el incidente y la policía logró arrestar a los tres terroristas.

Después de haber afianzado un segmento razonable de la costa mediterránea, el siguiente paso que se esperaba que diera Franco era marchar hacia el norte, sobre Barcelona, que a la sazón era la sede del gobierno republicano, pero en contra del criterio de sus propios generales, así como de los alemanes e italianos, decidió avanzar hacia el sur, hacia Valencia. Existen distintas teorías de por qué eligió esta opción, desde que Barcelona le parecía un objetivo más complicado, hasta que temía que un avance hacia el norte pudiera decidir a Francia a intervenir en la guerra. Otra explicación que se aduce es que la caída del gobierno de Barcelona podría suponer la rendición del resto de la España republicana, pero Franco no quería una guerra rápida, sino una guerra que exterminara a todos los dispuestos a alzarse en armas en defensa de la república, para después tener una España completamente pacificada. La orden de iniciar el descenso hacia Valencia fue dada el 23 de abril.

El 24 de abril el Partido Alemán de los Sudetes presentó al presidente checoslovaco Edvard Beneš una serie de demandas conocidas como el Programa de Carlsbad. Entre ella figuraba la autonomía para los alemanes que vivían en Checoslovaquia, así como la libertad de profesar y promocionar el nazismo. El gobierno respondió que estaba dispuesto a proporcionar más derechos a la minoría alemana, pero no la autonomía.

Tras la entrada en vigor de la nueva constitución con el comienzo del año, en Estonia se habían celebrado elecciones parlamentarias a las que habían podido concurrir todos los partidos políticos, pero sin que la prensa controlada por el gobierno de Päts les concediera apenas atención. El resultado fue que los partidarios de Päts habían conseguido 68 de los 80 escaños de la cámara baja y 36 de 40 en la cámara alta. Ese día Konstantin Päts prestó juramento como el primer Presidente de Estonia.

El 25 de abril se firmó un tratado comercial entre Gran Bretaña e Irlanda que puso fin a la guerra económica que ambos países habían mantenido en los últimos años. No hubo acuerdo en el hecho de que el gobierno irlandés seguía reclamando la soberanía sobre Irlanda del Norte, pero se acordó dejar esto al margen del tratado. Otro punto conflictivo fue que Gran Bretaña perdió al acceso a los tres "puertos del tratado" (Berehaven, Queenstown y Lough Swilly) que, de acuerdo con el tratado que supuso la independencia de Irlanda, había retenido bajo su soberanía en la costa irlandesa. No obstante, Éamon de Valera se comprometió verbalmente con Chamberlain a permitir a Gran Bretaña el uso los puertos en caso de guerra. Winston Churchill criticó severamente el tratado, y en especial el asunto de los puertos.

George Orwell publicó Homenaje a Cataluña, una obra en la que relata en primera persona su viaje a España durante la guerra civil. Tuvo bastantes problemas para publicar este trabajo, al igual que otros artículos cortos sobre el mismo tema, sobre todo por las presiones de los simpatizantes del comunismo en general y de la Unión Soviética en particular.

Robert Graves publicó El conde Belisario, una novela histórica basada en la vida del general bizantino Belisario.

Agatha Christie publicó Cita con la muerte, una nueva novela protagonizada por Hércules Poirot.

C. S. Lewis publicó una novela de ciencia-ficción titulada Más allá del planeta silencioso, en la que se relata un viaje a Marte. El texto iba precedido de una nota que decía: En las páginas siguientes se hallarán ciertas referencias de pasada a anteriores historias de este tipo incluidas con fines puramente dramáticos. El autor lamentaría que algún lector pensara que es tan estúpido como para haber disfrutado con las fantasías del señor H.G. Wells o tan ingrato como para no agradecer su deuda con él.

El avance hacia el sur de las tropas franquistas se había ralentizado, en parte por las lluvias, y en parte porque los republicanos contaban con nuevo armamento comprado en Francia. El 27 de abril el avance se detuvo por completo.

El 29 de abril, para celebrar el cumpleaños del emperador Hirohito, el ejército japonés bombardeó varias veces la ciudad de Wuhan, que se había convertido en la capital económica del país tras la caída de Nankín. Los chinos esperaban el ataque y se libró una gran batalla aérea en la que lograron derribar 21 aviones enemigos, aunque perdieron 12 aparatos. El emperador autorizó el uso de gases tóxicos en la campaña contra Wuhan. En esta campaña se produjo la mayor cooperación entre el ejército nacionalista chino y los comunistas, aunque éstos actuaban independientemente, evitando enfrentamientos directos y realizando una eficiente guerra de guerrillas.

El 1 de mayo, tras un fiero ataque, los japoneses lograron tomar Xuzhou, pero sus 200.000 hombres no eran suficientes para controlar al medio millón de soldados chinos que habían rodeado, así que éstos lograron dispersarse por la zona y formar guerrillas. Los japoneses se concentraron entonces en Wuhan, donde los chinos estaban reuniendo casi un millón de hombres, junto con 300 aviones y 50 barcos.

El gobierno republicano publicó un programa político que fue conocido como Los trece puntos de Negrín, en el que resumía las causas por las que luchaba la república:

  1. La independencia de España.
  2. Liberarla de militares extranjeros invasores.
  3. República democrática con un gobierno de plena autoridad.
  4. Plebiscito para determinar la estructuración jurídica y social de la República Española.
  5. Libertades regionales sin menoscabo de la unidad española.
  6. Conciencia ciudadana garantizada por el Estado.
  7. Garantía de la propiedad legítima y protección al elemento productor.
  8. Democracia campesina y liquidación de la propiedad semifeudal.
  9. Legislación social que garantice los derechos del trabajador.
  10. Mejoramiento cultural, físico y moral de la raza.
  11. Ejército al servicio de la Nación, estando libre de tendencias y partidos.
  12. Renuncia a la guerra como instrumento de política nacional.
  13. Amplia amnistía para los españoles que quieran reconstruir y engrandecer España.

Su finalidad principal era obtener el apoyo internacional, aunque teóricamente lo presentó como unas bases para una salida negociada de la guerra (a lo que Franco, obviamente, dijo que nada de nada, que la rendición tenía que ser incondicional). Gran Bretaña y Francia no mostraron ningún interés.

El 3 de mayo el Independent Film Journal publicó un artículo en nombre de Asociación Independiente de Empresarios Teatrales titulado Gatos muertos, en el que se presentaba una lista de actores cuya capacidad profesional no se cuestionaba, pero a los que había que considerar "veneno para las taquillas", en la que se incluía a Greta Garbo, Marlene Dietrich, Mae West, Joan Crawford, Norma Sharer, John Barrimore, Dolores del Río, Katharine Hepburn y Fred Astaire. Por otro lado, entre los actores que se merecían sus salarios figuraban Shirley Temple, Clark Gable, Gary Cooper, Bette Davis, Myrna Loy, William Powell, Spencer Tracy y Cary Grant. El artículo recomendaba a los estudios que apostaran por estos actores para asegurar beneficios para sí mismos y para los empresarios teatrales. En los años siguientes se publicarían otras listas de "Box Office Poison".

El general Aranda reanudó la ofensiva hacia el sur, hacia Valencia, pero se encontró con una firme resistencia por parte del ejército republicano, y el avance fue muy lento. Los republicanos habían preparado una sólida línea defensiva basada en trincheras bien protegidas en terreno escarpado. La ciudad más importante que mediaba entre el frente y Valencia era Castellón, que el 4 de mayo sufrió un duro bombardeo, y otro más al día siguiente. En general, todas las poblaciones entre Vinaroz y Valencia sufrieron bombardeos en los meses siguientes.

Ese día murió en un hospital de Berlín Carl von Ossietzky, el periodista alemán que había recibido el premio Nobel de la paz con la oposición de Hitler. Murió de tuberculosis agravada por los efectos de los malos tratos recibidos en los campos de concentración en los que había estado.

Desde el año anterior, los escritores soviéticos —deseosos de mostrar su lealtad a Stalin, por la cuenta que les traía— habían tomado como víctima al poeta Osip Mandelstam, que seguía desterrado por haber compuesto su —ya célebre— epigrama contra Stalin, a pesar de que entre tanto había escrito varios poemas patrióticos, incluyendo una Oda a Stalin. Unas semanas atrás, Mandelstam había recibido una carta del gobierno por la que era invitado a veranear en una localidad cercana a Moscú. Apenas llegó, el 5 de mayo, fue arrestado.

Konstantin Päts otorgó una amnistía a todos los presos políticos de Estonia.

El 9 de mayo Konstantin Päts formó un gobierno con Kaarel Eenpalu como primer ministro.

Acción Integralista Brasileña era un partido fascista brasileño que había apoyado a Getúlio Vargas en su ascenso al poder, pero había sido traicionado por el dictador, que lo había ilegalizado el año anterior, al igual que todos los demás. El 10 de mayo algunos integralistas trataron de deponer a Vargas, pero no tuvieron ningún éxito.

Con la anexión de Austria, Alemania se había convertido en vecina de Hungría. El primer ministro Kálmán Darányi había establecido contactos secretos con la derecha germanófila para tratar de mantener el auge del nazismo bajo control en el país. Sin embargo, sus movimientos no gustaron a muchos conservadores y finalmente se vio obligado a dimitir. El 14 de mayo el regente Horthy nombró sucesor a Béla Imrédy, que siguió el camino opuesto: trató de mejorar las relaciones diplomáticas con Gran Bretaña. Tras la anexión de Austria, la extrema derecha húngara se había radicalizado, y su líder, Ferenc Szálasi, fue encarcelado.

Ese día murió Miguel Cabanellas, el que había sido presidente de la Junta de Defensa Nacional que tomó el mando de la España nacional antes de que se lo apropiara Franco. El Caudillo lo había mantenido lejos de todo cargo de responsabilidad, y tras su muerte ordenó la requisación de todos sus documentos.

Chile se retiró de la Sociedad de Naciones.

Ese día se estrenó Las aventuras de Robin Hood, la primera película en Technicolor que protagonizaban Errol Flynn y Olivia de Havilland, bajo la dirección de Michael Curtiz. Está consideerado uno de los clásicos del cine de aventuras.

El Partido Alemán de los Sudetes tenía desde su fundación un "Servicio de Orden" encargado de mantener el orden en los mítines y de proteger a los asistentes de rivales políticos, pero el 17 de mayo, siguiendo el ejemplo de las SA del partido nazi alemán, el "Servicio de Orden" se convirtió en el Freiwilliger Schutzdienst (servicio voluntario de protección), una organización paramilitar que en su inicio contó con unos 15.000 miembros.

Un policía árabe murió en palestina como consecuencia de un ataque del Irgún a un autobús.

El 19 de mayo el gobierno checoslovaco ordenó una movilización parcial en previsión de una posible invasión alemana.

El 20 de mayo Hitler presentó a sus generales la Operación Verde, que era un plan de invasión de Checoslovaquia, aunque en el proyecto se insistía en que no se haría nada sin una provocación, una oportunidad particularmente favorable o una justificación política adecuada.

El 21 de mayo se estrenó en París Terror y Miseria del Tercer Reich, o La vida privada de la raza superior, de Bertolt Brecht.

El 22 de mayo el embajador polaco en Francia comunicó al ministro de Asuntos Exteriores que si Francia actuaba contra Alemania en defensa de Checoslovaquia Polonia no le respaldaría, así como que Polonia se opondría a que la Unión Soviética actuara en defensa de Checoslovaquia. El primer ministro, Daladier, dijo al embajador soviético: No sólo no podemos contar con el apoyo polaco, sino que no nos extrañaría que Polonia nos golpeara por la espalda.

El Vaticano reconoció finalmente al gobierno franquista como gobierno de España, y el 24 de mayo presentó sus credenciales como nuncio papal monseñor Gaetano Cicognani, que acababa de perder el puesto de nuncio en Austria, pues Austria ya no existía como país independiente.

Terroristas judíos tirotearon a tres árabes en Haifa, que resultaron muertos.

El 25 de mayo la ciudad de Alicante sufrió un intenso bombardeo en el que hubo unos 250 muertos y casi otros tantos heridos. Como en muchas otras ocasiones, el bombardeo no perseguía objetivos militares, sino que fue bombardeado el centro de la ciudad, y además los aviones hicieron una maniobra inusual para evitar ser detectados de modo que la población pudiera ser advertida para protegerse en los refugios antiaéreos. Algunas bombas cayeron en el mercado central, repleto de gente. En previsión de otros posibles bombardeos, yna parte de la población decidió abandonar la ciudad, y las autoridades tuvieron problemas para que los obreros continuaran trabajando.

El 26 de mayo, ante una multitud de unas 70.000 personas, Adolf Hitler inauguró la nueva Stadt des KdF-Wagens bei Fallersleben, que es algo así como Ciudad del coche KdF en Fallersleben. A su vez, KdF era Kraft durch Freude (fuerza a través de la alegría). En suma, se trataba de una nueva ciudad destinada a la fabricación del primer modelo de Volkswagen diseñado por Ferdinand Porsche. El propio Hitler subió a bordo de un prototipo descapotable conducido por Porsche. Se había diseñado un sistema de financiación por el que los alemanes que quisieran poseer un Volkswagen sólo tenían que ir aportando cinco marcos semanales.

La Cámara de Representantes de los Estados Unidos creó el Comité de Actividades Antiestadounidenses, que fue más conocido como el comité Dies, porque estaba presidido por el demócrata Martin Dies Jr. Su misión era investigar posibles actividades subversivas por parte de personas u organizaciones simpatizantes del fascismo o del comunismo. Una de las investigadas más destacadas en los primeros meses de actividad del comité fue Hallie Flanagan, directora del Proyecto Teatral Federal, que había organizado el gobierno federal para organizar actividades teatrales y de entretenimiento durante la Gran Depresión. Se rumoreaba que estaba infestado de comunistas, y se hizo famosa la intervención de Joe Starnes, quien le preguntó si Christopher Marlowe era miembro del partido comunista o si el señor Eurípides predicaba la lucha de clases.

El 27 de mayo Corneliu Zelea Codreanu fue vuelto a juzgar y esta vez la condena fue de diez años de trabajos forzados, por el delito de "traición y humillación contra el orden social y por rebeldía". Entonces se volvió místico y afirmó que en su celda se le aparecían Jesucristo y los muertos de la Guardia de Hierro.

Los intentos del primer ministro húngaro Béla Imrédy de contener la influencia alemana en el país no estaban recibiendo el respaldo necesario, entre otras cosas porque Alemania recibía más del 50% de las exportaciones húngaras. El 28 de mayo Hungría aprobó una ley que prohibía a los judíos el ejercicio de diversas profesiones. Mientras tanto en Alemania se estaba elaborando un censo de gitanos y mestizos.

Tras duros combates, el 31 de mayo las tropas nacionales habían llegado hasta Lucena del Cid, a la altura de Castellón, pero algo más al oeste, lejos del mar. Ese día se produjo otro grave bombardeo en la localidad barcelonesa de Granollers, donde murieron más de 200 personas, casi todas ellas civiles. El gran número de víctimas se debió en parte a que la ciudad nunca había sido bombardeada antes, y la gente fue sorprendida mientras iba a comprar al mercado. El gobierno republicano visitó el lugar y después emitió una nota de denuncia ante Gran Bretaña y Francia, tanto por el bombardeo de Granollers como por el de Alicante. A su vez, Gran Bretaña y Francia protestaron ante el gobierno de Franco y le exigieron que acatara el compromiso de no bombardear objetivos civiles que ya había asumido tras los bombardeos de Barcelona. También L'Osservatore Romano publicó una nota de protesta y el nuncio papal, monseñor Cicognani, presentó también verbalmente una protesta ante Franco. El gobierno franquista afirmó indignado que el Vaticano se había dejado llevar por la "propaganda roja".

El 2 de junio el el ministerio de Defensa español republicano estableció el principio típico comunista según el cual los castigos por deserción recaerían en los familiares de los fugados cuando éstos no fueran capturados.

Tras diez días de juicio, el 3 de junio se dictó la sentencia contra los tres terroristas judíos que habían fracasado en su intento de asesinar a los viajeros de un autobús hacía poco más de un mes. Djuravin fue condenado a cadena perpetua, y los otros dos a la horca. No obstante, cuando se demostró que Abraham Shein era menor de edad cuando ocurrieron los hechos, su sentencia fue conmutada por la de cadena perpetua (si bien sería liberado a los pocos meses de su ingreso en prisión). Sin embargo, Shlomo Ben-Yosef tenía 25 años y su condena se mantuvo. Se inició entonces una campaña internacional en la que se pedía su indulto, en la que no sólo participaron personalidades judías, sino también políticos británicos, dos obispos anglicanos, el alcalde de Dublín o el gobierno polaco (Ben-Yosef había nacido en Polonia).

A partir de ese día, la militancia en el Partido Nacional Fascista se volvió obligatoria para todos los trabajadores italianos. Hasta entonces sólo era un requisito para ser funcionario.

El 4 de junio comenzaron los octavos de final del Campeonato Mundial de Fútbol de 1938. En principio se habían clasificado dieciséis países: Alemania, Austria, Bélgica, Brasil, Cuba, Checoslovaquia, Francial, Hungría, las Indias Orientales Neerlandesas, Italia, Noruega, Países Bajos, Polonia, Rumanía y Suiza, pero Austria fue eliminada tras su anexión a Alemania (y esto hizo que Suecia, su rival previsto para los octavos de final, se clasificara automáticamente para los cuartos de final). Muchos países americanos se habían negado a participar como protesta por la elección de un país europeo como sede, pues pretendían que se alternara en cada edición entre Europa y América (las dos ediciones anteriores habían tenido lugar en Uruguay e Italia). En el primer partido, entre Alemania y Suiza, terminó en empate a 1, que se resolvería unos días más tarde en un partido de desempate en el que Suiza ganó por 4-2, pese a que Alemania era la favorita.

El 6 de junio terroristas árabes asesinaron a un judío y a su hijo en Jerusalén.

Los japoneses tomaron Kaifeng y amenazaban con tomar Zhengzhou, la capital de la provincia de Henan, lo que comprometería la defensa de Wuhan. Por ello, Chiang Kai-shek tomó una decisión insólita: ordenó destruir los diques del río Amarillo en Huayuankou, y así el 7 de junio provocó una inmensa inundación que destruyó miles de kilómetros cuadrados de tierra cultivable, anegando miles de pueblos. Se calcula que unos 800.000 chinos murieron ahogados. La utilidad de la medida es dudosa. Los japoneses no se vieron afectados por la inundación, aunque ciertamente tuvieron que renunciar a tomar Zhengzhou.

El 11 de junio se hizo pública la condena del mariscal Tujachevski, ejecutado hacía un año. En los dos últimos años unas 40.000 personas habían sido expulsadas del ejército soviético.

El 13 de junio los japoneses retomaron su ofensiva contra Wuhan con un desembarco en Anqing, en la orilla sur del río Yangtsé.

El 14 de junio, tras varios días de luchas en los suburbios, Castellón se rindió al general Aranda. Cuando los republicanos se retiraron hacia el sur, asesinaron unos cuantos presos derechistas. Ahora los nacionales contaban con un puerto en la costa oriental española. El 15 de junio tomaron Villareal, un poco más al sur, con lo que consolidaron la posesión de la capital de provincia. Así se encontraban ya a unos 70 km de Valencia. Sin embargo, una nueva línea de fortificaciones detendría el avance a la altura de Sagunto, ya en la provincia de Valencia.

Para entonces la "bolsa de Bielsa", es decir, los milicianos que resistían en el pirineo de Huesca, se habían visto obligados a cruzar la frontera francesa, después de haber evacuado a unos 4.000 civiles. El gobierno republicano publicitó la heroica resistencia de los milicianos de Bielsa, como ejemplo a seguir en el resto del territorio. Más aún, el gobierno francés les dio a elegir si querían regresar a territorio republicano o pasarse al bando nacional y sólo 411 soldados optaron por el cambio de bando, mientras que casi 7.000 prefirieron entrar de nuevo en España por Cataluña.

Con su reputación bajo mínimos la nueva película que la RKO había propuesto a Katharine Hepburn había sido "Los pollos de mamá Carey", una película de serie B que se negó a interpretar. En su lugar, Hepburn compró su contrato a la productora y aceptó una oferta de la Columbia para rodar una comedia romántica con Cary Grant, bajo la dirección de George Cukor. Vivir para gozar se estrenó ese día y se repitió el caso de La fiera de mi niña: las críticas fueron buenas, pero la recaudación escasa. La siguiente oferta que recibió la actriz fue por un salario de 10.000 dólares, menos de lo que le habían pagado por una película al inicio de su carrera. Sin embargo, aunque había compartido con Hebpurn sus dos últimos fracasos, la popularidad de Cary Grant iba en aumento.

El mes anterior Freddie Bartholomew había estrenado la película Secuestrado, basada en una novela de Robert Louis Stevenson, y el 17 de junio estrenaba Lord Jeff, dirigida por Sam Wood y coprotagonizada por Mickey Rooney.

El dictador uruguayo Gabriel Terra convocó elecciones presidenciales para que las ganara el general Alfredo Baldomir, y el resultado fue que ganó Alfredo Baldomir, que el 19 de junio tomó posesión del cargo.

El Irgún hizo estallar una bomba en una concurrida plaza de Jerusalén, donde estaba instalado un mercado, lo que provocó la muerte de 9 hombres, 6 mujeres y 3 niños, además de 24 heridos.

Ese día se celebró en París la final del Campeonato Mundial de Fútbol de 1938, en la que Italia ganó a Hungría por 4 a 2. No era de extrañar. El seleccionador italiano había recibido un telegrama antes del partido en el que Mussolini le decía simplemente: Vencer o morir, y cualquiera sabía si había que entenderlo o no literalmente.

El 20 de junio fue condenado a muerte en Moscú el general Vladimir Gorev, que fue fusilado ese mismo día.

El 23 de junio el Irgún mató a tres árabes cerca de Tel Aviv.

El 26 de junio una bomba del Irgún mató a siete árabes en Jaffa. El 27 de junio un árabe fue asesinado en el patio de un hospital en Haifa.

El 28 de junio The Times publicó una entrevista a Franco en la que declaraba:

El bombardeo de las poblaciones civiles por nuestros aviones (lo afirmo rotundamente) no existe. Se bombardean tan sólo objetivos de carácter militar. Es cierto que se producen bajas entre la población civil. Y son muy de lamentar. Pero el Gobierno rojo, lejos de evitarlas, las sitúa cerca de los objetivos militares. Después de todo, el ejército rojo necesita y desea esas víctimas para su propaganda.

Al amanecer del 29 de junio Shlomo Ben-Yosef fue sacado de su celda camino de la horca, gritando vivas a Jabotinsky y cantando himnos patrióticos coreados por el resto de presos judíos. El joven había grabado en piedra en su celda: "Es bueno morir por la patria", y en ningún momento mostró la menor flaqueza ante la muerte. Unas horas antes había declarado a unas visitas: "Mi muerte servirá como un símbolo de batalla". Así sucedió. Jabotinsky relevó a Rozenberg al frente del Irgún y lo sustituyó por David Raziel, incondicional partidario de las técnicas terroristas.

Harold Lloyd estrenó El profesor Beware, una comedia bastante floja que no tuvo ningún éxito y que decidió al actor a retirarse definitivamente.

El 4 de julio cuatro árabes murieron como consecuencia de varios atentados sionistas.

El 5 de julio el ejército nacional inició una gran ofensiva para abrirse paso hacia Valencia, pero los republicanos mantuvieron sus posiciones Ese día el gobierno franquista introdujo la pena de muerte, que había abolido la República. Tras seis meses de deliberaciones, el Comité de No Intervención aprobó la retirada de los voluntarios extranjeros en la guerra de España.

Enrique Jardiel Poncela regresó a España de su exilio en Argentina y se estableció en San Sebastián. José María Pemán publicó su Poema de la Bestia y el Ángel, un largo poema en loor del glorioso movimiento nacional franquista en el que desarrolla todos los tópicos del fascismo español, sin descuidar el antisemitismo.

El 6 de julio miembros del Irgún ocultaron dos bombas en bidones de leche y los emplazaron en una plaza de mercado en Haifa que al explotar mataron a 18 árabes y a 5 judíos. La multitud, furiosa, atacó a los judíos, y en los dos días siguientes, en una cadena de represalias por ambos bandos, junto con la actividad de la policía británica, hubo un total de 33 muertos y 111 heridos. Mientras tanto, otra bomba mataba a dos árabes en Jerusalén.

A iniciativa del presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt, se reunió en Évian-les-Bains, en Francia, la llamada Conferencia de Évian, con el propósito de discutor el problema de los judíos que huían de Alemania y pedían asilo en otros países. Participaron representantes de 32 países y, como observadores, de 20 organizaciones de voluntarios.

Desde el acceso al poder de Hitler, unos 450.000 judíos (la mitad de la población) habían huido de Alemania, o habían sido expulsados. La mayoría habían acabado en Francia o en Palestina. Tras la anexión de Austria, otros 200.000 judíos se vieron privados también de todo derecho de ciudadanía. El antisemitismo también era fuerte en Polonia, Hungría y Rumanía, de modo que el número de judíos que querían salir de Europa era de más de un millón de personas. Antes del inicio de la conferencia Gran Bretaña y los Estados Unidos llegaron a un acuerdo: los británicos prometieron no señalar que los Estados Unidos no estaban cumpliendo las cuotas de inmigración que se habían comprometido a aceptar en acuerdos anteriores y, a cambio, no se plantearía a Palestina como posible destino final de los refugiados. (Los británicos ya tenían bastantes problemas con el enfrentamiento entre árabes y palestinos como para echar más leña al fuego.) Al problema judío, se empezaba a sumar recientemente un problema similar en torno a los gitanos.

El 8 de julio una bomba mató a cuatro árabes en las calles de Jerusalén.

Ese día se estrenó María Antonieta, dirigida por W. S. van Dyke y protagonizada por Norma Shearer y Tyrone Power. Fue una de las películas más taquilleras del año.

El 9 de julio, bajo presión estadounidense, Paraguay firmó un tratado secreto por el que renunciaba a 110.000 km2 que había conquistado a Bolivia en la guerra del Chaco.

El 12 de julio Venezuela se retiró de la Sociedad de Naciones.

Aleksandr Orlov recibió instrucciones de Moscú de reunirse con un jefe del NKVD en Amberes. Consciente de lo que les estaba ocurriendo a todos los agentes soviéticos que habían estado en España (o sin haber estado en España también), se convirtió en el comunista que más claro tenía aquello de que ir a la Unión Soviética era ir al Paraíso, hasta el punto de que —ante la posibilidad de que le ordenaran regresar— prefirió huir a los Estados Unidos y así pasar algunos años más en la tierra. El 13 de julio robó 60.000 dólares de la embajada soviética en París y voló rumbo a Quebec, y de allí pasó a los Estados Unidos donde permanecería durante años en un completo anonimato.

El general Varela atacó las posiciones republicanas desde Teruel y, tras vencer una fuerte resistencia, logró tomar Mora de Rubielos y otras localidades, y todo apuntaba a que el frente republicano no tardaría en derrumbarse.

El químico alemán Otto Hahn trabajaba en el Instituto Kaiser Guillermo de Berlín, pero su ayudante, Lise Meitner, era judía, así que tuvo que ayudarla a huir de Alemania a los Países Bajos. Incluso le dio un anillo con un diamante que había heredado de su madre para que pudiera sobornar a los guardias fronterizos en caso de necesidad. Meitner se estableció en Estocolmo, donde colaboró con frecuencia con Niels Bohr, que viajaba a menudo de Copenhague a Estocolmo.

El 14 de julio el empresario y aviador estadounidense Howard Hughes estableció una nueva marca mundial al aterrizar en Nueva York tras haber dado la vuelta al mundo en 91 horas.

El 15 de julio se clausuró la Conferencia de Évian con unos acuerdos decepcionantes. Francia aseguró que había llegado a un punto de saturación en cuanto a la admisión de refugiados, lo cual tenía algo de cierto en su caso, pero que fue repetido igualmente por la mayoría de los países. Los Estados Unidos se comprometieron a aceptar unos 30.000 refugiados anuales durante tres años (aunque en la práctica admitirían unos 10.000 más), Gran Bretaña aceptó la misma cuota, mientras que Australia se comprometió a aceptar 15.000 en tres años. Sudáfrica sólo aceptó a acoger a quienes ya tuvieran familiares cercanos residiendo en su territorio. Canadá no se comprometió a nada. Sólo la República Dominicana de Trujillo aceptó acoger hasta 100.000 refugiados, y más tarde Costa Rica haría también una oferta generosa. Como había declarado dos años atrás el líder sionista Jaim Weizman: El mundo parece dividido en dos partes: los lugares donde los judíos no pueden vivir y aquellos donde no pueden entrar.

En los años que Mussolini llevaba en el poder nunca había defendido tesis racistas. Al contrario, había llegado a afirmar hiperbólicamente que los judíos italianos habían vivido en Italia "desde los tiempos de los reyes de Roma", y una de sus amantes era judía. Sin embargo, sus nuevas y amistosas relaciones con Alemania le habían llevado a cambiar de postura. Ese día el Giornale d'Italia publicó un artículo anónimo titulado Manifiesto de los científicos racistas, en el que se leía:

Es hora de que los italianos se proclamen abiertamente racistas. Todo el trabajo que hasta ahora ha hecho el Régimen en Italia es en el fondo racista. Muy frecuente ha sido siempre en los discursos del Caudillo la referencia a los conceptos de raza. El tema del racismo en Italia debe ser tratado desde un punto de vista puramente biológico, sin intenciones filosóficas o religiosas. El concepto de racismo en Italia debe ser esencialmente italiano y la dirección arianonordica.

Se estaba empezando así a elaborar la "teoría" de que existía una "raza italiana" de origen ario. Unos días más tarde el artículo fue reproducido en el primer número de una publicación específicamente racista titulada La defensa de la raza, ahora con el título de El fascismo y los problemas de la raza, y con la firma de diez científicos. No obstante, parece ser que en gran parte había sido redactado por el propio Mussolini. Posteriormente varios personajes del momento manifestaron su adhesión.

Una bomba mató a 10 árabes en un mercado de Jerusalén.

El 18 de julio, coincidiendo con el segundo aniversario del alzamiento, Franco fue nombrado Capitán General del Ejército y de la Armada, cargo que hasta entonces había estado reservado al rey. Barcelona sufrió un nuevo bombardeo, esta vez con objetivos militares, por lo que las bajas fueron menores: 15 muertos y 25 heridos.

El 20 de julio el ministro de Asuntos Exteriores francés le dijo al embajador checoslovaco que, aunque Francia mostraría públicamente su apoyo a Checoslovaquia, no estaban en condiciones de ir a la guerra por el asunto de los Sudetes.

El 21 de julio Bolivia y Paraguay firmaron en Buenos Aires un Tratado de Paz, Amistad y Límites que zanjaba el conflicto fronterizo que había dado lugar a la guerra del Chaco. Bolivia se quedaba con la cuarta parte de la superficie del Chaco.

El presidente boliviano, Germán Busch, estaba tratando de reconstruir la democracia en su país, suspendida tras el golpe de Estado de David Toro. Ese año aprobó una nueva constitución y fue reconocido como presidente constitucional.

El 23 de julio se produjo un nuevo desembarco japonés cerca de Jiujiang. Los chinos trataron de contener el ataque.

El 24 de julio se estrenó en Munich El día de la paz, una ópera en un acto de Richard Strauss, ambientada en la Guerra de los Treinta Años, y que contenía veladas críticas al belicismo del Tercer Reich. Ese año la nuera del compositor, que era judía, fue puesta bajo arresto domiciliario, pero Strauss logró ponerla a salvo haciendo uso de sus influencias. En cambio, no tuvo la misma suerte cuando trató de sacar de campos de concentración a la madre de su nuera y a los hijos de ésta. Escribió varias cartas que no tuvieron respuesta alguna.

El general Vicente Rojo había organizado un ataque por sorpresa sobre las tropas nacionales con el fin de disminuir su presión sobre Valencia. En las primeras horas del 25 de julio, en una noche sin luna, las unidades republicanas empezaron a cruzar el Ebro por numerosos puntos, principalmente en barcas y puentes de pontones. Se iniciaba así la Batalla del Ebro. En total, Rojo contaba con unos 100.000 hombres, entre ellos la conocida como "Quinta del Biberón", formada por unos 30.000 jóvenes de 17 y 18 años que habían sido llamados a filas apenas hacía tres meses. Las tropas de Yagüe fueron tomadas completamente por sorpresa y en un principio se retiraron en desorden. Los republicanos lograron tomar todos los pueblos situados a orillas del Ebro en la parte central del frente, y formaron dos extensas cabezas de puente. Unos 5.000 soldados nacionales cayeron prisioneros. El avance republicano llegó hasta Gandesa y Villalba de los Arcos, donde se habían atrincherado los nacionales.

La respuesta nacional no se hizo esperar. Franco paralizó el ataque hacia Valencia y ordenó el movimiento de tropas hacia el Ebro desde diversos puntos de España. La aviación nacional atacó enérgicamente las cabezas de puente. Nunca se ha sabido por qué la aviación republicana no empezó a actuar hasta pasados dos días. Por otra parte, los nacionales abrieron las compuertas de los embalses de las centrales hidroeléctricas de Tremp y Camarasa, situadas en el Segre, lo que provocó una crecida del Ebro que se llevó por delante hombres, camiones y pasarelas. Además, los nacionales dejaban descender río abajo troncos con explosivos.

Con la ofensiva del Ebro, la República aspiraba a convencer a Gran Bretaña y Francia de que, en caso de que terminaran declarando la guerra a Alemania por la crisis de los Sudetes, algo que se consideraba inminente, invertir recursos en ayuda de la causa republicana sería una forma efectiva de debilitar a Alemania, pues la República estaba todavía en condiciones de aprovechar esos recursos para ganar la guerra. Por un momento, hasta el presidente Azaña se convenció de que la República podía ganar la guerra. No obstante, por esas fechas intentó convencer a los británicos de que le ofrecieran ayuda inmediata a cambio de sacar a Negrín y a los comunistas del gobierno, pero la respuesta que obtuvo fue la de siempre: que su política era la no intervención.

El gobernador de Puerto Rico, Blanton, C. Winship, había organizado un desfile conmemorativo de los cuarenta años de ocupación estadounidense. Durante la celebración se dispararon varios tiros hacia la tribuna en la que se encontraba. Winship salió ileso, pero hubo dos muertos y 36 heridos. El Partido Nacionalista de Puerto Rico negó toda implicación, pero varios de sus miembros fueron arrestados y condenados a ocho años de cárcel.

Una bomba en un mercado de Haifa mató a 45 árabes según el gobierno británico, aunque el Irgún afirmó que los británicos habían rebajado la cifra para calmar a la población árabe, y que en realidad los muertos habían sido unos 70.

En Varsovia se estrenó traducida al polaco Ginebra, una página imaginaria de la Historia, de George Bernard Shaw, una obra en la que un juez belga cita como acusados a tres tres grandes dictadores: Herr Batler, el Signor Bombardone y el General Flanco, los cuales, sorprendentemente, comparecen ante él y se inicia un juicio restransmitido a todo el mundo por radio y televisión. El único personaje que no fue objeto de la porción de sátira que le hubiera correspondido en justicia era el Comisario Soviético, ya que a Shaw le caía simpático Stalin.

El 26 de julio los japoneses tomaban Jiujiang.

El 29 de julio fue fusilado Boris Shumyatsky, un mes después de haber sido condenado a muerte en un juicio en el que se descubrió que era un espía británico.

Edward G. Robinson estrenó tres películas ese año: una comedia (Un leve caso de asesinato), un drama (Yo soy la ley) y El sorprendente Dr. Clitterhouse, junto a Humphrey Bogart, estrenada el 30 de julio y que fue un éxito de crítica. Bogart estrenó seis películas, entre ellas Ángeles con caras sucias, dirigida por Michael Curtiz y protagonizada por James Cagney.

La segunda guerra sinojaponesa
Índice La crisis de los Sudetes