ANTERIOR
LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL
SIGUIENTE

A las 4:30 del 1 de septiembre de 1939 aviones alemanes, sin previa declaración de guerra, bombardeaban Chojnice, en el corredor polaco, mientras por el sur el general Ott entraba con unos 17.000 soldados de infantería desde Bohemia hacia Węgierska Górka. A las 4:40 la Luftwaffe llegaba a Wieluń e iniciaba un bombardeo, el primero de una serie de oleadas que a lo largo del día mataron en total a más de un millar de civiles y destruyeron el 90% del centro de la ciudad. A las 4:45 un buque escuela de la armada alemana que se encontraba anclado en el puerto exterior de Danzig en visita de buena voluntad inició un bombardeo sobre la península de Westerplatte, que fue seguido de un desembarco. En Danzig unos 200 alemanes trataban de ocupar el edificio de Correos. A las 5:00 unos 800 soldados alemanes se enfrentaban al ejército polaco en Krojanty, (cerca de Chojnice) mientras a las 8:00 el décimo ejército alemán llegaba por el este hasta Mokra y se apoderaba de Krepice y Starokrzepice. Un cuerpo del decimocuarto ejército, con unos 50.000 hombres y 500 tanques, penetraba por Eslovaquia hacia Jordanów, mientras una división eslovaca tomaba Javorina y Zakopane.

El tercer ejército alemán avanzó en dirección a Varsovia desde Prusia Oriental, pero quedó atascado ante las fortificaciones de Mlawa. Otras unidades avanzaron desde Prusia Oriental hacia el oeste para atravesar el corredor polaco y establecer contacto contacto con el resto de Alemania. Éstas se enfrentaron a los polacos en el bosque de Tuchola. Al suroeste, la quinta división panzer con 355 tanques se enfrentaba a una sólida línea defensiva polaca alrededor de Pszczyna, donde la quinta división de blindados logró crear una brecha en Mikołów con el apoyo de la aviación y de la población de etnia alemana residente en la zona, cuyas milicias atacaron a los polacos por la retaguardia.

Mussolini ordenó al embajador italiano en Berlín que solicitara del gobierno alemán un telegrama en el que dijera que Alemania no necesitaba la participacón italiana en la guerra contra Polonia. Hitler lo envió a las 9:40, en tono cordial. A las 10:00 el Führer hablaba en el Reichstag:

Ya no soy capaz de apreciar ninguna voluntad por parte del gobierno polaco de mantener negociaciones serias con nosotros. Estas propuestas de mediación han fracasado porque en su transcurso, en primer lugar, vino como respuesta la repentina movilización general polaca, seguida de más atrocidades por parte de Polonia. Éstas se repitieron anoche. Hace poco hubo en una noche nada menos que veintiún incidentes fronterizos. Anoche hubo catorce, de los cuales tres fueron bastante serios. Por consiguiente, he decidido hablar a Polonia en la misma lengua que Polonia lleva usando contra nosotros desde hace meses [...] Anoche, por primera vez, soldados polacos dispararon en nuestro territorio. Desde las 5:45 a.m. hemos empezado a devolver el fuego [...] Continuaré esta lucha, no importa contra quiénes, hasta que la seguridad del Reich y sus derechos estén garantizados.
Unos días antes, Hitler había dicho a sus generales: "Proporcionaré un casus belli propagandístico. Su credibilidad no es importante. Nadie preguntará al vencedor si había dicho la verdad". Ese día estaba prevista la celebración del undécimo congreso del partido nazi, con el título de "Congreso de la Paz", pero fue cancelado justo el día anterior mediante un escueto comunicado.

Lituania se declaró neutral, a pesar de las ofertas alemanas de unirse a la invasión de Polonia a cambio de recuperar Vilna. Lo mismo hicieron Estonia, Letonia, Finlandia, Noruega y Suiza. Hungría se declararó no beligerante. Días antes el regente Horthy había declarado al embajador alemán que antes volaría sus líneas ferroviarias que permitiría que fueran usadas por Alemania para invadir Polonia. El mariscal Rydz-Śmigły fue nombrado comandante en jefe del ejército polaco.

A mediodía los alemanes se retiraban de Jodanów con graves pérdidas, que incluían unos 30 tanques.

En Danzig los alemanes tenían problemas para hacerse con el edificio de Correos. Los polacos que lo defendían rechazaron una oferta de rendición, pero zapadores alemanes colocaron una bomba que estalló sobre las 17:00 y derrumbó un muro, tras lo cual los alemanes pudieron ocupar casi todo el edifició, salvo el sótano. Para entonces habían terminado los combates en Mokra: los alemanes no habían logrado romper las líneas de defensa polacas y en la mayor parte del frente no habían avanzado nada. Habían sufrido unas 800 bajas y habían perdido 50 tanques. En otras zonas los polacos habían tenido que retroceder un poco y contaron unas 500 bajas.

El primer ministro británico, Neville Chamberlain, se había puesto en contacto con el ministro de asuntos exteriores francés, Georges Bonnet, que le había comunicado que Francia no podía hacer nada hasta que la Asamblea se reuniera la terde del día siguiente. El gobierno británico propuso que se presentara un ultimátum a Hitler y que, si no había retirado sus tropas de Polonia en 24 horas, Gran Bretaña declarara la guerra a Alemania. Sin embargo, Bonnet le pidió tiempo para intentar resolver el conflicto diplomáticamente. A las 18:00 se reunía el parlamento británico. Chamberlain no habló del ultimátum ni de una posible declaración de guerra, por lo que su discurso fue acogido con desconfianza. Dada su trayectoria pacifista, muchos recelaban de que pudiera terminar llegando a un nuevo acuerdo con Hitler.

El presidente Roosevelt afirmó en una rueda de prensa que haría todo lo posible para mantener a su país fuera de la guerra.

Ese día se estrenó Mujeres, una película de George Cukor en la que sólo intervienen actrices (incluso en los anuncios de periódico y en los retratos sólo se ven mujeres, e incluso los animales que aparecían como mascotas eran hembras). Las protagonistas eran Norma Shearer y Joan Crawford. Fue otra de las películas del año cuya exitosa recaudación no compensó su excesivo coste. Joan Fontaine también intervenía en la película, pero no fue muy impactante y la RKO no renovó su contrato cuando expiró ese año.

En Grudziądz (a orillas del Vístula, cerca de Prusia Oriental) los polacos no pudieron frenar el avance alemán hasta las 19:00. Mientras tanto en Krojanty el general polaco Kazimierz Mastalerz ordenaba al comandante Eugeniusz Świeściak una carga de caballería que pilló por sorpresa a los alemanes y los dispersó. No obstante, el contraataque no se hizo esperar y tanto Mastalerz como Świeściak murieron en combate. La tercera parte de los soldados polacos resultaron muertos o heridos. No obstante, a los alemanes les llevó bastante tiempo reorganizarse para continuar con su plan de avance. Ese día periodistas alemanes e italianos tuvieron acceso al campo de batalla. Uno de ellos, Indro Montanelli, vio cadáveres polacos junto a tanques alemanes que habían llegado después y escribió un reportaje en el que hablaba de heroicos soldados polacos que habían cargado contra tanques armados con lanzas y sables. La propaganda alemana alimentó la historia explicando que los polacos se habían creído su propia propaganda falsa, según la cual los blindados alemanes estaban protegidos por finas láminas de metal, y ello los había llevado a protagonizar un ridículo ataque.

El embajador británico presentó un ultimátum a Ribbentrop, que fue seguido una hora más tarde por otro del embajador francés con idéntico contenido.

Los polacos que resistían en los sótanos del edificio de Correos de Danzig se negaban a rendirse, pero los alemanes bombearon gasolina y luego lanzaron una granada de mano. Tres polacos murieron quemados y el resto se rindió. Los dos primeros que salieron del edificio llevando una bandera blanca fueron abatidos. Al resto se les permitió rendirse. Algunos murieron poco después por sus heridas, y otros fueron interrogados, torturados y finalmente ejecutados unos días más tarde. El ataque naval en Westerplatte no había ido muy bien. Los polacos mantenían una línea defensiva frente a los marines alemanes que habían logrado desembarcar y cuyos asaltos habían sido rechazaros uno tras otro.

Al anochecer, tras tres ataques fallidos, los alemanes dominaban ya Jordanów y los polacos se retiraban protegidos por un tren blindado. Al sur del corredor polaco, civiles polacos incendiaron dos tanques de combustible en Wysoka y la explosión destruyó varios tanques averiados y unos pocos soldados. El avance hacia Węgierska Górka también había sido más lento de lo previsto. En todo el día los alemanes apenas habían penetrado 10 km y los polacos se habían atrincherado en la ciudad. El 2 de septiembre rechazaron una primera acometida alemana. A lo largo del día sucesivos ataques apoyados por bombardeos aéreos fueron también rechazados. Sin embargo, en lugares cercanos los polacos tuvieron que retirarse ante el avance alemán.

A las 5:00 la artillería alemana atacaba Mikołów, tras lo cual tuvo lugar una de las más cruentas batallas de esos días. Los polacos evitaron que los alemanes ocuparan la ciudad de Wyry.

En Węgierska Górka la resistencia polaca se reducía ya a unos pocos búnkers, tras una larga noche de combates, la guarnición del búnker Włóczęga se quedó sin municiones y a las 8:00 se rendía a los alemanes. Esto dejó expuesto al vecino búnker de Wędrowiec.

Mientras tanto os alemanes lanzaban un ataque en Grudziądz, que los polacos trataron de contrarrestar bombardeando las posiciones enemigas, pero por la tarde empezaron a retirarse. Los alemanes eran apoyados por los polacos de etnia alemana.

En Stutthof, cerca de Danzig, se organizó un campo de concentración que ese día albergó a los primeros 150 prisioneros, polacos arrestados en las calles de Danzig.

La península de Westerplatte, junto a Danzig, también resistía el asedio alemán, que concentró sobre ella buena parte de sus fuerzas aéreas. Pese a los graves daños causados por los bombardeos, los polacos mantuvieron sus posiciones. No obstante, los principales buques de guerra polacos que no habían sido evacuados a Gran Bretaña resultaron hundidos ese día. En Pszczyna los alemanes habían superado la primera línea de defensa polaca, y ahora atacaban las posiciones principales.

El primer ministro polaco, Felicjan Sławoj Składkowski, pronunció un discurso ante el parlamento en el que expresó su esperanza en que Polonia ganaría la guerra. Italia declaró su no beligerancia y Mussolini propuso un encuentro entre Alemania, Italia, Gran Bretaña, Francia y Polonia para resolver el conflicto.

Édouard Daladier se dirigió a la Cámara de los Diputados francesa. Sostuvo que había que detener a Alemania, pues era cuestión de tiempo que, tras fortalecerse con sus conquistas en el este, acabara atacando Francia para recuperar Alsacia y Lorena.

A las 16:00 la infantería polaca se adentró en la Prusia Oriental y atacó por sorpresa un campamento alemán cerca de Fraustadt. Tras un tiroteo, los alemanes se retiraron abandonando algunas armas y munición. A las 18:00 el ejército polaco atacó la ciudad de Geyersdorf, en Prusia, de donde huyó tanto la guarnición alemana como la población. Después los polacos se retiraron de Prusia. A su regreso entraron en la ciudad polaca de Święciechowa, donde la población alemana los recibió con júbilo ondeando banderas nazis. Los habían tomado erróneamente por la vanguardia del ejército alemán. Este desliz le debió de costar caro a más de un alemán. La incursión polaca en Prusia no tuvo ningún efecto significativo en sí misma, pero sirvió al gobierno polaco para levantar la moral de su población.

A las 19:44 Chamberlain anunció al Parlamento que el ultimátum presentado el día anterior no había tenido respuesta por parte de Alemania, e insistió en que consideraba su deber actuar en caso de que Alemania no se retirara de Polonia. Irlanda se declaró neutral.

A las 20:00 los polacos iniciaron un contraataque en Grudziądz, que fue frenado por los alemanes cuando alcanzaron sus posiciones iniciales a lo largo del río Osa.

A las 21:30, aunque el ejército polaco había logrado estabilizar el frente en Mikołów, todas las fuerzas de la zona recibieron órdenes de replegarse para proteger Cracovia. Algunos soldados se resistían a creerlo, pero acataron las órdenes. La retirada empezó unas horas más tarde, de forma ordenada.

En Londres, una ruidosa tormenta acompañaba los acontecimientos. A las 23:30, en una reunión con su gabinete, Chamberlain acordó presentar un ultimátum final a Hitler a las nueve de la mañana del día siguiente, que expiraría dos horas más tarde, antes de la próxima reunión del Parlamento, a las doce. Ese día el gobierno aprobó una ley que obligaba a alistarse en el ejército a todos los varones entre 18 y 41 años que residieran en Gran Bretaña.

El 3 de septiembre a las 5:00 caía el búnker Wędrowiec en Węgierska Górka, con lo que los alemanes veían expedito el camino hacia Cracovia. Quedaba un último búnker, el Wąwóz, pero los alemanes simplemente lo rebasaron sin preocuparse por él. Toda la Alta Silesia quedaba así bajo control alemán.

A las 11:15 Chamberlain se dirigía así por radio a los británicos:

Esta mañana, el embajador británico en Berlín, ha entregado al gobierno alemán el comunicado final, en el que se establecía que si no teníamos noticias a las 11 en punto de que estaban dispuestos a retirar sus tropas de Polonia, el estado de guerra se establecería entre nosotros. Debo deciros que no se ha recibido respuesta, y que, en consecuencia, nuestro país está ahora en guerra contra Alemania. [...] Tenemos la conciencia tranquila. Hemos hecho todo lo que un país puede hacer para mantener la paz. La situación en la que no se puede confiar en palabra alguna del gobernante de Alemania, y en la que ningún pueblo puede sentirse seguro, se ha vuelto intolerable. [...] Ahora, que Dios os bendiga a todos y que defienda la razón. Vamos a luchar contra el mal: contra la fuerza bruta, la mala fe, la injusticia, la opresión y la persecución, y estoy seguro de que la razón prevalecerá sobre todo esto.

Ese día el Parlamento británico se reunía en domingo por primera vez en 120 años. Chamberlain reorganizó su gobierno e invitó a laboristas y liberales a participar en él, pero éstos se negaron. Winston Churchill volvió a ocupar el cargo de Primer Lord del Almirantazgo, que había ocupado durante la Primera Guerra Mundial, con un puesto en el gobierno.

A las 12:00 Francia presentó a Alemania su ultimátum definitivo, con un plazo de cinco horas.

A las 13:00 el ejército alemán alcanzaba las colinas de Góry Borowskie, cerca de Rozprza, junto a la parte meridional de la frontera con Alemania, de donde pudieron ser rechazados tras varias horas de combates.

Aviones británicos atacaron barcos de guerra alemanes en la bahía de Helgoland, pero hacía mal tiempo y ninguna bomba alcanzó su objetivo.

A las 17:00, ante la falta de respuesta a su ultimátum, Francia declaraba la guerra a Alemania. Poco después Australia hacía lo mismo. Bélgica se declaró neutral, pero decretó la movilización general. Yugoslavia también se declaró neutral, al igual que Rumanía y Afganistán. Iraq tenía un tratado por el que estaba obligado a luchar junto a Gran Bretaña, y el primer ministro Nir al-Said lo aceptó técnicamente, pero declaró que las tropas iraquíes no lucharían fuera de sus fronteras. Por otra parte, deportó a los militares alemanes presentes en el país. En cambio, el Shah de Persia, Reza Shah, se negó a ceder a las presiones británicas para que expulsara tambiñen a los militares alemanes.

El día anterior había llegado a Valparaíso el Winnipeg, y ahora empezaban a desembarcar los refugiados españoles, muchos de los cuales fueron llevados en tren hasta Santiago, mientras que otros se dirigieron a Argentina.

A las 19:40 un submarino alemán disparó dos torpedos contra el Athenia, un transatlántico británico que realizaba el trayecto de Liverpool a Montreal con 315 tripulantes y 1.103 pasajeros, entre los cuales había unos 500 refugiados judíos. Uno de los torpedos alcanzó la sala de máquinas y el barco empezó a hundirse. Varios barcos acudieron a la llamada de auxilio y lograron rescatar a todos los ocupantes salvo a 98 pasajeros y 19 tripulantes, muchos de los cuales murieron en la sala de máquinas. Unos 50 pasajeros murieron cuando su bote salvavidas fue destrozado por la hélice de otro barco, y otros más en otros incidentes durante el rescate. El Athenia se hundió catorce horas más tarde y fue así el primer barco hundido de la que sería conocida como la Segunda Guerra Mundial. La prensa mundial denunció el ataque, y el periódico oficial del partido nazi acusó a Winston Churchill de haber hundido el barco para deteriorar la imagen de Alemania. Algunas teorías conspiratorias se fundaron en que el ataque fue realmente una torpeza, por ejemplo porque entre las víctimas había 28 estadounidenses, y a Alemania no le interesaba para nada provocar la entrada en la guerra de los Estados Unidos. La realidad fue que el capitán del submarino atacó creyendo que era un barco militar camuflado que transportaba tropas. Cuando oyó los gritos de histeria de los pasajeros, comprendió su error y se alejó rápidamente para no impedir las labores de rescate. Hitler negó en todo momento que el hundimiento lo hubiera provocado un submarino alemán, y al mismo tiempo dio órdenes estrictas de que bajo ningún concepto se volviera a atacar a un transatlántico.

En Mlawa los alemanes habían usado a habitantes de la zona como escudos humanos para abrirse paso hasta algunos búnkers, desde donde amenazaron con rodear a las defensas polacas, así que éstas optaron por retirarse hacia Varsovia.

Los defensores de Grudziądz recibieron noticias de que los alemanes, en una fuerte ofensiva, habían empezado a cruzar el Vístula más al sur, así que volaron los puentes sobre el río y se retiraron hasta el Drwęca, uno de sus afluentes, para no ser rodeados. Poco después una avanzadilla del ejército alemán entraba en la ciudad. La mayor parte de las tropas polacas en el bosque de Tuchola habían sido rodeadas. Algunas fueron destruidas y otras lograron abrirse paso hasta Bydgoszcz. En esta ciudad se habían producido ese día unos incidentes que la propaganda alemana difundió con el enfático nombre de "domingo sangriento". En Bydgoszcz había un alto porcentaje de habitantes de etnia alemana, los cuales, como en el resto de Polonia, estaban ayudando a la invasión a través de sus organizaciones paramilitares de Freikorps. Al parecer (aunque esto no lo contaban los alemanes) los incidentes comenzaron cuando un soldado polaco fue abatido por un francotirador. Se produjeron entonces enfrentamientos callejeros entre la población polaca y alemana que terminaron con un linchamiento de alemanes. Se calcula que murieron unos 50 polacos y entre 100 y 300 alemanes.

Mientras tanto el ejército alemán llevaba a cabo en Złoczew una operación de las primeras operaciones de "pacificación": Un regimiento irrumpió en la ciudad y empezó a disparar indiscriminadamente a cuantos polacos veían, hombres, mujeres y niños. Hubo unas doscientas víctimas. Por la noche incendiaron la ciudad y los alemanes pudieron contemplar las llamas en los documentales sobre la guerra que se exhibían en los cines. En las ciudades ocupadas los alemanes tomaban represalias a diario sobre ciudadanos ante cualquier contratiempo. Los polacos llamaron Łapanka (cacería, aunque también es el nombre que daban los niños al juego de "pillar") a la técnica alemana consistente en arrestar a varios ciudadanos al azar, en las calles o en las casas, para tomar represalias. Ese mismo día mataron a 26 personas en Świekatowo y a 20 judíos en Wieruszów.

En su avance desde el suroeste, los alemanes habían entrado en la ciudad de Częstochowa después de que el ejército polaco que la protegía se retirara el día anterior. La población no opuso resistencia y la noche pasó sin incidentes, pero el 4 de septiembre, sin razón aparente, unos soldados alemanes ametrallaron a una columna de prisioneros provocando unas 200 muertes. Para justificar su acción hablaron de unos imaginarios francotiradores polacos, y entonces se procedió a registrar las casas. Unos 10.000 hombres, mujeres y niños fueron llevados a una plaza y obligados a permanecer en el suelo boca abajo, con el aviso de que dispararían a cualquiera que se moviera. Después separaron a los hombres de las mujeres, los hombres fueron registrados y todo aquel a quien se le encontró una navaja o similar fue abatido en el acto. Después los soldados dispararon sus ametralladoras contra la multitud, provocando más de un millar de muertos y heridos.

Ese día dos batallones de infantería polacos compuestos de un total de 3.300 hombres con 15 cañones mantuvieron a raya durante todo el día a unos 30.000 alemanes en una cabeza de puente en la orilla occidental río Narew, cerca de Różan. (El Narew desemboca en el Vístula al noroeste de Varsovia y era la principal barrera natural cerca de la frontera con Prusia Oriental.)

La RAF volvió a atacar a la flota alemana en la bahía de Helgoland, y los resultados fueron algo mejores que los del día anterior, pero siguieron siendo malos. Muchas bombas impactaron sin explotar y varios aviones fueron derribados.

A las 12:30 la aviación alemana inició un bombardeo sobre la península de Westerplatte que se prolongó ininterrumpidamente hasta el anochecer.

Gran Bretaña anunció un bloqueo marítimo contra Alemania. Nueva Zelanda declaró la guerra a Alemania, aunque la declaración fue firmada con fecha del día anterior para hacerla simultánea a la de Gran Bretaña. Nepal también apoyó a Gran Bretaña. En cambio, Japón, Uruguay y Sudáfrica se declararon neutrales en la guerra. Sin embargo, el 5 de septiembre la oposición logró la mayoría parlamentaria necesaria para rechazar la política de neutralidad del primer ministro sudafricano, el general J.B.M. Hertzog, que presentó su dimisión y fue sustituido por Jan Smuts, que tenía ya 69 años. Durante la Primera Guerra Mundial Smuts había servido junto a Winston Churchill y desde entonces los unía una gran amistad. Mientras la neutralidad de Hertzog era en el fondo una forma de apoyo a Alemania, Smuts era abiertamente probritánico. Los Estados Unidos también se declararon neutrales.

En Kajetanowice los alemanes mataron a 72 civiles como represalia por dos caballos que murieron por disparos provenientes de los propios alemanes, por error. En Imielin mataron a 28, en Trzebinia a 97,

Las fuerzas polacas en el bosque de Tuchola estaban ya prácticamente aniquiladas, con lo que Prusia Oriental quedaba ya comunicada con el resto de Alemania. Westerplatte seguía resistiendo, pero algunos de los oficiales encargados de la defensa se planteaban ya la conveniencia de rendirse. En las colinas de Góry Borowskie los polacos también optaron por retroceder, dejando a los alemanes vía libre hacia Piotrków, en su avance hacia Varsovia desde el sur. Algunas unidades no recibieron la orden y continuaron resistiendo hasta la mañana del día siguiente. En Piotrków los polacos trataron de detener el avance alemán, pero sus fuerzas estaban demasiado dispersas y los alemanes sacaron partido de ello. Finalmente tuvieron que retirarse a la orilla oriental del Vístula. Al entrar en Piotrków, los alemanes prendieron fuego al barrio judío. En Różan los polacos también tuvieron que cruzar el río, en este caso el Narew, para resguardarse en la orilla oriental.

El 6 de septiembre Sudáfrica declaró la guerra a Alemania. España se declaró neutral. Ese día los alemanes tomaron Cracovia. Más al norte, en su ruta hacia Varsovia desde el sur y tras un combate que duró todo el día, entraron en Tomaszów Mazowiecki. En el norte, las tropas que defendían la orilla oriental del Narew en Różan tuvieron que abandonar sus posiciones y retirarse hacia el este. En Westerplatte los alemanes trataron de enviar un tren en llamas por el istmo para incendiar una cisterna de aceite, pero calcularon mal y lo único que hicieron fue librar despejar el istmo con las llamas, facilitando así la labor defensiva a los tiradores polacos.

Los alemanes estaban ya inquietantemente cerca de Varsovia, así que el 7 de septiembre, a las 2:00, el primer ministro Składkowski abandonó la ciudad con su gabinete y se instaló en Łuck, cerca de la frontera con Rumanía. El mariscal Rydz-Śmigły trasladó su cuartel general a Brest-Litovsk.

A las 4:30 los alemanes atacaron Westerplatte con lanzallamas, pero los polados lograron rechazar el ataque. No obstante, se estaban quedando sin víveres ni municiones y las esperanzas de recibir ayuda del exterior eran ya nulas, así que a las 9:45 mostraron una bandera blanca y poco después se rendían. Los alemanes estaban impresionados por la resistencia que habían presentado y permitieron al mayor Henryk Sucharski conservar su sable. Hasta ese día, la radio polaca, cada mañana había radiado el mensaje: "Westerplatte continúa luchando".

El siguiente obstáculo que se encontraron los alemanes en su avance hacia Varsovia desde Prusia Oriental fue Wizna, en el margen occidental del Narew. Con más de 42.000 hombres y 350 tanques, la tomaron tras un combate en el que sufrieron bastantes bajas. Los defensores se retiraron al otro lado del río y desde allí, apenas 700 hombres se dispusieron a impedir que los alemanes cruzaran el Narew. En su primer intento, los polacos volaron el puente y un tanque cayó al agua. No lejos de allí, otras dos divisones alemanas trataban de cruzar el Narew por Łomża, pero las instalaciones defensivas eran buenas y los polacos pudieron detenerlos. Desde el inicio de la guerra, habían entrado en Polonia tres divisiones eslovacas, que ahora detenían su avance tras haber penetrado unos 30 km en el país vecino.

Stalin le dijo a alguien de su confianza:

Dos grupos de países capitalistas están en guerra [...] ¡para reorganizar el mundo, para dominar el mundo! No vemos nada de malo en que peleen duramente y se debiliten el uno al otro [...] Hitler, sin entenderlo ni desearlo, está sacudiendo y socavando el sistema capitalista [...] Nosotros podemos maniobrar, lanzar un bando contra el otro para que luchen tan fieramente como sea posible [...] ¡La aniquilación de Polonia significará un Estado fascista menos contra el que luchar! ¿Qué hay de malo si como consecuencia de la derrota de Polonia pudiéramos extender el sistema socialista a nuevos territorios y pueblos?

Tras una movilización más lenta de lo esperado, el ejército francés estaba en condiciones de pasar a la acción, y lo hizo invadiendo la región del Sarre, al sur de Luxemburgo. Sin embargo, los alemanes no lo consideraron digno de atención, y habían evacuado la zona, de modo que los franceses ocuparon varias aldeas alemanas en un frente de 32 km.

La mañana del 8 de septiembre los alemanes ocuparon algunos suburbios de Varsovia, pero varios intentos de penetrar en la ciudad fueron frustrados a lo largo del día.

Más al sur caía Łódź. y más tarde Wola Cyrusowa. El décimo ejército alemán logró infiltrarse entre los ejércitos polacos de Łódź y de Cracovia y avanzó hasta Radom, desde el sur, en dirección a Varsovia. Allí fue encontró resistencia. Mientras tanto, en Wizna, los 700 soldados polacos habían formado un frente de 9 km aprovechando una línea de búnkeres inacabados y seguían manteniendo a raya a los 42.000 alemanes. Ese día se cobraron 900 muertos y 15 tanques.

Los nazis quemaron vivos a unos 200 civiles en Będzin.

Ese día se promulgó en Tailandia el cuarto de los mandatos culturales, que introducía normas para honrar a la bandera y al himno nacional.

Cuando los alemanes conectaron Prusia Oriental con el resto de Alemania dejaron aislada la costa báltica polaca del resto de Polonia. Los ataques de la marina al puerto de Gdynia no habían sido muy efectivos, y ahora se iniciaba un ataque por tierra. Otro foco de resistencia destacado en la costa báltica era la península de Hel, que está unida a la costa por un largo y finísimo istmo. El 9 de septiembre empezaron también las operaciones terrestres contra ella.

La ofensiva francesa en el Sarre se detuvo cerca de Saarbrücken, tras haber penetrado apenas 8 km en territorio alemán, ante un bosque minado de 4 km2. Ése día finalmente Hitler ordenó traspasar algunas fuerzas de Polonia a la frontera con Francia.

Unos 300 civiles fueron fusilados en Turek.

Ese día se estrenó Vinieron las lluvias, protagonizada por Tyrone Power y Myrna Loy, ambientada en la India.

Para entonces las fuerzas polacas en Radom habían sido dispersadas y los alemanes continuaban su avance hacia el norte. Sin embargo, el ejército polaco lanzó un ataque por sorpresa en el río Bzura, un afluente del vístula que fluye de oeste hacia el este un poco al sur de Varsovia. Los alemanes se vieron obligados a retirarse 20 km hacia el sur. El 10 de septiembre los polacos continuaban avanzando, y en Małachowicze tuvo lugar un choque entre una división de infantería polaca y otra alemana.

En el Sarre los alemanes recuperaron la ciudad de Apach, pero los franceses la volvieron a ocupar unas horas después.

En el sureste de Polonia, una de las barreras naturales sobre la que los polacos habían organizado un frente defensivo era el río San, afluente del Vístula. Hacia el mediodía, dos divisiones alemanas aparecieron ante la ciudad de Jarosław y la vanguardia polaca se retiró al margen oriental del río, dejando únicamente una pequeña fuerza de infantería para defender un puente. Por la tarde los alemanes iniciaron un ataque, pero fue repelido, al igual que un segundo, horas más tarde.

En Kłecko los nazis ejecutaron a unos 300 ciudadanos, en Mszadla a 153.

Otra ciudad importante en el margen oriental del río era Przemyśl, que albergaba una importante guarnición militar, y a la que habían afluido numerosos refugiados de las zonas del país ocupadas por los alemanes, así como soldados en desbandada.  La Luftwaffe estaba bombardeando la ciudad desde el primer día de la invasión. Los alemanes habían llegando a la cercana Radymno, también a orillas del San, y tras una breve escaramuza habían empezado a cruzar el río, y era obvio que se dirigirían hacia Przemyśl.

Sobre las 14:15 unos soldados polacos tendieron una emboscada a un convoy alemán en el que viajaba el general Wilhelm Fritz von Roetting, al que capturaron y luego mataron de un tiro en la frente. Fue el primer general que murió en la Segunda Guerra Mundial.

Canadá declaró la guerra a Alemania.

Frente a las costas de Noruega, un buque de guerra británico hundió un submarino, también británico, al que había confundido con un submarino alemán. Sólo hubo dos supervivientes.

Ese día terminó la batalla de Wizna, conocida como la batalla de las Termópilas polaca, pues unos 700 polacos lograron detener por unos días a un ejército 50 veces más numeroso y mejor equipado. Pero los alemanes habían ido tomando uno a uno los búnkeres abatiendo a unos 600 defensores. El capitán Wladyslaw Raginis, que dirigía a los defensores, prefirió suicidarse con una granada de mano antes que ser tomado prisionero. Sólo unos 40 soldados fueron apresados, y fueron golpeados con saña antes de ser encarcelados. Unos pocos pudieron escapar.

Por el contrario, en tres días de ataques incesantes, los alemanes no habían logrado tomar ninguno de los búnkers que defendían Łomża y los polacos mantenían la moral alta a pesar de que sus bajas llegaban al 30%. Sin embargo, sobre las 21:00 recibieron orden de abandonar sus posiciones, debido a que los alemanes habían tomado la cercana Nowogród, lo que unido a su victoria en Wizna, había vuelto indefendible el frente del Narew. La frontera occidental polaca estaba ya bajo control alemán, y el resto de las fronteras (con Letonia, Lituania, la Unión Soviética, Rumanía y Hungría) la única por la que Polonia podía recibir suministros era la estrecha frontera con Rumanía, la que llamaban cabeza de puente rumana. Ese día el general Rydz-Śmigły ordenó una retirada general hacia el sureste, para defender la zona, al mismo tiempo que Varsovia, como objetivos primordiales a la espera de ayuda internacional.

Por la noche el ejército polaco voló el puente sobre el San que había ante Jarosław y se retiraron de la ciudad, dejando en ella una pequeña fuerza con instrucciones de resistir cuanto pudieran para facilitar la retirada y después abandonarla. El 11 de septiembre, al amanecer, los alemanes atacaron de nuevo sin saber que apenas tenían a nadie a quien combatir. Cuando se dieron cuenta, tomaron Jarosław sin oposición, al igual que sucedió en Łomża. El avance polaco en el Bzura seguía imparable. Ese día tomaron Modlna, Pludwiny, Osse y Głowno. Hasta el momento los alemanes habían subestimado la ofensiva polaca, pero ahora empezaron a redirigir efectivos a ese frente.

Los nazis ejecutaron a 21 polacos en Gmina Besko, y a 23 en Kowalevice.

Arabia Saudí suspendió sus relaciones diplomáticas con Alemania.

Siguiendo instrucciones de Ratziel, el Irgún publicó un documento por el que declaraba un alto el fuego, con el fin de apoyar a los británicos en la guerra contra los alemanes, ya que Alemania se consideraba una amenaza mayor para los judíos que Gran Bretaña.

Przemyśl resistió un primer intento de ocupación por parte de los alemanes, pero los alemanes capturaron la cercana Dobromil, con lo que las posibilidades de una resistencia efectiva en Przemyśl disminuyeron sensiblemente. Esa noche los polacos hicieron una incursión desde Przemyśl con el fin de destruir las baterías alemanas emplazadas en Kosienice, pero fue un fracaso. Más al norte, un ataque polaco contra la ciudad de Kałuszyn se prolongó hasta el amanecer del 12 de septiembre y consiguió expulsar de ella a los alemanes, que la habían ocupado recientemente.

En la defensa de Przemyśl, los polacos se enfrentaron a los alemanes cerca de Bircza, pero unas horas más tarde los alemanes traspasaron las líneas polacas y los forzaron a retroceder. En Gdynia, para evitar que los combates en las calles destrozaran la ciudad, los soldados polacos que la defendían salieron y se parapetaron en las cercanas colinas de Oksywie, desde donde continuaron ofreciendo resistencia al avance alemán. Más al este, los alemanes tomaron Sambor, desde donde se dirigieron hacia Lwów.

Los nazis ejecutaron a 36 polacos en Pilica.

El gobierno alemán prohibió por decreto todo uso privado de automóviles no autorizado expresamente. Todos los neumáticos del país fueron declarados propiedad del Estado.

Un submarino alemán hundió un pesquero británico cerca de las costas de Irlanda.

Ese día se reunió en Abbeville por primera vez el Consejo de Guerra Supremo Anglofrancés, en el que se decidió que todas las ofensivas en el Sarre debían detenerse inmediatamente, pero no se informó a Polonia de tal decisión. Al contrario, al mariscal Rydz-Śmigły le dijeron que la mitad de las divisiones francesas estaban en combate contra los alemanes, y que la Wehrmacht se había visto obligada a retirar al menos seis divisiones de Polonia.

Eduardo VIII de Gran Bretaña volvió a su país de su exilio en Francia. Se rumoreaba que simpatizaba con los nazis. Años más tarde declararía al respecto: Era de interés para Gran Bretaña y también para Europa alentar a Almania para que atacara hacia el este y aplastara el comunismo para siempre. [...] Pensé que podríamos permanecer mirando mientras los nazis y los rojos luchaban. Poco después el duque de Windsor regresaba a Francia como mayor general adscrito a la misión militar británica en Francia.

El 13 de septiembre los alemanes iniciaron un ataque contra la fortaleza de Modlin, una de las que defendían Varsovia.

El comandante de la Misión militar francesa a Polonia, el general Louis Faury, comunicó a las autoridades polacas que la ofensiva principal hacia el oeste tenía que posponerse del 17 al 20 de septiembre.

Los alemanes lograron abrirse paso hasta el centro de la ciudad de Lwów, pero unidades de voluntarios locales y de refugiados lograron expulsarlos. En Olszevo mataron a 13 personas (la mitad del pueblo), y en la cercana Pietkowo a otras 10, incluyendo mujeres y niños atravesados por bayonetas, volados con granadas o quemados vivos en graneros. En Mielec quemaron vivos a 55 judíos y en Piątek a otras 50 personas.

Esa noche una división de infantería polaca logró eludir a las fuerzas alemanas y entrar en Przemyśl. Tras pasar allí la noche, el 14 de septiembre la mayor parte de las tropas de refuerzo salió hacia Lwów. Un ataque alemán hacia Przemyśl fue repelido esa mañana.

En el Báltico, Gdynia cayó en manos de los alemanes. En su avance hacia el oeste, llegaron a Brest-Litovsk, donde intentaron tomar la fortaleza de Brest, situada en la confluencia de los ríos Muchawiec y Bug. Los polacos rechazaron el ataque, pero perdieron todos sus tanques.

En Solec los nazis ejcutaron a 44 polacos.

Un submarino alemán atacó a un portaaviones británico, pero los torpedos explotaron antes de tiempo. Los destructores que lo escoltaban lo obligaron a emerger mediante cargas de profundidad y apresaron a toda la tripulación, tras lo cual hundieron el submarino.

Esa noche los polacos recibieron órdenes de abandonar Przemyśl y reprlegarse en Lwów. El 15 de septiembre los alemanes ocuparon la ciudad. Entre Przemyśl y Medyka mataron a unos 900 judíos en distintos incidentes. Además de las ejecuciones "al momento", los nazis tomaban rehenes, preferentemente entre los ciudadanos más distinguidos (sacerdotes, profesores, médicos, abogados, sindicalistas, etc.) Y cuando algún foco de resistencia polaca mataba a un alemán, unos 50 rehenes eran ejecutados como represalia. Si descubrían que en una casa se ocultaba a un judío, todos los habitantes de la casa eran ejecutados. El campo de concentración de Stutthof contaba ya con 6.000 prisioneros. Otros fueron enviados a otros campos, como el de Mauthausen (en Austria), que de los 1.080 prisioneros que tenía a finales del año anterior, había pasado a tener unos 3.000, o a las Sachsenhausen, cerca de Berlín, o al campo para mujeres de Ravensbrück, en Alemania.

Un ejército alemán llegó a Varsovia por el este y se dispuso a completar el cerco a la capital polaca. El avance en el río Bzura se había detenido, y ahora los polacos empezaban a adoptar posiciones defensivas para iniciar un giro hacia Varsovia. Ese día los alemanes los expulsaron de Sochaczew, a orillas del río, y empezaron a maniobrar para rodear a los polacos.

El primer ministro polaco, Felicjan Sławoj Składkowski, se instaló en Kosów, cerca de la frontera con Rumanía.

Los alemanes atacaron una unidad de infantería polaca en Kobryń, mientras los polacos atacaban las posiciones alemanas en Jaworów. A las 21:00 capturaron Muzylowice y luego Rozgozno. Los alemanes perdieron muchos hombres y equipamento.

El poeta Miguel Hernández había escapado a Portugal, pero allí fue detenido por la policía y entregado a las autoridades españolas. Fue encarcelado en Sevilla, donde recibió una carta de su mujer, en la que le decía que ella y su hijo de pocos meses no tenían para comer más que pan y cebolla. Como respuesta, Hernández compuso sus Nanas de la cebolla, cuya última estrofa dice:

Vuela, niño, en la doble
luna del pecho:
él, triste de cebolla,
tú, satisfecho.
No te derrumbes.
No sepas lo que pasa ni
lo que ocurre.

De Sevilla fue trasladado a Madrid, donde las gestiones de Pablo Neruda y José María de Cossío lograron que fuera puesto en libertad. En una postal que escribió a Cossío desde la cárcel puede leerse: ¡Arriba España! ¡Viva Franco!

Ese día se estrenó el musical Los hijos de la farándula, protagonizada por Mickey Rooney y Judy Garland. Fue una de las diez películas más taquilleras del año. Rooney estrenó ese año otras tres entregas de la serie de Andy Hardy.

Hacía ya más de una semana que el embajador alemán en Moscú instaba a los soviéticos a invadir Polonia de acuerdo con las cláusulas secretas del pacto Ribbentrop-Mólotov. Una de ellas hablaba de una hipotética "reordenación territorial y política" de Polonia, y no cabía duda de que Polonia estaba siendo "reordenada", así que había una "zona de influencia soviética" en la que los soviéticos podían "influir" con el beneplácito alemán. La Unión Soviética había retrasado cualquier intervención al respecto en parte porque cuanto más tardara en intervenir más destrozado hallaría al ejército polaco, y en parte por la guerra no declarada que mantenía con Japón en la zona del río Jalja. Esto fue resuelto ese mismo día con la firma de un alto el fuego que entraría en vigor el 16 de septiembre. Se estima que, en los enfrentamientos con los soviéticos en el Jalja, Japón había contado más de 8.000 muertos, otros tantos heridos y unos 3.000 prisioneros (aunque éstos fueron presentados como bajas para la protección de sus familias, pues rendirse en lugar de combatir hasta la muerte era un deshonor en la sociedad japonesa). Se estima que los soviéticos tuvieron casi 8.000 muertos y unos 15.000 heridos. Ambas partes sufrieron cuantiosas pérdidas en tanques, aviones y otro equipamiento. Aunque se trataba de un mero alto el fuego, lo cierto es que ahí terminó todo, sobre todo porque Japón no estaba nada interesado en enfrentarse a la Unión Soviética sin el apoyo de Alemania. Aunque la disputa en el río Jalja se había originado por un conflicto fronterizo entre Japón y Mongolia, la participación de Mongolia en los combates había sido minoritaria, pero el primer ministro Choibalsan presentó el conflicto como un gran logro personal por el que había salvado al país de una agresión imperialista japonesa.

Ese día salieron del Sarre las últimas tropas francesas.

Un contraataque alemán en Jaworów terminó en un fracaso, con lo que los polacos se hicieron con la victoria. En Kobryń los alemanes también tuvieron que retirarse tras seis horas de combate. Una división de infantería polaca que trataba de abrirse paso entre las fuerzas alemanas que atacaban Lwów se enfrentó a los alemanes en Oleszyce y en el curso de la batalla murió el general Józef Rudolf Kustroń, el segundo general que murió en la guerra.

Otro pesquero británico que faenaba ante las costas de Irlanda vio emerger un submarino alemán que amenazó con torpedearlo si todos los ocupantes del barco no se rendían y entraban en el submarino. Los alemanes se apropiaron de los víveres del barco y de sus aparatos de radio y luego lo hundieron. Los doce marineros fueron bien tratados y unas horas más tarde se les dejó marchar en un bote salvavidas cerca de la costa irlandesa.

El Uranverein había sido disuelto hacía un mes, e incluso tres de sus miembros habían sido llamados para recibir entrenamiento militar. Sin embargo, el mismo día que se iniciaba la invasión de Polonia se había constituido un segundo Uranverein que ahora se reunía por primera vez, con el apoyo de las autoridades militares alemanas. Entre sus principales colaboradores se encontraba Werner Heisenberg, que había rechazado una oferta para salir de Alemania.

Los alemanes lanzaron su ataque principal sobre la fortaleza de Brest. Al anochecer, con cuantiosas bajas, se habían apoderado de la parte norte de la ciudadela. Los polacos habían perdido casi un 40% de sus soldados. El general Konstanty Plisowski ordenó que durante la noche se evacuara la fortaleza y se organizara una nueva línea de defensa al otro lado del río. El 17 de septiembre volaron los puentes y unas horas después los alemanes entraban en la fortaleza.

Viacheslav Mólotov entregó al embajador polaco en Moscú la declaración siguiente:

Varsovia, como capital de Polonia, ya no existe. El gobierno polaco se ha desintegrado y ya no da señales de vida. Esto significa que el Estado polaco y su gobierno han dejado de existir en la práctica. Por consiguiente, los acuerdos establecidos entre la URSS y Polonia ya no están en vigor. Dejada a su suerte y carente de liderazgo, Polonia se ha convertido en un campo propicio a toda clase de azares y sorpresas, y puede constituir una amenaza para la URSS. Por estas razones el gobierno soviético, que hasta ahora ha sido neutral, no puede mantener una actitud neutral ante estos hechos. [...] En estas circunstancias, el gobierno soviético ha encargado al Alto Mando del Ejército Rojo que ordene a sus tropas cruzar la frontera y tome bajo su protección la vida y las propiedades de la población de Ucrania Occidental y de Bielorrusia Occidental.

Poco después siete ejércitos soviéticos, con unos 800.000 hombres, cruzaban la frontera por la zona de Kresy. En un principio, el mariscal Rydz-Śmigły dio orden de resistir la invasión soviética, pero tras consultar con el primer ministro Składkowski, dio nuevas órdenes de no oponer resistencia salvo en defensa propia. La invasión soviética le había pillado por sorpresa (como a todos menos a los alemanes) y su plan ahora era evacuar todas las tropas por Rumanía y reorganizarlas en Francia. Las comunicaciones no eran buenas y sus órdenes no llegaron a todos los destinos. Así, no tardaron en producirse diversos choques entre polacos y soviéticos. En algunos sectores, los polacos de etnia ucraniana o bielorrusa, y sobre todo los comunistas, apoyaron la invasión soviética, incluso algunos judíos consideraron que la invasión soviética era su única oportunidad de librarse de caer en manos de los nazis.

Un portaaviones británico fue hundido por un submarino alemán ante la costa de Irlanda.

Una de las zonas donde los polacos resistieron la invasión soviética fue Sarny. Cuando la aviación bombardeó camiones que estaban a punto de partir hacia el sur, descargaron los camiones y se prepararon para defender la posición.

En el frente del Bzura los alemanes iniciaron una fuerte ofensiva con la artillería y la aviación mientras maniobraban para encerrar a las tropas polacas. Durante la noche los polacos trataron en vano de romper el cerco.

Dos ejércitos polacos trataban de abrirse paso hacia la cabeza de puente rumana, y ante la superioridad del ejército alemán optaron por atacar la ciudad de Tomaszów para tomarla como punto de reunión de sus distintas unidades y preparar desde allí una salida en condiciones. Llegaron a tomar media ciudad, pero los alemanes recibieron refuerzos y finalmente fueron expulsados.

El primer ministro polaco, Składkowski, cruzó la frontera rumana.

Mientras tanto unos 100.000 soldados japoneses atacaban la ciudad de Changsha. Sin embargo, los chinos los forzaron a retroceder hacia el este.

Tres días atrás había llegado al puerto de Tallin, la capital de Estonia, un submarino polaco llamado Orzeł, que había resultado dañado por la flota alemana. La legislación internacional permitía a un país neutral acoger un submarino de un país beligerante, pero a condición de que se le impidiera volver a navegar. Las autoridades de Estonia, bajo presión alemana, habían evacuado la tripulación, confiscaron los mapas y otros instrumentos de navegación y estaban procediendo a desmantelar su armamento. Sin embargo, la tripulación polaca había saboteado los mecanismos del sistema de torpedos para evitar su extracción, así como el amarre. A medianoche, ya el 18 de septiembre, las luces del puerto se apagaron inexplicablemente y la tripulación se las arregló para entrar en el submarino y escapar con él. Las autoridades del puerto detectaron la fuga, localizaron con focos el submarino y dispararon contra él. En la salida del puerto encalló en un banco de arena, pero rápidamente pudo librarse y escapó al Báltico. La navegación era complicada, pues no disponía de más guía que un mapa con las posiciones de los faros suecos.

Aviones alemanes arrojaron octavillas sobre Lwów exigiendo la rendición, pero los polacos no hicieron caso y rechazaron un nuevo ataque.

Los alemanes estrecharon el cerco contra los polacos desde ambas orillas del Bzura, con más de 300 aviones y artillería pesada. Las posiciones polacas fueron bombardeadas incesantemente durante todo el día. Sólo unas pocas unidades de soldados polacos pudo eludir el cerco y huir hacia Varsovia. Las restantes se fueron rindiendo gradualmente durante los días siguientes.

Ante las noticias de que se acercaba la vanguardia soviética, los polacos dejaron de oponer resistencia en Kobryń y organizaron la retirada hacia Rumanía. Rydz-Śmigły evitó ser capturado por los alemanes y por los soviéticos, y terminó cruzando la frontera rumana.

Un ataque polaco a Krasnystaw, resultó fallido. Esa noche intentaron de nuevo tomar la cercana Tomaszów, pero fracasaron una vez más. Un emisario polaco se presentó ante los soviéticos para informarles de que no tenían intención de oponer resistencia en Vilna, pero los soviéticos lo hicieron de un disparo y lo hiciero regresar. Ante esto, cuando más tarde atacaron los soviéticos, los polacos decidieron resistir. El grueso del ataque fue repelido, pero los soviéticos se hicieron con el control del aeropuerto y de un cementerio.

Norman Baillie-Stewart era un antiguo oficial del ejército británico que tiempo atrás había sido condenado por espionaje, y que ahora, en Alemania, se había ofrecido a trabajar para los nazis como locutor de radio, emitiendo propaganda proalemana en inglés desde Berlín. Su identidad era desconocida para los británicos, y un crítico de radio lo bautizó como Lord Haw-Haw (Lord Ja-Ja) en referencia a su acento aristocrático y a que leía frases como "Así que los británicos os creéis capaces de derrotar a las superiores fuerzas alemanas, ja, ja". Ese día Baillie-Stewart no pudo llevar a cabo su emisión y fue sustituido por William Joyce, un estadounidense hijo de irlandeses que había pertenecido a un partido fascista británico y ese mismo año había marchado a Berlín. Con el tiempo, Joyce probó ser mucho más efectivo que Baillie-Stewart y en pocos meses terminó sustituyéndolo en el papel de Lord Haw-Haw.

Los polacos habían logrado resistir varios días en las colinas de Oksywie, pero el 19 de septiembre la falta de suministros y el elevado número de bajas llevó finalmente al coronel Stanisław Dąbek a rendirse, tras lo cual se suicidó.

Dos regimientos de caballería polacos, compuestos por unos 1.000 hombres, lograron abrirse paso hasta Varsovia enfrentándose a los alemanes en Wólka Węglowa. Los polacos no habían contado con la artillería que los alemanes tenían oculta, y contaron 105 muertos y unos 100 heridos.

Los soviéticos entraron en Vilna.

Mientras tanto Hitler visitaba Danzig.

Los japoneses continuaban tratando de tomar Changsha, y emplearon gases venenosos contra los chinos. Éstos lograron recuperar Cunquianjie.

Esa mañana las tropas soviéticas habían llegado a Lwów. Un primer ataque había sido rechazado, pero por la noche ya habían rodeado completamente la parte oriental de la ciudad, enlazando con las fuerzas alemanas que atacaban la parte occidental. Lwów estaba así completamente rodeada. Tras el fracaso de un tercer intento de tomar Tomaszów, unos 11.000 desmoralizados soldados polacos, incapaces de abrirse paso hacia Varsovia, se rindieron a los alemanes.

El 20 de septiembre otros 3.000 polacos se rindieron en el área de Tomaszów, mientras nuevas fuerzas polacas afluían desde el norte para abrir un paso hacia la frontera rumana.

Los tanques soviéticos llegaban a las afueras de Grodno. Andaban escasos de combustible y de soldados de infantería, así que el primer ataque fue rechazado. Mientras tanto la mayoría de los búnqueres de Sarny fueron abandonados a los soviéticos, si bien unos pocos continuaron resistiendo.

Dos buques de guerra británicos lanzaron cargas de profundidad contra un submarino alemán que se vio obligado a emerger. Cuando uno de los barcos se disponía a embestirlo el submarino se rindió y su tripulación fue capturada.

El 21 de septiembre el primer ministro rumano Armand Călinescu viajaba en su coche con su chófer y su guardaespaldas cuando fue víctima de un tiroteo organizado por la Guardia de Hierro e instigado por Alemania, del que no salió con vida (recibió más de veinte disparos). Los asesinos asaltaron luego una emisora de radio desde la que trataron de informar al país de su hazaña, pero fueron arrestados por la policía sin haber podido cumplir su propósito. Călinescu fue sucedido por Gheorghe Argeșanu, que inmediatamente hizo ejecutar sin juicio a los nueve asesinos, cuyos cadáveres fueron expuestos en público. Además hizo arrestar y ejecutar a tres miembros de la Guardia de Hierro en cada provincia del país. En los días siguientes 252 cabecillas de la organización fueron ejecutados.

El presidente Roosevelt dijo en un discurso ante el Congreso que había que modificar las leyes de neutralidad estadounidenses para que los países que luchaban contra Alemania pudieran comprar armas estadounidenses, pues la legislación pemitía ayudar pasivamente a un agresor mientras negaba ayuda a las víctimas. En palabras de Roosevelt: Gran Bretaña y Francia eran la primera línea de defensa de los Estados Unidos. Roosevelt inició una abundante correspondencia secreta con el Primer Lord del Almirantazgo, Winston Churchill.

Alemanes y soviéticos firmaron un acuerdo para coordinar sus movimientos en Polonia, incluyendo las purgas de saboteadores.

Una división de infantería polaca logró expulsar de Cześniki a dos divisiones alemanas, abriendo así un paso hacia la frontera húngara, pero luego recibió órdenes de dirigirse a Tomaszów.

El 22 de septiembre las tropas soviéticas llegaban a Brest-Litovsk, bajo el mando del general Semión Moiséievich Krivoshéin, que se encontró con que los alemanes estaban saqueando la ciudad. Pronto salieron a su encuentro varios oficiales alemanes que saludaron al "glorioso Ejército Rojo" y a su general. Krivoshéin se ofreció a visitar al general alemán, Heinz Guderian, y se concertó un almuerzo. Guderian propuso un desfile conjunto, pero Krivoshéin se negó porque temió que sus soldados, que acababan de llegar y estaban cansados tras varios días de marcha, darían mala imagen frente a los alemanes, que llevaban ya varios días en la ciudad. No obstante, ofreció para el desfile una banda de música y unos pocos batallones, así como su presencia junto a Guderian para pasar revista a las tropas. Los soviéticos levantaron varios "arcos de la victoria" que decoraron con esvásticas y estrellas rojas, bajo los cuales desfilaron las tropas alemanas. Tras el desfile los alemanes entregaron la ciudad a los soviéticos, pues estaba en la zona de influencia soviética determinada por el pacto Ribbentrop-Mólotov.

Lwów se rindió a los soviéticos, que tras ocupar la ciudad, siguiendo su costumbre, violaron las condiciones de la rendición y arrestaron a todos los oficiales polacos para repartirlos entre varios gulags. Una vez la ciudad quedó en manos soviéticas, los alemanes se retiraron. En Grodno los soviéticos habían destruido la mayor parte del centro de la ciudad, y los polacos acabaron huyendo hacia la frontera lituana.

Mientras tanto, británicos y franceses iniciaron una enérgica ofensiva consistente en una segunda y no menos intimidante reunión del Consejo de guerra supremo anglo-francés, esta vez en Hove (Gran Bretaña).

Las SS ocuparon un hospital psiquiátrico en la región de Danzig y se llevaron en camiones a algunos de sus pacientes, que al poco rato volvieron vacíos. Los pacientes habían sido oficialmente llevados a "otro hospital", pero en realidad acabaron enterrados en un bosque cercano. A finales de año los pacientes "transportados" sumaban 1.800. Seis empleados del hospital que cuestionaron la versión oficial fueron también ejecutados.

Ese año había llegado a los Estados Unidos una actriz sueca de 24 años llamada Ingrid Bergman. Había protagonizado una decena de películas en su país y ahora estrenaba su primera película rodada en Hollywood: Intermezzo, junto a Leslie Howard. Bergman causó sensación tanto entre el público como entre la crítica.

El 23 de septiembre se inauguró la Conferencia de Panamá, entre representantes de los Estados Unidos y otros veinte Estados americanos. Se formaron tres comités para discutir sobre la neutralidad, el mantenimiento de la paz en la zona y la cooperación económica.

En sus esfuerzos por mantener abierto el paso hacia la frontera rumana, los polacos lograron tomar a los alemanes la ciudad de Krasnobród. Los alemanes fueron tomados por sorpresa y se retiraron desordenadamente hacia el centro de la ciudad, perseguidos por la caballería polaca. La caballería alemana trató de contraatacar en una de las últimas batallas de caballería de la Segunda Guerra Mundial, pero fue rechazada. Unos 100 alemanes fueron hechos prisioneros.

Los japoneses expulsaron a los chinos de la zona del río Xinqiang y lograron rodear Changsha por tres de sus costados.

Ese día murió en Londres el neurólogo Sigmund Freud, enfermo de cáncer, después de que le inyectaran una dosis mortal de morfina a petición suya.

Los alemanes rodearon a varias unidades polacas en Tomaszów. El general Stefan Dąb-Biernacki ordenó la rendición, se las arregló para burlar el cerco alemán y huyó del país. Sin embargo, el general Emil Krukowicz-Przedrzymirski se negó a obedecer la orden y el 24 de septiembre atacó Krasnobród, pero sin éxito.

Los soviéticos habían cruzado el Bug y se encontraron con unidades de caballería polaca en Husynne. En un primer ataque, los polacos lograron hacerlos retroceder, pero tuvieron que rendirse cuando los soviéticos contraatacaron con tanques.

La aviación alemana bombardeó Varsovia por primera vez, arrasando calles enteras y provocando numerosos incendios.

Los soviéticos aprovecharon el incidente del Orzeł para acusar a Estonia de no respetar la neutralidad. Ese día barcos soviéticos aparecieron en el puerto de Tallin y bloquearon el acceso, al tiempo que la aviación soviética violaba el espacio aéreo estonio. El ministro de asuntos exteriores estonio recibió en Moscú un ultimátum por el que si Estonia se negaba a firmar un tratado de asistencia mutua que permitiera el establecimiento de bases militares soviéticas en su territorio, la Unión Soviética tendría que recurrir a "acciones más radicales".

Soldados soviéticos entraron en un hospital militar en Grabowiec y asesinaron a 42 personas, entre personal médico y enfermos.

El 25 de septiembre los soviéticos tomaban los últimos búnkers que resistían en Sarny. Algunos fueron volados con sus ocupantes dentro.

La península de Hel seguía resistiendo los intentos alemanes por tomarla. Ese día ocuparon el pueblo de Chałupy y varias explosiones de torpedos provocaron que el extremo de la península se convirtiera temporalmente en una isla.

Los alemanes lanzaron un ataque masivo contra Varsovia con 1.200 aviones. Los polacos recuerdan ese día como el "lunes negro". El 26 de septiembre tuvo lugar un ataque simultáneo por todo el perímetro de la ciudad que permitió a los alemanes ocupar los fuertes de Mokotów, Dąbrowski y Czerniaków. Los bombardeos habían destruido el sistema de distribución de agua, por lo que nn la capital polaca empezaba a escasear, no sólo el agua potable, sino también el agua en general para apagar incencios. Aunque la ciudad podría haber resistido algunas semanas más, la falta de ayuda occicental hacía inútil tal resistencia, por lo que el general Juliusz Rómmel empezó a negociar la rendición.

La batalla de Tomaszów terminó con la rendición de las últimas fuerzas polacas.

El Partido Comunista Francés se oponía a la guerra contra Alemania nazi por calificarla de "imperialista". Por supuesto, para los comunistas franceses la invasión soviética de Polonia no era imperialista. Había sospechas de que los comunistas estaban saboteando la producción de armas, así que ese día el partido fue ilegalizado y, dado que la legislación francesa condenaba la alta traición con la pena de muerte, los principales dirigentes comunistas abandonaron el país.

El 27 de septiembre una unidad de caballería polaca dirigida por el general Władysław Anders se dirigía hacia la frontera húngara cuando se encontró la localidad de Władypol ocupara por fuerzas soviéticas. Dado que no había declarada ninguna guerra entre Polonia y la Unión Soviética (y, de hecho, los soviéticos solían decir a los polacos que habían entrado en Polonia para ayudar al ejército polaco a combatir a los nazis), Anders envió un emisario para asegurarse de que los soviéticos no le impedirían continuar su marcha. Los soldados soviéticos robaron al emisario todas sus pertenencias y poco faltó para que lo mataran. Poco después los soviéticos atacaron y los polacos trataron varias veces de rehuir el ataque retirándose, hasta que terminaron internándose en un bosque. Allí Anders dio instrucciones a sus hombres de que se dispersaran y trataran de abrirse paso hacia la frontera húngara como pudieran. Sin embargo, la operación fue un desastre y los soviéticos apresaron a unos 1.500 polacos, de un total de unos 2.500. Anders no fue capturado, pero fue herido dos veces. Cuando acudió al punto designado para reagruparse, sólo pudo entablar contacto con unos 250 hombres.

Heinrich Müller sucedió a Heydrich al frente de la Gestapo, y la convirtió en el órgano ejecutor por excelencia del terror nazi. Para distinguirlo de otro general de las SS con el mismo nombre, pronto fue conocido como Gestapo Müller.

Por primera vez, cañones de la Línea Sigfrido dispararon contra las localizades francesas situadas más allá de la Línea Maginot.

A las 12:00 se firmó un alto el fuego en Varsovia y poco después la capital polaca se rendía. Algunas unidades se negaron a acatar la rendición y tuvieron que ser visitadas por el general Rómmel personalmente. Rómmel organizó ese mismo día el Servicio para la Victoria de Polonia, con la misión de luchar contra la invasión alemana desde la clandestinidad. Para entonces Rumanía ya había acogido a unos 100.000 refugiados polacos, incluyendo al gobierno, que se llevó consigo las reservas de oro de la banca nacional. El 28 de septiembre el primer ministro Argeșanu fue sustituido por Constantin Argetoianu.

Konstantin Päts no tuvo más remedio que firmar el Tratado Soviético-Estonio de Asistencia Mutua, según el cual ambas partes cooperarían militarmente en caso de ser atacadas por otro Estado, la Unión Soviética se comprometía a dotar a Estonia de armamento, Estonia permitiría el establecimiento de bases militares y navales en su territorio y cada Estado se comprometía a no entablar alianzas en contra del otro. En total, se acordó que 25.000 soldados soviéticos entrarían en Estonia.

Alemania y la Unión Soviética firmaron un Tratado Germano-Soviético de Amistad, Cooperación y Demarcación, que incluía cláusulas secretas que modificaban las correspondientes cláusulas secretas del pacto de Ribbentrop-Mólotov. Sucedía que Alemania había ocupado una región de Polonia algo mayor de la prevista, así que ahora el reparto de áreas de influencia se modificaba para reconocer a Alemania la parte ocupada de hecho y, a cambio, Lituania quedaba casi completamente en la esfera de influencia soviética. Por otra parte, Alemania y la Unión Soviética emitieron la siguiente declaración conjunta:

Una vez que el gobierno del Reich alemán y el gobierno de la URSS han resuelto definitivamente, mediante el tratado firmado hoy, los problemas resultantes del colapso del Estado polaco y han creado, por consiguiente, un fundamento firme para una paz duradera en la región, ambos expresan mutuamente su convicción de que sería útil para los intereses de todos los pueblos poner fin al estado de guerra que existe actualmente entre Alemania, por una parte, y Gran Bretaña y Francia por otra. Ambos gobiernos dirigirán, pues, sus esfuerzos, juntamente con otras potencias amigas si se diera el caso, hacia la consecución de este objetivo lo antes posible.
Si, no obstante, los esfuerzos de ambos gobiernos resultaran infructuosos, esto demostraría que Inglaterra y Francia son responsables de la continuación de la guerra, en cuyo caso, los gobiernos de Alemania y la URSS acordarían las medidas necesarias que tuvieran que adoptar.

El general Wilhelm Orlik-Rueckemann había logrado reunir unos 9.000 hombres de la guardia fronteriza polaca, y se encontraba con ellos en la tierra de nadie que separaba la zona alemana de la zona soviética de Polonia. La moral de sus hombres era baja y Orlik-Rueckemann decidió atacara a los soviéticos para animarlos. Habiendo comprobado que la ciudad de Szack estaba ocupada por una división de infantería con tanques, ocultó sus fuerzas en un bosque y provocó a los soviéticos para que atacaran. Cuando los tanques estaban a menos de 500 metros, la artillería antitanques empezó a disparar y acabó con todos ellos. La infantería huyó abandonando sus armas y vehículos. Los polacos se apoderaron del campamento soviético. Luego se retiraron para eludir represalias.

El gobierno polaco se instaló en París.

El 29 de septiembre capituló la fortaleza de Modlin, al norte de Varsovia, en la que se rindieron unos 24.000 soldados polacos. La guarnición de Varsovia estaba retrasando la entrega de la ciudad para esconder o destruir su armamento pesado. En Zakroczym la guarnición polaca también se había rendido, pero los alemanes saquearon la ciudad: asesinaron a civiles y militares, arrojaron granadas de mano a sótanos donde se refugiaban civiles asustados, robaron e incendiaron y en total se estima que mataron a unos 500 soldados y a unos 100 civiles.

El general Anders fue rodeado por los alemanes, y nuevamente dijo a sus hombres que se dividieran en grupos de diez y trataran de regresar a sus casas como pudieran o que cruzaran la frontera húngara. Poco después fue herido por tercera vez y capturado por los soviéticos.

Una división japonesa de refuerzo llegaba a Changsha, pero para entonces habían perdido ya unos 40.000 hombres y los chinos amenazaban con cortar sus líneas de suministros, que estaban excesivamente extendidas. Por ello optaron por retroceder hasta el río Laodao y los chinos salieron en su persecución.

Ese día se estrenó La jungla en armas, dirigida por Henry Hathaway y protagonizada por Gary Cooper y David Niven. Está ambientada en las Filipinas ocupadas por los Estados Unidos. Según la Hacienda estadounidense, Gary Cooper era el estadounidense con el salario más alto del año.

Un ejército de 18.000 soldados polacos bajo el mando del general Franciszek Kleeberg atacó a una división soviética cerca de Parczew y logró detener su avance en una serie de pequeños combates que se prolongaron hasta el 30 de septiembre, cuando los polacos pasaron de mantenerse a la defensiva a lanzar un ataque que hizo retroceder a los soviéticos hasta Milanów.

La guarnición de Varsovia empezó a salir de la ciudad para entregarse a los alemanes, que enviaron a los soldados polacos a campos de concentración. Francia obligó al presidente polaco, Ignacy Mościcki, a renunciar a su cargo desde Rumanía, y fue sucedido, como presidente en el exilio, por Władysław Raczkiewicz. El general Składkowski también reunció a su cargo de primer ministro y fue sucedido por Władysław Eugeniusz Sikorski.

Por esa época los alemanes habían realizado unas 16.000 matanzas en Polonia. Los comunistas debieron de considerar una cuestión de honor no ser menos salvajes que los nazis y empezaron a pisarles los talones en ejecuciones sin juicios, quema de libros, destrucción de monumentos, etc. La educación religiosa fue prohibida (hasta se prohibió el tañido de campanas) y las escuelas se transformaron en centros de lavado de cerebro y adoctrinamiento comunista.

Y mientras tanto Gran Bretaña y Francia (y todos los países que en teoría habían declarado la guerra a Alemania) no hacían gran cosa. Polonia había orientado su estrategia a resistir mientras llegaban refuerzos franceses y británicos, pero dichos refuerzos nunca llegaron. El senador estadounidense William Borah dijo en una ocasión There is something phoney about this war (hay algo de falso en esta guerra) y desde entonces se habló de "the phoney war" (la guerra falsa). Los franceses la llamaban "drôle de guerre" (guerra de broma), expresión debida, al parecer, al periodista Roland Dorgelès, que tal vez tradujo mal "phoney war", confundiéndola con "funny war".

Años más tarde, oficiales alemanes declararían: Si Alemania no entró en colapso en 1939 fue sólo gracias a que durante la campaña polaca unas 110 divisiones francesas y británicas en el oeste permanecieron inactivas contra las 23 divisiones alemanas. O también: Si los franceses hubieran atacado en septiembre de 1939 el ejército alemán habría podido resistir a lo sumo una o dos semanas.

Ese día fue ahorcado Yusuf Sa'id Abu Durra, uno de los líderes de la revuelta árabe en Palestina, que había sido arrestado en Transjordania y entregado posteriormente a los británicos. Amin al-Husseini huiría a Iraq poco después.

Sobre la 1:00 del 1 de octubre una unidad de tanques soviéticos atacó a una división polaca cerca de Wytyczno, pero fue rechazada. Poco después los soviéticos volvieron con muchos más efectivos y lanzaron un ataque frontal contra la ciudad. No obstante, los polacos pudieron reunir fuerzas y disponer puestos de artillería para defenderla. Resistieron el tiempo que pudieron, pero las municiones se acababan, y hacia el mediodía no tuvieron más opción que retirarse hacia la frontera lituana.

Mientras tanto los alemanes entraban en Varsovia. Los defensores de la península de Hel también estaban quedándose sin suministros, así que iniciaron las negociaciones para la rendición, que se consumó el 2 de octubre.

Las tropas del general Kleeberg eran el único ejército organizado que seguía ofreciendo resistencia en Polonia, entre los ríos Bug y Vístula, aunque su intención era conducirlas a la frontera rumana. El general Gustav Anton von Wietersheim, al frente de unos 30.000 hombres (frente a unos 18.000 polacos) se dispuso a acabar con él e inició un ataque en Kock.

En una reunión con el ministro de asuntos exteriores de Letonia, Stalin no tuvo inconveniente en revelarle los acuerdos secretos que había firmado con Alemania: Se lo digo francamente, ya ha tenido lugar una división de esferas de interés. Por lo que respecta a Alemania, podríamos invadirles.

Los participantes en la Conferencia de Panamá declararon su neutralidad, prohibieron la entrada de submarinos en sus puertos y declararon una zona  de seguridad marítima que se extendía hasta los 480 km de las costas americanas, excepto en Canadá y las colonias de países europeos.

El 3 de octubre los alemanes lanzaron un ataque masivo sobre las fuerzas de Kleeberg en Kock, pero que finalmente fue frenado y los atacantes tuvieron que pasar a la defensiva.

Stalin ofreció Vilna a los lituanos a cambio de que éstos autorizaran la instalación de bases soviéticas en el país. La oferta era tentadora, pues la recuperación de  Vilna había sido desde siempre una enérgica reivindicación de Lituania ante Polonia, pero, como todo pacto con el diablo, no dejaba de generar reticencias en el gobierno lituano.

Un submarino alemán torpedeó y hundió un mercante griego. Como hacía mal tiempo y los botes salvavidas no estaban preparados para esas condiciones, los 28 tripulantes del carguero fueron admitidos en el submarino y liberados antre las costas irlandesas al día siguiente.

Maurice Thorez, el secretario general del Partido Comunista de Francia, había sido llamado a filas como el resto de los franceses de su edad, pero su conciencia de comunista (y las órdenes que le llegaban desde Moscú) le impedían participar en cualquier actividad contra sus camaradas nazis, así que el 4 de octubre deseertó y huyó a la Unión Soviética.

Hitler firmó un decreto secreto por el que otorgaba la amnistía a todos los crímenes cometidos por la policía y el ejército alemán durante la invasión de Polonia, que estaban justificados por "las atrocidades cometidas por los polacos". Por estas fechas firmó también (aunque con fecha de 1 de septiembre) el decreto que ponía en marcha el programa de "eutanasia involuntaria". Se aplicaba a niños y a deficientes considerados "incurables". No obstante, hay que precisar que los criterios para considerar a alguien "deficiente" eran muy estrictos: no bastaba con estar inscrito en el partido nazi o en el partido comunista. Desde su ascenso al poder, los nazis habían implantado políticas de esterilización forzosa similares a otras implantadas en Canadá, Dinamarca, Suiza y algunos Estados de los Estados Unidos. Sin embargo, ahora pasaban de la esterlilización a la "muerte compasiva". En Alemania había entonces seis grandes hospitales psiquiátricos, y en cada uno de ellos se creó un "centro de exterminio". A muchos padres les decían que sus hijos iban a ser llevados a "secciones especiales" donde recibirían un mejor tratamiento durante unas semanas, y luego les comunicaban que habían muerto de neumonía o algo similar. En el campamento polaco Fuerte VII, en Poznań se instaló una cámara de gas experimental en la que fueron ejecutados unos 400 enfermos mentales de varios hospitales psiquiátricos de los alrededores.

El 5 de octubre Kārlis Ulmanis tuvo que firmar el Tratado Soviético-Letón de Asistencia Mutua, similar al que unos días antes había tenido que firmar Estonia. En particular, Letonia aceptaba la presencia de bases soviéticas en su territorio con unos 30.000 soldados. Ese mismo día Finlandia fue "invitada" a participar en negociaciones encaminadas a establecer un tratado similar.

Hitler presenció un desfile de la Wehrmacht en Varsovia.

Los chinos derribaron un avión japonés que transportaba órdenes para suspender la ofensiva en Changsha, que estaba siendo un desastre. Ambos bandos habían perdido unos 40.000 hombres y el 6 de octubre la retirada japonesa era ya un hecho. Changsha fue la primera ciudad importante china que resistió una acometida japonesa.

El general Kleeberg había resistido con habilidad durante cinco días los ataques alemanes, pero sus tropas estaban rodeadas y casi sin municiones, así que terminó rindiéndose. Unos 17.000 soldados polacos fueron capturados, y así acabó el último foco de resistencia en Polonia.

Hitler hizo un nuevo llamamiento para la paz con Gran Bretaña y Francia ante el parlamento alemán. Según una encuesta, el 95% de los estadounidenses se mostraba contrario a que su país declarara la guerra a Alemania y la Unión Soviética.

Ese día se entrenó Ninotchka, una comedia dirigida por Ernst Lubitsch y protagonizada por Greta Garbo. Es la primera película que presenta a la Unión Soviética como un lugar del que es mejor marcharse, sin comparación con el París de la época, que es donde transcurre la acción. Ninotchka es una comunista convencida que es enviada a París para supervisar a tres agentes soviéticos, Iranoff, Buljanoff y Kopalski, que debían vender unas joyas de una aristócrata rusa y que, por algún motivo, no están avanzando en su cometido. Allí, paulatinamente, va reponiéndose del lavado de cerebro comunista y se enamora de un francés, el conde Léon d'Algout.

Entre los gags correspondientes a la Ninotchka aún "enajenada", está la escena en la que en un café le pide al camarero remolacha cruda y zanahorias, y el camarero le responde: Señora, esto es un restaurante, no un prado. O la frase: Los últimos juicios masivos fueron un éxito, ahora habrá menos rusos, pero mejores. En cambio, la Ninotchka que ya está abriendo los ojos dice: Soy tan feliz... tan feliz. Nadie puede ser tan feliz sin ser castigado por ello.

Pese a todo, Ninotchka termina regresando a la Unión Soviética por su sentido del deber, al igual que los tres agentes soviéticos, que también estaban encantados de la vida en París y del hotel de lujo en el que estaban alojados. A d'Algout, enamorado de Ninotchka, le deniegan un visado para entrar en la Unión Soviética, y le escribe una carta, pero le llega censurada, de modo que sólo puede leer el saludo y la firma (el resto está tachado). Finalmente, Iranoff, Buljanoff y Kopalski son enviados a otra misión a Constantinopla, pero esta vez ya se niegan a regresar y montan un restaurante ruso, no sin antes, en conplicidad con d'Algout, dar motivos para que Ninotchka sea enviada de nuevo a supervisarlos y esta vez, tras haber podido examinar su país habiendo visto cómo se vive fuera, ya no regresa. La película fue un éxito, tanto en los Estados Unidos como en Europa, aunque, naturalmente, en la Unión Soviética y en sus satélites fue prohibida.

Bela Lugosi interpreta al comisario comunista que envía a Ninotchka a París. Era un papel corto, pero relevante, aunque no sirvió para relanzar su carrera y de ahí volvió a las películas de serie B. Ese año apareció también en El gorila, y en la producción británica Los ojos oscuros de Londres.

El 7 de octubre la Internacional Comunista se felicitó por la invasión soviética de Polonia como "ejemplo de cooperación de las naciones socialistas contra el imperialismo anglo-francés".

Tras años de delicadas negociaciones, los monjes tibetanos lograron que el joven Lhamo Dondhup, que tenía entonces cuatro años, recibiera los permisos necesarios para ser trasladado al Tibet. El viaje se hizo en una larga caravana de mercaderes musulmanes y, cuando finalmente llegaron a territorio seguro, fue proclamado formalmente como la reencarnación del Dalái Lama y fue rebautizado como Jetsun Jamphel Ngawang Lobsang Yeshe Tenzin Gyatso (Santo Señor, Gentil Gloria, Compasivo, Defensor de la Fe, Océano de Sabiduría). El 8 de octubre entró finalmente en Lhasa.

Ese día, 44 diputados comunistas fueron arrestados en Francia.

Un submarino alemán fue hundido por una mina en el estrecho de Dover.

El gobierno de Franco decretó un plan de reactivación económica basado en la autarquía, lo cual incrementó la depresión económica. Los alimentos estaban racionados y florecía el mercado negro.

El 10 de octubre Lituania firmó el correspondiente Tratado Soviético-Lituano de Asistencia Mutua, por el que recibía Vilna, pero a cambio tenía que permitir la entrada de 20.000 soldados soviéticos. Los lituanos resumieron la situación con la frase "Vilna es nuestra, pero Lituania es de Rusia". El presidente Smetona había hecho todo lo posible por eludir la firma, pero era evidente que no firmar sólo hubiera precipitado lo inevitable.

El primer ministro francés, Édouard Daladier, en un discurso transmitido por radio, rechazó las ofertas de paz de Hitler, puesto que ello supondría sancionar conquistas obtenidas mediante el engaño o la violencia y no evitaría la repetición de sucesos similares. Daladier afirmó que sólo depondrían las armas cuando existieran garantías de seguridad que no fueran puestas en entredicho cada seis meses. Mientras tanto Hitler ya había ordenado la confección de un plan para invadir Francia, Bélgica y los Países Bajos.

Por esas fechas Kurt Schuschnigg, el que fuera canciller de Austria hasta la anexión con Alemania, fue sacado de los cuarteles de la Gestapo en Viena y, después de que un médico certificara su excelente estado de salud (se ve que no le informaron de que había perdido 26 kg) fue trasladado al campo de concentración de Sachsenhausen. Su esposa pidió ser internada voluntariamente en el campo para estar junto a él.

El 11 de octubre más de 150.000 tropas británicas habían desembarcado ya en Francia.

Finalmente, Alexander Sachs pudo entrevistarse con el presidente Roosevelt y entregarle la carta de Albert Einstein y la documentación relacionada. Roosevelt respondió con una breve carta en la que agradecía el aviso y en la que aseguraba que lo tomaría en consideración. Poco después ordenaba la creación de un Comité Asesor sobre el Uranio.

El 12 de octubre el primer ministro británico, Neville Chamberlain, respondió formalmente a la propuesta de paz de Hitler. Afirmó que no era admisible una tregua improvisada interrumpida por alarmas constantes y amenazas repetidas. Hitler había rechazado toda oferta de paz hasta que no se hubo apoderado de Polonia, al igual que antes había hecho con Checoslovaquia. No era posible aceptar unas condiciones de paz que empezaban por aceptar la agresión. Las propuestas de Hitler eran vagas y no había en ellas ningún indicio de que se propusiera reparar los daños causados a Polonia y a Checoslovaquia. Incluso afirmaba que, aunque Hitler ofreciera garantías a este respecto, tendría que convencer al mundo de que iba a respetar sus promesas, pues la experiencia pasada mostraba que éstas no eran dignas de crédito alguno.

Mientras tanto, los soviéticos exigían a Finlandia la cesión de una perte del istmo de Carelia y de algunas bases en el Báltico y en el mar de Barents, para proteger Leningrado de un posible ataque británico o alemán.

El presidente de Estonia, Konstantin Päts, formó un nuevo gobierno con Jüri Uluots como primer ministro.

El 13 de octubre dos destructores británcos hundieron un submarino alemán al suroeste de Irlanda mediante cargas de profundidad. Otro submarino alemán se hundió al chocar contra una mina en el canal de la Mancha.

El 14 de octubre el submarino Orzeł, que había escapado del puerto de Tallin, en Estonia, llegó a las costas británicas, cuando se le creía perdido.

Un buque de guerra británico fue hundido por un submarino alemán al norte de Escocia. Murieron 833 hombres.

Los finlandeses seguían negociando con los soviéticos, pero Stalin advirtió que podría producirse algún "accidente" entre tropas finlandesas y soviéticas si las negociaciones se prolongaban demasiado tiempo.

El 16 de octubre los alemanes llevaron a cabo un contraataque por el que recuperaron las pocas localidades del Sarre que seguían en poder de Francia. Por primera vez, una base naval británica, en Escocia, recibió un ataque aéreo alemán. Tres aviones fueron abatidos.

El 17 de octubre un decreto prohibía a los gitanos alemanes cambiar su lugar de residencia.

Ese día se estrenó otro de los clásicos del cine de Hollywood: Caballero sin espada, dirigida por Frank Capra y protagonizada por James Stewart. La película presenta un Senado estadounidense dominado por la corrupción, contra la que se enfrenta, prácticamente sin apoyos, un senador provinciano recién llegado al que todos subestimaron, y el clímax llega cuando tiene que recurrir al "filibusterismo", es decir, a hablar sin interrupción y sin sentarse para no ceder la palabra durante horas y horas e impedir así que se apruebe una ley injusta.

El estreno tuvo lugar en Washington ante 4.000 invitados que incluían a 45 senadores. Se dice que algunos de ellos abandonaron la sala y otros dieron la espalda a la pantalla. La prensa de Washington calificó la película de antiestadounidense y procomunista. Joseph P. Kennedy, entonces embajador en Gran Bretaña, escribió a Capra y al productor para advertir de que la película podría dañar el prestigio de los Estados Unidos en Europa. La productora, Columbia Pictures, respondió a las críticas afirmando que la película era patriótica y una defensa de la democracia frente a los peligros que la amenazan, y no debía de ir muy descaminada en esto, porque fue prohibida precisamente en Alemania, Italia, España y la Unión Soviética. Los críticos cinematográficos fueron mucho más entusiastas que los políticos, así como el público en general, pues la película reportó grandes beneficios. Una columnista de Hollywood señaló que el público salía de las salas mostrando entusiasmo por la democracia y henchido de patriotismo.

El 18 de octubre se celebró una reunión con representantes de Suecia, Noruega, Dinamarca y Finlandia, a instancias del rey Gustavo V de suecia, en la que se acordó una política conjunta de neutralidad y de ayuda mutua.

El gobierno de España se trasladó de Burgos a Madrid. Franco pasó a residir en el palacio de El Pardo.

El 19 de octubre los alemanes organizaron un gueto judío en la ciudad polaca de Lublin, es decir, fijaron una zona en la que estaban obligados a residir todos los judíos de la ciudad. La propaganda alemana afirmaba que polacos, judíos y gitanos eran subhumanos, y en diversos establecimientos en Polonia podían leerse carteles del estilo de "Prohibida la entrada a polacos, judíos y perros".

En Ankara se firmó el Tratado Anglo-Turco de Asistencia Mutua.

El 20 de octubre el papa Pío XII publicó su primera encíclica, Summi Pontificatus, en la que condenaba el racismo, los nacionalismos y la lucha de clases.

Unos 2.000 judíos fueron deportados de Viena a Lublin.

Ese día se estrenó Una tarde en el circo, protagonizada por los hermanos Marx, que obtuvo críticas buenas y malas. Entre los guionistas estaba Buster Keaton, pero sus ideas no se ajustaban bien al estilo de los Marx y hubo fricciones. Ese año Keaton inició una serie de cortos para Columbia Pictures.

El 21 de octubre se estrenó Un marido de ida y vuelta, una comedia de Enrique Jardiel Poncela.

El 22 de octubre se celebraron elecciones en la parte de Polonia ocupada por la Unión Soviética para repartirla entre Ucrania y Bielorrusia e instaurar el comunismo. El procedimiento electoral fue típicamente comunista: los candidatos a representantes locales habían sido elegidos en Moscú, toda la campaña electoral fue controlada desde Moscú, los sospechosos de no estar dispuestos a votar correctamente fueron arrestados en masa, muchos votantes recibieron sobres cerrados con el voto que tenían que depositar, muchos fueron llevados a las urnas por soldados y agentes de la NKVD, y así el resultado fue que más del 90% del censo votó correctamente. En Bielorrusia algunos comunistas locales protestaron por la cesión de Vilna a Lituania, pero la NKVD se ocupó debidamente de ellos.

En la parte alemana, los nazis empezaron a conducir prisioneros polacos a los bosques de Wielka Piaśnica, donde eran ejecutados y arrojados a fosas previamente excavadas (aunque a veces obligaban a las víctimas a cavar sus propias fosas). Algunos pelotones llegaron a asesinar unas 150 víctimas al día.

El mariscal Vasili Blücher, al que los soviéticos responsabilizaban de la derrota ante los japoneses en el lago Jasán, fue arrestado por la NKVD bajo la acusación de haber espiado para los japoneses y también por incompetencia.

El virrey de la India, Lord Linlithgow, había declarado la guerra a Alemania sin consultar las asambleas provinciales, que eran las únicas elegidas por los propios indios. Nehru intentó negociar la colaboración de la India a cabo de garantías de que Gran Bretaña le concedería la independencia después de la guerra, así como de ciertas condiciones sobre el papel de los indios en el ejército británico. Sin embargo, todas sus propuestas fueron rechazadas. Gandhi afirmó que la India no podía participar en una lucha por la libertad cuando dicha libertad le era negada. Subhar Chandra Bose propuso entonces una campaña de desobediencia civil para protestar por la decisión del virrey de declarar la guerra sin consultar a los indios. Aunque no logró convencer a Gandhi para que apoyara su propuesta, organizó protestas en Calcuta, que provocaron su arresto. No obstante, tras siete días de huelga de hambre, los británicos lo dejaron bajo arresto domiciliario.

En Palestina, David Raziel fue excarcelado y comenzó a colaborar con los británicos.

El 23 de octubre se estrenó Los violentos años veinte, dirigida por Raoul Walsh y protagonizada por James Cagney, en la que interviene también Humphrey Bogart. Ese año también habían coincidido en El terror del Oeste.

El 25 de octubre un submarino alemán encalló en el estrecho de Dover mientras trataba de eludir unas cargas de profundidad.

El 26 de octubre fue constituido el Gobierno General para los Territorios Polacos Ocupados, al frente del cual Hitler puso a Hans Frank. Una de sus primeras órdenes fue la obligación de realizar trabajos forzados a todos los judíos varones entre 14 y 60 años. Por ejemplo, en Varsovia fueron puestos a retirar los escombros causados por los bombardeos y otras tareas similares.

Jozef Tiso fue proclamado presidente de la República Eslovaca, y nombró primer ministro a Vojtech Tuka.

El 28 de octubre el ejército lituano entró en Vilna, por primera vez desde hacía casi dos décadas. Antes de entregar la ciudad a los lituanos, los soviéticos habían robado todo lo que habían podido (maquinaria industrial, equipos médicos, vehículos, objetos museo, etc.) El clima en la ciudad era tenso, pues había partidarios de Polonia, de Lituania y todos estaban dispuestos a culpar a los judíos de todos los males que la delicada situación política traía consigo.

Ese día debía celebrarse el vigesimoprimer aniversario de la fundación de Checoslovaquia. Miles de personas, principalmente estudiantes, protagonizaron protestas en varias ciudades contra la ocupación alemana. Los alemanes respondieron cerrando universidades, ejecutando a líderes estudiantiles y con arrestos indiscriminados.

Heinrich Himmler emitió una directiva secreta a las SS y a la policía animando a sus miembros a procrear con mujeres de "buena sangre", incluso fuera del matrimonio "para regenerar vida para Alemania". La directiva explicaba que las SS atenderían a todas las madres de niños de "buena sangre" independientemente de su legitimidad, de modo que ningún padre debía preocuparse por si su descendencia se convertía en una carga.

El 30 de octubre un submarino alemán encontró un buque de guerra británico a bordo del cual se encontraba Winston Churchill, pero los tres torpedos que le lanzó no explotaron. El capitán del submarino, Wilhelm Zahn, fue conocido como "el hombre que casi mató a Churchill".

El 31 de octubre murió en una cárcel soviética Platón Oyunski, uno de los fundadores de la literatura moderna en yakuto. Estaba acusado de ser uno de los fundadores de la literatura moderna en yakuto.

Ese día se cerró la Exposición Universal de Nueva York, pero sólo temporalmente, pues de forma excepcional se había decidido que se abriría de nuevo al público el año siguiente.

El 1 de noviembre se promulgó el quinto de los mandatos culturales, que instaba a los tailandeses a consumir preferentemente productos nacionales.

El 3 de noviembre el Congreso estadounidense modificó la ley de neutralidad suprimiento el embargo de armas a los beligerantes, pero exigiendo que el armamento fuera pagado por adelantado, para evitar los problemas que tuvieron Gran Bretaña y Francia para pagar sus deudas de guerra tras la Primera Guerra Mundial.

Ese día se estrenó Al redoblar de tambores, una película ambientada en la guerra de independencia estadounidense, rodada en Technicolor, dirigida por John Ford y protagonizada por Claudette Colbert y Henry Fonda. Las críticas fueron muy positivas.

Laurel y Hardy tenían un contrato con el productor Hal Roach, pero éste había acabado harto de las exigencias de Laurel y había terminado despidiéndolo. Ese año había estenado Zenobia, una película en la que Hardy formaba pareja con el ya olvidado Harry Langdon. La había tenido cierto éxito, pero no tanto como tenía ahora Los locos del aire, que Laurel y Hardy habían rodado conjuntamente para la R.K.O. (el contrato de Hardy con Roach no era en exclusiva), con Langdon como guionista. Finalmente Roach tuvo que ceder y readmitir a Laurel.

Agatha Christie publió ese año Navidades trágicas (protagonizada por Hércules Poirot), Matar es fácil (protagonizada por el superintendente Battle), Problema en Pollensa, una colección de cuentos con diversos protagonistas, entre ellos Poirot y Miss Marple, y el 6 de noviembre salió a la venta la que se convertiría en su novela más vendida: Diez negritos.

Bruno Müller, el jefe de la Gestapo en Cracovia, había ordenado al rector de la universidad Jaguelónica que convocara ese día a todos los profesores a una charla en la que serían informados de los planes de Alemania para la educación en Polonia. Así se hizo, y los asistentes fueron informados de que la universidad no tenía permiso para iniciar un nuevo curso académico, de que los polacos eran hostiles hacia la ciencia alemana y de que actuaban de mala fe. Por ello, todos los presentes fueron arrestados, incluyendo una docena de empleados de la universidad y estudiantes, 184 personas en total. Algunos recibieron bofetadas y culatazos. Tras unos días de arresto en la ciudad, la mayoría acabaron en el campo de concentración de Sachsenhausen, y finalmente en Dachau.

Se calcula que en el último mes los nazis habían matado a casi 9.000 polacos, en pequeños grupos en ciudades diversas.

Georg Elser era un carpintero alemán, que había pasado varios meses diseñando una bomba con un mecanismo de relojería que finalmente había instalado en un agujero en una columna de la cervecería de Munich en la que Hitler se reunía con la cúpula nazi cada 8 de noviembre para celebrar el fallido golpe de Estado que había intentado quince años atrás. Había hecho un trabajo minucioso, encontrando la forma de entrar por las noches en la cervecería para hacer el agujero, instalar la bomba y disimularla perfectamente. El discurso de Hitler se había extendido siempre desde las 20:30 hasta las 22:00, aproximadamente, por lo que programó la explosión para las 21:20. Sin embargo, Elser, que leía poco la prensa, no se enteró de que, por causa de la guerra, Hitler había decidido enviar a Rudolf Hess en su lugar. Sin embargo, a última hora el Führer cambió de opinión y se presentó en la cervecería, pero empezó su discurso a las 20:10 y lo terminó a las 21:07. Fue más corto de lo previsto porque el mal tiempo le impedía coger un avión de regreso, así que debía tomar un tren que salía a las 21:31 hacia Berlín. El caso fue que la bomba estalló diez minutos después de que Hitler hubiera abandonado el local. Provocó ocho muertos y 63 heridos, de los cuales 16 eran graves y uno de ellos moriría más tarde. Cuando la bomba explotó, Elser ya llevaba casi una hora detenido. Había tratado de cruzar la frontera con Suiza, y en un control rutinario se le pidió que vaciara sus bolsillos. El infeliz llevaba cuchillas, notas y bocetos relacionados con explosivos, percutores y, por si se hubiera topado con algún nazi más tonto de lo habitual, una postal de la cervecería con una columna marcada con una cruz roja. En un principio fue arrestado como mero sospechoso de no se sabía qué, pero tras la explosión la policía alemana no tardó en atar cabos y Elser fue llevado de regreso a Munich.

Sin embargo, Elser no fue al principio más que uno de tantos sospechosos arrestados. Himler estaba convencido de que el atentado contra Hitler tenía que ser obra de los servicios secretos británicos. Desde hacía unos meses, agentes secretos alemanes habían contactado en los Países Bajos con el servicio secreto británico, haciéndose pasar por representantes de oficiales descontentos que planeaban un golpe de Estado contra Hitler. Los agentes británicos encargados del asunto eran el capitán Sigismund Payne Best y el mayor Richard Henry Stevens. Esa misma noche fueron convocados a una reunión en un café de la localidad fronteriza de Venlo. Ya el 9 de noviembre, Best y Stevens acudieron a la cita acompañados de un agente secreto neerlandés, Dirk Klop. Cuando llegaron al punto de encuentro, los alemanes rodearon su coche con ametralladoras, mataron a Klop y se llevaron a los británicos, junto con el cadáver del neerlndés, hasta la frontera, desde donde fueron trasladados a Berlín para ser interrogados por la Gestapo. Los agentes británicos acabaron en el campo de concentración de Dachau.

Las noticias sobre el secuestro fueron confusas. Al principio la prensa británica habló de que los secuestrados eran ciudadanos neerlandeses. Luego se especuló sobre que el servicio secreto británico estaba tratando de negociar la paz con Hitler. Por su parte, Hitler aprovechó la presencia del agente neerlandés para "demostrar" que los servicios secretos neerlandeses estaban cooperando con los británicos en violación de la neutralidad del país.

Como primera reacción al atentado contra Hitler, fueron ejecutados 21 judíos en el campo de concentración de Buchenwald, y todos los demás judíos que había en el campo fueron tenidos tres días sin comer.

El general soviético Vasili Blücher murió en circunstancias no aclaradas, en las que tal vez tuvieran algo que ver las torturas a las que fue sometido.

A lo largo del año se habían ido estrenando varias películas de serie B protagonizadas por John Wayne, que todavía no cosechaban el éxito que había tenido con La diligencia. Todas eran westerns menos la última: El primer rebelde, ambientada en la época colonial, y que tuvo pérdidas en la taquilla. En Gran Bretaña fue prohibida porque los ingleses en las colonias americanas eran los malos, y en plena guerra contra Alemania el gobierno británico no quería películas poco patrióticas.

Bob Hope protagonizó tres comedias ese año, Never say die, Some like it hot y El gato y el canario estrenada el 10 de noviembre, que era una parodia de las películas de terror, ambientada en una casa encantada, lo que empezó a conocerse como una "comedia de terror".

El 11 de noviembre Hitler apareció inesperadamente en el funeral en Munich por las víctimas de la explosión ocurrida tres días antes. Sólo estuvo unos minutos y no pronunció ningún discurso.

Bette Davis había protagonizado varios éxitos de taquilla ese año, Además de Amarga victoria, estrenó Flor marchita, Juarez y ahora estrenaba La vida privada de Elizabeth y Essex, en la que, con 31 años, interpretaba a la reina Isabel I de Inglaterra a sus 63 años, junto a Errol Flynn y bajo la dirección de Michael Curtiz. La relación entre la pareja de actores no fue buena. En una escena Davis abofeteó a Flynn con más fuerza de lo que requeriría la interpretación. Él lo interpretó como que ella estaba enamorada de él y le enfurecía no verse correspondida, pero más bien lo que sucedía es que ella lo consideraba un actor incapaz de representar otro papel que no fuera el de un aventurero. De hecho, había tratado en vano de convencer a la productora de que diera el papel a Lawrence Olivier. Sin embargo, Olivia de Havilland, que también tenía un papel en la película, contó que años más tarde, en un pase privado, Davis le dijo: Yo estaba equivocada, equivocada, equivocada; ¡Flynn estuvo brillante!

El 12 de noviembre todos los judíos en la parte de Polonia ocupada por Alemania fueron obligados a llevar una estrella de David como signo distintivo. Se les prohibió trabajar en industrias clave y en instituciones gubernamentales.

El 13 de noviembre se rompieron las negociaciones entre soviéticos y finlandeses. Éstos habían llegado a la conclusión de que Alemania y la Unión Soviética habían pactado que Finlandia estaba bajo la esfera de influencia soviética. Finlandia decretó la movilización general.

El 15 de noviembre los japoneses desembarcaron en la costa de Guanxi, al sur de China, y capturaron Nanning. De este modo impedían la llegada de suministros a China por mar.

Ese día se celebró en Praga el funeral de Jan Opletal, un estudiante que había fallecido a causa de las heridas sufridas en las protestas que habían tenido lugar semanas atrás. Varios miles de estudiantes asistieron a la ceremonia, que se convirtió en una nueva manifestación anti-nazi.

Varios testigos habían relacionado a Georg Elser con el atentado en la cervecería de Munich. Debidamente torturado, terminó firmando una confesión y fue trasladado a Berlín. Sus padres, sus hermanos, los cónyuges de éstos y una antigua novia fueron arrestados también. Todos los que habían colaborado con Elser sin saberlo (vendiéndole materiales, etc.) fueron interrogados y torturados por la Gestapo. El padre de una antigua amiga de Elser fue torturado porque Elser había confesado que en varias ocasiones había escuchado emisoras de radio extranjeras en su casa (cosa que desde hacía unos meses estaba prohibido, pero no lo estaba cuando sucedieron los hechos).

El 16 de noviembre murió la primera víctima civil británica de la Segunda Guerra Mundial, cuando James Isbister fue alcanzado por una bomba en Orkney.

Al Capone obtuvo la libertad condicional. Inmediatamente ingresó en un hospital para ser tratado de una parálisis consecuencia de la sífilis.

El 17 de noviembre murió Aurelio Mosquera Narváez, el presidente de Ecuador, al parecer de un ataque de uremia, aunque las malas lenguas hablaron de suicidio. Fue sustituido provisionalmente por el presidente del Senado, Carlos Arroyo del Río.

Ese día se estrenó Otra reunión de los acusados, segunda secuela de La cena de los acusados, protagonizada también por William Powell y Myrna Loy, bajo la dirección de W.S. Van Dyke, por supuesto con la participación del perro Asta o Skippy.

Además de La sombra de Frankenstein, Boris Karloff estrenó ese año otras seis películas de terror y misterio, la última de las cuales fue La torre de Londres.

Los nazis asaltaron varias residencias de estudiantes universitarias en Praga y otras ciudades checas, arrestando a miles de estudiantes. Decretaron el cierre de todas las universidades del país y unos 1.200 estudiantes fueron enviados a campos de concentración. Nueve de ellos fueron ejecutados ese mismo día. El 18 de noviembre fueron cerradas también todas las escuelas técnicas checas.

Un mercante neerlandés chocó contra dos minas alemanas y terminó hundiéndose ante las costas británicas. Murieron 86 personas de las cerca de 400 que estaban a bordo.

El Londres explotaron cuatro bombas en varios comercios. Otras dos fueron desactivadas. El mes anterior, Seán Russell había declarado que "England's difficulty-Ireland's opportunity", es decir que el IRA debía aprovechar la oportunidad de golpear a Gran Bretaña ahora que estaba en guerra contra Alemania.

Entre los exiliados españoles a causa del franquismo estaba el compositor Manuel de Falla, que se había instalado en Argentina y ese día estrenaba en Buenos Aires su suite Homenajes. 

El 19 de noviembre el teniente coronel Segundo Remigio Morales Bermúdez fue asesinado en su casa, en Trujillo (Perú), y el gobierno atribuyó el crimen a los apristas.

El 20 de noviembre las cuentas bancarias de todos los judíos polacos cuyo saldo superaba cierto mínimo fueron bloqueadas.

Un submarino británico hundió un barco alemán en la bahía de Helgoland. Fue el primer éxito de la flota submarina británica. Mientras tanto submarinos alemanes empezaban a minar el estuario del Támesis.

El 21 de noviembre el gobierno británico declaró un bloqueo sobre las exportaciones alemanes, como respuesta a los ataques sufridos por distintos buques mercantes. Un destructor británico resultó hundido tras chocar con una mina ante el puerto de Harwich. Murieron 30 de sus tripulantes.

Ese día se estrenó con gran éxito en Leningrado la sexta sinfonía de Shostakovich. El compositor se dedicaba también desde hacía unos años a escribir música para películas, incluyendo algunas de dibujos animados, como El ratoncito tonto, estrenada ese mismo año.

El 22 de noviembre el primer ministro lituano, Jonas Černius, presentó su dimisión y fue sustituido por Antanas Merkys.

Tras cinco días de tortura en Berlín, Georg Elser confesó todo lo que los nazis quisieron que confesara, en especial que había sido inducido al intento de asesinado de Hitler por los servicios secretos británicos, pero hasta las propias autoridades nazis que leyeron la confesión comprendieron que no era cierto. Un detalle interesante del informe que presentó la Gestapo tenía que ver con el hecho de que Elser había sido detenido llevando encima documentación comprometedora. La explicación que dio Elser fue que pretendía escribir una carta desde Suiza en la que explicara que él había sido el único responsable del atentado, para evitar que se acusara a ningún inocente, y la documentación que llevaba iba a incluirla en la carta para que la policía no pudiera dudar que había sido escrita por el auténtico autor del atentado.

Pese a todas las evidencias, Hitler había dado órdenes de que la prensa alemana presentara una versión del atentado según la cual Elser había sido financiado por los servicios secretos británicos, concretamente a través de los agentes Best y Stevens, que habían sido secuestrados días antes.

En Varsovia, 53 judíos fueron ejecutados en público como represalia por un ataque a dos policías alemanes.

El 23 de noviembre se emitió una orden por la que todos los establecimientos judíos en Polonia debían mostrar una estrella de David en las puertas y ventanas.

Un barco mercante armado británico fue hundido por buques de guerra alemanes al norte de las islas Feroe. Murieron 238 de sus 286 tripulantes.

El 24 de noviembre otros 120 estudiantes fueron fusilados en Praga.

En Londres estallaron cuatro bombas.

Gheorghe Tătărescu fue nombrado de nuevo primer ministro de Rumanía y trató de mantener a su país en la neutralidad.

El 25 de noviembre la Unión Soviética exigió a Finlandia que retirara sus tropas hasta 25 km de la frontera, así como que le cediera el istmo de Carelia y le permitiera establecer una base naval en Hanko. El gobierno finlandés se negó a aceptar tales exigencias.

El 26 de noviembre el Ejército Rojo disparó varias cargas de artillería contra el pueblo ruso de Mainila, cerca de la frontera con Finlandia, y el gobierno soviético acusó al ejército finlandés de ser el causante. El gobierno finlandés propuso una investigación conjunta del incidente, pero el gobierno soviético se negó a colaborar. Finlandia inició la investigación por su cuenta y comprobó que Mainila estaba fuera del alcance de su artillería, pues unos días antes (ante las premonitorias declaraciones de Stalin sobre la posibilidad de "un accidente") las baterías finlandesas habían recibido órdenes de retroceder para evitar precisamente tal posibilidad.

El 28 de noviembre la Unión Soviética denunció el pacto de no agresión soviético-finlandés, tomando como pretexto el presunto ataque a Mainila.

Doce aviones británicos bombardearon una base alemana de hidroaviones en Borkum. No causaron daños serios, pero el hecho de que lograran regresar sanos y salvos ya se consideró un éxito.

Dos bombas estallaron en Southhampton.

En Tirana, la capital albanesa, hubo una manifestación antifascista y antiitaliana, respaldada por una huelga de transporte y de trabajadores industriales.

El 29 de noviembre la Unión Soviética rompió sus relaciones diplomáticas con Finlandia. Un decreto del Presidium del Soviet Supremo otorgaba la plena ciudadanía soviética a todos los habitantes de la Polonia ocupada por la Unión Soviética. Este "honor" venía acompañado de la obligación de servir en el Ejército Rojo y de la indefensión ante las purgas de la NKVD contra todos los "antisoviéticos". A partir de esa fecha miles de polacos empezaron a ser deportados a Siberia para que conocieran de primera mano el modo de vida soviético.

El 30 de noviembre 450.000 soldados soviéticos cruzaban la frontera con Finlandia sin previa declaración de guerra. Helsinki fue bombardeada. El Ejército Rojo contaba con información detallada sobre las infraestructuras del país que había sido proporcionada por los comunistas finlandeses (la traición era el riesgo que corría cualquier país que permitiera a sus comunistas andar sueltos por las calles). Además, en los últimos meses los soviéticos habían construido una línea ferroviaria hasta la frontera finlandesa empleando para ello a unos 100.000 prisioneros como mano de obra esclava. Dos divisiones de infantería soviéticas tomarnon Salla y lograron empujar a los finlandeses hasta el río Kemijoki, pero no fueron capaces de superar las defensas que los finlandeses habían dispuesto a lo largo del cauce. Otras dos divisiones soviéticas ocuparon la península de Ribachi.

El primer ministro finlandés, Aimo Cajander, siempre había confiado en que la Unión Soviética no invadiría Finlandia, y a su ingenuidad se debió en parte que el ejército no estuviera todo lo preparado y equipado que hubiera podido estar para hacer frente al ataque. Por ello dimitió el 1 de diciembre, y fue sustituido por Risto Heikki Ryti. El nuevo primer ministro entabló inmediatamente negociaciones con Gran Bretaña y Francia pidiendo suministros y ayuda militar. Mientras tanto los soviéticos organizaron un gobierno títere alternativo en la ciudad fronteriza de Terijoki que, con todo el cinismo requerido por la ocasión, proclamó la República Democrática Finlandesa. (El día anterior, Mólotov había asegurado al embajador alemán que el gobierno que se instauraría en Finlandia sería democrático y no soviético.) Su primer ministro era Otto Wille Kuusinen, que era uno de los pocos socialistas finlandeses que habían huido a la Unión Soviética tras la guerra civil finlandesa y que no habían sido asesinados durante las purgas estalinistas. A falta de colaboradores, la mayor parte de su gobierno estaba formado por rusos.

Desde Ribachi, los soviéticos avanzaron hasta Parkkina Los finlandeses se retiraron a Luostari. El Ejército Rojo inició un ataque sobre Petsamo, que cayó en sus manos el 2 de diciembre. Mólotov y Kuusinen firmaron en Moscú un acuerdo secreto de asistencia mutua. Los soviéticos esperaban que los trabajadores finlandeses apoyaran al gobierno de Kuusinen, pero los trabajadores finlandeses no eran tan tontos como para hacerse comunistas, y el apoyo fue mínimo. La República Democrática Finlandesa sólo fue reconocida por Alemania y la Unión Soviética, aunque algunos "intelectuales", como George Bernard Shaw o John Steinbeck, abogaron por que fuera reconocida por sus gobiernos respectivos. También Jawaharial Nehru, en la India, apoyó al estado títere.

El presidente Roosevelt pidió a las empresas estadounidenses que no vendieran aviones a la Unión Soviética ni componentes para su fabricación.

Hacía una semana aproximadamente que el gobierno soviético había encargado a Shostakovich una composición para ser interpretada cuando las tropas soviéticas entraran en Helsinki. Con un día de retraso, el compositor presentó su Suite sobre temas finlandeses, que constaba de siete movimientos para orquesta de cámara, soprano y tenor. Ahora sólo faltaba conquistar Helsiniki.

Humphrey Bogart protagonizó siete películas ese año, la más insólita de las cuales fue El regreso del doctor X, una película de serie B en la que interpreta a un científico loco, la que sería la única película de terror de toda su carrera.

El 3 de diciembre Finlandia pidió ayuda a la Sociedad de Naciones.

Veinticuatro aviones británicos bombardearon barcos de guerra alemanes en Heligoland. Por primera vez una bomba británica impactó en territorio alemán.

Ese día fueron ejecutados en Perú dos acusados de la muerte del coronel Morales. Otros once acusados recibieron penas de cárcel.

El 4 de diciembre un submarino británico hundió otro alemán en la bahía de Heligoland.

El 5 de diciembre el ejército soviético alcanzó la Línea Mannerheim, la principal línea defensiva finlandesa, llamada así por el general Carl Gustaf Emil Mannerheim, el comandante en jefe del ejército finlandés.

Un barco de pasajeros alemán fue interceptado por un crucero británico cerca de la costa de Uruguay, y el capitán decidió hundir el barco. Los británicos rescataron a los 107 tripulantes y los arrestó en calidad de civiles enemigos.

El 6 de diciembre, tras cuatro horas de ataque con la artillería, la infantería soviética trató de asaltar la línea Mannerheim por su extremo oriental, en la desembocadura del río Taipale en el lago Ladoga. Pero los cañones finlandeses forzaron la retirada soviética, que dejó centenares de bajas. Durante los días siguientes continuó el fuego de artillería.

El 7 de diciembre Noruega, Suecia y Dinamarca se declararon neutrales en la guerra entre Finlandia y la Unión Soviética.

El ejército soviético atacó Finlandia por el noreste, en el río Kollaa. Se creó allí un frente que los finlandeses defendieron con firmeza. Por el este los soviéticos trataron de tomar Suomussalmi, pero los finlandeses la destruyeron antes y se replegaron a la orilla opuesta de los lagos Niskanselkä y Haukiperä. El 8 de diciembre los soviéticos trataron de atacar sobre los lagos helados, pero el intento fracasó completamente.

Los alemanes llevaron a unas 70 u 80 personas, mayoritariamente judíos, al bosque de Palmiry, cerca de Varsovia, para ametrallarlas y enterrarlas en unas zanjas previamente excavadas.

El presidente peruano, Óscar R. Benavides, había designado como su sucesor a Manuel Prado Ugarteche, y al parecer tomó las medidas necesarias para que los votantes no se equivocaran de candidato. Así Ugarteche salió elegido por una abrumadora mayoría y ese día tomó posesión del cargo.

El 9 de diciembre los finlandeses trataron de recuperar Suomussalmi, pero fracasaron. La marina soviética bloqueó las costas finlandesas.

El 10 de diciembre un barco con 7.400 soldados canadienses salió de Halifax hacia Europa.

Los nacionalistas chinos lanzaron un ataque sobre varias posiciones japonesas, que fueron rodeadas e incomunicadas en la provincia de Wenxi. En unas semanas, los japoneses fueron expulsados del sureste de la provincia.

Ese día se celebró, como cada año, la ceremonia de entrega de los Premios Nobel.

A lo largo del año, Frédéric Joliot-Curie, junto con el físico Hans von Halban (francés de origen austriaco) y Lew Kowarski (ruso nacionalizado francés) realizó experimentos que confirmaban la posibilidad de una reacción nuclear en cadena. Sus resultados fueron comunicados en varios informes a la Academia de Ciencias y en un artículo en la revista Nature. Édouard Daladier, el presidente del Consejo de Ministros y también ministro de Defensa, había decretado que sus investigaciones pasaran a ser consideradas secreto de Estado y Joliot y su equipo pasaron a trabajar para el ministerio. Joliot usó sus contactos para conseguir prácticamente toda la producción mundial de agua pesada, que era producida por una empresa noruega, y también logró la adquisición de gran cantidad de materiales radiactivos, en particular de uranio, a través de una compañía minera que operaba en el Congo Belga.

Por otra parte, Marguerite Perey, una antigua ayudante de Marie Curie, que ahora trabajaba en el Instituto Curie de París, logró aislar el elemento químico 87, que según la clasificación de Mendeleiev se llamaba provisionalmente eka-cesio. Varios químicos habían anunciado años atrás el descubrimiento de dicho elemento, aunque todos ellos fueron desmentidos. Sus "descubridores" británicos habían propuesto el nombre de alcalinio, luego otro estadounidense había propuesto el de virginio, y un rumano había propuesto el de moldavio. De momento, Perey lo llamó actinio K.

El hecho de que la tierra se halle usualmente libre de sustancias infecciosas, a pesar de que en ella acaban los restos de la mayor parte de los animales salvajes, junto con los gérmenes de las enfermedades que les afectan, había hecho pensar a los biólogos que en el suelo debía de haber bacterias capaces de destruir las bacterias. Ese año, el microbiólogo francés René Jules Dubos aisló una sustancia llamada tirotricina a partir  de una bacteria presente en el suelo de forma habitual, que resultó tener propiedades antibióticas, es decir, que mataba a ciertas bacterias. No es muy potente, y actualmente se usa principalmente como antiséptico bucofaríngeo en forma de caramelos, pero fue el primer antibiótico que se usó para tratar infecciones en seres humanos.

El químico suizo Paul Hermann Müller descubrió que una sustancia llamada dicloro difenil tricloroetano (DDT) tenía una enorme capacidad insecticida.

Ese año se publicó el primer volumen de los Elementos de matemática, una obra enciclopédica que planeaba cubrir con el máximo rigor los resultados fundamentales de la matemática moderna. Su autor era Nicolás Bourbaki, un matemático de Poldavia, un país de Europa Central, tan inexistente como su autor. En realidad se trataba de un pseudónimo que reunía a varios matemáticos franceses cuyos nombres fueron un secreto durante mucho tiempo. El grupo fue cambiando de miembros a lo largo del tiempo, pero entre sus fundadores fueron un grupo de antiguos alumnos de la École normale supérieure de París, entre los que destacaban Jean Dieudonné y André Weil.

El 11 de diciembre la Sociedad de Naciones envió un telegrama a la Unión Soviética exigiendo el cese de hostilidades contra Finlandia para que el conflicto pudiera ser resuelto por mediación.

A los judíos de Varsovia se les prohibió el uso del transporte público.

En Birmingham se inició el juicio contra los cinco acusados del atentado terrorista de Coventry del mes de agosto.

El presidente provisional de Ecuador, Carlos Arroyo del Río, aceptó concurrir a las elecciones presidenciales el año siguiente, así que renunció a la presidencia provisional y fue sustituido por su sucesor como presidente del Senado, Andrés Fernández de Córdova.

Chiang Kai-shek volvió a ocupar el cargo de primer ministro chino.

El 12 de diciembre unos 4.000 soldados finlandeses rodearon a unos 20.000 soldados soviéticos atacando por dos frentes, desde los lagos helados Hirvasjärvi y Tolvajärvi. La operación fue un éxito rotundo. Los finlandeses contaron sobre un centenar de muertos y unos 200 heridos, pero las bajas soviéticas fueron de unos 5.000 muertos y otros tantos heridos, y además perdieron 59 tanques y gran cantidad de armamento.

Ese día murió Douglas Fairbanks, a los 56 años, de un ataque al corazón.

Los chinos continuaban su contraofensiva frente a los japoneses a lo largo de todo el país, ahora en Wangshengang, Dacheng y Kulo-pu. Pronto capturaron las ciudades de Wan-ling, Pu-ling, Hsiao-ling, Man-kang-ling, Aicheng y Pai-tze-chiao. Por otra parte, el ejército chino cruzó el río Han y obligó a los japoneses a retirarse al oeste del río Yung-lung. El 13 de diciembre los chinos recuperaron Chuan-kou-tien, Chiang-hsi-tien y Yang-liu-ho. Los japoneses fueron expulsados del este de Guihuashu, así como de las ciudades de Ta-hsiao-chen-chung y Chang-chia-wan. Las ciudades de Changzhi and Tunliu fueron rodeadas.

Ese día tuvo lugar la primera batalla naval de la Segunda Guerra Mundial, frente al estuario del Río de la Plata, en Uruguay. El acorazado de bolsillo alemán Admiral Graf Spee había hundido varios barcos británicos en el océano Atlántico, aunque nunca había causado ni una muerte. Todas las tripulaciones eran evacuadas antes de proceder al hundimiento del buque. Pese a ello, estaba causando graves trastornos al abastecimiento británico y por ello estaba siendo buscado intensamente. Finalmente, tres buques británicos dieron con él y, tras hora y media de combate uno de los barcos británicos tuvo que retirarse en mal estado. Los otros dos, aunque también estaban dañados, trataron de seguirlo en espera de refuerzos, pero el capitán del buque alemán, Hans Langsdorff, prefirió entrar en el puerto de Montevideo, dado que su nave también había sufrido daños y bajas considerables. Esto fue un error, ya que, aunque Uruguay era teóricamente neutral, en realidad favorecía a los aliados. Según los convenios internacionales, un buque beligerante no podía permanecer más de 24 horas en un puerto neutral. La diplomacia británica actuó para exigir la expulsión del Graf Spee. Al principio exigieron su salida inmediata, pero luego, cuando el embajador británico fue informado de que no había barcos aliados cerca en condiciones de hacer frente al Graf Spee, la estrategia cambió. Los británicos arreglaron en secreto que un barco británico o francés saliera del puerto de Montevideo cada 24 horas (tanto si estaba previsto como si no) para invocar otro artículo según el cual un barco beligerante no podía abandonar un puerto neutral antes de 24 horas de la salida de cualquier otro barco enemigo. Así el Graf Spee pudo ser retenido en el puerto mientras llegaban barcos aliados. Al mismo tiempo, se hizo llegar información falsa a los alemanes de que los británicos estaban reuniendo una gran flota.

Por la noche varios almacenes japoneses en China fueron incendiados en varias regiones de China.

El 14 de diciembre la Unión Soviética fue expulsada de la Sociedad de Naciones por su agresión a Finlandia. Ese mismo día, al anochecer, dos divisiones soviéticas cruzaban el río Taipale apoyadas por tanques. Sin embargo, los finlandeses mantuvieron sus posiciones y el ataque fue detenido en cinco minutos. El Ejército Rojo empezó a retirarse desordenadamente, habiendo perdido 18 blindados y con unas 400 bajas.

De los cinco acusados por los asesinatos de Coventry, tres fueron absueltos, pero Peter Barnes y James Richards fueron condenados a muerte.

Los nazis asesinaron y enterraron en una fosa común a otras 46 personas en el bosque de Palmiry. Se estima que antes de que acabara el año otras 70 personas corrieron la misma suerte.

El 15 de diciembre se estrenó en Atlanta, ante unos 300.000 espectadores, Lo que el viento se llevó, uno de los clásicos del cine de Hollywood. Fue la película más cara rodada hasta entonces, y en esta primera exhibición duró cuatro horas y 20 minutos, aunque en la versión que se distribuyó por el país a partir de los días siguientes se cortaron algunas escenas hasta dejarla en menos de cuatro horas. El rodaje se había iniciado bajo la dirección de George Cukor, pero fue despedido a las pocas semanas (y pasó a dirigir Mujeres), y Víctor Fleming fue llamado para sustituirlo cuando aún estaba rodando El mago de Oz. El exeso de trabajo obligó a Felming a tomarse unas semanas de baja, en las que fue sustituido por Sam Wood. Mientras Clark Gable había sido elegido desde el principio para el papel de Rhett Butler, la actriz que debía interpretar a Scarlett O'Hara fue objeto de un complejo proceso de selección que incluyó a unas 1.400 actrices desconocidas, pero ninguna fue aceptada y finalmente se le dio el papel a la actriz británica Vivien Leigh. El reparto principal se completaba con Leslie Howard y Olivia de Haviland.

El gobernador de Georgia había declarado ese día fiesta estatal. Los actores negros no acudieron al estreno, porque las leyes de segregación racial vigentes en Georgia les habrían impedido sentarse junto a los actores blancos. Clark Gable amenazó con boicotear el estreno por ese motivo, pero Hattie McDaniel, la principal actriz negra de la película, lo convenció para que asistiera y no dijera nada al respecto.

Las críticas fueron en general muy positivas. El único aspecto que se cuestionó fue que por seguir fielmente la novela de Mitchell se hubieran incluido muchas escenas intrascendentes que hubieran mejorado la película en caso de haber sido eliminadas. En particular, la labor de los actores fue ampliamente elogiada. En cambio, los defensores de los derechos de los negros no vieron la película con tan buenos ojos. El dramaturgo negro Carlton Moss escribió una carta abierta en la que decía que si El nacimiento de una nación había sido un ataque frontal a la historia de los Estados Unidos y al pueblo negro, Lo que el viento se llevó había sido un ataque por la retaguardia, por presentar la época de la esclavitud como una época idílica en la que hasta los negros vivían felices. El éxito en la taquilla fue inmenso. En Nueva York la veían unos 11.000 espectadores al día en las primeras semanas de exhibición.

En China se libraban combates en una amplia área del país. Unos 5.000 soldados japoneses atacaron Yicheng y Jiangsian. El 16 de diciembre los chinos tomaron Kaifeng y limpiaron la zona de tropas japonesas. También ocuparon las fortalezas que los japoneses habían levantado en Nieh-chia-chang, Fu-nan-chang, Wu-hsu-chia-chang, Chou-chia-chang, Tung-hsin-chang, Tuo-chuan-fu y Nan-ho-fu.

Los soviéticos atacaron la ciudad de Summa, por donde pasaban las defensas de la línea Mannerheim. Habían encontrado un agujero de un kilómetro en la línea defensiva finlandesa por el que pasaron más de 20 tanques.

Ese día falleció el presidente panameño Juan Demóstenes Arosemena. Fue sucedido interinamente por Augusto Samuel Boyd.

El Graff Spee se veía obligado a abandonar Montevideo, y la falsa propaganda aliada había logrado engañar a los aliados. Aunque los británicos habían logrado con dificultad disponer unos pocos barcos frente a las aguas territoriales uruguayas, no tenían la capacidad necesaria para enfrentarse con éxito al barco alemán. Sin embargo, el 17 de diciembre el capitán Langsdorff optó por hundir el barco en el estuario del Río de la Plata, para evitar pérdidas de vidas que no repercutirían en beneficio alguno.

Dos columnas japonesas atacaron a los chinos en Xiantao y Shayang, que finalmente fueron ocupadas por los chinos.

El 18 de diciembre un escuadrón de aviones británicos logró llegar hasta el puerto alemán de Wilhelmshaven y bombardear los barcos que había en él. Los británicos lograron esquivar razonablemente las defensas antiaéreas alemanas, pero no contaban con un aeródromo camuflado del que empezaron a despegar aviones enemigos. Se libró así la primera batalla aérea de la Segunda Guerra Mundial, conocida como la batalla de la bahía de Heligoland, que concluyó con la victoria alemana. Los británicos perdieron 12 bombarderos y otros 3 resultaron dañados. Las pérdidas alemanas fueron mucho más leves.

Los finlandeses detuvieron el avance de las tropas soviéticas que habían tomado Petsamo. Stalin cumplía 60 años, y Hitler le envió un telegrama en el que le deseaba "buena salud y un feliz futuro para los pueblos de la amiga Unión Soviética".

Los chinos tomaron Longhua, y persiguieron a los japoneses en retirada. Unos 60.000 soldados chinos atacaron el paso de Kunlun, cerca de Nanning, que tenía gran importancia estratégica, y que los japoneses se dispusieron a defender con unos 45.000 hombres apoyados por la armada y la aviación.

El 19 de diciembre se reuniò por cuarta vez el Supremo Consejo de Guerra Anglo-Francés, y acordó enviar ayuda a Finlandia si la requería, pese a la oposición de los países escandinavos.

Los finlandeses estaban conteniendo a la infantería soviética que había penetrado por Summa, pero no disponían de armas anti-tanque, por lo que los tanques soviéticos cruzaron sin dificultad sus líneas defensivas. Afortunadamente para los finlandeses, no estaban coordinados con la infantería y pronto quedaron aislados.

Los chinos entraron en Baotou y capturaron unos almacenes y cuarteles de caballería japoneses tras una lucha casa por casa.

La tripulación del Graf Spee había sido llevada a Buenos Aires, pero el 20 de diciembre el capitán Langsdorff se suicidó para disipar cualquier duda sobre si había hundido el barco por cobardía.

El Comité de Actividades Antiestadounidenses estaba estudiando la posibilidad de proponer la ilegalización del Partido Comunista de los Estados Unidos. En principio se invitó a León Trotsky a que acudiera desde México a presentar las duras críticas que continuamente vertía sobre Stalin y el gobierno soviético, pero cuando trascendió que Trotsky tenía intención de oponerse a la prohibición del partido comunista y, más aún, que quería hacer un llamamiento para que la Segunda Guerra Mundial se convirtiera en una revolución mundial, se le denegó la entrada en el país.

En Nueva York Se inició una recogida de fondos para ayudar a Finlandia en un acto en el que participó el ex presidente Hoover.

Ante la inesperada resistencia que estaban presentando los finlandeses, la Unión Soviética detuvo todas las operaciones a gran escala para enviar más recursos antes de iniciar nuevas ofensivas.

El 21 de diciembre se estrenó la cantata Zdravitsa (lo que decían los rusos al brindar), compuesta por Prokófiev en ocasión del aniversario de Stalin. Basten los últimos versos para dar una idea de su contenido: Tú eres la llama que calienta nuestro espíritu y nuestra sangre, ¡Oh, Stalin, Stalin!

El 22 de diciembre los finlandeses habían neutralizado a los tanques soviéticos aislados en su retaguardia y la batalla de Summa se dio por finalizada.

Después del inesperado éxito de Disney con Blancanieves, otras productoras se habían decidido a crear largometrajes de dibujos animados. El segundo en ser estrenado fue Los viajes de Gulliver, dirigida por Max Fleischer y distribuida por la Paramount. También fue un éxito de taquilla.

El 24 de diciembre, tras un día y una noche de intensos combates, los finlandeses pusieron en retirada a los soviéticos en Taipale, los cuales abandonaron a unos 2.000 soldados en el campo de batalla. En total, unos 10.000 soldados soviéticos habían muerto en Taipale, y los heridos se contaban en decenas de miles. Las bajas finlandesas habían sido de unos 2.250 hombres, entre muertos y heridos. Un ataque soviético en Suomussalmi también fue rechazado.

Ese día Walt Disney inauguró unos nuevos estudios, financiados con el éxito de su Blancanieves. Ese año termió la serie de cortos Sinfonías tontas. A partir del corto La fiesta sorpresa de Mickey, Mickey Mouse sufrió ese año un cambio de imagen. Lo más notorio era que sus ojos ya no eran dos puntos negros, sino que pasaban a ser blancos con pupilas negras.

Antes del amanecer del 25 de diciembre tropas soviéticas cruzaron el lago Suvanto, cubierto de hielo y lograron pillar por sorpresa a los finlandeses. Los soviéticos establecieron tres cabezas de playa en Patoniemi, Volossula y Kelja. La artillería finlandesa pudo evitar que les llegaran refuerzos. Al cabo de unas horas los soviéticos habían sido rechazados de Patoniemi y Volossula, pero en Kelja lograron atrincherarse. El 26 de diciembre los finlandeses lograron rechazar todos los intentos soviéticos de reforzar su posición en Kelja, pero a la vez sus intentos de expulsarlos fracasaron.

Esa noche, dos conocidos criminales polacos, Marian Prasuła and Stanisław Dąbek, mataron en Wawer (cerca de Varsovia) a dos oficiales alemanes, e inmediatamente 120 polacos fueron arrestados aleatoriamente, de los cuales 114 fueron condenados a muerte esa misma noche, tras un "juicio" sumarísimo. Muchos de los condenados habían sido sacados de sus camas y ni siquiera se habían enterado del asesinato. Algunos ni siquiera eran de la zona, y estaban visitando a sus familiares por Navidad. De entre ellos sólo se salvaron siete que no resultaron muertos por los disparos, pero fingieron estarlo, y otro que había logrado escapar.

En las primeras horas del 27 de diciembre un potente terremoto sacudió el noreste de Turquía y causó unos 8.000 muertos.

Tras varios contraataques fracasados, los finlandeses lograron expulsar a los soviéticos de Kelja. Además capturaron 12 cañones anti-tanque, 140 ametralladoras, 200 ametralladoras ligeras y 1500 fusiles, material que les resultó valiosísimo para continuar su resistencia.

El 28 de diciembre seguían produciéndose temblores de tierra en Turquía, y la cifra de muertos llegó a los 20.000.

El 29 de diciembre se estrenó El jorobado de Notre Dame, con Charles Laughton en el papel de Cuasimodo y Maureen O'Hara en el de Esmeralda. No obtuvo muy buenas críticas y, aunque fue un éxito entre el público, su elevado coste de producción hizo que los beneficios fueran modestos.

También fue el día del estreno de Mujer o demonio, una parodia de los westerns protagonizada por Marlene Dietrich y James Stewart. Dietrich había renunciado ese año a su nacionalidad alemana, tras haber obtenido la estadounidense. Su carrera estaba en declive y esta película la relanzó un poco, aunque sin llegar a los niveles de sus mejores tiempos.

Por último, también se estrenó Raffles, dirigida por Sam Wood y protagonizada por David Niven y Oliva de Haviland.

El 30 de diciembre apareció publicado un artículo de Hermann Göring en el que afirmaba que en cuanto Hitler ordenara a la Luftwaffe atacar Gran Bretaña, "sería un ataque como la historia mundial nunca había visto otro igual".

En España había unos 270.000 presos en espera de juicio como consecuencia de la guerra civil. En algunas cárceles llegaron a acumularse unos 15.000 prisioneros cuando su capacidad prevista era de poco más de 500. La mortalidad en las cárceles por las malas condiciones era elevada.

Los datos sobre la Unión Soviética hablan de que antes de que empezara la Segunda Guerra Mundial había casi 1.5 millones de trabajadores forzados en los gulags, pero este número estaba aumentando rápidamente por la llegada de prisioneros polacos.

La victoria de Franco
Índice La batalla de Francia