ANTERIOR
1659 - 1834 (Redondillas)
SIGUIENTE

Entra Tadeo


TADEO


¿Fabio, mi señor, dó está?


MARCELO


Ya viene, ¿Camilo, donde
queda?

Fabio ha anunciado a Marcelo la visita de Camilo en el verso 1422.
TADEO


            En el zaguán responde,
y creo que sube acá.
1662

VIOLANTE, aparte


Ved si preguntó por él.

Hoy diríamos: "mirad cómo pregunta por él". Violante cree que Marcelo se interesa por
MARCELO, aparte

Camilo como medio para comunicarse con Isabela.
Esto es hecho, y yo acabado.
¡Oh Marcelo desdichado!
¡Cielo injusto, Amor cruel!
1666
Marcelo da por hecho que Fabio y Camilo acordarán el matrimonio de Violante con éste.
Entra Camilo


Seas, Camilo, bien venido.


CAMILO


Tú bien estado, Marcelo.


MARCELO


Muchas gracias doy al Cielo
por haberte conocido.
1670
Marcelo y Camilo no se conocían porque Marcelo estaba escondido en casa de Fabio.
CAMILO


Yo a Dios se las doy mayores
por besar tus manos hoy.


VIOLANTE, aparte


Yo al desengaño las doy,
oyendo a estos dos señores.
1674
Violante da gracias al desengaño, por haberse enterado de que Marcelo no la ama. Ella cree que Camilo hace de mediador entre Marcelo e Isabela.
¡Qué de lisonjas que gastan!
Centellas para mí son,
uno piedra, otro eslabón.

Las lisonjas son centellas para Violante (son chispas que la encienden). Camilo y Marcelo son como una piedra y un eslabón que, al chocar, hacen saltar chispas. (Un eslabón es un trozo de metal usado para sacar chispas del pedernal, para hacer fuego.)
TADEO


Y por letra: "pocas bastan."
1678
Véase la nota al final de la página.
CAMILO


¡Oh tú, cuyo nombre ahora
y siempre es hermosa flor,
fragantísimo esplendor
del cabello de la Aurora,
1682
La Aurora llevaba una corona de violetas.
dale tus manos a un hombre
que a buscar viene, y no en vano,
blancos lilios en tu mano,
y vïoleta en tu nombre!
1686
Camilo ha decidido "aceptar" la propuesta de Fabio de casarse con Violante para dar más celos a Isabela.
VIOLANTE, aparte


Marcelo, pues la ocasión
a las manos se me vino,
de mi mano determino
pagarme de tu traición.
1690
Violante decide cortejar a Camilo ante Marcelo, sin saber que con ello confirma su temor de que va a acabar casada con él.
Vuélvese a Camilo


Camilo, aunque me debías
esos floridos favores,
no gastes el tiempo en flores
buscando las manos mías,
1694

que aquí las tengo y, con ellas,
la voluntad que me ofreces.


CAMILO


Vuelvo, oh Violante, mil veces
a besar tus manos bellas.
1698

MARCELO, aparte


La voluntad le ha ofrecido.

Marcelo constata que Violante es favorable al matrimonio pactado por Fabio.
Entra Laureta


LAURETA


Entrado me he de rendón
hasta el postrero rincón,
y a muy buen tiempo he venido.
1702
Entrar de rendón (o de rondón) es entrar sin pedir permiso.
TADEO, aparte


Laureta viene.


VIOLANTE


                        ¡Oh, Laureta!


CAMILO, aparte


¿Qué querrá Laureta ahora?


LAURETA


¡Oh bellísima señora!


VIOLANTE


¡Oh amiga mía discreta!
1706

TADEO, aparte


Entiendo y no entiendo mal,
que tras de su costal vino,
que es cuerda quien va al molino
a ver moler su costal.
1710
Su costal es su costilla, su amado. Tadeo piensa que Laureta ha ido a verlo porque está enamorada de él. Luego convierte "costal" en el saco con el que se lleva el grano al molino.
CAMILO, aparte


Isabela la envió,
que no se viniera ella;
pues crea que he de molella,
aunque me enharine yo.
1714
Camilo, más realista, desengaña a Tadeo haciéndole ver que la envía Isabela para espiar, que con gusto hubiera venido ella misma, pues cree que Camilo pretende a Violante, y añade que puede estar segura de que ha de molerla [atormentarla] aunque su trabajo le cueste [se enharine él].
LAURETA


Mi señora por aquellos
cabellos me envía aprisa
que ayer le mandaste en misa.


TADEO, aparte


La ocasión por los cabellos.
1718
La excusa está tomada por los pelos, en sentido figurado y literal.
VIOLANTE


Yo te los daré al momento.


MARCELO, aparte


Y yo celos, mi señora,
más que cuidados ahora
me ha dado tu ofrecimiento.
1722
Enfadado por que Violante ha aceptado el cortejo de Camilo, Marcelo decide fingirse enamorado de Isabela.
VIOLANTE


Si es para suplir los suyos,
no valen un caracol.


MARCELO


¿Fáltanle rayos al Sol,
que viene a pedir los tuyos?
1726
Marcelo habla a Violante llamando Sol a Isabela.
LAURETA


Para unos rodetes son.

Adornos para el pelo hechos con cabello propio o ajeno.
VIOLANTE


Peinaduras tengo mil.

Pelo desprendido al peinarse con el que se hacían rodetes.
CAMILO


Hurtó el peine de marfil,
mas pagó como ladrón.
1730
El peine robó el pelo de Violante al quedarse con él.
VIOLANTE


¿Cómo, Camilo?


CAMILO


                            Muriendo
a tus manos su blancura.

El peine pagó al desmerecer su blancura de marfil frente al blanco de sus manos. Camilo está actuando para que Laureta le cuente a Isabela lo que está oyendo.
LAURETA, aparte


¡Gran lisonja!


TADEO, aparte


                       Mucho apura
Lelio al Amor, no lo entiendo.
1734

LAURETA


Camilo, ¿acá te he hallado?

Laureta le pregunta finamente qué está haciendo allí.
CAMILO


¿Mis pasos quiés tú sabellos?
No vengo por los cabellos,
como tú, sino de grado;
1738
Triple sentido: Laureta viene por los cabellos (de Isabela), viene con una excusa tomada por los pelos y viene cogida por los pelos, es decir, obligada por Isabela. De ahí la oposición: no vengo obligado, sino de grado, por propia voluntad.
porque aquí los ojos ven
hermosura angelical.

Nuevo halago a Violante para que Isabela sepa de él.
LAURETA, aparte


Mirad si la quiere mal.

Mirad si no es cierto que Camilo quiere a Violante, lo cual es cosa mala.
MARCELO, aparte


Mirad si no digo bien.
1742
Que Camilo y Violante se aman.
TADEO, en secreto


Camilo, ¿no ves aquélla
que escucha?

Tadeo no entiende que Camilo habla para Laureta y le previene de lo que él bien sabe.
CAMILO


                      Quien la envió,
con más oídos quedó
que llevará lengua ella.
1746
Isabela está deseando oír mucho más de lo que ella le contará.
Menos dirá que ella le oya.

Celosa, se imaginará mucho más de lo que Laureta le cuente.
TADEO


Condición tienes bien recia.
La honra destruyó a Grecia.

La honra de Menelao (el marido de Helena, raptada por Paris) desencadenó la guerra de Troya que destruyó a Grecia.
CAMILO


Y la confianza a Troya.
1750
Alusión al caballo de Troya.
MARCELO


Laureta, ¿para el rodete
serviríase Isabela
de unas cintas de hojuela
que un granadino promete?
1754

LAURETA


De un granadino rubíes
se prometen por acá,
que cintillas, la Alcaná
blancas tiene, y carmesíes.
1758
Acá en Toledo se espera que un granadino prometa rubíes (semejantes en color a los granos de una granada), pues cintillas se compran fácilmente en la calle de Alcaná (la misma donde Cervantes encontró el manuscrito de Cide Hamete Benengeli con la historia de don Quijote).
MARCELO


Y allá cualquier granadino
blanco tiene el grano, amiga;
esta sortija lo diga
con este diamante fino,
1762
En granada, los granadinos tienen el grano blanco, no rojo, ya que son ricos en diamantes, no en rubíes.
que de firmeza también
dará bastante señal.

El diamante no sólo prueba lo dicho, sino también es prueba de la firmeza de sus sentimientos.
VIOLANTE, aparte


Mirad si la quiere mal.

Mirad si no es cierto que Marcelo quiere a Isabela, lo cual es cosa mala.
TADEO, aparte


Mirad si no digo bien.
1766
Que Camilo se está excediendo.
LAURETA


En tu sortija hermosa
se queden, y en su diamante,
las señas que das de amante,
y yo di de codiciosa.
1770
Laureta (codiciosa) le pidió rubíes como una forma de rechazar la cinta que Marcelo ofrecía, pero la reacción de Marcelo fue subir su oferta a un diamante, que ahora Laureta rechaza igualmente pues sabe muy bien que Isabela no querrá nada de él, ya que está enamorada de Camilo.
porque no la he de llevar,
ni la querrá mi señora.


MARCELO


En su nombre desde ahora
mi dedo la ha de guardar.
1774

Aparte


Gran falso, Amor, hecho has.
Bueno está, baste por hoy.

En el juego, un falso es un farol. Violante ha envidado a Marcelo al aceptar el cortejo de Camilo y Marcelo ha respondido con un farol, cortejando a Isabela en falso.
VIOLANTE, aparte


Celos, por restarme estoy
con lo que he visto no más.
1778
Siguiendo el lenguaje del juego, restarse es echar el resto, apostarlo todo.
TADEO, aparte


Con las martas de un erizo
se lisonjean los tres,
si con las garras no es
de cualque gato invernizo.
1782
Martas y garras son, en general, pieles con que se forra la ropa, pero ellos se "acarician" con la piel de un erizo o con las garras, ya no en el sentido de pieles, sino literal, de un gato.
Ésta rabia, aquélla espía,
uno es mazo, otro es artero.
"Todo lo miraba Nero,
y él de nada se dolía."
1786
Violante rabia, Laureta espía, Marcelo es pesado, Camilo se pasa de astuto y Tadeo lo contempla todo impasible, como Nerón viendo arder a Roma (cita un romance conocido).
LAURETA


Camilo, ¿quiéreste ir?


CAMILO


No amiga, que aún no he llegado.

Aún no he hecho lo que venía a hacer (hablar con Fabio).
VIOLANTE


A ti no te he despachado,
y a él tengo qué decir.
1790
A ti, Laureta, no te he dicho que te puedas ir, y a él Camilo, tengo cosas que decirle.
MARCELO, aparte


¿Si le dirá del soneto?
¿Fabio, qué dirá de mí?

¿Le dirá que Marcelo había compuesto un soneto para Isabela? Si es así, ¿qué pensará fabio de mí?
LAURETA, aparte


Háblele en público aquí,
mas no le hable en secreto.
1794
Ojala que Violante no hable en secreto a Camilo, para que ella pueda enterarse.
VIOLANTE


Más pesadumbre he de darte,
Marcelo, que tú me diste.


Vuélvese a Camilo


Camilo, ven acá.


MARCELO, aparte


                            ¡Ay, triste,
que le quiere hablar aparte!
1798

CAMILO


¿Qué mandas?


MARCELO, aparte


                        ¿Hay tal desdén?

Hacia mí.
VIOLANTE


Cúbrete.


CAMILO


              No haré tal.


MARCELO, aparte


Mirad si le quiere mal.

Mirad si no es cierto que Violante quiere a Camilo, lo cual es cosa mala.
LAURETA, aparte


Mirad si no digo bien.
1802
Que Camilo está cortejando a Violante.
VIOLANTE


O cúbrete, o callaré.


CAMILO


Habla, que ya me cubrí.


VIOLANTE, aparte


¿Parq qué le aparté aquí,
si no tengo para qué?
1806
Violante sólo quería hablar aparte con Camilo para dar celos a Marcelo (está echando el resto).
Vuélvese a Camilo


Unas pastillas, amigo,
tengo aquí para Isabela,
que guardo de esa mozuela
y quiero enviar contigo.
1810
Que no quiero confiar a esa mozuela, Laureta.
Para ellas un papel
me busca.


CAMILO


                Aquí hallo dos.


MARCELO, aparte


Del soneto hablan, por Dios,
pues se ha bajado por él.
1814
Camilo recoge del suelo los trozos del soneto sin saber lo que es, pero Marcelo cree que están hablando del soneto.
VIOLANTE


Cualquiera es sucio, y pequeño.

Los dos son sucios y pequeños. Violante no quiere que los lea.
CAMILO


Más lo ha sido aquél, Violante,
que tal te ha puesto delante.

Camilo se disculpa por ofrecerle papeles inadecuados. (Aquél es él mismo.)
TADEO, aparte


No hiciera más un leño.
1818

CAMILO


Por blanco, a tu mano bella
aquéste mejor compete.

Camilo se saca un papel del bolsillo.
LAURETA, aparte


Basta, que le dio un billete.

Laureta interpreta que le ha dado un mensaje (una carta de amor).
MARCELO, aparte


Basta, que lo tomó ella.
1822
Marcelo entiende lo mismo, y se escandaliza de que Violante lo acepte.
VIOLANTE


¿Son motes éstos?

Violante descubre que hay algo escrito en el papel. Véase la nota al final.
CAMILO


                              No sé.

Camilo, que no recordaba que había escrito en él, disimula.
VIOLANTE


¿Pues qué son?


CAMILO


                         Serán, en suma,
rasgos probando una pluma,
letras probando una fe.
1826
Isabela leerá el papel en los vv 1969 y ss.: En la libertad esclavo y libre en la cadena. Pretendo lo que poseo y hablo con lengua muda. Si tu firmeza es verdad, la del diamante es mentira. Son reflexiones de Camilo sobre la fe (la fidelidad) de Isabela.
VIOLANTE


Para lo que me aprovecha
muy a propósito ha sido.

Para lo que lo quiero es muy adecuado, (ya que en realidad lo quiero para probar la fe de Marcelo).
LAURETA, aparte


Después de haberlo leído,
en la manga se lo echa.
1830
Violante se guarda el papel olvidando que debía usarlo para envolver las pastillas.
CAMILO


Las pastillas se me den.

Camilo se lo recuerda.
VIOLANTE


Olor tiene celestial.


MARCELO, aparte


Mirad si le quiere mal.

Mirad si Violante no quiere a Camilo, lo cual es malo.
LAURETA, aparte


Mirad si no digo bien.
1834



v. 1678 Tadeo alude a un conocido romance:
Galiana está en Toledo
labrando una rica manga
para el fuerte Sarracino
que por ella juega cañas.
Matizaba por divisa,
con seda amarilla y parda,
empresa que lleva el moro
en el campo de la adarga:
Una flecha de Cupido
que un pedernal tocaba
sacando muchas centellas,
y por letra "pocas bastan".

El moro es un pedernal en el que no tienen efecto las flechas de Cupido, que al dar sobre él rebotan echando chispas. La letra de la empresa recuerda que pocas chispas (causadas por otras mujeres que tratan de enamorarlo) bastan para encender de celos a Galiana. (Volver)

v. 1823 Durante el siglo XV tuvo gran popularidad un juego cortesano consistente en que alguien proponía una sentencia o mote (del francés mot, palabra) concentrada en un único verso y alguno de los presentes la glosaba con una exposición del tema en una redondilla o quintilla que terminaba con el mote, y a continuación con una canción que lo desarrollaba y que terminaba igualmente con el mote. Por extensión se llamaba mote a todo pensamiento expresado de forma concisa, lo cual incluía inscripciones en escudos, en anillos u otras joyas, y también a las pintadas en las paredes, como las que menciona Tadeo en los vv. 1236 y ss. (Volver)

ANTERIOR
ÍNDICE SIGUIENTE