ANTERIOR
ESTROFA XLVII SIGUIENTE

Deja las ondas, deja el rubio coro
de las hijas de Tetis, y el mar vea,
cuando niega la luz un rayo de oro,
que en dos la restituye Galatea.
Pisa la arena, que en la arena adoro
cuantas el blanco pie conchas platea,
cuyo bello contacto puede hacerlas,
sin concebir rocío, parir perlas.

Comentarios:

Ahora Polifemo invita a Galatea a salir del mar (en realidad no está en el mar, pero él no lo sabe). Para ello se vale de dos nuevos halagos, el primero basado en la metáfora de la estrofa XXIII, mientras que el segundo es original.

ANTERIOR
ÍNDICE
SIGUIENTE