UVCulturaUV Logo del portal

CONSTRUIMOS DERECHOS: MIRANDO HACIA EL FUTURO
CINCUENTA AÑOS DE CC.OO PV (1966/68 – 2016/18)

Cartel Estatutos de la Confederación Sindical de CCOO
 
 
 
 
Son tiempos en los que la memoria se ha vuelto líquida y parece perderse por los resquicios de la cotidianidad trepidante y emergente. Pero no es menos cierto que la memoria es también un espacio de lucha y de conflictos, de acción y de conocimiento frente a la pulsión de gestionar los recuerdos desde los ámbitos del poder. Buscar espacios en los que puedan contenerse los objetos, los documentos, las fotografías, los registros sonoros y de imágenes es una forma de cerrar esos resquicios para que el pasado se muestre como fue, o como hemos creído que fue, para aprender en él lo que hoy nos es necesario hacer o evitar. Y también para, sin nostalgia ni melancolía, reconocer a quienes lo constituyeron entonces como presente. En definitiva, contribuir a la recuperación de una memoria activa alejada de la complacencia con el pasado y también con el presente.  
 
 
 
 
 
Trabajadores de la siderurgia de Sagunto, con alpargatas y botas como calzado, años 50. Fundación para el Patrimonio Industrial de Sagunto, archivo fotográfico.
 
 
 
 
 
El sindicato CCOO PV conmemora el cincuenta aniversario de su fundación como una organización sindical de carácter sociopolítico, con el propósito de conquistar los derechos que la dictadura franquista negaba a los trabajadores que defendían lo que en otros países de su entorno eran derechos reconocidos,  el derecho de huelga y de organización, entre otros muchos. También para luchar por conseguir aquellos que aún se reivindican, sin renunciar a la consecución de mejores condiciones de vida de quienes, en las relaciones laborales, tienen como único bien su fuerza de trabajo para intercambiar con los detentadores del capital.
 
Una parte de esa organización se fue construyendo en el País Valenciano hasta que en 1966 se constituyó como sindicato sometido a la acción clandestina. En aquellos momentos las libertadas estaban cercenadas y no existía ni la de asociación, ni la de reunión o manifestación y ni mucho menos la de expresión. Las relaciones laborales continuaban estando reglamentadas, que no reguladas, por el Fuero del Trabajo aprobado en 1938 en el marco conceptual del sindicalismo fascista y en plena guerra civil. Este Fuero, modificado parcialmente en 1958 con la Ley de Convenios Colectivos, estuvo vigente hasta la aprobación del Estatuto de los Trabajadores, una vez restaurada la democracia.
 
 
 
 
 
Fotografía conmemorativa del homenaje de los trabajadores y trabajadoras de la fábrica Vilarrasa de chapas y tableros a Salvador Vilarrasa, 16 junio 1956.
 
 
 
 
 
La inauguración de la exposición coincide con la presentación pública de CCOO PV cincuenta años atrás, en un contexto de clandestinidad y de represión. Las fechas y los acontecimientos son relevantes, pero no se ha de olvidar que lo realmente importante fueron las personas, sujetos singulares, que dieron realidad material a la existencia de la organización. No en vano las organizaciones de carácter sociopolítico lo son por las personas que las constituyen en cada momento.  No son entes abstractos ni tampoco se personifican en las figuras que detentan la jerarquía de la organización, sino que responden a la suma de los que, con su compromiso desde diversos ámbitos profesionales, configuraron un movimiento social y reivindicativo, capaz de conquistar derechos y estatus de ciudadanía negados por un régimen autoritario.  En este sentido, habría que evidenciar la aportación de personas anónimas que hicieron posible que la lucha diera sus frutos, junto a colectivos profesionales, como los abogados laboralistas, que pusieron sus conocimientos jurídicos al servicio de la lucha por unas mejoras en las condiciones de vida de trabajadores y trabajadoras. O personas de la categoría intelectual de Vicent Ventura, uno de los fundadores de CCOOPV, que desde su compromiso político implicó a la organización en la necesidad de contribuir a la construcción de un País Valenciano en el que tuvieran cabida las fuerzas del trabajo, política y socioeconómicamente. Y por supuesto, sería injusto no reconocer el trabajo, en gran parte invisible,  de quienes realizaron tareas administrativas, siempre en la sombra y casi siempre mujeres, aunque algunas también ejercieran un papel de liderazgo.
 
 
 
 
 
Trabajador ajustando tuercas de una gran rueda dentada, siderurgia de Sagunto, años 50. Fundación para el Patrimonio Industrial de Sagunto, archivo fotográfico.
 
 
 
 
 
La exposición CONSTRUÏM DRETS: MIRANT CAP AL FUTUR. CINQUANTA ANYS DE CCOO PV (1966/68 – 2016/18) pretende ser un ejercicio de memoria del sindicalismo en los últimos cincuenta años, pero también una reflexión cargada de actualidad, que nos coloque en la situación de recordar el pasado en función de los desafíos que la globalización y las nuevas tecnologías están provocando en la desregulación de los mercados, y en relación con ello, la crisis en el mundo  del trabajo y en las propias organizaciones sindicales. Mediante documentos de formatos y lenguajes diversos pretendemos la reflexión y análisis, pero también poner en valor la aportación de CCOO PV en la configuración del País Valenciano a lo largo de estos cincuenta años de su historia. Profundizar sobre todo aquello que ha servido durante este tiempo para crear un espacio de convivencia democrática, así como la aportación del sindicato a los cambios sociales que han tenido lugar durante este tiempo. Las nuevas generaciones nacidas ya en la democracia consolidada se merecen conocer la memoria de la lucha de cientos de personas comprometidas con la acción política y sindical, un conocimiento al que deseamos contribuir.
 
La exposición se ha configurado en torno a tres ámbitos temáticos:
 
  1. Proceso de concienciación (reuniones clandestinas con los trabajadores; charlas durante el almuerzo; pasquines, panfletos y prensa escrita) y creación de una mínima organización que permitiese fundamentar la movilización haciendo públicas las reivindicaciones laborales (condiciones de trabajo, salarios, seguridad) y políticas (libertad sindical, de manifestación, de expresión, etc.)
  2. Construcción del Sindicato y su contribución en la conquista de la democracia, del Estado del Bienestar y consolidación de aquella. Valencianismo.
  3. Nuevos tiempos, nuevos retos. Un mundo globalizado: movimiento incontrolado de capitales, deslocalización, sociedades de capital riesgo, fondos de inversión (pensionistas, estados), digitalización, contingencia laboral, nomadismo laboral, migración...
 
Esta exposición no estaría completa si en ella no hubiese un reconocimiento del compromiso de la cultura con el movimiento obrero, compromiso que artistas e intelectuales materializaron de forma solidaria y generosa mediante sus propias obras. Contribuyeron así, y no es algo menor, a abrir los horizontes de la cultura obrera a las nuevas propuestas artísticas y nuevos lenguajes con los que representar la realidad del momento. Desde el universo de la creatividad plástica, muchos artistas acudieron a expresar su apoyo y solidaridad a CCOO. Una amplia selección de estas obras artísticas también estará presente en esta muestra conmemorativa.