Logo de la Universdad de Valencia Logo del portal

  • Estudiants del màster

¿Qué hará la banca ante el desafío Fintech?

Fintech

El sector financiero se reinventa a base de tecnología. Las empresas Fintech triplicaron su inversión en 2015, y esperan irrumpir definitivamente en el mercado español en 2016. ¿Está preparada la banca tradicional?

14 de enero de 2016

El gran peligro del futuro para la banca tradicional no es un único actor alternativo. Al menos por el momento. El complejo puzle de la banca se mantiene entero pero las piezas individuales comienzan a erosionar. El sector financiero ya nota el efecto de la primera ola de startups FinTech, empresas tecnológicas que invaden sectores particulares del negocio financiero. Peer-to-peer lending, Robo-Advisors… El lexicón Fintech crece día a día al ritmo de su cuota de mercado: un 0.5% por ahora en España, 12,4 mil millones de dólares en EE.UU. (frente a los 15 billones de sus cinco bancos más grandes), cifras pequeñas pero relevantes considerando la precocidad del sector.

¿Por qué cambia el mapa financiero?

Todos los años desde el estallido de la crisis financiera, la gran preocupación de la banca ha sido recuperar los niveles de confianza pre-2008. 2012, 2013, 2014, 2015… El debate es el mismo. Indicadores como el de la consultora Edelman indican que es un problema global (quizás algo más agudo en España). A la espera de mejoras en la oferta de crédito, otra solución es ofrecer un servicio más próximo al cliente.

¿Pero esto casa con la tendencia de usar más servicios digitales y acudir menos a la oficina tradicional? Las entidades bancarias “generalmente, no tienen las infraestructuras que les unen con los usuarios digitales”, según Chris de Noos, director de WSBI (World Savings and Retail Banking Institute). Aplicaciones que funcionan como complementos de los modelos existentes, al contrario de las Fintech que trabajan de manera más independiente.

Un problema para la banca es que estas startups atacan los puntos más rentables de su negocio sin todos los costes y comisiones adicionales estructurales que arrastra. Por ejemplo, solo la comisión de gestión media de un fondo de renta variable mixta o renta variable dirigido a mayoristas es del 1% y del 1,45% cuando está dirigido a minoristas, mientras que una Robo-Advisor como Wealthfront (disponible únicamente en EE.UU.) se lleva una tasa anual total del 0.25%. La ventaja de no contar con un asesor físico no solo ahorra tiempo y errores (teóricamente), sino que reduce al máximo los costes que afectan a la rentabilidad del inversor.

Por ahora las Fintech eliminan la intermediación bancaria para este tipo de movimientos (u otros, como la compra-venta de divisas) y se apoyan en ella para los servicios con menos beneficios. En este sentido, alguna de ellas incluso incrementará los negocios de la banca (como Square, “un sistema que facilita los pagos con tarjeta a las pymes”). Pero el gran peligro para la banca llegaría una vez consolidada la fragmentación de los servicios financieros, una vez las Fintech se establezcan. Una «segunda ola» de empresas que cubran el núcleo del negocio de la banca: mantener y gestionar fondos. Esta es la profecía del CEO de Kantox y Presidente de la Asociación Española de Fintech Philippe Gelis, que de cumplirse dejaría a la banca tradicional en un lugar incómodo. Eso, sin tener en cuenta el papel que puedan tener los gigantes actuales del sector tecnológico.

Gráfico de la banca digital según el CEO de Kantox

La banca del futuro según el CEO de Kantox, Philippe Gelis: fragmentación de los servicios alrededor de un núcleo de bancos digitales.

 

Adaptarse o ¿morir? De cualquier modo, la reinvención de la banca ante la revolución tecnológica será fascinante de observar.

Etiquetas Banca , Fintech , Finanzas
 
Esta página web utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos, de análisis del tráfico y para facilitar la inserción de contenidos en redes sociales a petición del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información consulte nuestrapolítica de cookies