Logo de la Universdad de Valencia Logo del portal

  • Facultat Geografia i Història

75 años desde que España recuperó La Dama de Elche

La Dama de Elche permanece en el Museo Arqueologico Nacional (Wikimedia)

Hoy se cumplen 75 años desde que España recuperase La Dama de Elche, el elemento más representativo del arte Ibero. Los vecinos de la localidad alicantina, siguen luchando por que el busto vuelva a su ciudad.

8 de febrero de 2016

Fue hallada en 1897 por trabajadores agrícolas en la ciudad de Elche y la bautizaron con el nombre de “Reina Mora”, posteriormente fue malvendida por el propietario de la finca  a un arqueólogo francés, que pagó 4000 francos por ella. Fue en el museo del Louvre donde le acuñaron el nombre con el cual es ahora mundialmente conocida, “la Dama de Elche” y no fue hasta 1941, en plena Segunda Guerra Mundial, cuando el dictador español, Francisco Franco, consiguió recuperarla en un acto de patriotismo y astucia propio de él.  Una vez en España, la pieza fue acogida por el museo del Prado, donde permaneció hasta 1971, momento en el que fue trasladada al Museo Arqueológico Nacional. Solo ha visitado su ciudad natal en dos ocasiones (en 1965 y 2006) y sus vecinos piden que les sea devuelta.

Vicent Marzà, Conseller de Educación y Cultura de la Generalitat Valenciana, pide que la pieza regrese a Elche, pide la “descentralización de los iconos culturales” y apunta la necesidad de tener un debate sobre que patrimonio es de tutela estatal y cuál es el patrimonio que pertenece a las comunidades autónomas. Otras entidades e instituciones propias de la localidad se suman también a esta petición: La Cátedra Dama de Elche, de la Universidad Miguel Hernández se muestra partidaria a la devolución del busto, desde el consenso y la humildad, al igual que La Real Orden de la Dama. Además, se propone otra alternativa; la posibilidad de convertir el Museo Arqueológico y de Historia de Elche en subsede del Museo Arqueológico Nacional, para convertirse en el principal centro de arte Ibero de España.

El busto que parece dibujar el rostro de una mujer podría ser en realidad un guerrero al que se le quería rendir homenaje, según apuntan diversas teorías. Posee un gran valor debido a que es considerado como el elemento más representativo del arte Ibero y tiene una datación en torno al siglo V a.C. Franco lo recuperó en 1941, junto a  otras piezas arqueológicas y/o artísticas, como es el caso de la Inmaculada Concepción de los Venerables, de Murillo  (que fue expoliada durante la ocupación francesa), las coronas y cruces visigodas del tesoro de Guarrazar y el Archivo de Simancas.

 

 
Esta página web utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos, de análisis del tráfico y para facilitar la inserción de contenidos en redes sociales a petición del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información consulte nuestrapolítica de cookies