Logo de la Universdad de Valencia Logo Máster en Dirección y Gestión de la Actividad Física y el Deporte Logo del portal

Los siete principios del entrenamiento físico

Cuando se habla del entrenamiento físico siempre hay corrientes que sugieren qué cosas debes hacer y qué cosas no. Muchas veces se basan en suposiciones, otras en evidencias demostradas; pero no siempre son universales ni son ciertas. Para entender cómo hacer entrenamiento físico de acuerdo a tus condiciones, debes echar un vistazo a lo que hemos querido resumir en los siete principios básicos del entrenamiento según Fred Hadfield, profesor y editor de la Asociación Internacional de las Ciencias Deportivas.

18 de mayo de 2016

Principio de las diferencias individuales

El entrenamiento debe ser específico para cada uno por lo que no conviene generalizarse ni hacerse extensible a otras personas. Hay que tener en cuenta que los músculos de mayor tamaño necesitan más tiempo de recuperación que los pequeños, las mujeres necesitan más tiempo de recuperación que los hombres, los atletas jóvenes se recuperan antes que los de mayor edad… Existen numerosas variables, por lo que lo mejor es tener un entrenamiento físico en función del deporte o modalidad que practiques.

Principio de supercompensación

El cuerpo sufre cualquier sobresfuerzo, supercompensa y adapta el cuerpo a los diferentes niveles de estrés a los que se ve sometido. Un ejemplo de esto son las llamadas sobrecargas que surgen con la fatiga en una zona muscular. A menos escala, otro ejemplo serían los callos y las bambollas. Por lo tanto, hay que tener en cuenta los límites de cada uno y saber cuándo parar.

Principio de sobrecarga

Para mejorar, hay que conocer tus límites, llegar hasta ellos y superarlos. Para ellos necesitarás forzar, es decir, sobrecargar a tu cuerpo para incitar a la mejor y no estancarse siempre en tus límites. Pero siempre con la precaución de no caer en lo que se describe en el punto anterior.

Principio de adaptaciones específicas a necesidades impuestas

El cuerpo se adapta de una forma muy concreta a los aspectos que entrenas. En cada aspecto de las cualidades físicas hay que aplicar un entrenamiento específico, ya que no existe el entrenamiento milagro que contribuya a mejorar todas las cualidades físicas simultáneamente.

Principio del síndrome de adaptación general

Cuando el cuerpo se ve sometido a estrés  fisiológico primero se manifiesta una fase de alarma en la que el cuerpo advierte del esfuerzo recibido a través de la fatiga y el cansancio. Después hay una fase de resistencia en la que el cuerpo trata de sobreponerse. Y por último, llega el inevitable momento del agotamiento cuando no hay reposo en una actividad física prolongada.

Principio de uso / desuso

Tras el punto anterior, surgen las preguntas de qué hacer para recuperarse de ejercicios de alta intensidad. La clave es encontrar la compensación entre periodos de actividades de baja y alta intensidad.

Principio de especificidad

Aunque los entrenamientos específicos son necesarios para mejorar en las distintas disciplinas, es indispensable un entrenamiento generalizado que complemente al específico.

 

Evidentemente, puede haber otros principios en los que basar tu entrenamiento, pero con estos siete normalmente cubres todos los aspectos del entrenamiento atlético y pueden colaborar a que sea más lógico y consecuente.

 

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos, de análisis del tráfico y para facilitar la inserción de contenidos en redes sociales a petición del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información consulte nuestrapolítica de cookies