Logo de la Universdad de Valencia Logo Máster Universitario en Política Económica y Economía Pública Logo del portal

La responsabilidad del ámbito privado de la economía en la sociedad

Uno de los principales objetivos de las empresas privadas es el beneficio económico de su actividad. En los últimos años las compañías privadas están adaptando sus valores y asumiendo una responsabilidad social para que el negocio tenga también en consideración a los ciudadanos y el medioambiente.

1 de julio de 2016

En el mundo de la economía confluyen valores, opiniones, ideologías y tendencias muy diferentes. Una de estas corrientes de estudio se ha centrado en preguntarse qué papel tienen las diferentes áreas de la economía en la sociedad. El ámbito privado tiene como principal objetivo la obtención de beneficios en el mercado, un hecho que no tiene por qué ser negativo para el conjunto de los ciudadanos.

"A largo plazo, los intereses de las empresas convergen con los intereses de la comunidad en general"

Un ensayo del instituto McKinsey asegura que las empresas tienen, cada vez más, una importante influencia sobre los problemas sociales o el medio ambiente, por lo que transmiten con su actividad una serie de valores positivos. Las compañías privadas que llevan a cabo actividades lucrativas y que hasta ahora no se han visto con la necesidad de tener en cuenta estos valores están adquiriendo la obligación de mantener un compromiso con la sociedad.

Los estudios de los efectos del capitalismo a largo plazo demuestran que las empresas prestan mayor atención a los efectos y consecuencias de su actividad y tratan de cuidar el rol que tienen en el ámbito social. “A largo plazo, los intereses de los actores convergen con los intereses de la comunidad en general”, apuntan los autores del informe.

Beneficios comunes

Los continuos cambios de las sociedades que se desarrollan en un mundo interconectado requieren que las empresas asuman su responsabilidad social y medioambiental y se preocupen, no sólo de los beneficios de sus inversores, sino también de los beneficios sociales que son capaces de aportar con su actividad.

Las empresas pueden hacer sociedades más fuertes de formas en las que al mismo tiempo también fortalecen sus negocios

Estos efectos positivos de los que se beneficia el conjunto de los ciudadanos también actúan a favor de las compañías fomentando el pilar de la sostenibilidad de su actividad en todos los niveles del proceso empresarial.

En los últimos 20 años, el ámbito privado de la economía se ha centrado en la relación entre la compañía, sus inversores y sus clientes. Los autores del ensayo del instituto McKinsey indican que en los próximos 20 años los esfuerzos de las empresas van a ir dirigidos generalmente a construir redes de negocio sostenibles con una consante interacción con la sociedad y preocupación por sus problemas. De este modo, la confluencia de intereses entre empresas privadas y los ciudadanos conducirán los esfuerzos hacia un panorama en el que se obtengan beneficios comunes procedentes de todas las partes involucradas en el funcionamiento de los sistemas sociales y económicos actuales.

 

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos, de análisis del tráfico y para facilitar la inserción de contenidos en redes sociales a petición del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información consulte nuestrapolítica de cookies