Logo de la Universdad de Valencia Logo del portal

  • Laboratorio

Vladimir Propp, el estudioso de los cuentos

  • 29 de abril de 2018

Vladimir Propp nació el 29 de abril de 1895, un año después de que el último zar del imperio ruso antes de la revolución bolchevique, Nicolás II, tomara posesión de su cargo. Lo hizo en San Petersburgo -también conocida como Leningrado o Petrogrado-, una de las ciudades más poderosas de todo el imperio. El legado de Propp, folklorista de origen alemán, es difícil de delimitar, puesto que su estudio de los cuentos populares de Rusia ha servido para extrapolar y observar elementos comunes a toda la cultura occidental.

Propp estudió lingüística en primer lugar, y a partir de 1932 se convirtió en profesor en la Universidad de Leningrado. Primero lo fue de alemán, pero con el tiempo se especializó en folclore occidental. Su obra más aclamada, ya como folklorista y estudioso de los cuentos, es la “morfología del cuento”. 

Con el estudio de Propp se ha podido establecer una relación entre todos los cuentos de hadas de la cultura occidental

Esta obra fue pionera en el estudio del folclore occidental, puesto que el autor ruso le dio un enfoque sincrónico y afrontó desde una perspectiva común todos los cuentos de hadas, definiendo un núcleo central, compuesto por un número definido de funciones presentes en el cuento, como los personajes, las tramas o las resoluciones de estas, con independencia del narrador de la historia o del país donde se hubiera creado. 
Es decir, después de estudiar centenares de cuentos fantásticos de origen ruso, Propp se dio cuenta de que la mayoría de estos cuentos seguían una estructura narrativa muy similar; así como los personajes, que también desarrollaban acciones muy parecidas. Esta obra fue publicada en 1928, pero fue poco conocida en Occidente hasta el 1958, momento en el cual se tradujo del ruso al inglés.
Propp ha servido de inspiración a otros grandes expertos del estudio cultural como Claude Lévi-Strauss y Roland Barthes. De hecho, Strauss ha reconocido en todo momento el mérito de los estudios de Propp y ha llegado a calificar su trabajo de “intuición profética” a la hora de delimitar el estudio.

Este estudio también está ciertamente relacionado con el monomito de Joseph Campbell, también conocido como “camino del héroe”, que pretende definir el modelo básico de los relatos épicos o fantásticos en todo el mundo. 
No obstante, la interpretación que Propp dio a los cuentos y mitos es muy diferente a la de Campbell. Mientras que Campbell asegura que estos mitos engloban y esconden metáforas universales referentes al alma humana, Propp asegura que los cuentos son restos de antiguas ceremonias que representan el paso de la infancia a la adolescencia que han ido mutando poco a poco. 
De acuerdo con el estudio de Propp, toda historia fantástica empieza con la pérdida de uno de los miembros de la familia del protagonista, después, interviene el antagonista e intenta persuadir el héroe o engañarlo para conseguir su malvado propósito. El héroe cae en la trampa y su agresor acaba creando un problema que el héroe tendrá que resolver para derrotar al antagonista. Por el camino, el héroe se encontrará con un maestro o donante de un objeto mágico que le ayudarán a derrotar al antagonista. Finalmente, el héroe triunfará, se casará y tendrá un gran éxito y reconocimiento, mientras que el antagonista será castigado. 
Esta es la estructura básica que Propp observó en muchos cuentos de hadas de la cultura rusa que, si hacemos un traslado de la cultura popular a la actualidad, podemos observar en muchas historias fantásticas como Star Wars o El Rey Leon.

Imágenes:
 
Esta página web utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos, de análisis del tráfico y para facilitar la inserción de contenidos en redes sociales a petición del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información consulte nuestrapolítica de cookies