Logo de la Universdad de Valencia Logo del portal

  • Puerta de templo

A continuación, tenemos una pequeña crónica de uno de nuestros alumnos becados que, actualmente, se encuentra en la ciudad de Changchun, al noroeste de China.

 

Mi experiencia como estudiante extranjero en la Northeast Normal University

Alumno: Jorge Manuel Barbera Rovira

 

Como alumno becado por el Instituto Confucio de Valencia, este año he tenido la oportunidad de poder estudiar un curso de chino por un año de duración en la Northeast Normal University de la ciudad de Changchun (provincia de Jilin).

La Northeast Normal University de Changchun es una de las universidades de enseñanza de chino más prestigiosas del país, formando cada año a 15.000 estudiantes de todo el país y a unos 300 extranjeros tanto en masters y postgrados como en enseñanza de idioma chino.

En estos momentos acabamos de terminar el primer cuatrimestre lectivo y debo decir que en líneas generales estoy plenamente satisfecho tanto por las clases recibidas como por el ambiente y el compañerismo que se respira en la universidad y en la escuela de alumnos extranjeros. Debido a la gran cantidad de estudiantes, sus diferentes nacionalidades y los distintos niveles de chino con que ya cuenta cada alumno, las clases se dividen en varios grupos según el nivel, lo que permite tener grupos reducidos de unos 10 a 15 alumnos por clase. Particularmente en mi aula hay unos 15 alumnos de procedencias tan diversas como España, Corea del Sur (la gran mayoría de los alumnos extranjeros de NENU son de este país, debido principalmente a la proximidad geográfica), Corea del Norte, Japón, Rusia, Cabo Verde o Turquía. Esta mezcolanza de naciones obliga además a que el único idioma posible y común en nuestras conversaciones sea el chino mandarín, lo que facilita la asimilación de las nuevas palabras así como mejorar las relaciones entre nosotros.

El día al día en la escuela es muy similar al de cualquier otra universidad española, con alguna particularidad, ya que a diferencia de las universidades españolas, en China se tiende a residir dentro del campus, por lo que las relaciones que se establecen entre estudiantes son si cabe más intensas.

Cada mañana se imparten 3 horas de clase de 4 asignaturas diferentes, con un descanso entre dos asignaturas. La diferenciación entre asignaturas permite una mayor especialización y una mejor asimilación del idioma. Así, en mi caso concreto tenemos asignaturas de vocabulario y conversación, audición, lectura y gramática. Evidentemente todas las materias se imparten por profesores nativos altamente cualificados y sin emplear otro idioma más que el chino.

Otra gran ventaja de estudiar aquí es que se imparten las clases al “método chino” es decir, el alumno previamente debe preparar la clase a conciencia, y al finalizar ésta debe repasar y preparar la lección siguiente. De lo contrario, la velocidad y el ritmo con que se imparten las clases impide que el alumno pueda seguirlas con facilidad, sintiéndose además abrumado por la rapidez con la que alumnos coreanos o japoneses asimilan el idioma chino (por razones culturales obvias). Esto obliga a los alumnos occidentales a “ponerse las pilas” y a preparar las clases previamente, algo a lo que quizás no estemos acostumbrados en Europa.

Al finalizar las clases, los alumnos nos dirigimos normalmente a las cantinas, que están abiertas prácticamente todo el día y donde se puede apreciar la enorme devoción que tienen los chinos hacia la comida. Tras la comida, queda toda una tarde libre para poder estudiar, realizar intercambios de idioma con alumnos nativos chinos, practicar deporte, ver series o películas en chino, pasear y conocer la ciudad.

Particularmente en Changchun, existen dos condicionantes que a priori podrían resultar un inconveniente pero que vistos desde otra perspectiva resultan ser incluso una gran ventaja para el estudio del chino: Por un lado, Changchun no es una ciudad especialmente prodiga en monumentos o lugares de interés para el turista de a pie, puesto que tiene una corta historia en la cual lo más remarcable quizá sea el haber sido la capital del estado títere de Manchuguo durante la invasión japonesa de 1931 a 1945. Así, la ciudad es una vasta extensión (similar a la de Madrid) de bloques viviendas de estilo soviético en su mayor parte, con enormes áreas industriales en la periferia, fundamentalmente dedicadas al automóvil (no en vano se la conoce como la “Detroit de China” fabricando el 10% de la producción nacional de automóviles). Algo que no la hace especialmente atractiva a los ojos del foráneo.

Por otra parte, Changchun se ve azotada por un intenso y frio invierno desde finales de octubre hasta marzo, con temperaturas gélidas que pueden alcanzar los 25 grados bajo cero, lo que impide cualquier tipo de actividad lúdica al aire libre. Curiosamente la ciudad no hace honor a su nombre “Eterna Primavera”, por lo que los estudiantes solemos bromear diciendo que en realidad el nombre en chino es un error, debiendo de ser “Eterna espera para la Primavera”. Estos dos factores hacen que el alumno de alguna manera se vea “obligado” a pasar más tiempo estudiando, lo que a la larga supone una ventaja para el aprendizaje y a la asimilación de conocimientos.

Otra particularidad de Changchun es que, a diferencia de otras ciudades más populares como Beijing o Shanghai, aquí apenas hay extranjeros fuera de las universidades, y menos aún europeos, por lo que cualquier ocasión en la que tengamos que conversar con la población local se convierte en una oportunidad para poder practicar lo aprendido. Y es precisamente en el calor de su gente donde reside la belleza de esta fría y lejana ciudad.

De estos primeros 5 meses de estancia en la Northeast Normal University, particularmente me quedo con la experiencia de poder vivir, estudiar y aprender chino al modo chino, de tener la oportunidad de relacionarme con gente de múltiples países y culturas y de haber descubierto que, en lo más profundo del invierno manchú existe un cálido lugar poblado por gente extraordinaria que te recibe con los brazos abiertos.

 

东北的锅包肉

留学生姓名: Clara Serer Martinez  国籍: 西班牙



我 的中文名字是克莱拉,是西班牙瓦伦西亚大学的学生。我既是瓦伦西亚大学孔子学院的学生,同时也还在学习我的专业。我是大四的学生,快要毕业了。我的专业是 汉语文字学和德语文字学。尽管我还没毕业,但是去年我获得了去长春学习汉语的奖学金。2012年8月28日到20131月15日,我在东北师范大学学习。 汉办和瓦伦西亚大学孔子学院帮助我去中国以提高我的汉语水平。我觉得去中国学习中文是一个非常宝贵的经历。

 

在 长春的时候我是东北师范大学的留学生。东北师范大学在中国是一个很重要和知名的大学。这所大学的老师们都是很好的老师。他们教学生教得很得心应手。他们都 会说英语,所以老师们都很容易了解留学生的学习情况。我觉得在那里学汉语学得很快,比在我的国家快很多,因为在中国我们有很好的学习语言的环境。


我 喜欢中国的生活,也喜欢我在中国时的生活。刚到的时候我不太习惯,因为那里的生活习惯跟这里的很不一样,但是一个星期后我就习惯了,我觉得中国人的生活真 有意思。中国的各种风俗很多,还有很知名的节日。我想在长春过中国的新年,不过最后没有过成,因为我考试后回到了西班牙。在那里学习的时候,我们大学组织 了一个圣诞节晚会。留学生们很享受这个晚会:

 

有的学生唱歌,有的跳舞,有的读中文诗。那天我们也表演了。我们班准备了一个中国古诗。在戏台上我和同学们边走边读这首中国古诗。我表演一位中国美女,所以我穿了一件很漂亮的旗袍。


我 很喜欢中国的文化,可是我最喜欢的是中国菜。刚到的时候我不太喜欢吃辣的东西,但是现在很喜欢。我觉得中国菜都很好吃。东北人做饭做得很精致可口。好吃的 东西很多,每天我都去中国饭店吃不同的菜。我最喜欢的菜是东北的锅包肉。我每个星期上完太极拳课后就去吃好多锅包肉。我也喜欢吃干豆腐丝。在西班牙没有东 北的饭馆,所以我的中国朋友们教我怎么准备这个好吃的菜。

 

冬天到30度零下!

留学生姓名: Cristina Amat     国籍: 西班牙

 


每次乘坐出租车的时候,司机师傅都会问我,“来长春多少年了? 我来长春已经一年了 ”

 

当初我收到孔子奖学金的时候,我连长春在世界上哪里也不知道。
所以第一步是在网上查资料。“冬天零下30度!!真的有人可以在那里住吗?”


后来我突然想起来一个城市,我一月在电视的新闻里看到过,这个城市叫

“哈尔滨”。冬天的时候他们建了很多冰雕。不管别人会怎样说,为了学习中文,我选择去了那里,长春是个非常好的城市,那里的人说普通话说得很标准。


第二步是到长春的时候办理先需要的东西。两个中国学生帮助了我,他们买了手机SIM卡给我,而且他们帮我问公寓房东是否能给我一个单人房间。


长 春不如北京漂亮,可是天空很蓝,空气很清新,那里的人的性格也很有特色,非常豪爽,我非常喜欢。在长春可以认识到很多来自不同国家不同城市的人们,例如韩 国、日本、蒙古、塔吉克斯坦、哈萨克和俄罗斯等等。跟他们上课很有动力,因为他们一般进步得很快,所以他们经常会提高班级的水平,但是有时候你感觉比较吃 力,因为你不如他们学得快。

冬天来了!我们连逛街都不会去,因为太冷了。不过你不必呆在家里学习。我发现了很多咖啡厅,你可以跟朋友见面,一起讨论学习的内容,也可以选择自己一个人在咖啡厅里安安静静地学习。

去年雪下得很多。街上都是白色,路都看不到了。但是中国学生很认真地帮忙打扫马路。我很喜欢东北人,因为他们都很热情,即使是不认识的人,他们也会主动地去帮忙。


因为得到了孔子奖学金,我来到了这里,在生活上我认识了很多的朋友,在学习上我也收获了许多知识,让我受益匪浅。我爱上了这里,在以后的生活中,我希望可以在这个城市留下更多属于我的脚印。

 
Esta página web utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos, de análisis del tráfico y para facilitar la inserción de contenidos en redes sociales a petición del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información consulte nuestrapolítica de cookies