Logo de la Universdad de Valencia Logo del portal

  • DITPA

La Dra. Marta Torrens es Jefa del programa de Adicción y Neuropsiquiatría. Catedrática de la Universidad Autónoma de Barcelona.

En su conferencia señaló que se ha conseguido un importante avance desde hace unos años en los que se desconocía a qué se refería el concepto de Patología Dual, se ha conseguido a que en la actualidad el término es de uso habitual, estando aceptado que existe una comorbilidad entre el trastorno mental y el consumo de sustancias de abuso. Sin embargo, la investigación, el tratamiento y su diagnóstico necesitan mayor investigación.

Indicó que considerar la presencia de patología dual presenta una clara importancia clínica ya que al comparar a los sujetos consumidores de drogas sin trastorno psiquiátrico respecto de los que sí lo tienen, se observa un mayor número de urgencias, más necesidad de tratamiento y un aumento de suicidios, hasta un 14%, situación que aparece enmascarada en la categoría de sobredosis. Los sujetos con patología dual conforman una población con una problemática agravada, tanto en marginalidad social como sanitaria y en consecuencia con mayor gasto social. Por lo tanto desde la clínica es necesario más prevención, diagnóstico y tratamiento.

En sus estudios se han enfocado a la detección de la presencia de patología dual, utilizando para ello el análisis de los niveles de dopamina o de la respuesta a la depresión. Sus resultados han cambiado incluso el tratamiento de muchos de sus pacientes con patología dual en los que los fármacos utilizados no tenían el resultado que se obtenía en pacientes sin patología dual. Por ello, también se han centrado en la importancia del diagnóstico, campo en el que están desarrollando nuevas pruebas.

Señaló los nuevos retos a los que se enfrentan los clínicos, abogando por la necesidad de un cuerpo potente de investigación ya que la existente es poca y en muchos estudios la muestra no es representativa de la población con patología dual. En este sentido, es necesario introducir indicadores de la presencia de patología dual, que deben ser fiables y fáciles de utilizar, para ello, presentó la guía de práctica clínica para el tratamiento de patología dual de reciente aparición, en la cual aparece sistematizadas las recomendaciones del uso de fármacos cuando existe patología dual. Todo esto, parece abrir una nueva puerta al tratamiento de la patología dual utilizando el concepto de “fármacos duales” referido a fármacos ya conocidos que podrían ser de utilidad en pacientes resistente a otros tratamientos.

Finalizó su intervención planteando la problemática de la patología dual desde la perspectiva del género. En este ámbito, las diferencias de género observadas son aún mayores de las que aparecen cuando existe un solo trastorno, bien de adicción o psiquiátrico. Si la incidencia de mujeres con adicción, depresión, ansiedad etc., es de tres a uno respecto de los hombres, en las mujeres con patología dual la incidencia aumenta de cinco a uno. Estas mujeres tienen menos accesibilidad al tratamiento y muchas más complicaciones por lo que se requiere incluso un nuevo diseño de servicio y tratamiento para las mujeres con patología dual.

Imágenes:
 
Esta página web utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos, de análisis del tráfico y para facilitar la inserción de contenidos en redes sociales a petición del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información consulte nuestrapolítica de cookies