Logo de la Universitat de València Logo del portal

  • Estudiants

Música medieval: una gran desconocida

La Edad Media es conocida como la época de los claroscuros del conocimiento. El acceso a los medios de información, los libros, estaba enclaustrado en los conventos. La Iglesia era la poseedora del conocimiento. Por ello, hoy día nos es desconocido cómo sonaba exactamente la música a comienzos del medievo. Sin embargo, algunos músicos y expertos de Inglaterra, recientemente, han publicado una pieza reconstruida a partir de un manuscrito del siglo XI.

18 de de juliol de 2016

Esta página/partitura, perdida durante 142 años y redescubierta hace apenas unos días, ha permitido a tres investigadores reescribir está música, tal y como consideran que debía sonar en aquellos tiempos.

Sam Barrett, de la Universidad de Cambridge, ha trabajado, durante más de 20 años, recuperando melodías de las “Canciones de Cambridge” del siglo XI, la parte final de una antología de textos en latín.  De este manuscrito, precisamente, es del que se ha recuperado una página clave. En 1982, fue hallada la hoja de este manuscrito por un experto inglés, el cual estaba visitando una biblioteca de Frankfurt (Alemania). Su desaparición se debió a que, en 1840, un estudioso alemán había visitado Cambridge, arrancado la hoja del manuscrito de las “Canciones de Cambridge”, trayéndola consigo a su vuelta a Alemania. Los cantares procedían de Renania.

Recientemente, un conjunto ha interpretado esta música en Cambridge, por primera vez desde hace 1.000 años. La melodía ha sido añadida a las páginas de la obra maestra del filósofo romano Boecio “La Consolación de la Filosofía,” escrita en el siglo VI, cuando se encontraba bajo arresto domiciliario esperando su ejecución por haber cometido traición.

Los expertos desconocen si el filósofo cristiano puso en algún momento música a su obra magna, aunque de hecho escribió sobre música en otros documentos. Las gentes de la época medieval, no obstante, sí pusieron música a los pasajes poéticos de “La Consolación de la Filosofía” y a los versos de otros autores.

La Consolación de la Filosofía está considerada la última gran obra de la época clásica. Fue uno de los libros más leídos e influyentes de la Edad Media. Trata sobre la existencia del mal en el mundo de Dios, la volubilidad de la fortuna y las naturalezas de Dios y de la felicidad.

Recordemos que los compositores medievales dejaron, por escrito, numerosos pasajes de los clásicos (Virgilio u Horacio, la recuperación de Aristóteles…), de autores antiguos tardíos, de textos medievales y de canciones y lamentos de amor. Sin embargo, un músico de hoy en día no puede utilizar una pieza de música medieval, leerla e interpretarla, porque se desconocen los tonos de los neumas, es decir, lo agudos o graves que eran estos sonidos. En la escala musical actual, el tono se mide escribiendo las notas más graves en la parte inferior del pentagrama y las más agudas en las líneas superiores.

El misterio acerca de la forma que adoptaba la música hace siglos, por tanto, es total. Entre los siglos IX y XIII, los compositores escribían la música en neumas, diferentes de las notas que conocemos hoy en día. Aparte de los neumas, se confiaba en la buena memoria de los músicos para recordar y comunicar a otros intérpretes las melodías (de ahí que el Mester de juglaría fuera tan importante en la transmisión de la cultura popular durante generaciones).

“Esta hoja en particular, arrancada ‘accidentalmente’ de la Biblioteca de la Universidad de Cambridge por un académico alemán en la década de 1840, constituye una pieza clave del rompecabezas, en la medida en la que se tiene intención de recuperar estas canciones,” explica el Dr. Barret. “Tras redescubrir la hoja de las Canciones de Cambridge, lo que nos quedaba era dar el salto final al sonido. Han llegado hasta nosotros vestigios de repertorios de canciones perdidas, pero no el recuerdo auditivo en el que se apoyaban. Conocemos los perfiles de las melodías y muchos detalles acerca de cómo se cantaban, pero no los tonos precisos que las integraban.”

El Dr. Barrett ensayó fragmentos de la melodía para “La Consolación de la Filosofía” de Boecio, así como ha trabajado con Benjamin Bagby, del Lost Songs Project (‘Proyecto Canciones Perdidas’), que a su vez es miembro de Sequentia, un trío musical que ha recuperado otras canciones medievales. El Lost Songs Project ha conseguido rescatar melodías lejanas en el tiempo, entre ellas Beowulf y Carmina Burana.

 

 
Aquesta pàgina web utilitza cookies pròpies i de tercers amb fins tècnics , d'anàlisi del trànsit per facilitar la inserció de continguts en xarxes socials a petició de l'usuari . Si continua navegant , considerem que accepta el seu ús . Per a més informació consulte la nostrapolítica cookies