Logo de la Universdad de Valencia Logo Instituto Universitario de Estudios de la Mujer Logo del portal

El primer congreso internacional sobre el cuidado, la igualdad y la diversidad celebrado en 2018, tenía dos prioridades. Por un lado, destacar el valor del cuidado como fundamento de un nuevo pacto social; y por otro, servir de punto de partida para situar el cuidado como un aspecto relevante en el ámbito jurídico y especialmente del Derecho constitucional. 

Dos años después, la segunda edición de este Congreso, que inicialmente iba a ser celebrado en mayo de 2020, tenía por objeto mantener las dos prioridades señalas en el primero añadiendo nuevos elementos dirigidos a ofrecer propuestas más concretas acerca del valor del cuidado para ir configurando una sociedad mejor y más justa que cuida en igualdad y atiende la diversidad funcional en sus distintas manifestaciones. Un acontecimiento inesperado, la pandemia provocada por el covid-19, obligó a posponer la celebración del congreso a noviembre, tras un largo periodo de confinamiento que nos hizo ser todavía más conscientes de nuestra condición vulnerable. Ahora queremos proyectar un análisis del cuidado en tres ejes fundamentales: el Derecho, la Economía y las Políticas públicas, que tienen que ser a su vez inspirados por la filosofía de la cultura y de la ética del cuidado. Si el cuidado ha sido un aspecto central en nuestras vidas aunque su importancia no ha sido valorada debidamente, ahora en medio de la crisis socioeconómica se convierte en un aspecto crucial, imprescindible para ser abordado por todas las áreas del conocimiento, especialmente por el Derecho.

El derecho constitucional o la filosofía del derecho ya han comenzado a situar el cuidado como principio inspirador de un nuevo pacto constituyente que se fundamente sobre la base de la solidaridad y que sitúe a la persona en el centro de la vida. La economía feminista, como corriente crítica de la economía, aborda los cuidados y la sostenibilidad de la vida como eje central para repensarlo todo, proyectando este enfoque en todas las disciplinas y ámbitos de conocimiento; esto es, en las ciencias políticas, el trabajo social, la educación y pedagogía aplicada a la transmisión de nuevos conocimientos y pensamiento crítico. El Derecho debe poner el foco en un marco normativo que proteja a las personas, especialmente en los momentos vitales de mayor vulnerabilidad.

A lo largo de nuestra existencia, todas las personas necesitamos física y emocionalmente del cuidado y del tiempo de otros. Ese tiempo ha sido el tiempo de las mujeres. Cuidar significa ocuparse de las personas y eso es lo que siempre han estado haciendo las mujeres. El Estado tiene que asumir que las generaciones de mujeres que tradicionalmente se han ocupado del cuidado de menores, personas enfermas, ancianas o dependientes se acaba, y no están dispuestas a seguir prestando esa función en exclusiva: ni ser cuidadoras exclusivamente ni ser exclusivamente ellas las que cuidan, por eso es tan importante universalizar la ética del cuidado. La crisis covid-19 ha puesto de relevancia la existente desigualdad entre mujeres y hombres para ocuparse de los cuidados, causando una brecha mucho más profunda. Y de ahí también la necesidad de contar con un derecho al cuidado que ya está siendo propuesto en los trabajos de reforma constitucional. 

Con el fin de profundizar en su trascendencia, redefinir el concepto y afrontar todos los posibles problemas jurídicos que puedan surgir a partir de la construcción de este nuevo elemento jurídico, nos gustaría seguir trabajando y poder contar con aportaciones de otras/os expertas/os, que es en definitiva el fin de este segundo congreso del cuidado, la igualdad y la diversidad en la era covid.

El congreso distribuirá sus aportaciones en cuatro sesiones de trabajo durante dos jornadas, los días 3 y 4 de noviembre de 2020

En la primera jornada, la primera mesa está dedicada a ubicar el problema del cuidado como principio inspirador de una nueva ética y su manifestación como nuevo derecho que habría de reconocerse en nuestro marco constitucional. La segunda mesa tratará de presentar un diseño de marco jurídico con propuestas concretas para ejercerlo partiendo del análisis de distintos ordenamientos jurídicos internacionales.

La segunda jornada aborda el cuidado desde la Economía y las políticas. Así pues la tercera mesa del congreso sentará las bases de la economía feminista en torno al cuidado y la cuarta mesa hará propuestas políticas sobre los cuidados haciendo referencia a los distintos sistemas de cuidado informal, familiar o el gestionado por las instituciones estatales.   

En la última sesión se celebrará un webinario sobre los sistemas de cuidados, y a continuación se procederá a la relatoría de las comunicaciones de los participantes al congreso y sus conclusiones.