Logo de la Universitat de València Logo del portal

  • Universitat de València

Los beneficios de la prevención de riesgos laborales en edades avanzadas

La adaptación del trabajo a la evolución de los empleados puede prevenir la aparición de riesgos laborales que aumentan con el envejecimiento. El mantenimiento de una buena salud laboral aporta beneficios, tanto a los trabajadores como a las empresas.

14 de d’abril de 2016

El grueso de la población activa es cada vez más mayor. Para 2030 se espera que alrededor de un 30% de los trabajadores tengan edades entre 55 y 64 años. El alargamiento de la vida laboral supone una adaptación de todos los componentes que influyen en el desarrollo del trabajo para que continúe siendo igual de seguro y productivo que en los primeros años de actividad laboral.

El aumento de los trabajadores con edades más avanzadas supone también un aumento de la vulnerabilidad de la salud. La Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (EU-OSHA, Occupational Safety and Health Administration, por sus siglas en inglés) advierte de los retos que se presentan para los próximos años con el envejecimiento de la población activa:

  • Aumento de la exposición a riesgos laborales
  • Más trabajadores con problemas de salud crónicos
  • Incremento de problemas en sectores que requieren esfuerzo físico u horarios atípicos
  • Aparición de conflictos de discriminación por edad

Para reducir estos  y aumentar la prevención, la Agencia Europea ha lanzado una campaña que se desarrollará entre 2016 y 2017 bajo el título “Trabajos saludables en cada edad”. La iniciativa presta atención a los empleados más jóvenes y a los de edades más avanzada en cada etapa de su vida laboral.

Los principales objetivos de la Agencia con esta campaña son:

  • Promover el trabajo sostenible y el envejecimiento saludable
  • Evitar problemas de salud a lo largo de la vida laboral
  • Facilitar medidas de seguridad y salud laboral en cada etapa
  • Fomentar el intercambio de información y buenas prácticas

Promover una buena capacidad de trabajo exige un liderazgo empresarial comprometido y eficaz y la participación de los trabajadores

Las funcionalidades de los trabajadores pueden cambiar a lo largo de su edad laboral. Con los años el desarrollo de una actividad puede haber evolucionado y haberse adaptado a las necesidades, experiencia y capacidad de trabajo que el empleado puede asumir. Este último concepto se refiere al “equilibrio entre las exigencias del trabajo y los recursos de cada persona”. La capacidad de trabajo también debe adaptarse a la evolución del individuo por lo que promover “una buena capacidad de trabajo exige un liderazgo empresarial comprometido y eficaz y la participación de los trabajadores”.

BENEFICIOS MUTUOS

Uno de cada cuatro trabajadores confiesa que el trabajo influye en su salud, tal y como informa la Agencia Europea de la Salud. Además también admiten que muchas de las tareas que realizan no las podrán llevar a cabo a partir de los 60 años de edad. Aun así, las empresas tienen la obligación de realizar evaluaciones de riesgos constantes para que el envejecimiento no suponga un peligro mayor a los empleados.

La adaptabilidad de la carga de trabajo y el entorno es clave para mantener una relación laboral que puede aportar beneficios entre ambas partes. Una fuerte apuesta por la prevención de riesgos laborales dirigida a individuos con determinadas edades mantiene alejado los peligros y los inconvenientes del envejecimiento. Asimismo, se consigue mantener una plantilla motivada, con una experiencia muy valiosa para la empresa y el resto de empleados. De esta manera aumenta el bienestar en el trabajo, la productividad y la rentabilidad de la compañía.

 
Aquesta pàgina web utilitza cookies pròpies i de tercers amb fins tècnics , d'anàlisi del trànsit per facilitar la inserció de continguts en xarxes socials a petició de l'usuari . Si continua navegant , considerem que accepta el seu ús . Per a més informació consulte la nostrapolítica cookies