Logo de la Universdad de Valencia Logo del portal

  • Estudiant del màster

El conflicto con la educación concertada

En las últimas semanas ha ocupado muchos titulares el conflicto con la educación concertada: hoy te explicamos las diferencias con la enseñanza pública

25 de mayo de 2016

En estas últimas semanas se han publicado muchas noticias y artículos de opinión sobre el conflicto de las escuelas concertadas. El epicentro del problema se encuentra en las nuevas políticas educativas de la Generalitat, las cuales suponen un reajuste de las normas de matriculación y la reasignación de 18 distritos escolares en la ciudad de Valencia.

La idea detrás de esta reasignación es la de potenciar los colegios en los barrios, ya que favorece que los niños vayan a las escuelas que sean más cercanas a su zona. El conflicto, sin embargo, se encuentra en que esto puede afectar a la decisión de los padres de dónde educar a sus hijos.

Pero, con tantas noticias en los medios sobre la escuela, es importante tener claros distintos conceptos básicos que nos ayuden a entender mejor, no solo este conflicto en específico, sino el panorama educativo en general. El más importante de todos es: ¿qué es la escuela concertada?

Las escuelas españolas se pueden dividen según dos criterios básicos: administración y financiación. Las distintas combinaciones de estos dos conceptos nos suponen un panorama educativo en el que encontramos tres categorías: colegios privados, colegios públicos y colegios concertados.

  • Una escuela concertada es aquella que se encuentra a medio camino entra la escuela pública y la privada. Su administración es privada, pero su financiación es mayoritariamente pública, junto con puntuales aportaciones por parte de los padres cuyos hijos estudien en el centro.
  • Frente a este concepto encontramos los términos de escuela pública y escuela privada. La escuela pública es aquella que se finanza con fondos públicos y se administra a través de las entidades públicas locales. Por este motivo, estas escuelas responden a unas limitaciones de plazas, financiación y horario asignadas por el Gobierno Central.
  • Por otro lado, la escuela privada es aquella que se finanza y se administra por entidades privadas, sea cuál sea su índole. Tienen cierta libertad de enseñanza y horario, pero tienen que enmarcarse dentro de la normativa estatal respecto a todos los colegios.

En este sentido, las escuelas públicas son, por normativa estatal, laicas; mientras que las privadas pueden elegir o no serlo, dependiendo de la entidad que las dirija. En las escuelas concertadas esto varía. Las entidades privadas que las administran pueden variar, aunque, en España, la mayoría pertenecen a la Iglesia. Otros ejemplos incluyen entidades como las cooperativas, que también utilizan este modelo educativo.

En la enseñanza concertada la administración es privada, pero la financiación es pública

La enseñanza concertada supone un medio camino entre la pública y la privada pero igualmente sus fondos dependen de financiación del Estado, por lo que la pagan todos los contribuyentes, al igual que la pública. En la enseñanza pública los criterios de acceso son abiertos y las plazas se asignan por cuestiones que fija el Estado mientras que en la concertada suelen aplicarse criterios más restrictivos, una desigualdad con la que pretende acabar la Generalitat.

 

 
Esta página web utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos, de análisis del tráfico y para facilitar la inserción de contenidos en redes sociales a petición del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información consulte nuestrapolítica de cookies