Logo de la Universdad de Valencia Logo del portal

  • CONTD

Las IV Jornadas CONTD – Contenidos para la Televisión Digital, celebradas los pasados 19 y 20 de mayo, ya son historia. Como viene siendo habitual, durante estos dos días nos hemos juntado en la Universitat de València representantes de los diferentes actores del sector audiovisual: profesionales, investigadores y expertos. En esta ocasión, el objetivo central de las jornadas era debatir y reflexionar sobre la ficción audiovisual en un escenario protagonizado por la fragmentación de la audiencia y la publicidad, la edad dorada de las series españolas de gran formato, la consolidación de nuevas formas de consumo audiovisual, la emergencia de nuevas fórmulas productivas  y de modelos de explotación de la ficción, etc. 

En un momento de profunda transformación dentro del sector audiovisual, desde el Máster Oficial en Contenidos y Formatos Audiovisuales de la Universitat de València consideramos que la ficción continúa manteniendo una posición privilegiada en la cadena de valor de la producción audiovisual. En ese sentido, en el foro se han abordado cuestiones de indudable interés, como el valor de la ficción para las cadenas televisivas; la producción de ficción televisiva y cinematográfica; los nuevos retos narrativos de la ficción audiovisual; el recorrido de la ficción por la televisión española; o la producción de ficción para Internet y dispositivos móviles. Como dijeron el productor Gustavo Ferrada y el miembro de la junta directiva de la Academia de las Artes y las Ciencias de Televisión, Miguel Ángel Oliver, que abrieron las jornadas, aunque cambien los soportes y la manera de narrar, la necesidad de contarnos historias entre los humanos permanece inalterable.

Vistos los resultados a lo largo de estos dos días, podemos decir sin riesgo a equivocarnos que las jornadas han cumplido y reforzado ampliamente las expectativas que se habían creado desde la organización. Estamos, pues, plenamente satisfechos del nivel de las conferencias, mesas redondas y debates que se produjeron durante el encuentro, así como de las comunicaciones presentadas, cuyas conclusiones suponen un estímulo muy importante para continuar en el futuro. Precisamente de la consolidación de las jornadas y de su sentido innovador habló en la inauguración de las mismas la Vicerrectora de Postgrado de la Universitat de València, Rosa Marín, que lo hizo en nombre del Rector, Esteban Morcillo. Marín apeló a la importancia de la universidad pública en la formación de profesionales y ciudadanos, así como en la transferencia de conocimientos al sector productivo. En este contexto, puso el Máster Oficial en Contenidos y Formatos Audiovisuales como ejemplo de estas prácticas y de puesta en valor del talento y la creatividad en un momento de crisis en el que se está asentando el modelo audiovisual y televisivo del futuro. 

La presentación de los proyectos fin de máster por parte de los estudiantes ante representantes de la industria audiovisual, como productoras y cadenas de televisión, fue una vez más el punto culminante de las Jornadas CONTD. Todos los proyectos fueron muy bien valorados pero en esta ocasión, y por primera vez, dos de los proyectos presentados, Krypton y Va de retro, fueron seleccionados por Canal 9 para la realización de un programa piloto, paso previo para decidir si finalmente se convierten en programas televisivos. Un paso más en esta línea de aunar calidad televisiva y rentabilidad social e industrial que pretende el máster.

La época dorada de la ficción española de gran formato.

Fue una de las grandes conclusiones de las jornadas, sobre todo por parte de las cadenas de televisión y las productoras más asentadas en la producción de ficción para el prime time: la ficción televisiva en España vive uno de sus mejores momentos, si no el mejor, ocupando un lugar de privilegio en las parrillas de las principales cadenas generalistas. Lo aseguró también el catedrático de Comunicación Audiovisual de la Universidad Carlos III, Manuel Palacio, para quien nos encontramos en la edad dorada de la ficción televisiva española, tanto por la cantidad como por la calidad de las producciones, aunque este término sea difícil de definir. También por la variedad, ya que en la actualidad en las parrillas españolas podemos encontrar ficciones de registros diferentes, comedias, thrillers, dramas… con especial predilección, en los últimos tiempos, por series que se fundamentan en la historia, ofreciendo una determinada visión del pasado, como Cuéntame, Águila Roja, La Señora, Bandolera o Amar en tiempos revueltos. Como novedad, Palacio señaló que empiezan a producirse otro tipo de series, más adultas o más de autor, en la línea de las cadenas de cable norteamericanas, de tanto prestigio internacional y desconocidas hasta el momento en la producción española para televisión, como ¿Qué fue de Jorge Sanz? o Crematorio

En una línea similar se explicaron Fernando Labrada, de Media Research & Consultancy, y los representantes de las cadenas de televisión, para quienes la producción propia de ficción es un elemento que estructura sus parrillas y que les aporta marca e imagen de cadena y, en general, buenos datos de audiencia. Para Fernando López Puig, Director de Programas de Ficción de TVE, la televisión pública debe continuar apostando por las series de gran formato, que le han reportado una destacada popularidad en tiempos recientes. En ese sentido, animó a las diferentes cadenas a que continúen produciendo este tipo de formatos, ya que eso permite cierta competitividad entre las cadenas para mantener los estándares de calidad. Eso se demuestra en que ahora, las series españolas, para López Puig, tienen una gran falta de complejos a la hora de competir en los mercados internacionales, tanto para bien como para mal.

Aún así, consideró que el crecimiento de la ficción española pasa, inevitablemente, por una mayor internacionalización y apuesta clara por la co-producción, lo que crea industria y mercado. Un argumento que coincidió con el ofrecido por Xosé Manuel Barreira, Director del Área de Ficción de Telecinco, a sabiendas que las series españolas tienen una especificidad acusada, tanto en duración (los capítulos son más largos de lo normal) como en temáticas (abuso de temas locals). En cualquier caso, los representantes de las televisiones mostraron unas cifras que respaldan su apuesta por la ficción propia, especialmente por los telefilmes y las miniseries, de especial relevancia en los últimos años, como mostró Francesc Picó, Jefe de Ficción de TVV, y que están consiguiendo dinamizar la industria audiovisual española en términos bastante positivos.

Por su parte, los productores especializados en ficción defendieron el modelo de ficciones de gran formato, sobre todo porque permiten tanto a las cadenas como a las productoras rentabilizarlas mejor. Como dijo Vicente Muñoz, presidente del Clúster Audiovisual Valenciano, la idea de negocio prevalece hoy en día en la creación de ficción televisiva. Las cadenas quieren resultados lo más seguros posible, mientras las empresas audiovisuales quieren encargos que les permitan subsistir y generar industria. Fue una de las principales ideas que trasladó Ximo Pérez, presidente de Productors Audiovisuals Valencians (PAV), que se congratuló del nivel de las series españolas, especialmente de las emitidas en canales autonómicos, y de otros géneros, como los telefilmes y las miniseries, que han obtenido muy buenos resultados de audiencia y a los que se debería continuar subvencionando desde las administraciones públicas. En esa línea, como puso de manifiesto Jesús Rodrigo, de Globomedia, lo más ventajoso en estos momentos para cadenas y productoras son formatos de ficción que permitan llevar estrategias de explotación a través de todas las vías que están al alcance, no sólo televisión, sino también abriendo la posibilidad a generar productos relacionados, como los videojuegos. En esa línea se expresó también Antonio Mansilla, de la Asociación Valenciana de Productores Independientes (AVAPI), que animó a los productores a buscar esa rentabilidad más allá de la pantalla televisiva. 

Para las cadenas, la cuestión de la rentabilidad es un elemento clave y ya están buscando nuevas fórmulas, como el preestreno de capítulos de sus series en Internet con un gran éxito. De todas formas, Barreira sostuvo que, para hacer ficción, necesitan mantener un equilibrio presupuestario que se debe compartir con los programas de entretenimiento y los eventos deportivos. De alguna manera, puso la creatividad al servicio de los costes de producción. Sin ese músculo financiero, advirtieron todos, será cada vez más difícil poder sacar adelante ficciones de gran formato como las actuales. De hecho, como afirmó Alejandro Flórez, Director de Adquisiciones y Programación de Producción Ajena de La Sexta, las cadenas pueden tener la tentación, con mayor intensidad todavía, de adquirir ficción ajena, especialmente norteamericana, que es un 85% más barata que la producción propia. Evidentemente, con la ficción ajena no se controlan los ritmos de producción ni se consiguen cuotas tan altas de proximidad, pero la ficción ajena, tanto norteamericana como latina, permite a la audiencia identificar a la cadena y mantener slots de programación muy estables a precios muy asequibles.

Sin duda, si en algún sector la búsqueda de la rentabilidad se hace perentoria es en el cine, como demostró el productor Gustavo Ferrada en la conferencia inaugural. Ferrada explicó cómo el modelo de negocio cinematográfico se había mantenido relativamente estable desde su nacimiento hasta la actualidad, donde está primando el acceso y consumo gratuito de las películas a través de la red. Una circunstancia que hace muy difícil para el productor recuperar la inversión y continuar haciendo cine. Para Ferrada, Internet no es un nuevo medio, puesto que todavía no ha conseguido posicionarse como una nueva ventana de explotación, sino el elemento principal del nuevo entorno digital que ha transformado los valores relativos al consumo y distribución de cine. El objetivo, por tanto, debería ser articular nuevas fórmulas de explotación que permitieran recuperar las inversiones y no decepcionar al usuario de la red. Ferrada habló de la incursión de publicidad, del pago por visión o de tarifas planas ofreciendo un valor añadido, etc., fórmulas que se pudieran adaptar al nuevo modelo. Si no es así, Internet continuará siendo un entretenimiento social amateur o un parásito que se aprovecha del trabajo de otros. Mientras, el cine corre el peligro de convertirse en un viejo dinosaurio.

En cualquier caso, a pesar de que se deba buscar la rentabilidad a toda costa, alguno de los productores y representantes de las cadenas de televisión, admitieron que hace falta riesgo y ambición en la ficción española. Barreira y López Puig, por ejemplo, sostuvieron que las cadenas tienen que ser valientes y buscar nuevos caminos para las series españolas, que se ajusten a la fragmentación de la oferta y las audiencias, así como al cambio en el consumo de ficción. Así, además de producir grandes series o series-evento, las cadenas (no tanto los productores) entendieron que hay que producir proyectos de menor envergadura, más pequeños y con menor presupuesto (la palabra low cost generó cierto debate sobre la conveniencia de su uso) que pudieran alimentar los segundos y terceros canales de la TDT. De ese modo, se podrían combinar series de riesgo con otras más consolidadas sin que la maquinaria industrial se resintiera. 

Evidentemente, como apuntaba Muñoz, la crisis económica supone un freno muy importante para productores y cadenas a la hora de invertir en nuevas ideas y formatos. Por eso, tanto unas como otros apostaron por observar las tendencias, las necesidades, las modas existentes y arriesgar lo menos posible. Según algunas predicciones, como las que expresó Santiago Brey, de Bambú Producciones, parece que las comedias de situación, las series profesionales y las series surgidas en las cadenas autonómicas, pueden tener recorrido en las próximas temporadas. Por otro lado, y como señaló Joan Bas, de Diagonal TV, hay que buscar más que nunca la creatividad en los guiones, pero también la creatividad en la producción que permita mantener los estándares de calidad con un menor coste. En este contexto de dificultades, pues, Bas y otros señalaron la necesidad de invertir en guiones, desarrollo de proyectos e incluso pilotos, y mirar a Internet como un vivero de buenas ideas.

Ficción para los nuevos medios: ventajas e incertidumbres.

Los creativos de ficción para Internet, en cambio, ofrecen otra mirada hacia el sector audiovisual, particularmente el de ficción. Como dijo Rafael Navarro, de Beniwood Producciones, está todavía todo por hacer, pero ya se están buscando esas nuevas fórmulas con las que poder rentabilizar los proyectos que se distribuyen y consumen por canales distintos a los convencionales, es decir, distintos a la pantalla de cine y a la televisión. El público, como puso de manifiesto Fernando Carrión, de Black Maria, está cambiando de la mano de la tecnolog&iacutiacute;a, que potencia una cultura de la participación. Ahora, los espectadores quieren adoptar un rol mucho más activo a la hora de ver los contenidos: quieren seleccionar qué ver y cuándo verlo, además de poder elegir verlo las veces que haga falta. Eso provoca una transformación que atañe la manera de producir los contenidos, la manera de distribuirlos, pero también la manera de contarlos. 

Respecto a la producción, la ficción para la red en España ha empezado a introducir estrategias provenientes de los países anglosajones como el crowdfunding, una posibilidad de financiar los proyectos gracias a las donaciones voluntarias de los ciudadanos, que inmediatamente se convierten en coproductores. Esta estrategia es una más de las empleadas por proyectos como El Cosmonauta o Panzer Chocolate, según nos contaron Alberto López, de Riot Cinema Collective, y Robert Figueras, de Filmutea, respectivamente. En concreto, López aseguró que el modelo de El Cosmonauta se basa primero en construir a la audiencia interesada y luego buscar financiación. Sin embargo, ambos admitieron que el crowdfunding es simplemente un instrumento más para financiar un proyecto y que, muy probablemente, iban a necesitar los ingresos que les pueden aportar las ventas a las cadenas para su emisión televisiva convencional. Un caso similar le ocurre a la gente de Beniwood Producciones con algunas de sus webseries, como LHC Agujeros Negros o Camera Condón, sobre las cuales han mantenido negociaciones con algunas televisiones. Por el momento, están tratando de buscar puentes entre lo comercial y lo alternativo con One Mojito, una empresa que se encarga de canalizar todos esos esfuerzos y que sirve de plataforma para distribuir una gran cantidad de webseries que se hacen en España a través de la web remojito.tv. De hecho, este año está previsto que se celebre el II Festival de Webseries, cuya primera edición se saldó con éxito de participantes y de patrocinadores. 

Los cambios también atañen a la distribución puesto que, en principio, la mayoría de estos proyectos se pueden ver gratuitamente a través de la red. Además, con alguna particularidad, ya que El Cosmonauta, por ejemplo, se quiere estrenar al mismo tiempo en las diferentes ventanas: cine, televisión, DVD e Internet. Una circunstancia a tener en cuenta, como que muchos de estos proyectos están realizados con tecnología Creative Commons, lo que pone en jaque toda la ley de propiedad intelectual. Un modelo muy ligado al movimiento de cultura libre surgido en la red. Por otra parte, como señaló Figueras, la distribución convencional salta por los aires cuando muchos de estos proyectos, como es el caso de Panzer Chocolate, se conciben como transmedia. Eso significa que no sólo existe una única película sino toda una serie de contenidos paralelos que complementan el relato principal y que se producen para otros dispositivos o medios, como el móvil, el cómic, la realidad aumentada, vídeos exclusivos para Internet, los videojuegos, etc.  

La irrupción de la narración transmedia en la ficción ha sido uno de los argumentos clave de las jornadas, y tuvo un especial protagonismo en la conferencia de la profesora Rosa Álvarez-Berciano, de la Universitat Pompeu Fabra.  Para la experta, cada vez más nos encontraremos con ficciones cuyas tramas argumentales se desarrollan mediante distintos soportes y dispositivos. Álvarez-Berciano se mostró especialmente crítica con la apuesta de ficción de las cadenas generalistas españolas, demasiado homogénea, lo que, a su parecer, está dejando de lado el público joven y joven-adulto, con el que no consiguen conectar y que está huyendo a la red a satisfacer sus necesidades de otro tipo de ficción. En ese sentido, animó a las cadenas a que se adapten al nuevo entorno digital interactivo, donde priman las estrategias narrativas complejas, con rupturas permanentes del tiempo lineal, la parodia, la autorreferencialidad, el terreno de la especulación que permite al espectador jugar con la ficción o la imagen de síntesis. 

La red, según Álvarez-Berciano, está llena de estos formatos cross-media. Algunos de ellos formaron parte del screening sobre nuevos formatos de ficción que condujo la profesora Ingrid Guardiola, también de la Universitat Pompeu Fabra. Unos formatos en los que se potenciaba la hibridación de los géneros, los formatos de bajo presupuesto y las narrativas transmedia, como Els convidats o The truth about Marika. Pero tampoco las televisiones y las grandes productoras se quieren quedar atrás. Javier Naharro, de Play TV, que pertenece a Globomedia, nos explicó cómo están implementando toda una batería de contenidos transmedia para acompañar a sus series de gran formato, completar la ficción principal y aumentar así la experiencia de los espectadores. Uno de los ejemplos sería la trama transmedia de la serie El barco que se puede seguir en la red social twitter una hora antes de su emisión televisiva.

Nuevos formatos televisivos y presentación de libros.

Pero, sin duda, uno de los momentos más importantes de las IV Jornadas CONTD, como viene siendo habitual, fue cuando los estudiantes del Máster Oficial en Contenidos y Formatos Audiovisuales presentaron sus proyectos en una sesión de pitching a una selección de productores y representantes de las televisiones. En esta ocasión, los proyectos seleccionados fueron: El Mercado, un magazine de tendencias culturales para jóvenes realizado desde los mercados; Ícaros, un docu-soap sobre qué significa la fama o el éxito y porqué hay gente que persigue este reconocimiento público; Cuaderno de Bitácora, un reality-game de viajes por doce ciudades del Mediterráneo a bordo de dos catamaranes; Krypton, un docu-soap sobre personas que se convierten en héroes cotidianos; La última noche, un programa musical sobre el rock y la cultura creativa, con bandas tocando en directo; Telele, un programa infantil en el que se explican los contenidos de siempre a través de los nuevos dispositivos multimedia; Va de retro, un docu-show sobre cómo la tecnología queda rápidamente desfasada en la sociedad contemporánea; y Espiral de silencio, una serie de ficción centrada en la investigación del asesinato de cuatro adolescentes en un pequeño pueblo.

Los proyectos fueron muy bien valorados por los miembros del tribunal, que estuvo formado por Teresa Díez, de TVV, Miquel Garcia, de TV3, Alberto González, de Prisa Digital, Manuel Serrano, de New Atlantis, Samuel Martín, de TVE, y Kiko Martínez, de EAVF (Empreses Audiovisuals Valencianes Federades). Pero, como hemos dicho al principio, en esta edición Canal 9 decidió producir el piloto de los proyectos Krypton y Va de retro, siendo la primera vez que una cadena de televisión o productora adquiere el compromiso público de analizar las posibilidades de unos formatos surgidos del máster para convertirse en un programa que se emita en televisión.

Por otra parte, y completando el programa dedicado a la ficción, se llevó a cabo la presentación de comunicaciones por parte de estudiosos y expertos sobre cuestiones relativa al tema central de esta edición. También se presentaros las dos publicaciones resultantes de las ponencias y comunicaciones realizadas en las III Jornadas CONTD: Contenidos y formatos de calidad en la nueva televisión, publicado por el IORTV y La calidad de los contenidos audiovisuales en la multidifusión digital, publicado por la UOC, que están teniendo una gran acogida por parte de investigadores y estudiantes. Las presentaciones fueron realizadas por Yolanda Marugán, del Instituto RTVE, Josep Gavaldà y José María Vidal, profesores de la Universitat de València, Alejandro Perales, de la Unión de Consumidores Audiovisuales y José Ignacio Pastor, de ACICOM (Associació Ciutadania i Comunicació).

*                      *                      *

Y esto ha sido todo. Desde la organización de las IV Jornadas CONTD estamos más que satisfechos con el resultado de las mismas y ya estamos empezando a trabajar en las del año próximo, que dedicaremos al documental. Os esperamos.

 
Esta página web utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos, de análisis del tráfico y para facilitar la inserción de contenidos en redes sociales a petición del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información consulte nuestrapolítica de cookies