La Orquestra de la Universitat y la flautista valenciana Amalia Tortajada inauguran el curso con el tradicional concierto de apertura

  • Fundació General UV
  • 16 octubre de 2019
 
Concierto de apertura 2019-2020, en el Teatro Olympia.
Concierto de apertura 2019-2020, en el Teatro Olympia.

La Universitat de València celebró el martes de octubre su tradicional concierto de apertura de curso, que este año tuvo lugar en el Teatro Olympia de València, interpretado por la Orquestra Filharmònica de la Universitat, bajo la batuta de Beatriz Fernández Aucejo, y la flautista valenciana Amalia Tortajada, como solista. El repertorio (Debussy, Mozart y Schumann) sirvió para viajar en el tiempo a través de los estilos musicales protagonistas de los últimos tres siglos.

Con este concierto, la Universitat de València abrió el curso académico 2019-2020 y el acto contó con la presencia de la rectora, Mavi Mestre.

El concierto, que aportó un especial protagonismo a los instrumentos de viento y el sinfonismo, se dividía en dos partes. Una primera con la flauta travesera como instrumento central y una intervención sinfónica menor, y una segunda donde participó la plantilla completa de la Orquestra valenciana.

Así, abrió el espectáculo el ‘Preludio a la siesta de un fauno’ de C. Debussy, “una pieza sinfónica que cuenta con el protagonismo de la flauta travesera”, señaló Fernández Aucejo, y que resulta representativa del estilo impresionista de finales del siglo XIX. Según reconoció el mismo compositor francés, se trata de una obra inspirada en la bella poesía de Mallarmé, sugeridora de un “paisaje sonoro” que recuerda la Antigüedad griega, la naturaleza y los seres mitológicos, como ninfas, faunas y náyades, características propias de las églogas literarias.

En esta primera parte, Fernández Aucejo dio un salto atrás y profundizó en el clasicismo del siglo XVIII, liderado por Mozart, con el ‘Concierto para flauta y orquesta n.º 1 en sol mayor K313’. “Quiero que la Orquestra muestre sobre el escenario la capacidad de compaginar, poner en práctica y reflejar las características principales en la interpretación de los estilos que abordamos durante el periodo de formación, por eso he elegido un repertorio que incluye impresionismo, clasicismo e, incluso, romanticismo”, apuntaba la directora titular.

En esta pieza destacó la intervención de la valenciana Amalia Tortajada, flauta de la Orquesta Gulbenkian de Lisboa desde 2012 y exmiembro de la Orquestra Filharmònica de la Universitat. “Interpretaré el ‘Concierto para flauta y orquesta en sol mayor’, uno de los más importantes para los repertorios de flauta y, por lo tanto, será un desafío, porque, además, vuelvo a tocar en casa y con la Orquestra de la Universitat, donde me formé junto con Beatriz Fernández, colega y amiga”, decía la flautista nacida en Buñol.

En cuanto al romanticismo que la Orquestra ejecutó en el concierto, fue en la segunda parte a través de la ‘Sinfonía n.º 1 (‘Primavera’) en si bemol mayor, opus 38’ de Robert Schumann, la primera de las cuatro sinfonías que compuso el autor alemán en la primera mitad del XIX. Quizás sea la sinfonía más tradicional y, por lo tanto, la que presenta una menor originalidad, no obstante, “es la primera vez que Schumann se adentra en el sinfonismo y lo hace inspirándose –lo volvemos a ver– en la poesía, según algunas teorías (otras aseguran que la inspiración de Schumann son unas obras para voz y piano)”, apuntaba Beatriz Fernández. De hecho, el título de esta Sinfonía, ‘Primavera’, se debe al poema del también alemán Adolf Böttger. En cualquier caso, se trata de una pieza interpretada con un tono optimista y una estructura romántica clásica que puso de relieve la capacidad interpretativa del cien por cien de la plantilla orquestal.

Era, en definitiva, “un repertorio muy particular que requiere una gran habilidad musical para cambiar totalmente la articulación interpretativa en cada movimiento, en cada pieza, y en tan poco intervalo de tiempo”, sostenía la directora, quien se presentó ante su segundo concierto de apertura de curso “muy ilusionada” tras un año al frente de la Filharmònica valenciana (hay que recordar que Beatriz Fernández Aucejo es la primera mujer directora de una orquesta universitaria española). “Durante el concierto del año pasado me encontraba en un momento de adaptación, estaba aterrizando y sentía mucha ilusión, pero este año todo es más inmenso, porque supone un reto continuar haciendo las cosas como es debido hacerlas para mantener el éxito de la Orquestra Filharmònica de la Universitat de València. Un éxito que celebraremos el año que viene en el 25º aniversario de su fundación con una programación que incluirá nuevos contenidos académicos: atractivos para la formación y que, además, respondan a las exigencias del público valenciano”.

El concierto de apertura de curso de la Orquestra de la Universitat será interpretado nuevamente esta semana en Gandia, en el Teatro Serrano, el jueves 17 a las 19:30 horas, y se incluye, por otro lado, en la programación de otoño del Ayuntamiento de Llíria, donde tendrá lugar el sábado día 19.

Más información:

Imágenes:
Esta página web utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos, de análisis del tráfico y para facilitar la inserción de contenidos en redes sociales a petición del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información consulte nuestrapolítica de cookies