Un voluntariado que regala sonrisas

  • 21 diciembre de 2017
 
Persones voluntàries del projecte. Blanca Aznar (tercera per l’esquerra).
Personas voluntarias del proyecto. Blanca Aznar (tercera por la izquierda).

Anna Boluda

Con un poco de tiempo se puede ayudar a mejorar la vida de otras personas. Esta es la base del proyecto de voluntariado ‘Desperta somriures’, en el cual participan estudiantes de la Universitat de València. “La idea nació de un grupo de amigas que habíamos ido a la misma escuela y allí ya hacíamos voluntariado. En llegar a la Universitat queríamos también continuar esta labor, hacer una aportación a la sociedad, y conseguimos ponerlo en marcha hace casi dos años desde la Fundación Iniciativa Social”, explica Blanca Aznar Martín, estudiante de cuarto de Farmacia y una de las impulsoras del proyecto, que se estrenó a principios de 2016.

‘Desperta somriures' se dirige a tres colectivos de personas desfavorecidas: niños en riesgo de exclusión, personas sin casa y gente mayor de la ciudad de Valencia. “Con los niños y niñas trabajamos en dos escuelas, una en la avenida del Puerto y la otra en el barrio de Nazaret, donde ayudamos en refuerzo escolar, sobre todo con actividades de lectura y cálculo, y también hacemos juegos que sirven para transmitir valores como la generosidad, etc.”, indica Blanca Aznar. “Con las personas sin casa participamos en un centro de atención durante los fines de semana. Y con gente mayor hacemos actividades puntuales”. Actualmente el proyecto aglutina a más de cuarenta personas voluntarias, no solo de la Facultad de Farmacia sino también de Derecho, Medicina o Biotecnología, así como de otros centros universitarios.

Niñas y niños participantes en el proyecto.

 

Campaña de Navidad: más voluntarios y más sonrisas
“Uno de nuestros objetivos es que cada una de las personas con quienes colaboramos pueda sentirse única y especial”, dice la voluntaria. Y para conseguirlo quieren, por un lado, que se sumen más personas al voluntariado para ampliar la atención que se presta y, por otra, confeccionar un regalo especial sobre todo para los niños y niñas a los cuales atienden mediante la campaña Mochilas de sonrisas. “La idea es hacerles llegar una mochila personalizada con cosas que les puedan ir bien. En el caso de los niños esto es, sobre todo, material escolar y juguetes: una pelota, pinturas para la cara, juegos de toda clase…”, especifica Blanca Aznar. Es decir, preparan un regalo navideño para cada niño, pero necesitan colaboración para hacerlo posible. Para las personas sin casa o la gente mayor la mochila puede ser simbólica: “Dedicarles tiempo, ir a hablar con ellos, hacer un cierto acompañamiento. Pero para llegar a todos es necesario que más gente joven se sume al proyecto como voluntariado”. 

Para participar se puede contactar con Desperta somriures a través de su web, su cuenta de Facebook, de Twitter o de Instagram

Grupo de personas voluntarias con las niñas y los niños.


 

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos, de análisis del tráfico y para facilitar la inserción de contenidos en redes sociales a petición del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información consulte nuestrapolítica de cookies