La COVID-19 tendrá un impacto muy grande en la brecha de género

  • Vicerrectorado de Igualdad, Diversidad y Sostenibilidad
  • 30 junio de 2020
 

La profesora titular de la Facultad de Economía, Isabel Pla, explica como la crisis de la COVID-19 ha puesto en evidencia las contradicciones del sistema capitalista mostrando las desigualdades de género que se venden denunciando en la economía feminista.

Isabel Pla es profesora de la Facultad de Economía, directora de la Unidad de Investigación Economía Feminista e integrando del Instituto Universitario d Estudios de las Mujeres. Su investigación se centra en la transición justa hacia una economía feminista, como explica a su video de la Unidad de Igualdad.

“Si nos centramos en la división generizada del trabajo, el impacto de la COVID-19 sobre la misma ha estado muy importante”, expone. “Por un lado, si nos referimos a los trabajos remunerados, nos encontramos que las mujeres están en primera fila y en trabajos de riesgo puesto que son personas que cuidan de personas mayores, de personas dependientes o que están atendiendo el público en supermercados”. Unos trabajos, según la profesora Pla con condiciones precarias, mal pagados y con exposición al riesgo.

En cuanto a los trabajos considerados no esenciales fundamentalmente en el sector servicios y muy feminizados, el grado de vulnerabilidad económica se ha visto aumentado, explica Isabel Pla.

Finalmente, la directora de la Unidad de Investigación Economía Feminista se refiere a los trabajos de cuidados no remuneradas en los cuales el impacto de la COVID-19 sobre la carga de trabajo ha sido también muy importante. “Todos los estudios nos dicen que las mujeres nos estamos enfrentando a mayores cargas de trabajo no solo porque están las criaturas en casa sino también las personas mayores o dependientes que se han quedado sin poder ir a los centros de día. Estas tareas de cuidado ha puesto a las mujeres en primera fila considerándonos cuidadoras primordiales, cuidadoras primarias”, apunta Plan.

Esta división generizada del trabajo indica, según la profesora, como la situación de las mujeres es más precaria y como la COVID-19 tendrá un impacto muy grande en la brecha de género a nivel de carga de trabajo.

En cuanto a la situación en las universidades, buena parte de las mujeres denuncian importante estrés y pérdida de productividad y “ya se ve el impacto que está teniendo en las mujeres académicas que estamos empezando a enviar menos artículos y publicaciones en las revistas”.

Desde la Unidad de Investigación Economía Feminista, hacen un llamamiento porque los planes de reconstrucción de salida de la crisis múltiple que está suponiendo la COVID-19, tengan en cuenta los principios de economía feminista. Precisamente porque son estos los que permiten poner la vida en el centro de los análisis económicos y no los mercados.

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos, de análisis del tráfico y para facilitar la inserción de contenidos en redes sociales a petición del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información consulte nuestrapolítica de cookies