Mariam Tórtola: “Este premio permite visibilizar el trabajo de las mujeres en física de partículas”

  • 14 diciembre de 2017
 
Mariam Tórtola
Mariam Tórtola.

Maria Iranzo. Fotos: Miguel Lorenzo

“Dicen que la edad de quince años es el periodo crítico en el cual buenas estudiantes de ciencia abandonan la idea de hacer una carrera científica”, apunta sorprendida Mariam Tórtola (Valencia, 1977). Así se lo han transmitido los organizadores de los Premios L’Oreal-Unesco For Women in Science, unos galardones que quieren impulsar el trabajo de jóvenes científicas y que este año han puesto el foco de atención en la física.

Le acaban de conceder 15.000 euros para llevar a cabo el estudio de las sutiles diferencias entre materia y antimateria a través del análisis de las oscilaciones de neutrinos detectadas por el experimento DUNE (Deep Underground Neutrino Experiment). Es uno de los proyectos más ambiciosos de física de neutrinos del mundo en el cual participa el Institut de Física Corpuscular de la Universitat de València.

“Del viaje a Madrid para recoger este importante reconocimiento me he traído la posibilidad de dar visibilidad al trabajo de las mujeres en física de partículas, donde hoy en día somos todavía minoría, y también, muy especialmente, un encuentro con algunas de las mejores estudiantes de ciencia de secundaria de Burgos y Valladolid. Nos preguntaban sus dudas, nos contaban sus aspiraciones y, sobre todo, les preocupaba la conciliación laboral”, recuerda Tórtola, quien considera vital este impulso a jóvenes promesas.

Por eso, desde hace cinco años, participa en las actividades de divulgación del IFIC y en Expociència, la jornada de puertas abiertas del Parc Científic de la Universitat de València. “De manera individual también organizo en Chilches (Castelló) la semana de la ciencia y desde el año pasado participo en la celebración del Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia en colaboración con la iniciativa 11 de Febrero”, subraya.

A su mente, ahora, retorna la imagen de su profesor de Astronomía, “una asignatura optativa que me cautivó y que fue determinante para estudiar Física”. “Me gustó muchísimo la manera en que nuestro maestro, que era matemático, nos introdujo en la Astrofísica. Nos explicaba cómo construir relojes de sol, cómo ver las constelaciones. De hecho, fue él quien me acompañó a la Universitat para hablar con algunos profesores y acabar de convencerme. Casualmente, hoy trabajo en neutrinos, que están en medio de la física de partículas y la astrofísica y la cosmología”. 

Brillante expediente académico

Veintitrés años después de aquella decisión acumula un brillante expediente que incluye el Premio Extraordinario de la Licenciatura en Física (2000); el Premio Extraordinario de Doctorado (2006); el Premio Investigador Novel en Física Teórica de la Real Sociedad Española de Física y la Fundación BBVA (2008); la experiencia de trabajar dos años, entre 2006 y 2008, en el Instituto Superior Técnico de Lisboa con un contrato postdoctoral de la Comisión Europea; y un contrato postdoctoral en la Universidad de Hamburgo, “donde trabajé hasta diciembre de 2009, fecha en la cual me reincorporé al IFIC como doctora contratada por el programa JAE-Doc del CSIC. Desde el 2015 soy investigadora contratada Ramón y Cajal, a través del cual participo en la docencia del Departamento de Física Teórica de la Universitat, y esto ha supuesto la consolidación de mi carrera investigadora”.

Como cualquier trabajo en ciencia básica, no suele ser inmediata la aplicación práctica como beneficio directo para la sociedad. “Como ha sucedido en infinidad de casos, las técnicas y herramientas desarrolladas para estas investigaciones han dado lugar a aplicaciones en otros campos, como la física médica. En este sentido, el experimento DUNE está desarrollando una nueva tecnología con detectores de argón líquido, que podría tener aplicaciones en el futuro. Aun así, el beneficio principal del proyecto propuesto está más bien relacionado con la ampliación de las fronteras del conocimiento. Queremos ver su capacidad para detectar señales de nueva física”, explica la investigadora.

Mientras tanto, la retribución que conlleva el premio L’Oreal-Unesco “será utilizada para prorrogar el contrato de un investigador postdoctoral de mi equipo de trabajo, y nos permitirá realizar una contribución más relevante dentro del grupo de trabajo de física más allá del modelo estándar”.  

“Te explico... Además de detectar las diferencias entre materia y antimateria, queremos ir más allá. Sabemos que hay tres tipos de neutrinos que interaccionan con la materia, pero algunos experimentos indican que habría un cuarto neutrino estéril que no interacciona con el resto de partículas. Lo que estamos haciendo son simulaciones para saber si, teniendo en cuenta que puede estar ahí, el experimento DUNE será capaz de detectar este cuarto neutrino, de observar señales indirectas. El potencial descubrimiento de nueva física en DUNE transformará completamente nuestra comprensión sobre el origen y evolución del universo”.

La importancia de la visibilización

Preguntada sobre si es necesaria esta discriminación positiva hacia las mujeres, Mariam Tórtola considera que “es muy importante dar visibilidad a la mujer, especialmente en ciertas áreas donde de entrada ya no somos mayoría, como el Grado de Física, donde las mujeres somos el treinta por ciento del estudiantado. Nos dicen que tengamos paciencia, que llegará, pero veo que hace años que las mujeres somos mayoría en la Universitat, así como entre los doctorados, y en cambio esto no se refleja en los niveles más superiores de gestión”. 

“Además de la incompatibilidad entre hacer carrera en el extranjero y la conciliación familiar” (Tórtola es madre de dos hijos de seis y dos años), “las mujeres todavía nos enfrentamos a una evaluación sesgada de nuestros méritos, a pesar de los avances hechos en materia de igualdad de género. Diferentes estudios han demostrado que estos sesgos, realizados de manera inconsciente en muchos casos, aparecen en procesos de contratación, evaluación de proyectos, etc. Y, por lo tanto, afectan al desarrollo de nuestra carrera científica en comparación con nuestros colegas masculinos”.  

No se desanima. Tiene dos “buenas referencias”, las físicas Maria Skłodowska Curie y Lise Meitner. “Fueron mujeres pioneras, que desarrollaron investigaciones bajo unas condiciones muy duras. Curie es la única persona con dos Premios Nobel en dos disciplinas científicas diferentes, un hecho que en mi opinión no está suficientemente valorado. Y Lise Meitner, que descubrió la fisión nuclear, fue nominada al Premio Nobel en más de setenta ocasiones y nunca le fue concedido”. 

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros con fines técnicos, de análisis del tráfico y para facilitar la inserción de contenidos en redes sociales a petición del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información consulte nuestrapolítica de cookies